Alta mar

Contacto

Cabalgatas de Reyes Magos (2014)

fabian | 06 Gener, 2014 12:11

En Camerún vivía en tiempos remotos, un hombre llamado Padre Ananzi que poseía toda la sabiduría del mundo. La fama de su sabiduría se había extendido por todo el país, hasta los más apartados rincones, y todos acudían a para pedirle consejo y aprender de él. Pero aquellas gentes comenzaron a comportarse mal entre sí y Ananzi se enfadó con ellos. Entonces pensó en la manera de castigarlos. Tras largas y profundas meditaciones decidió privarles de la sabiduría, escondiéndola en un lugar tan hondo e insospechado que nadie pudiera encontrarla. [...]

Cuentos africanos: Como la sabiduría se extendió por el mundo

Aparecen en el televisor imágenes de algunas cabalgatas de Reyes de varias ciudades españolas, todas ellas llenas de colores y alegría. Los niños miran ilusionados y algo temerosos.

cartel
Cartel de la cabalgata de los Reyes Magos (Palma, 2014)

Palestina debía ser un cruce de caminos. Los caminos de Poniente y Noroeste portaban a ciudades tales como Atenas, Roma, San Petersburgo, Berlín y, más allá, Londres. En los caminos de Levante y Nordeste se hallaban ciudades como Bagdad o Samarcanda y, más lejos, la China. Al Sur se hallaba Egipto, desiertos, selvas o Tombuctú.. Por cada uno de esos caminos llegaron tres Magos, tres Reyes: Melchor el europeo, de barbar blancas; Garpar el oriental y el negro Baltasar. Tres Reyes de los tres continentes entonces conocidos.

En las cabalgatas brincan y bailan seres llenos de historias. La mayoría son europeos. Allí aparecen personajes clásicos de cuentos antiguos, ya la bruja de la Casita de Chocolate o las ocas; allá el Soldadito de Plomo o la Cenicienta; también personajes de imaginación más cercana, Harry Potter y los brujos, Gandalff del Señor de los Anillos. Acompañan todos ellos al Rey europeo, portador del avariciado oro, de ese metal que da origen a tantas guerras.

Gaspar, portador del oloroso incienso, va acompañado de bailarinas orientales, de representaciones de ciudades mágicas. Sus personajes parten de cuentos de Bagdad, ya Aladino y su lámpara, ya Alí Babá y los cuarenta ladrones, ya el marino Simbad. Cuentos de Las Mil y Una Noches.

Por los caminos del Sur debió llegar el Rey Baltasar portando como dádiva la suave mirra. Han añadido en esas cabalgatas unos danzarines negros que bailan al son de los tambores. Lleva gigantescos elefantes; calmosos camellos y dromedarios que atraviesan los inmensos desiertos; coloridas aves de las frondosas selvas. No hay aquí personajes humanos pues la globalización de los cuentos y leyendas no recorre los caminos en los dos sentidos, el de ida y el de vuelta. ¿Qué cuentos y leyendas africanas conocemos? El imaginario cultural nuestro carece de leyendas africanas.


Personajes de ses Rondaies mallorquines de Pere Pujol

Ya sé que una cabalgata de los Reyes Magos no tiene como objetivo el mostrar toda esa cultura de los cuentos infantiles; que son más los que oculta que los que muestra; que es en el fondo un elemento comercial que se disfraza de cultura, pero que ésta aparece dirigida por los poderes y las modas del comercio y de la inflencia. Aparece el italiano Pinocho, pero ningún personaje de muchos países - sería imposible que desfilaran todos -. Ni incluso en la de Palma aparece ningún personaje de las Rondaies mallorquines de Alcover cuyo centenario se celebró hace poco con algunas conferencias que, temo, no traspasaron las paredes de la sala donde se daban.

Rincones cerrados de culturas ocultas hay muchos. En las paredes del Ayuntamiento donde se pronuncian pregones de fiestas, declaraciones de Hijos Ilustres, concesiones de Medallas de Oro que encierran y no dejan atravesar esas palabras para que lleguen a los ciudadanos: Declaraciones BIC o de Bienes encerrados en las páginas de los boletines oficiales y que no traspasan esas gruesas murallas de papel. Listas inexistentes de ciudadanos ilustres, de bienes que debiéramos conocer; de conferencias sufragadas con dineros públicos que no se publican en las webs inactivas para esas culturas.de la comunicación que nunca llegan.

He puesto al comienzo de esta entrada un cuento africano Como la sabiduría se extendió por el mundo de un anciano sabio que entendió que la sabiduría debía ocultarse a los hombres pues la utilizarían para dañarse unos a otros. Después meditó y decidió que, en lugar de encerrarla bajo tierra, esparcirla a los cielos para que cada persona pudiera portar alguna gotita de sabiduría y que uniéndose la que portaba uno y otro llegaran a reunir dosis mayores. Un cuento africano del mundo desconocido del Rey Baltasar.

Cabalgatas de Reyes llenas de colores y músicas, pero que ocultan también sombras y oscuridades.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar