Alta mar

Contacto

Del Semanario Económico (1779 - 1820)

fabian | 02 Gener, 2014 17:15

Tengo la mala costumbre de empezar escritos o series de escritos, como éste sobre la historia de la prensa en Mallorca, sin saber bien cuáles son mis propósitos. Claro que mi situación es muy clara pues parto del desconocimiento, el cual debo completar mediante la lectura de fuentes. Así pues, en estos escritos indico fuentes informativas o de conocimiento sobre el tema. La cuestión está en cuál debe ser mi postura: repetir de alguna manera lo leído o sólo copiar o enlazar a las fuentes. Es decir, cuál debe ser el discurso de un aprendente. Juego con alguna ventaja cuando hay fuentes (en plural), es decir, cuando puedo entremezclar discursos que leo. Ello no me es posible cuando sólo dispongo de una única fuente. Bueno, probablemente convenga ir al albur de cada situación e improvisar en el momento, lo cual es lo acostumbrado en estos escritos que realizo.

Del Seminario económico tengo dos escritos: uno es el realizado por "AM" (Antoni Marimon Riutort) en el tomo 16 de la GEM (Gran Enciclopedia de Mallorca), en la voz "Semanario Económico". Para no hacer una actividad tan aburrida como copiar el texto, lo traduzco:

Semanario Económico

Publicación semanal editada en Palma (1779 - 1820) por la Sociedad Económica Mallorquina de Amigos del País. Inicialmente se titulaba Noticia periodística de los precios corrientes de la semana. Hasta 1812 alternó diferentes títulos como Palma de Mallorca y Seminario Económico. Fue la primera publicación periódica de Mallorca. Fueron impulsores, entre otros personajes, Bernat Contestí, Antoni Desbrull, Antoni Despuig y Antoni Montis, y redactor Ignasi Maria Serrà. Ofrecía información sobre precios, tránsito portuario, ganadería. industria, agricultura y arte. También publicaba bandos, órdenes reales y noticias de la Sociedad. Tenía 143 suscritores. Se imprimía en la Imprenta Real y se redactaba en Castellano.

Las entradas en la Enciclopedia suelen ser sucintas y claras, por lo que son muy prácticas.

Ya en Prensa mallorquina anterior a 1808 traté el tema de los nombres de este semanario, de que en parte se encuentra digitalizado en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica, ofreciendo ésta una ficha informativa de cada publicación y la información que Joaquín María Bover ofrece en su Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares (1862).

En 1977, en la revista Mayurqa, Isabel Moll Blanes publicó el artículo titulado Noticia del Semanario económico (1779 - 1820). En él hace un interesante estudio sobre esta publicación, desde la propuesta o solicitud que en enero de 1779 realizó D. Antonio Gibert a laa Sociedad Económica de poder dar un aviso semanal público de los precios, hasta el final del Semanario.

La autora del artículo va repasando las secciones de la publicación señalando diversidad de cuestiones curiosas. Así, por ejemplo, la sección "Precios" recogía el de los principales productos que se vendían en el mercado de Palma, principalmente agrarios. La sección "Tres Días" incluía los precios de productos extranjeros que se vendían con regularidad, tales como el cacao, la seda de Lyon o el hilo de Holanda.

En "Entradas y Salidas de barcos del puerto de Palma", las "Entradas" son bastante fiables y aparece con continuidad e incluyen embarcaciones capturadas en acciones de corso, como polacras griegas o jabeques sardos. Por contra, por cuestiones de seguridad debido a guerras con Francia o Inglaterra o, sobre todo, por temor a piratas y corsarios, las "Salidas" tuvo épocas en que no se publicaban.

La sección "Editoriales" tiene singular interés:

Una vez cumplimentadas las secciones fijas, el resto del Semanario prisentaba una uniformidad variada. Inmediatamente después del movimiento dc barcos que acabamos de reseñar solía incluirse algún trabajo de fondo: editoriales, discursos sobre temas de agricultura, industria o comercio así, por ejemplo, en 1797 cuando se intentó relanzar la Compañia de Comercio se publicaron una serie de discursos relativos al fomento de dicha sector, e igual ocurrió tres años más tarde cuando se creó el Nuevo Consulado de Mar-, o asuntos que por su interés general como el relativo a la publicación del expediente sobre la adniinistiación de los Marjales de la Puebla (12 "Iristrucción aprobada por S.M. con Real orden de 11 de Junio de 1794 para la administración y conservación de los derechos del Real Patrimonio en las Marjales de la Villa de la Puebla", Semanario Económico, año 1795.) merecian una prioridad. A continuación se incluían dos tipos de noticias: por uria parte Decretos, Ordenes, Bandos. tanto provenientes del Gobierno de Madrid como del mismo Gobierno de la Isla, y por otra informes o notificaciones que sin ser periódicos aparecían con una cierta asiduidad: las anotaciones metereológicas y sanitarias de la Academia Médico Práctica o las noticias que anualmente se publicaban sobre el estado de la población de la lsla. Y finalmente noticias de cariz más especifico o particular, como los turnos en los cargos municipales (regidores, diputados del común, síndicos personeros), los resultados de rifas, loterías..., la amortización de Vales Reales, o la venta de casas, fincas, censos o libros.

Indica Isabel Moll las épocas en que el Semanario no pudo publicarse: en enero de 1803 pues el Regente secuestró los primeros números de aquel año por extraños motivos y durante los primeros meses de la restauración absolutista (1814). En este último caso, al reanudarse la publicación, la sección de "Avisos" publicaba las Reales Cédulas, Decretos y Bandos, convirtiéndose el Semanario en un precursor del Boletín Oficial de la Provincia, que se inició en 1833.

Interesante el boceto de estudio que realiza Isabel Moll sobre los suscriptores del Semanario, encarándolo no sólo al aspecto geográfico (90,3% ciudad; 9,7% rural), sino también a grupos sociales (20% nobles; 20% clérigos; 15,78% "forasteros" - "en el sentido que damos en la lsla a esta palabra y que correspondían, normalmente a miembros de la Real Audiencia y de las fuerzas armadas" -.

Acaba el breve e interesante estudio de Isabel Moll sobre el Semanario Económico indicando un aspecto importante. En varias ocasiones: en 1779, 1791, 1792, 1796 y 1797, publicó unas "introducciones" en las que se indicaban las finalidades o intenciones del Semanario. En la primera, de 1779, no hay mención sobre la prensa; pero ya en la segunda, de 1791, "defienden primeramente a los periódicos en general como medios útiles para divulgar la Ilustración, capaces de encauzar las enseñanzas y los adelantos que se iban haciendo y necesarios para formar una opinión favorable a las nuevas ideas que posibilitarían, en definitiva, el progreso de la sociedad".

Esta idea de disponer un medio de información de una sociedad o grupo hacia sí mismos y hacia el resto de la sociedad, la recoge ya la primera publicación de la isla. Será fundamental desde este momento histórico que los grupos ideológicos, las asociaciones e instituciones dispongan de de información y de divulgación de sus quehaceres e ideas. La prensa aparece como instrumento fundamental en la sociedad y aún hoy así se la considera.

[Quisiera añadir como comentario, que hoy día las webs de instituciones y asociaciones o grupos ideológicos serían parte de ese comienzo de "sociedad de la información", aunque, lamentablemente no se utilizan o sólo se usan como portadoras de anuncios y, en Mallorca, ni el Ayuntamiento ni otras instituciones cuelgan en su webs los discursos en los que se nombran Hijos Ilustres o se conceden medallas de oro, tal como vemos estos días].

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar