Alta mar

Contacto

Premios ARCA 2013

fabian | 30 Gener, 2014 16:24

Ayer ARCA ha librado los premios que cada año elige sobre Conservación del Patrimonio. Este año los premiados han sido:

  • Equip de recerca d'Almallutx
    Compost per Jaume Deyà i Pablo Galera uns joves i entusiastes arqueòlegs que amb molta força i determinació han emprés un projecte de recuperació, del que possiblement serà el jaciment arqueològic més important de les Illes Balears durant el període islàmic.
  • Col.lectiu Fabricantes, de Bunyola, integrat per les investigadores Paquita Canals, Caterina Garcias i Bàrbara Suau.
    Pel seu projecte d'investigació sobre la fàbrica de teixits de Bunyola i per la celebració del centenari de la seva inauguració amb una exposició i un documental. que han recuperat la memòria de les dones que hi treballaren, a més de la història i part del patrimoni de la fàbrica.
  • Web Fotos Antiguas de Mallorca (FAM)
    Darrera l'exitosa pàgina de facebook de FAM (Fotos Antiguas de Mallorca) hi ha una persona constant i dedicada a aquesta tasca de divulgació exhaustiva. La persona de la qual esteim parlant és Lorenzo Miró, creador del bloc Fotos Antiguas de Mallorca i actualment a facebook, on ha assolit la xifra de més 18.000 simpatitzants.
    La seva tasca de recuperació i divulgació de fotografies antigues sobre la nostra terra mereix els nostres reconeixements. Gràcies al seu esforç constant, Lorenzo Miró o FAM han posat a l'abast del públic en general un arxiu fotogràfic d'unes dimensions, que mai s'havia vist a Mallorca.

ARCA: ARCA lliura els Premis Conservació i Destrucció del Patrimoni al seu sopar anual

Yo quisiera expresar mi felicitación a todos los premiados y, también, a ARCA por toda la labor que realizan a favor del patrimonio isleño. Leía en su blog el Discurs del president d'ARCA al sopar anual de l'entitat y, en verdad, es mucha la labor que realizan en beneficio de todos. Enhorabuena.

Yo he podido, a través del blog de ARCA, enterarme de los premiados y también he podido leer el discurso del Presidente Pere Ollers Vives, y pienso que es una actitud muy diferente a la que ofrecen muchas de las principales instituciones isleñas. Así, por ejemplo, en la web del Ayuntamiento no he podido leer el discurso del Alcalde de las fiestas de San Sebastián, que en los medios periodísticos se ha considerado como bueno. Tampoco he podido leer nada del reciente nombramiento de Hijo Ilustre de la ciudad y tengo la impresión de que para unos las webs o los blogs sirven para informar mientras que para el Ayuntamiento o el Consell sólo sirven para poner anuncios.

Yo no entiendo que la "lista pública" de los BIC esté sólo en un cajón y no esté en Internet; que sea imposible encontrar la lista de los Hijos Ilustres de Palma, sus biografías y los discursos de sus nombramientos; que la "difusión" de los Bienes patrimoniales consista en que estén en los BOIB; en que los pregones festivos no queden colgados en una web... No entiendo qué conciben las autoridades qué es una "sociedad de la información".

Me alegra que ARCA informe de los premios que concede (¿dónde están en la web del Ayuntamiento los Premios 'Ciutat de Palma'?), que los discursos los podamos leer (¿dónde están las concesiones de medallas de oro del Consell?). Es un tema de actitud, de disposición a la información, de considerar que los ciudadanos necesitamos información.

Mi sincera enhorabuena a los premiados y, también, a ARCA.

Los diarios constitucionales de los años 1820 - 1823

fabian | 30 Gener, 2014 12:35

Es una cuestión de cambio en el titular de un periódico. Las entradas en la Gran Enciclopèdia de Mallorca: "Diario constitucional de Palma", "Diario constitucional político mercantil de Palma" y "Diario constitucional de Palma de Mallorca" remiten al Diario Balear, el cual cambiaba su título según conveniencias. Era el periódico de la imprenta Guasp y era el más leído en Mallorca.

Tal como indica Joaquín María Bover en la indicación "Diario Balear", el 17 de marzo de 1820 llevaba tal título y el día siguiente, 18 de marzo, apareció como "Diario constitucional de Palma".

prensa

XVIII. Diario constitucional de Palma. Palma, imprenta do D. Felipe Ggasp, 4.º de 4 páginas cada número. El periódico Diario Balear dejó de publicarse con este título el 17 de marzo de 1820 y el día siguiente empezó a salir con el de Diario constitucional de Palma. Aumentó su tamaño á folio ordinario y tomó desde 21 de setiembre de 1820 la denominación de Diario conititudonal político y mercantil de Palma, como se verá en el nº XX, saliendo en esta forma hasta 31 de diciembre de 1822, y desde 1º de enero de 1823 adquiríó de nuevo el título de Diario constitucional de Palma, que conservó hasta que en 6 de noviembre de 1823 á causa de las circunstancias de aquel tiempo dejó de publicarse, saliendo en reemplazo suyo, desde el día siguíente el antiguo Diario Balear. Publicóse con este título hasta que en 24 de agosto de 1836 le sustituyó el Diario constitucional de Palma de Mallorca, nº XIX. Volvió a titularse Diario constitucional de Palma desde 1º de enero de 1838;: hasta 31 de diciembre del mismo año, período en que aumentó el tamaño de folio regular en que se publicaba á mayores dimensiones. Desde 1º de enero de 1839 salió con la denominación de Diario constitucional, nº XVI, y desde 1º de octubre del referido año volvió á titularse Diario constitucional de Palma, en cuya íorma salió hasta 31 de julio de 1845. Desde 1º de.agosto de este año hasta 31 de diciembre de 1850 se denominó otra vez Diario constitucional de Palma de Mallorca. Véase n. XIX. Precio de suscricion 10 rs. mensuales.

Joaquín María Bover: Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares

El lío de los nombres. Bover repite la información en las entradas de cada uno de los títulos citados.

prensa

En la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica, de los años 1820 a 1823 encuentro:

 (Segueix)

Del 'Sexenio absolutista' (1814 - 1820) al 'Trienio liberal' (1820 - 1823). Prensa

fabian | 29 Gener, 2014 12:29

Los primeros años del reinado de Fernando VII han recibido el nombre de "sexenio absolutista" (1814 - 1820). Aunque deroga la Constitución de 1812 no soluciona el tema de la propiedad de la tierra y en una España empobrecida por la Guerra contra el Francés, sólo la nobleza y una pequeña parte de la burguesía se enriquece y se posesiona de las tierras, por lo que el campesinado debe pagar nuevos tributos. El malestar crece y varios militares se levantan en armas: son los "pronunciamientos". De Espoz y Mina en 1814, de Díaz Porlier en 1815, de Vicente Richart en 1816 o del general Lacy en 1817.

Es de este general, Luis Lacy y Gautier de quien queda huella en Palma. En 1817, junto con el general Milans del Bosch en Gerona y Quer en Barcelona, Lacy en Caldetas el 5 de abril de 1817 se levanta en armas a favor de la Constitución. Hecho prisionero, es juzgado, condenado a muerte y fusilado en el Castillo de Bellver de Palma el 5 de julio de 1817. Quizás sea la lápida de Lacy el único rasgo existente en Mallorca de este sexenio.

Tras el pronunciamiento de Lacy, en 1819 es el coronel Joaquín Vidal quien se levanta en armas en Valencia y, el 1 de enero de 1820, el pronunciamiento del comandante Rafael de Riego en Cabezas de San Juan a favor de la Constitución, obtiene eco en otras plazas y en La Coruña, Ferrol, Vigo, Zaragoza, Barcelona, Pamplona y Ocaña, el 4 de marzo se proclama la Constitución por el Conde de La Bisbal al mando del ejército. Tres días después, el 7 de marzo de 1820, el Rey Fernando VII jura la Constitución de 1812 y convoca Cortes. Con ello, regresa la libertad de prensa. Es el comienzo de un corto período: el Trienio Liberal en que se crea el primer código penal moderno, se esboza la división territorial de España en provincias, se establece el servicio militar obligatorio, se eliminan las aduanas interiores, se eliminan los privilegios de los gremios, se realiza la primera desamortización de los bienes de la iglesia, se limita el papel de la Inquisición y se pone en marcha la educación pública gratuita en tres niveles: primaria, secundaria y universitaria.

Declarada en 1820 la libertad de prensa, se produce un estallido de nuevas publicaciones. De la Cronología periodística de las Baleares que presenta Joaquín María Bover en su "Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares" de 1862, recojo las publicaciones nacidas entre 1820 y 1823:

Tras esta oleada de nueva prensa, en 1823, con la invasión de los "Cien mil hijos de San Luis" que restablecería el absolutismo de Fernando VII en la llamada "década ominosa" se daría una nueva quema de la prensa, su desaparición y no habría nueva prensa hasta 1833, salvo la aparición en 1828 de "El Semanario de Menorca".

En la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica se encuentran digitalizados los ejemplares de las publicaciones a las que he puesto un enlace a esa Biblioteca. Hay, además una publicación no indicada por Bover, el Diario Balear (1823 - 1836) que, según indica la ficha, es continuación del "Diario constitucional, político y mercantil de Palma".

Será labor de los próximos días buscar información sobre esta prensa digitalizada y, si lo hay, de los estudios que sobre ella se hayan realizado.

 (Segueix)

1814, final de una época

fabian | 28 Gener, 2014 17:59

Me conviene en este momento del estudio sobre la prensa en Mallorca (quizás de las Baleares) poner un punto de índice, como si fuera el final de la Parte I, la cual recoge desde la primera publicación periódica realizada en Mallorca, en 1779, el llamado "Seminario Económico" que tuvo nombres diversos y que duró hasta 1820, editada por la Sociedad Económica Mallorquina de Amigos del País.

En 1808 nacerán otras publicaciones, la mayoría de tipo político que informan sobre la Guerra de la Independencia contra el francés y, principalmente, discuten sobre la primera Constitución española, la de 1812. Sobresalen dos publicaciones: la "Aurora patriótica mallorquina", constitucionalista, y su antagónica, el "Semanario cristiano - político de Mallorca", absolutista. Nacerá también el primer periódico en lengua mallorquina, el "Diari de Buja". Todo ello será posible gracias a la ley de Libertad de Prensa de 1810 que duraría hasta 1815 en que Fernando VII suprimiría toda la prensa existente salvo la que permitiera. Permiso que alcanzaron dos publicaciones mallorquinas: el "Semanario Económico" y el recientemente creado "Diario Balear". La prohibición duró hasta 1820, año en que toda la prensa dará un vuelco y cuyo estudio será la Parte II de estos escritos.

Aunque la prohibición de la prensa fue en 1815, la totalidad de la prensa política había acabado unos meses antes. Los partidarios de la Constitución finalizaron en 1813 y los absolutistas en 1814. Y es que el año 1814, hace doscientos años, fue enormemente singular por la derrota de Napoleón y el regreso a España de Fernando VII, con el apogeo populista del absolutismo, la derrota del liberalismo, la persecución y castigo de los liberales y la vuelta de los tribunales de la Inquisición.

No sé bien qué queda en Mallorca de esos años. En Alcudia hay una placa en la casa en que estuvo Argüelles; una calle de Palma lleva el nombre de Isidoro Antillón que murió perseguido en este año; en Cabrera queda alguna lápida de los prisioneros franceses que allá murieron. Queda la Torre del Angel en la Almudaina de Palma donde fueron juzgados Montis, Victorica y el impresor Miguel Domingo que fue castigado a estar recluso en Ibiza cuatro años y a no tocar imprenta alguna el resto de su vida. ¿Queda algo más? Sí, la prensa de entonces y el recuerdo de estas historias que le contaba de niño el abuelo de Miguel de los Santos Oliver y que dieron origen a un gran libro Mallorca durante la primera revolución 1808 a 1814.

Oliver, siguiendo la lectura de la prensa va relatando los acontecimientos ocurridos en Palma en ese año de 1814. Recojo algunas frases: "A cosa del medio día del 30 de marzo, dice Barberi, « llegó la plausible é inesperada noticia de que Fernando VII había entrado en España. Inmediatamente se repicaron las campanas hasta la noche" [Ya hubo durante varios días "Te Deums", desfiles militares, sermones encendidos teniendo el Obispo que castigar a algunos sacerdotes. En mayo, con la proclamación de Luis XVIII,] "Repitiéronse en Palma las fiestas, acciones de gracias y luminarias por la entrada de los aliados en París. El 15 de mayo llegó un parlamentario del nuevo gobierno francés para tratar con el Capitán general de la devolución de los prisioneros de Cabrera y se acordó que Francia enviase los barcos necesarios para recojerlos. Hasta el.20 de mayo no se tuvo en Palma noticia del decreto de Valencia y su contenido. « Por la tarde — apunta el mismo Barberi — llegó el correo de Valencia con la noticia de que se había abolido la constitución y que el Rey entró el 13 en Madrid, y se había puesto presos á varios diputados de las Cortes. » Desde aquel instante la exaltación de los serviles, esto es, de las noventa y nueve centésimas de la población, no tuvo límite ni atadero. Y el primer acto ostensible del « nuevo orden de cosas » fué derribar la lápida de la Plaza de la Constitución inagurada á principios de año.[...] Agolpáronse, pues, en el Borne, « multitud de militares, paisanos y eclesiásticos en tan crecido número que ya ningún liberal podía poner en duda ser aquella la voluntad general de todos los estados y clases del pueblo. Sea derribado monumento tan infame (la lápida). Fuera, fuera, clamaban todos á una voz ; y, en efecto, así se hizo, entregándolo, después de pisoteado y hecho trozos, á una chusma de muchachos que con inaudita algazara lo arrastraron en una espuerta vieja por las calles de esta ciudad, distinguiendo aquellas donde, á su inocente parecer, vivían los amantes más finos y los parientcs más cercanos de la arrastrada difunta ». Naturalmente la parte principal de este primer acto cúpole al jefe político Don Guillermo Ignacio de Montis ante cuya casa se hizo una hoguera quemándose los ensuciados fragmentos de la lápida y la Constitución, entre los alaridos, las blasfemias y las amenazas de la multitud."

No hubo muertos ni heridos en todos los días de algazara. Se quemaron libros, prensa; se amenazó e insultó a los liberales, los cuales habían huido. Hubo desfiles procesionales con la imagen de Fernando VII.

No hubo muertos, no hubo heridos : el desorden fué ordenado y metódico gracias, principalmente, á la previsión con que se escondieron las personas destinadas á ser víctimas del exceso ó de la imprudencia. — Llegaron diversos decretos por medio de los cuales se deshacía cuanto habían establecido « las llamadas Cortes » ; se abolieron los jefes políticos; su autoridad pasó al Ayuntamiento y casi enseguida al Capitán general, como antes de la revolución. Se ordenó el nombramiento de cuatro censores encargados de revisar y examinar los papeles que debían imprimirse y los libros puestos á la venta. Estos censores fueron Don Juan Ferrá, canónigo ; Don Antonio Llaneras, rector de San Nicolás ; el P. Strauch, observante y el P. Llado, dominico. Acordóse igual vigilancia respecto á las obras teatrales y fué nombrado para censurarlas el Dr. Don Guillermo Ramón, Pbro. — Suspendió el Ayuntamiento la libertad concedida para la venta del pan y volvieron á tomarse ludas del trigo para fijar el precio de aquel comestible. La misma corporación acordó elevar una instancia al Rey exponiendo que el pueblo de Palma deseaba ardientemente el restablecimiento de la Inquisición y aun que se había adelantado á darla por implantada de nuevo. Con iguales recomendaciones, solicitó que se permitiese el enterramiento de cadáveres en las iglesias y, en fin, trató por cuantos medios estuvieron á su alcance de desandar lo anclado en el corto periodo constitucional.

[...]

Errado andaría quien creyese que con aquellos tres días [del 21 al 24 de mayo de 1814] de alborotos y emociones quedase agotado el entusiasmo de los mallorquines por el absolutismo y la Inquisición. Al contrario : desde últimos de mayo hasta diciembre de 1814 no hubo en la ciudad y en las villas sino una fiesta continua por haber concedido la Providencia aquellos beneficios. Y los Te Deum, los oficios espléndidos, las solemnidades fastuosas, los carros triunfales, las procesiones nocturnas, los rosarios por la calle, las rogativas, las manifestaciones religiosas de la más variada especie, llenaron todos los días de aquel afortunado año. No hubo corporación, autoridad, gremio, iglesia, convento ni oratorio que no las preparase, con tan porfiada emulación casi siempre, que las sorpresas seguían á las sorpresas. Misas á toda orquesta, sermones encargados á los mismos religiosos procesados en 1813, aplausos y vivas resonando en el templo, el retrato de Fernando VII puesto bajo dosel en el altar mayor al lado del Evangelio, guardia de honor para la efigie del monarca, restablecimiento de la más pura y complicada etiqueta, la ciudad convertida en inmenso beaterío, sin otro alumbrado que el resplandor de los cirios, sin otro rumor que los rezos y las letanías, este fué el espectáculo que siguió á la alborozada animación de los años anteriores, cuando los refugiados se ampararon de Palma poblándola de su abigarrada muchedumbre y profanándola con su ensordecedora garrulería. Parecerían estos conceptos gratuitos ó exajerados si el lector mismo no pudiera, por medio de un recuento tan condensado como se pueda, ex- perimentar su veracidad aun á trueque de la fatiga. — El día 27 de mayo hubo misa solemnísima en Santo Domingo, costeada por la Real Audiencia celebrando de pontifical el Obispo. — El día 29, en San Miguel, fiesta acordada por aquellos parroquianos en « acción de gracias por los felices sucesos [...]

Y sigue Miguel de los Santos en varias páginas indicando los innumerables fastos que en junio, julio se produjeron en Palma por el regreso de Fernando VII; fastos que volvieron a reproducirse a partir del 2 de agosto, fecha en que llegó a Palma la noticia del restablecimiento de la Inquisición.

Mientras todo esto sucedía los convoyes franceses trasladaban á su patria el resto de los prisioneros de Cabrera después de cinco años de penosísima cautividad ; marchábanse los cadetes de artillería ; los regimientos de suizos y de Granada, [...] y salían los últimos refugiados catalanes. El Ayuntamiento eleva una exposición al Rey Nuestro Señor, recordándole los servicios prestados en « las llamadas Cortes » por el rector de San Nicolás Don Antonio Llaneras á la causa del trono y de la religión y solicitan para él un canonicato, vacante en el cabildo de Mallorca, y á fines de diciembre viene concedida la gracia con gran satisfacfacción de los realistas ; disuelve el Capitán general la secretaría del Jefe político y agrega sus expedientes á los de la capitanía ; llega el 15 de agosto la real cédula destituyendo los ayuntamientos constitucionales é instalando los que existían en mayo de 1808, á lo cual se dio inmediato cumplimiento no sin surgir una estúpida cuestión de etiqueta gubernativa ; llega la Bula de Su Santidad restableciendo la Compañía de Jesús y anulando el breve apostólico de extinción, y el Ayuntamiento de Palma y el de Pollensa se apresuran á solicitar del Rey su reinstalación en Mallorca. [...] Por todos lados y en todos conceptos triunfaba restauración religiosa y no podrá la historia registrar desde mediados de 1814 otra cosa que manifestaciones de este género. El movimiento social, intelectual y político queda anulado ó como absorbido en el mismo movimiento religioso. En 28 de julio los redactores del Semanario, coronados sus esfuerzos por el buen éxito, ya pueden despedirse del público después de una campaña implacable de más de dos años. « Nuestros enemigos — dicen — han desaparecido y nos han dejado solos en el campo de batalla... ya no nos queda más que mostrar nuestro agradecimiento y retirarnos. [...] No menos esplícito ni ufano el P. Strauch que sus compañeros y continuadores, despídese también por cuenta propia en un comunicado aparte: « Esto se acabó. El Papa está en Roma ; Fernando VII en su trono ; Luis XVIII en el de Francia ; el Nuncio de Su Santidad en la Corte y muchos pájaros en jaulas. En esta suposición ¿qué necesidad hay de Semanarios ? Ninguna. Pues, muy señores míos, pásenlo ustedes bien... »

[...]

En efecto ; no sólo había triunfado la reacción política sino que había triunfado también en Madrid, impuesto por España entera, un espíritu de persecución, de intransigencía y de crueldad que lejos de servir de freno convirtióse en acicate de futuras é inacabables turbulencias.[...]

El día 21 de junio « á las cinco de la mañana — apunta Barberi — en un coche y con tropa y ministros han traído preso de Bellver (predio de Binisalem) al que fué jefe político Don Guillermo Ignacio de Montis, de orden de la Corte ; está en la torre del Angel y se le van tomando declaraciones.[...]

El mismo día de aquella prisión,.vino á Palma, por no hallarse seguro en Porreras, donde estaba confinado, el ex-juez de letras Don Ignacio Pablo Sandino ; reconocióle el populacho, recordó su proceso de los frailes y se amotinó, amenazando tan seriamente la vida del asendereado legista que no tuvo más remedio que refugiarse en la puerta de San Antonio al amparo de su guardia, la cual cerró por dentro y por fuera. Para sacarle del apuro no hubo otro arbitrio que vestirle con el uniforme de uno de los soldados de la patrulla de capas y hacer que saliera en formación con ella por encima de la muralla, mientras se llamaba la atención de las turbas hacia otro punto. También quedó preso en la torre del Angel y de allí, á sus instancias, pasó á la cárcel de la Inquisición.[...]

El 25 de septiembre llegó una goleta de guerra conduciendo preso á disposición del Regente, al famoso librero é impresor valenciano Miguel Domingo, que ya se había restituido á su patria.

En fín, así fue el año 1814. Montis fue condenado a cuatro años de destierro y a pagar numerosas costas; Miguel Domingo fue confinado en Ibiza cuatro años; Ignacio Pablo Sandino logró escaparse otra vez. Antillón estuvo fugitivo, "fué arrancado de su lecho donde se hallaba postrado por mortal enfermedad, y conducido violentamente á Zaragoza. Su cuerpo, ya nativamente débil, minado ahora por la dolencia, no pudo resistir esta prueba y el famoso diputado falleció en el camino, sin asistencia, lejos de su familia. Trasladados sus .restos á Teruel, fueron desenterrados y profanados con iracundia durante la primera guerra civil".

Termino aquí esta primera parte de la historia de la prensa, proyecto que nació con la idea de ordenar de alguna manera la que se halla digitalizada en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica.

 (Segueix)

El 'Diario Balear' (1814 - 1820)

fabian | 27 Gener, 2014 11:42

Traduzco la información que ofrece la Gran Enciclopèdia de Mallorca en el volumen IV, entrada sin firma:

Diario Balear. Periódico fundado en Palma en 1814 por la familia de impresores Guasp. Por motivos políticos cambió su nombre en diversas ocasiones: Diario Balear (1814 - 1820, 23 - 36); Diario Constitucional de Palma (1820, 1823, 1838, 1839 - 45); Diario constitucional Político Mercantil de Palma (1820 - 22); Diario Constitucional de Palma de Mallorca (1836 - 37, 1839, 1845 - 50); El Diario de Palma (1852 - 56; 1861 - 1918) y El Mallorquín (1856 - 61).

Representó los intereses conservadores, defendía la monarquía absoluta y atacaba a los liberales. Desde sus inicios hasta 1852 fue dirigido por Felip Guasp y fue el diario más leído y de mayor tirada de la época. Se redactaba en castellano, en un lenguaje romántico, claro exponente del periodismo político del momento.

La información dada indica la complejidad de una publicación que supera el siglo de existencia, aunque con tantos cambios de nombre que dificulta su seguimiento. En 1820 llega a tener tres nombres diferentes.

prensa

Joaquín María Bover, en 1862, da la siguiente información:

XV. Diario Balear. Palma, imprenta de D. Felipe Guasp, 4° de 4 pags. cada número y algunos de 8, con el escudo de armas de esta ciudad. Empezó á salir en 1º de noviembre de 1814 y cesó en 29 de mayo de 1815 á consecuencia de una real órden en que se prohibieron todos los periódicos menos la Gaceta. Obtuvo Guasp una real licencia para continuarlo y reapareció el Diario Balear, con la omisión del escudo de.esta ciudad: en 1º de abril de 1816.

En 17 de marzo de 1820 acabó de publicarse con el referido título y en atención a las circunstacias políticas del tiempo salió desde el día siguiente con el de Diario constitucional de Palma. (Véase número XVIII.) En 7 de noviembre de 1823 volvió á publicarse de nuevo el Diario Balear con las armas de la ciudad y en folio regular de 4 pags. cada número siguiendo constantemente sin mas variación que la omisión del escudo, en 1830, qtie volvió á poner en 1833 y retiró otra vez desde 1.° de julio de 1834; continuando así hasta 23 de agosto de 1836. El día siguiente empezó á salir de nuevo con la denominación de Diario constitucional de Palma, y más adelaote.sufrió la» reformas de los números, XVI,: XVII, XIX, XX y XXIV. Prec de suscr. 10 rs. mensuales.

Joaquín María Bover: Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares

Los números romanos que indica Bover conducen a los diferentes nombres que recibió esta publicación.

El Diario Balear ya nació cuando la polémica sobre la Constitución había acabado al imponer Fernando VII de nuevo el absolutismo y, al poco tiempo, se encontró con la prohibición de toda prensa establecida en 1815. Junto con el Semanario Económico, el Diario Balear logró el permiso para poder publicar en esa época de prohibición que duró hasta 1820 (ver Prensa en Mallorca de 1808 a 1820).

En la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica, con el nombre de Diario Balear se encuentran fotografiados los ejemplares de 1814 y 1815.

 (Segueix)

Algunos estudios sobre la prensa en Mallorca en torno a 1814

fabian | 23 Gener, 2014 19:49

Me produce una cierta inquietud empezar a escribir estas líneas pues yo no soy un conocedor del tema y hay bastantes estudios que se centran en las dos publicaciones que se consideran principales: la Aurora patriótica mallorquina y el Semanario cristiano -político de Mallorca por varias razones: porque fue una eclosión súbita del periodismo político que se dio en Mallorca con una gran virulencia; porque fue la manifestación periodística de las "dos españas" antagónicas; porque fue la primera vez que hubo libertad de prensa y acabó maltrecha; porque los principales protagonistas tuvieron un destino dramático; porque los ejemplares de la "prensa perdedora" acabaron en la hoguera...

Conviene que supere este temor y empiece:

Nos ha interesado estudiar de cerca el contenido de los principales periódicos a fin de extraer algunas conclusiones respecto a las tendencias ideológicas en la sociedad mallorquína a principios del siglo XIX. No nos ha extrañado en absoluto observar que, en la coyuntura crucial que para el país representa la invasión napoleónica y las reacciones que ella plantea- , el camino social se refleja fundamentalmente en manifestaciones superestructurales de diversas tendencias de dos sectores de las clases dominantes. A través de los periódicos de esos años podemos observar cómo los sectores minoritarios más avanzados en las clases dominantes nobleza y clero ilustrado se convierten en adalides de una reforma jurídica y política que encuentra, en el ámbito del país, unas condiciones extraordinariamente favorables (que con el tiempo serán contrarrestadas por una realidad económica que posibilitará la reacción absolutista). En Mallorca, ya desde los orígenes de las Cortes de Cádiz, la situación es muy característica. Aún antes de aparecer un órgano de expresión de la naciente ideología constituciotialista, los sectores más conservadores crean publicaciones periódicas que pretenden operar sobre la opinión pública con objeto de matizar, en un sentido restrictivo, cada planteamiento de la naciente Constitución. Con la aparición de la prensa liberal se establece una serie de violentas polémicas que atañen al sentido mismo de la existencia de la nueva inquietud y, consecuentemente, a aspectos centrales de la realidad ideológica de la época, como la cuestión de las leyes y su promulgación, el poder ideológico de la Iglesia, la administración pública, la especificidad de la ideología de los serviles y los liberales.

La libertad de expresión en general y la libertad de prensa en particular constituyen un aspecto esencial de los sistemas políticos democráticos que, aún hoy en día, resulta polémico y controvertido. Su aparición cronológica coincide -al menos, teóricamente- con la instauración de los primeros regímenes liberales a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

En aquellos momentos, cuando se promulgaron las primeras leyes y decretos reguladores de la libertad de imprenta, la prensa era -junto con las prédicas efectuadas desde los pulpitos- el principal y casi exlusivo medio de difundir con amplitud las diferentes ideas políticas. De ahí que el estudio de su contenido y el de los límites con que la prensa se encontraba para la libre expresión de sus diferentes idearios constituya un dato enormemente revelador para acercarnos al verdadero carácter de aquellos sistemas políticos que se reclamaban fieles a los principios de libertad individual e igualdad ante la ley.

Lejos de los peligros de la guerra armada que se libraba en la Península, durante los años 1812 y 1813 vivirá Palma de Mallorca un conflicto periodístico entre dos enemigos políticos: liberales y reaccionarios. La "Aurora Patriótica Mallorquina" y el "Semanario Cristiano-Político de Mallorca" serán los vehículos principales para transmitir las respectivas ideologías, siempre con contundencia y en muchas ocasiones hasta con furia. La reciente Constitución, con los correspondientes derechos y libertades en ella proclamados, la revisión de determinados conceptos relativos al poder temporal de la Iglesia, así como la supresión del tribunal de la Inquisición, resultarán los ejes principales sobre los que girarán las hostilidades entre ambas facciones.

En este trabajo pretendemos resaltar la relevante labor del editor, impresor y librero liberal Miguel Domingo en la propagación de las nuevas ideas constitucionales, contribuyendo así a que Palma de Mallorca se erigiese, entre los años 1810-1814, en una de las ciudades motoras en dicho aspecto. De las muchas iniciativas que emprendió en defensa de las nuevas libertades, nos fijamos especialmente en su colaboración en la traducción de La política natural y en la publicación del periódico Aurora Patriótica Mallorquina.

La llegada del impresor y librero liberal Miguel Domingo a Palma de Mallorca en 1810 supuso el inicio de un conflicto con las fuerzas reaccionarias afincadas en la isla. Su industria, por medio de los escritos que publicaba y vendía al amparo de la reciente libertad de imprenta, resultó ser un potente foco de difusión de las nuevas ideas que corrían por Europa, así como de las reformas constitucionales promovidas por las Cortes de Cádiz. Todo ello para enojo grande de sus enemigos, que consideraban aquel local como un peligroso foco de infección para las almas de la ciudadanía, y que se hallaban persuadidos, además, de estar asistiendo a una conjura contra el trono y el altar, en la cual Miguel Domingo desempeñaba importante papel en la capital balear. Comportamiento, en fin, que tuvo que pagar bien caro cuando, tras la retirada del ejército francés, volvió Fernando VII y, abolida la Constitución, se tornó a las antiguas leyes.

La Antorcha, periódico liberal publicado en Palma de Mallorca en 1813 y cuyo principal redactor parece ser Francisco Díaz Morales, consta de 19 números cuyo análisis detallado se ofrece en este artículo.

Si el género biográfico constituye un observatorio privilegiado para reconstruir juegos de sentidos y significaciones a lo largo de una vida, y entre una vida y una época, la trayectoria personal de Isidoro de Antillón (1778-1814) contribuye plenamente a comprender el tiempo político y cultural del tránsito de la ilustración al liberalismo, del impacto de la revolución francesa durante el reinado de Carlos IV, la Guerra de la Independencia, la construcción de la nación liberal y los comienzos de la restauración absolutista en la sociedad española y en la monarquía hispánica.

Bueno. Si se miran las bibliografías de los artículos y libros recogidos, se verá que hay mucho escrito sobre la prensa mallorquina de esos años. Yo he recogido algunos artículos y libros que se hallan en Internet. Si prolongara el tiempo de búsqueda probablemente encontraría más, pero ne es éste un trabajo académico, sino una simple búsqueda de un curioso.

 (Segueix)

Prensa en las Baleares hasta 1820

fabian | 22 Gener, 2014 17:27

Mi intención al realizar esta serie de entradas sobre la Historia de la Prensa en las islas, aunque a veces sólo es de Mallorca, era y es llegar a obtener cierto orden e idea a esa cantidad de prensa digitalizada que ofrece la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica. Allí está la prensa acumulada en grandes paquetes sin explicación alguna y yo sentí la conveniencia de un relato que la ordenara cronológicamente, que indicara cómo surgió, quiénes la protagonizaron, qué influencia tuvo. Joaquín María Bover fue el primero que escribió una información sobre la prensa de las Baleares hasta 1862, fecha en que publica se Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares. La información la presenta en orden alfabético, lo que también hace la Biblioteca Virtual, lo que dificulta un relato cronológico. Aún así, al final del Diccionario, Bover presenta una Cronología periodística de las Baleares, la cual, facilitando mucho la cuestión, presenta la dificultad de que cuando una publicación cambia o modifica su nombre, lo cual no era infrecuente en aquella época, aparece en la Cronología como publicaciones diferentes. Así, el "Semanario económico", entre 1779 y 1802 aparece ocho veces con diferente nombre, siendo la misma publicación.

Cronología periodística de las Baleares

1779. Noticia periódica de los precios...
1779. Palma de Mallorca.
1787. Semanario económico instructivo etc.
1789. Noticias periódicas etc.
1797. Semanario de Mallorca etc
1798. Semanario económico etc.
1801. Semanario que publica la Real Sociedad
1802. Semanario de Mallorca etc.
1808. Diario político de Mallorca.
1808 Diario político de Mallorca.
1808 Diario de Mallorca.
1809. Semanario político de Mallorca.
1811. Espíritu de los mejores diarios de la Corte
1811 Diario de Palma.
1812. Gaceta Triunfo-mensal etc.
1812 El amigo de la verdad.
1812 Aurora patriótica mallorquína

1812 Semanario cristiano político de Mallorca.
1812 Diari de Buja.
1813. La Antorcha.
1813 Lluna patriótica mallorquina
1813 Redactor de Mallorca.
1813 El telégrafo menorquin
1813 Nou diari de Buja.
1813 Nuevo diario de Palma etc.
1813 Diario político y mercantil de Palma.
1814.El Aristarco
1814 El diario de Menorca.
1814 El Cometa.
1814 Atalaya de la Mancha.
1814 Diario Balear.
1814 Lucindo.
1816. Semanario económico etc.
1817. Semanario económico etc.

Como puede verse, la lista es larga. Además de los enlazados, en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica se encuentran dos de Menorca: Telégrafo menorquín (1813 - 1814) y Diario de Menorca (1812 - 1827 y 1858 - 1866), pero no El Aristarco de 1814, publicado también en Mahón.

La Gazeta triunfo mensal era de Sóller aunque se imprimía en Palma. Bover dice: "Gazeta triunfo mensal del centro de Soller en obsequi de una Aurora qui comparegué en esta isla de Mallorca en el present añy á mitxa añada de juñy (segons varios estrolechs) pera que lograsem un bon esplet de sol ab arpes esmolades. Palma, imprenta de Sebastian García, 4.º de 8 páginas. Solo hemos visto el primer número de este periódico mensual, escrito en mallorquín y destinado a combatir enérgicamente al que salía con el titulo de Aurora patriótica mallorquína.

La información sobre esta prensa está en el "Diccionario" de Bover. Salvo el Diario Balear que tuvo una continuidad más larga y que merece una entrada especial, todas las otras publicaciones de Mallorca ya no existían en 1815. En su mayoría publicaron pocos números y eran anti auroristas. Excepción era el Diario político y mercantil de Palma, realizado por Isidoro de Antillón, autor de la "Aurora", famoso geógrafo y astrónomo, que en Palma publicó las Noticias históricas de Gaspar de Jovellanos (1812), quien había sido su protector, tal como indica la Gran Enciclopedia Aragonesa (ésta sí en Internet). Esta publicación, dice Bover, "contiene escelentes discursos sobre la historia y estado que entonces tenía el comercio y la agricultura en Europa".

Aunque me conviene centrarme en la prensa digitalizada, tampoco puedo obviar el resto.

 (Segueix)

Premio 'Ciutat de Palma' poesía 2014: Ben Clark

fabian | 21 Gener, 2014 11:24

El día 21 de enero asoma en la prensa local el eco de unos premios que la ciudad de Palma ofrece.

El día 22 ya nadie se acuerda de quiénes fueron los premiados y no hay ni una mísera página web que los recuerde.

Esta año ha recibido el premio de poesía el poemario "La Fiera". Como el poeta es ibicenco, el "Diario de Ibiza" cuenta algo:

«En estos poemas trato temas como el amor, el paso del tiempo y la relación del humano con la ciudad, como un animal salvaje que no se encuentra a gusto en las zonas urbanas y domesticadas», apuntaba. «El libro plantea una serie de cuestiones difíciles de resolver sobre la forma de vivir en un mundo contaminado y superpoblado. Es un libro que no planea una resolución. Debe llegar una reflexión que todavía no ha llegado sobre nuestra forma de estar en el mundo», añadía el escritor sobre su poemario.

Laura Ferrer Arambarri: Ben Clark gana el Ciutat de Palma

No sé si los poetas tienen biografía; tienen poemas, que es lo importante. Antón Castro en Ben Clark: algunos poemas publica unos pocos:

Nevera vacía

El ahorro es un lujo
F. SCOTT FITZGERALD

Nuestra nevera nunca estuvo llena.
Se congelaba, hacía ruidos raros
como diciendo «mira, no me usáis,
vendedme a alguien del barrio, no será muy difícil»
–todo esto, claro está, en un lenguaje
propio de las neveras;
un idioma sintético, volátil,
una lengua compleja, cargada de freón–.
Con todo éramos pobres para poder tener
la nevera vacía,
debíamos llenarla de algún modo.
Fue mi mujer quien dio la idea de los libros.

Andrés Catalán & Ben Clark
Mantener la cadena de frío
Pre-textos, 2012

¿Por qué estos premios de poesía no tienen una cláusula para que algunos poemas se publiquen en una página web dedicada a la cultura para que los ciudadanos podamos conocer a los poetas? Debe ser porque en Mallorca no hay webs dedicadas a la cultura; todas están ocupadas por la política. Por la política o por el fútbol.

Ben Clark escribe en Catalán, Castellano e Inglés. Tiene una web titulada Del verso y lo adverso 9.0 y en ella se encuentran traducciones de poemas.

Hay biografías de Ben Clark en la Wikipedia y en Poesía digital, donde encuentro algún poema:

Hoy

Hoy ha sido el primer día después.
Las plazas se han llenado de mazorcas
y la gente se acuerda, sin saber
muy bien por qué, del viaje de Colón,
y todo es ancestral y todo es nuevo.

Hoy ha sido el primer día de todos.
Los libros no leídos ya no importan,
los amores no amados son tan solo
nombres que se arañaron en la arena,
el recuerdo de un sueño en plena noche.

Hace falta volver a definir
el Tiempo, renombrar
los días —siempre y cuando sean días
y noches todavía separables—
porque hoy ya nada puede ser lo mismo.

El Diario de Mallorca de hoy también se hace eco del premio con un escrito de g.rodas: Ben Clark, premi Joan Alcover de poesía.

Ben Clark ha recibido este ´Ciutat de Palma´ por La fiera, un poemario en lengua castellana escrito en los dos últimos años aprovechando estancias en Salamanca, Suiza, Escocia y la mayor de las Pitiüses. "Necesito viajar, explorar nuevos espacios para poder escribir sobre el mundo, las culturas y las personas", confesó. En esta nueva obra, que sucede en el tiempo a Los últimos perros de Shackleton (2013), Clark brinda "una introspección en las partes más oscuras de la vida contemporánea en una gran ciudad" a través de una "criatura aún por domesticar" que "habita la ciudad como si fuera una jungla". La "melancolía y la tristeza" son las notas dominantes de La fiera, que retrata a las grandes urbes como lugares "fríos y hostiles" para subrayar la pérdida de la "idea de la naturaleza salvaje".

"Los temas que abordo no son necesariamente nuevos, en realidad son los grandes temas de siempre: el amor, el paso del tiempo, la soledad dentro de la sociedad..., pero trato de darles un nuevo enfoque", señaló.

Colaborador del Diario de Ibiza, La Vanguardia y El País, Clark asegura que "cada vez se lee más" porque la gente "necesita un espacio íntimo que solo ofrece la lectura" "Si la poesía sirve para algo, tiene que servir como reflexión. No debe ser un medio para el escape sino un vehículo para lograr una mayor comprensión de los tiempos que uno vive", reivindicó.

Sus últimos trabajos como traductor se han centrado en el irlandés Paul Muldoon, figura capital de la poesía contemporánea en lengua inglesa; y George Saunders, un autor "muy divertido" que da pistas para "entender al hombre y a la mujer en estos tiempos de capitalismo salvaje que vivimos".

Y como estas entradas están confeccionadas a base de retazos que recojo de allí y de acá, acabo con un último poema:

La hora del paseo

Un hombre que ha salido con su perro,
un hombre que ha salido muy temprano,
que pasa por delante de la mar
sintiéndose distinto a la mañana
anterior, repitiendo sin embargo
cada paso de ayer, como una máquina.
Se ignora si es la bestia quien lo lleva,
o si en cambio conduce el ser humano;
o si se necesitan mutuamente
como se necesitan con urgencia
los amantes los sábados.
Amanece despacio y alguien grita
sin que nadie pregunte ni responda.

Y es que sólo hay un hombre paseando,
no arrastra tras de sí ningún dolor,
no representa nada, no es un símbolo
de ningún tipo, no es una metáfora
de la pena y la angustia de vivir,
hay poemas mejores para aquello.

Aquí sólo hay un hombre que ha sacado
a su perro a la calle unos minutos.
Que pretende volver en cuanto pueda
a la cama a seguir imaginando
que el perro se le muere, que de pronto
se le destina a un sitio donde nadie
entienda una palabra en castellano.
Un sitio sin correas. Eso piensa
el hombre que pasea con su perro,
el hombre que ha salido tan temprano
porque le aterroriza que otros hombres
puedan interrogarle con preguntas
sobre la raza y sobre las costumbres
del animal que tiene amordazado,
mientras sale a la calle con su perro
aburrido del mundo, junto al mar,
y piensa que ha vivido muchos años
y que ha sido feliz muy pocas veces,
y que ha tenido varios perros buenos
pero sólo un amor, y ese fue malo.

Poema recogido en las afinidades electivas.

Gracias, Ben Clark, por tus poemas. Y gracias, también, a cuantos en Internet nos dan a conocer los poetas y su obra.

El 'Semanario cristiano -político de Mallorca' (1812 - 1814)

fabian | 20 Gener, 2014 16:56

El 15 de julio de 1812 sale publicado en Palma un folleto titulado Carta a la Señora Aurora, firmado con tres iniciales RSV correspondientes al sacerdote Raimundo Strauch i Vidal. Sus palabras finales indican cómo veía una parte importante del clero la publicación Aurora patriótica Mallorquina cuyo prospecto había aparecido el 13 de junio anterior: « eclipse de la religion, y de la razon : es un libelo infamatorio, que contiene proposiciones impìas, heréticas, cismáticas, sediciosas, capciosas y sofísticas respectivè [sic] ; y por lo mismo su lectura debe prohibirse absolutamente ». Pocos días después aparecería una nueva publicación en Palma, titulada Semanario cristiano-político de Mallorca realizado por Raimundo Strauch i Vidal

Miguel de los Santos Oliver dice: "La sociedad mallorquína se dividió claramente en los dos partidos de auroristas y semanaristas cuyas opiniones encontradas daban ocasión de disputas y aun de choques violentos en el hogar doméstico, en las tertulias, en las barberías y en toda suerte de reunión algo numerosa" (Miguel OLIVER, Mallorca durante la primera revolución, p. 573).

Semanario Cristiano - Político de Mallorca

Publicación semanal editada en Palma, desde julio de 1812 a julio de 1814, en la imprenta de Felip Guasp. Surgió como reacción al periódico liberal Aurora Patriótica Mallorquina. Su aparición fue precedida de una Carta a la señora Aurora, de Raimon Strauch Vidal, que fue censurada por las autoridades. De ideología absolutista, fue el periódico más importante de esta ideología en Mallorca. Polemizó duramente con toda la prensa constitucional mallorquina. Ofrecía información sobre la Guerra del Francés y la polémica entre liberales y absolutistas. Fueron redactores Domingo Lledó, Miquel Lledó, Raimon Strauch y Antoni Togores y colaboradores habituales Bartomeu Altemir, Antoni Llaneres, Manuel Traggia. Tenía 300 suscriptores y era muy leído por el clero regular y secular. Se redactaba en castellano.

(AM: [Antoni Marimon Riutort])
Entrada publicada en la Gran Enciclopèdia de Mallorca, vol. 16.

En la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica se encuentran todos los ejemplares del Semanario cristiano-político de Mallorca. También se encuentra en la Biblioteca Digital de les Illes Balears, en formato pdf con texto copiable.

prensa

CIV. Semanario cristiano político de Mallorca. Palma, impr. de Felipe Guasp, 4.º de paginación indeterminada en los núms. Empezó á salir en 30 de julio de 1812 y acabó en 28 de julio de 1814, siendo su último núm. el 106. La colección completa se compone de 4 tomos, el I de 310 págs. y un índice sin foliar, el II, de 356 págs. id., el III de 402 págs. y el IV de 301 págs. con un suplemento y el índice que no tienen foliación. Creado este periódico por el P. Raimundo Strauch observante, con la colaboración de los PP. Antonio Togores de San Felipe Neri, y Domingo y Miguel Llado dominicos, para combatir á sus colegas la Aurora patriótica mallorquína y otros que se publicaban en Palma, todos ellos de opinión liberal, llegó á ser su mas temible enemigo, costando á su principal redactor, con este motivo, el ser encarcelado; pero no por esto cesó el P. Strauch de escribirlo, si se quiere, con mas energía, y con mayor iracundia qne cuando estaba en libertad. Precio de suscripción 3 rs. vn. mensuales.

Joaquín María Bover: Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares

Raimundo Strauch i Vidal nació en Tarragona en 1760, hijo de Francisco Strauch, teniente coronel suizo al servicio de España. Estudió en Barcelona y en Palma, donde tomó el hábito franciscano en 1776 y se doctoró en Teología. En 1798 ganó una cátedra de Lulismo en la Universidad de Palma. Publicó varios escritos además del "Semanario". Fue encarcelado desde el 28 de julio de 1813 hasta el 22 de mayo de 1814. En 1816 fue preconizado obispo de Vich, donde prohibió todos los libros que anteriormente prohibiera el Tribunal de la Inquisición. En 1822 fue arrestado en su palacio y fue llevado a Barcelona. Muere asesinado en 1823 sin estar claro quién lo asesinó aunque se cree que fue el régimen liberal. (Fuente: mcn biografías.com)

 (Segueix)

'La Antorcha' (1813)

fabian | 17 Gener, 2014 18:15

La publicación de la Aurora Patriótica Mallorquna originó un gran revuelo en Palma, surgiendo en su contra varias publicaciones, pero también surgió una publicación partidaria de las ideas liberales; fue el caso de La Antorcha de la que en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica hay 19 ejemplares del mes de enero de 1813, que en ese año fueron los únicos que se publicaron.

Traduzco la información de la entrada a tal nombre que ofrece la Gran Enciclopèdia de Mallorca, vol. I, sin indicación de la autoría:

La Antorcha

Diario de tendencia liberal, que salió en Palma por mayo de 1813. Fue la segunda publicación (después de la Aurora Patriótica Mallorquina, aparecida en 1812), de esta ideología aparecida en Mallorca. Defendía las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812, y los derechos del hombre y de la nación. Rechazaba el absolutismo y criticaba a sus representantes en la isla. Se editaba en la imprenta de Melcior Guasp. Sólo aparecieron 19 números a lo largo de 1813. Estaba escrita íntegramente en castellano.

La información que proporciona Joaquín María Bover es también corta:

LXXX. La Antorcha. Palma, imprenta de Miguel Domingo el número 1º, y los restantes en la de Melchor Guasp, 4º sin guardar igualdad el número de páginas. Salieron únicamente 19 números, ninguno de ellos con fecha, formando la colección completa un tomo de 228. 12 páginas, su importe 24 rs. El último número lleva el título de Finiquito de la Antorcha. Era periódico liberal avanzado, salía semanalmente en el año de 1813 y lo redactaba el Sr. Díaz Morales.

Joaquín María Bover: Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares (1862)

prensa

La información sobre la prensa y los sucesos de 1812 - 1814 se centran en las dos publicaciones principales: la "Aurora" y el "Semanario cristiano político de Mallorca", quedando el resto de publicaciones con poca información.

Recojo de un importante artículo sobre el tema: Los orígenes de la prensa política en Mallorca (1812 - 1814) (Mayurqa, 1976) de Francisco J. Díaz de Castro y otros autores, la información que ofrecen sobre "La Antorcha":

Finalmente, en mayo de 1813 nace el único periódico que defenderá juntamente con la Aurora el pensamiento constitucionalísta: La Antorcha.

En su primer número declara que las Cortes son "el centro de las luces que se difunden por la Nación", y considera a la Aurora como un periódico que "ha desempeñado con zelo y buen éxito esta acción considerable de la ilustración popular" A pesar de ello, La Antorcha se propone como objetivo principal acercarse mucho más que la Aurora a la realidad del pueblo mallorquín, mediante la selección de noticias en su mayor parle alusivas a la isla, procurando "servirse, lo menos posible de socorros externos", que es lo que en ocasiones, como hemos visto, hacía la Aurora al reproducir comunicados y artículos de periódicos peninsulares, que. por otra parte, Antillón tenía mayor posibilidad de conocer. Es de destacar que aparece en un momento de máxima tensión social en la isla ante la abolición de la Inquisición, que provocó alborotos callejeros a cargo de frailes y religiosos, los llamados "hechos de abril", y que retuerza considerablemente la labor de difusión del pensamiento liberal en la sociedad insular.

Nota sobre los "hechos de abril": Dice Miguel de los Santos Oliver: "Conocido en Mallorca que los patriotas de Palma dirigieron una Felicitación a las Cortes con motivo de haberse abolido el Santo Oficio, el 30 de abril por la mañana estalló en la calle de San Miguel un alboroto contra el doctor en Medicina D. Valentín Torres, regidor constitucional y uno de los firmantes. Hubo una turbamulta a gritos de "viva la fe y no la Constitución" y persiguieron al susodicho a pedradas. Se detuvo a alguno de los agitadores. Por la noche, en la plaza de San Antonio se repitió el tumulto contra el barbero cirujano Jaime Lapuente y su aprendíz Agustín Lladó, tenidos por liberales y materialistas. Como resultado de estos tumultos se encarceló a diferentes frailes, entre ellos el P. Strauch, alma y centro de la resistencia, director de la campaña, casi exclusivamente sostenida por frailes. El sumario duró seis meses, y la regencia ordenó a los obispos refugiados que salieran de Mallorca.

 (Segueix)

Tesis Doctoral: Els capitells en l'obra de Lluís Doménech i Montaner : anàlisi de l'evolució del seu estil arquitectònic concretat en el sistema columnari

fabian | 17 Gener, 2014 15:43

  • Título: Els capitells en l'obra de Lluís Doménech i Montaner : anàlisi de l'evolució del seu estil arquitectònic concretat en el sistema columnari
  • Autor: Garcia-Ventosa, Gerard, 1951
  • Universitat Politècnica de Catalunya. Escola Tècnica Superior d'Arquitectura de Barcelona
  • Fecha defensa: 20-12-1993
  • Enlace: Tesis Doctorales en Red

La tesi s’organitza en dos volums; el contingut del primer volum és la tesi pròpiament dita, mentre que el segon conté tota la documentació que s’ha fet servir per a la realització de la tesi. El primer volum consta de l’anàlisi de cada una de les vint-i-quatre obres, en les vessants de l’edifici i de les columnes, amb unes conclusions parcials que serveixen per situar i relacionar l’obra en concret amb les demés. Per tal de ser més aclaridor, hom afegeix unes dates sobre les incidències de l’edifici, això com un extens reportatge fotogràfic. Tot això ha estat organitzat per capítols, a raó d’una obra per capítol. A part de l’anàlisi, hi ha dos documents que són la síntesi de la tesi: el primer són les conclusions generals des sistema columnari, concretant-se en els capitells, que es situen en l’últim capítol de la tesi. El segon document és un quadre-resum que sintetitza de forma gràfica els vuitanta-set capitells de l’obra de Domènech i Montaner, mitjançant el dibuix de cadascun, i els classifica per obra i de forma cronològica, dins de l’evolució del sistema columnari. El volum segon contempla tres apartats: el primer tracta del personatge, amb la biografia, els seus escrits i documents personals. El segon apartat conté tota la documentació escrita relacionada amb les obres. El tercer apartat conté l’índex de la Bibliografia en què hom ha basat per desenvolupar la tesi.

Nota: El Gran Hotel de Palma se halla en el TGGV4de8.pdf.

 (Segueix)

El 'Diari de Buja' y otros (1812 - 1813)

fabian | 16 Gener, 2014 13:09

Voy a empezar con una cita que encuentro en el libro Miquel Ferrer i Bauçà: protagonista en la sociedad de Mallorca escrito por María Teresa Renom y publicado por la Abadía de Montserrat en 1999. En el apartado Periodista leo:

Si el padre Ferrer es conocido por su acendrado afecto al carisma trinitario y por el particular empeño en la difusión de la devoción a la Trinidad, es también identificado y catalogado como periodista; fue el primero que se atrevió a lanzar una publicación en lengua mallorquína, el popular Diari de Buja (1812-1813). Como dirá Claude Morange, para estar más cerca del público no vaciló en utilizar la lengua regional. En el elenco de obras de Miguel Ferrer, que enumera Bover con los números: XVI, XVII, XVIII, considera como si fuesen tres periódicos: Diari de Buja, Nou diari de Buja, Lluna patriótica mallorquína. Sin embargo Antoni-Lluc Ferrer, como también Oliver, consideran que los tres títulos corresponden a una sola publicación de hecho, cuando interrumpe la publicación, a veces aprovecha para cambiar de título al periódico, interrumpe la publicación porque, o bien la junta de censura o bien el obispo le imponen silencio: «Es diari de Buja já no té xerréra, perqué li dáren palo». También el año 1812, en el Diari de Buja, dirá: «incomodo a impíos». Utilizó todos los medios a su disposición para manifestar sus ideas, y no exclusivamente para atacar a sus contrarios; por esto resultó a veces una persona incómoda.

[...] El Diari de Buja, primer periódico escrito en mallorquín, es una mezcla de literatura popular y costumbrista que, además de combatir a través de la prensa las ideas liberales, tenía por objetivo la información y formación de un determinado público: «jo escric per es póbble báx qui necesita de instrucció [...] párl ab lo que han estudiat áltres, pos en sos méus termas lo qui fará badár ests uys a molta gént, y assegúr que vos ne diré de bónas».

El mismo autor hace un análisis del título y juega con el significado de las palabras "diari" y "setmenari". Igual hace con el topónimo Buja (Búger), pueblecito del centro de la isla de Mallorca que de lugarejo había pasado a ser villa desde hacía poco; es probable que Miguel Ferrer eligiera Buja por la sencillez de los habitantes del pueblo, en contraposición al periódico Aurora (momento del salir el sol).

Personaje interesante este padre trinitario que ya anteriormente a 1812 había estado preso en Bellver. Así, pues, bajo el título "Diari de Buja" convendrá considerar no sólo la publicación que lleva tal título, sino también el "Nou Diari de Buja" y "Lluna patriótica mallorquina".

prensa

Paso ahora a las informaciones que da Joaquín María Bover:

XIV. Diari de Buja. Palma; imprenta de Sebastian García 4º. Es periódico político y burlesco, escrito en mallorquín por el P. Miguel Ferrer, trinitario; y uno de los destinados á combatir las doctrinas de su colega la Aurora, número IV. Empezó a salir este diario en 30 de agosto de 1812 y su último número es el 18, correspondiente al 30 de abril de 1813. Su muerte fué una de las consecuencias de la condena que recayó en la causa formada contra el folleto titulado El diablo predicador, pero después apareció de nuevo con alguna variación; Véase Nou diari de Buja, número XCVII. Prec. de suscr. 3 rs. mensuales.

* * * * * * * * * * * * * * *

XCVII. Nou diari de Buja. Palma, imprenta de Sebastian García, 4.º de 4 pags. cada n.° Diseminada la tempestad periodística qne produjo una justa condena contra el autor de El diablo predicador, filípica espantosa con que se atacó á los redactores de la Aurora patriótica mallorquína, siguió el P. Miguel Ferrer trinitario su tenaz oposición á este último periódico, que había empezado con el que tituló Diari de Buja n.° XIV, publicando como continuación de este su Nou Diari de Buja, del que únicamente salieron 14 números, el 1.° en 6 de junio de 1813 y el último en 22 de julio del mismo año. Se publicaba dos veces cada semana.

* * * * * * * * * * * * * * *

XCIII. Lluna patriótica mallorquína. Palma, imprenta de D. Antonio Brusi, 4.º de 8 pags. cada núm. Unicamente salieron dos, el 1º en 28 de marzo de 1813 y el último en 1.° de abril del mismo año. Es periódico satírico y burlesco, de opinión realista, escrito en mallorquín por el P. Miguel Ferrer trinitario.

Joaquín María Bover: Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares

Quien ha estudiado y escrito sobre esta publicación es Antoni-Lluc Ferrer quien ha publicado dos artículos que no están en Internet

  • El "Diari de Buja" (1812-1813) i Miquel Ferrer i Bauçà
    Randa, ISSN 0210-5993, Nº. 17, 1985 (Ejemplar dedicado a: De Ramon Llull a J. V. Foix), págs. 137-177
  • Refranys i locucions del "Diari de Buja"
    Randa, ISSN 0210-5993, Nº. 9, 1979 (Ejemplar dedicado a: Homenatge a Francesc de B. Moll, I), págs. 83-96

prensa

En la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica se encuentran:

 (Segueix)

La 'Aurora patriótica mallorquina' (1812 - 1813)

fabian | 15 Gener, 2014 18:22

Con el nombre de "Aurora" se han realizado tres publicaciones. La más reciente portaba el título de "La Aurora" y era un semanario que se publicó en Manacor en el año 1906, posteriormente se publicó en Palma hasta 1916; durante unos años, su director fue Antoni Maria Alcover. Hacia 1840 se publicó en Palma "La Aurora Constitucional de Mallorca", que sólo tuvo cinco números. La más antigua, y probablemente más citada y estudiada fue La Aurora patriótica mallorquina, del que la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica tiene algunos números desde agosto de 1812 a diciembre de 1813, con un total de 99 ejemplares. También la Biblioteca Virtual de les Illes Balears en su sección de Hemeroteca contiene 130 ejemplares de esta publicación, añadiendo además, una interesante introducción.

Dados estos datos, conviene acercarme a las fuentes informativas que utilizo sobre la prensa de estos años: La Gran Enciclopèdia de Mallorca (GEM) cuya entrada no indica la autoría y que ahora traduciré y, después, lo que cuenta Joaquín María Bover.

La Aurora Patriótica Mallorquina

Diario constitucionalista editado en Palma entre el 15 de junio de 1812 y el 30 de diciembre de 1813. Tenía periodicidad diaria hasta octubre de 1812, en que continuó publicándose cada tres o cuatro días. Se editaba en castellano y la impresión iba a cargo de Miquel Domingo. Incluía algunos suplementos de pocas planas sin paginar o con paginación independiente, dedicados a temas diversos: noticias de la guerra, de teatro y de actualidad. Combatió el clero y el absolutismo. Sus redactores y algunos suscriptores fueron perseguidos por los absolutistas y sus lectores amenazados de excomunión; algunos ejemplares fueron quemados. Introdujo el concepto "aurorista" como sinónimo de "liberal". Eran colaboradores Miquel Domingo e Isidoro Antillón, y esporádicamente Guillem Ignasi de Montis; Miquel de Victorica y Joaquín Ruiz de Porras. Llegó a tener 193 suscriptores según el listado aparecido en el número 127. El último número se publicó en diciembre de 1813, tras una breve etapa sin publicarse-

[Traducción de la entrada en la Gran Enciclopèdia de Mallorca, tomo I]

prensa

Y ahora lo que cuenta Bover:

IV. Aurora patriótica mallorquína Palma, imprenta de Miguel Domingo, 4.°, español; sin guardar igualdad en los números, porque unos son de mas y otros de menos páginas. Es diario político de ideas muy avanzadas para la época en que se publicaba. Su redacción estuvo á cargo de los Sres. D. Isidoro de Antillon, D. Guillermo Ignacio de Montis, D. Miguel Victorica, D. Joaquín Porras, brigadier gefe del colegio de cadetes de artillería y el ex-capuchino D. José Badía, Pbro. capellán del regimiento suizos de Wimpffen, primo del célebre Ali Bey el Abbasi (D. Domingo Badia y Lebrich). A pesar de ser este último el mas constante y laborioso de los redactores, logró, como el Sr. Porras, guardar de tal modo el incógnito que jamás se supo el nombre del uno ni del otro, y con este motivo el odio de los enemigos de la Aurora cayó únicamente sobre los Sres. Antillon, Montis y Victorica-

Contra las doctrinas emitidas por todos ellos, ademas del Diablo predicador, poesía que por lo cáustico y procaz, ó llámese sarcasmo llevado á la vulgaridad, mejora muchos versos de Juvenal, y que dio á la estampa D. Vicente Rodríguez de Arellano, bajo el nombre de Alberto de los Rios, y del Discurso anti-Auroriano nuevo, publicado por el Dr. D. José Canét al frente de su Reunión de diferentes y útiles escritos; salieron una multitud de periódicos destinados únicamente á combatirlas - Véase: Diari de BujaLluna patriótica.— Nou Diari de BujaEl Amigo de la verdad.— Gaceta Triunfo mensualNuevo diario de Palma intitulado El Liberal Napoleón.—-Y Semanario cristiano político. Este último fué sin dada el martillo mas temible de la Aurora y en su número del 22 de abril de 1813 la define de este modo: «Eclipse de la religión y de la razón, libelo infamatorio que contiene proposiciones impías, heréticas, cismáticas, sediciosas, capciosas y sofisticas.»

Los principales escritores que tenazmente atacaron el periódico de que nos ocupamos, ademas de Arellano y Canet, fueron: el P. Raymundo Strauch, observante; el P. Felipe Puigservér, dominico; los PP. Domingo y Miguel Lladó, tambien dominicos; el P. Miguel Ferrer, trinitario; el P. Antonio Togores, de San Felipe Neri, y D. Antonio Llaneras, cura párroco de S. Nicolás.

Derribado en 1814 el gobierno representativo, los suscritores á la Aurora fueron insultados é inhumanamente perseguidos, y buscados con indecible avidez los números de aquel periódico para entregarlos á las llamas, como si la hoguera bastase para estinguir todos los miasmas del germen reaccionario que seis años después había de renacer con mayor lozanía. Sin embargo, la medida inquisitorial produjo un efecto placentero para los que con tanto entusiasmo la adoptaron, esto es, la desaparición de cuasi todas las colecciones del periódico liberal, con cuyo motivo solo existen dos, una en poder de D. Pedro Salvá de Valencia, continuada en el Catálogo de libros raros publicado en Londres por su padre D. Vicente, y otra en la biblioteca del Sr. Capdebou que es la única que hemos visto. Consta de 6 tomos 4.° El I comprende 108 números y 248 páginas. El II, 27 núms. y 332 páginas. El III, 52 números y 322 páginas. El IV, 73 núms. y 158 páginas. El V sigue la numeración y paginación del anterior, empezando por el núm. 74 y termina por el 91, siendo su última página la 388. Y el VI, empieza en el núm. 92 y termina en el 124 y último, con un suplemento, constando este tomo de 420 páginas.

Salió el primer número de la Aurora en 15 de junio de 1812 y el último en 19 de diciembre de 1813. Causas políticas motivaron la suspensión de este periódico desde el 29 de abril hasta el 19 del mayo de 1813, día en que volvió á aparecer. Precio de suscripción 18 rs. mensuales.

Joaquín María Bover: Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares (1862)

Bien, pues antes de pasar a ver los estudios al alcance que hay sobre esta publicación, convendrá recoger la información de los periódicos que nacieron contra la Aurora patriótica mallorquina, ya que generalmente se analizan en conjunto.

 (Segueix)

Las historias del abuelo de Miguel de los Santos

fabian | 15 Gener, 2014 11:57

Una imagen apreciada, viva, me queda de un texto en que aparece toda esta prensa de 1808 a 1814. En esa imagen me aparece Miguel de los Santos Oliver sentado frente a un montón de papelotes entre los cuales se hallan los periódicos de ese inicio del siglo XIX. Al leerlos, Miguel de los Santos recuerda a su abuelo, allá en Campanet, sentado frente a la lumbre, contando a su nieto las historias que ahora, ya adulto, lee en esos antiguos periódicos y documentos. Allí, sobre la mesa de la biblioteca, están el "Semanario Económico", la "Aurora patriótica mallorquina" creadora de tantas diatribas, el "Diari de Buja", el "Semanario cristiano político de Mallorca" ... Miguel de los Santos lee ensimismado en la letra periodística; toma notas; sonríe con cierta amargura; incluso a veces se acerca el papel periódico a la cara y le parece que huele a humo, a ese humo que desprendían las hogueras levantadas en Mallorca para quemar todos los ejemplares de la "Aurora"..., piras, esas "fogueres" que su abuelo le contaba mientras crepitaba el fuego en el brasero del hogar paterno.

Prefacio

Preparando otro estudio, completamente juvenil, acerca de La Literatura en Mallorca, hubieron de venírseme á las manos diversos opúsculos, folletos y manuscritos que me hicieron sospechar la existencia de un notable asunto histórico, así como las hojas y troncos flotantes indican en el mar la proximidad de un continente. Estos hallazgos, inesperados por completo, avivaron en mi memoria unas reminiscencias casi extinguidas, ciertos relatos oídos por mí, de boca de mi abuelo paterno, el cual como nacido en los primeros años del siglo XIX, mencionaba frecuentemente en sus sabrosas pláticas nocturnas, junto al brasero, el año de los catalanes, la división del general Whittingham, el motín contra los prisioneros franceses y otros recuerdos y episodios de aquella época.

Comuniqué cierto día estas mis presunciones á Don José Maria Quadrado, amigo benévolo, anciano sin par, que dejó mi corazón, como muchos otros, colmado de gratitud; y el insigne maestro confirmó lo presentido con tan calurosas ponderaciones, dijo ser tanta la amenidad y tan profundo el interés de aquel periodo que, animado por su persuasiva exhortación y dejándome arrastrar de su optimista confianza en mis facultades, emprendí el trabajo contenido en este volumen. - Para componerlo me ha servido, en primer término, la copiosa y curiosísima colección de impresos y manuscritos que posee Don Jaime Luís Garau, aficionado tan útil y amigo tan excelente, que bien puede decirse mero depositario de aquel tesoro, cuya propiedad .es de todos cuantos aman el estudio. Bien al revés de otros sandios coleccionistas que, lejos de salvar para la cultura general los testos amenazados de desaparición, parece que gozan sumiéndolos para siempre en la lobreguez de la noche cimeriana; urracas perniciosas que llevan á sus escondrijos todos los objetos brillantes, acaso para que sus destellos no dañen la poca vista de que disfrutan. - Sirviéronme también las colecciones de folletos y periódicos existentes en la Biblioteca provincial y en otras particulares, como las del señor conde de Ayamans y del señor marqués de la Torre; diversos documentos de los Archivos municipales de Palma, Manacor, Pollensa, Sansellas, Sóller y otros pueblos; muchos documentos y expedientes del Archivo de la Capitanía general y especialmente los del Archivo de la Diputación de las Baleares, donde se custodian las actas de la Junta Suprema de Defensa, después Junta Superior, que alcanzan desde 1808 á 1814; sin contar las copias que me procuré de distintos manuscritos, el acervo de impresos de mi propiedad que he podido recoger por graciosos donativos ó por compra en almonedas y puestos de libros viejos y los artículos ó trabajos que tenían relación con mi estudio, aparecidos en el Almanaque Balear, en el Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana, etc., etc.

Esta gran mole papiracea, exprimida por inhábiles manos, ha dado su jugo en el presente libro.Más que escribir historia, en la acepción rutinaria y altisonante del vocablo, me he propuesto guiar al lector por el laberinto de mis propias lecturas, eliminando las heces, cercenando lo superfluo, simplificando lo complicado, agrupando los hechos afines y reduciendo á orden lógico la libérrima inconexión con que se presentan en el inmenso escorial de las cosas pasadas. He procurado, en suma, hacer una selección de hechos, detalles y párrafos expresivos diciendo al lector: aquella sociedad pasó, desfilando silenciosamente «por el campo de los asfodelos»; pero hé aquí su huella, la misma que ha respetado el tiempo; hé aquí su lenguaje, el mismo que habló y que escribió; hé aquí sus despojos, sus atavíos y su perfume, los mismos que la engalanaron. Hable la época y calle el copista; hable por sus propias palabras y con sus mismos testos. - Lo que me causó emoción, esto es lo que reproduzco; lo que hirió mi fantasía como característico y substancioso, esto es lo que conservo para que hiera también la fantasía de los demás. [...]

Es una lástima que este libro de Miguel de los Santos Oliver: Mallorca durante la primera revolución : 1808 a 1814 (1901) (en pdf) presente en la Guerra del Francès de la Biblioteca Digital de les Illes Balears, no esté en un formato usable en los eReaders, más que en este pesadísimo pdf, difícil incluso en descargar.

A lo largo de este libro, Miguel de los Santos Oliver va entresacando múltiples noticias y discusiones de la prensa de esos años. Habla de los principales protagonistas en Mallorca, desde Jovellanos, el ministro Soler y los incidentes que hubo en Mallorca contra su familia, de la llegada de noticias a final de mayo de lo acaecido en Madrid el día 2; de las dudas de las autoridades mallorquinas entre Carlos IV y Fernando VII; de los motines populares que se prodijeron; del juramento a Fernando VII, del nacimiento del "Diario de Mallorca" y de cómo venían las noticias, de Cabrera y los prisioneros franceses, del impacto de los refugiados en Mallorca y cómo afectó la vida ciudadana, del cometa de 1811, de los propagadores de la rebelión: Picornell, Baranda; de Antillón, Victorica, Montis, Salvá, Ruiz de Porras y del librero Miguel Domingo; de los impugnadores de la rebelión: el P. Ferrer, el canónigo Llaneras, los padres Traggia, Puigcerver y Manzaneda, los obispos refugiados; del síndico Bonet y las banderías populares; de las imprentas de Palma y las polémicas periodísticas...

En fin, toda una larga serie de acontecimientos, polémicas y enfrentamientos que Miguel de los Santos Oliver va narrando siguiendo la lectura de los periódicos de la época y de múltiples documentos que va buscando en los archivos isleños. Es una narración, pero es también un canto a que existiera esa naciente prensa y esos necesarios archivos que nos han dejado a lo vivo esa historia, local, a veces curiosa y siempre importante.

Ojalá este libro pudiera estar en un formato usable.

 (Segueix)

El 'Diario de Palma' (1811 - 1813)

fabian | 14 Gener, 2014 16:41

El primer número del Diario de Palma existente en fotografías en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica, de 6 de septiembre de 1811, se abre con un "Prospecto de un periódico titulado Diario de Palma". Nace esta publicación de las desavenencias entre un Redactor del Diario de Mallorca con el Editor de este diario, Buenaventura Villalonga. Si el Redactor en varios días de finales de agosto de ese año, 1811, había expresado públicamente su malestar, Buenaventura Villalonga lo hace en el Diario de Mallorca del día de inicio del Diario de Palma. No puedo indicar el nombre del Redactor pues en aquel tiempo los periódicos no indicaban los nombres de quienes escribían en ellos.

El hecho está en que el día 6 de septiembre de 1811 se publica el segundo diario de la isla, editado por la Imprenta de Antonio Brusi.

Antonio Brusi i Mirabent (1782 - 1821) era un impresor catalán que se refugió en Palma durante la Guerra de la Independencia. Imprimía la "Gaceta Militar y Política del Principado de Cataluña" desde donde podía, ya en Barcelona, Tarragona o Palma. En Mallorca editó también el "Diario de Palma" (1811 - 1813) y la Lluna patriótica mallorquina (1813). La Junta Suprema Central le había concedido la edición del Diario de Barcelona en 1809, periódico que volvió a editar Brusi a partir de 1814. En 1820 fue el primer impresor en introducir en España la litografía.

Busco información sobre el "Diario de Palma" en la Gran Enciclopèdia de Mallorca. En el tomo 18, en el que se empiezan a publicar los Apéndices, encuentro la entrada escrita por Arnau Company Matas (ACo) que traduzco:

Diario de Palma

Publicación diaria editada el 6 de septiembre de 1811 y el 31 de diciembre de 1813. Los principales redactores eran Antoni Brusi y Antoni Pla. De tendencia oficialista, era próxima a los serviles. Incluía noticias políticas, legislación, órdenes y bandos. Recogía también polémicas y colaboraciones de liberales y absolutistas. En la cabecera tenía el escudo de armas de Palma. Tenía cuatro páginas redactadas en castellano. Era editado en la imprenta de Antoni Brusi (septiembre de 1811 - octubre de 1813) y en la de Melcior Guasp (noviembre - diciembre de 1813).

(ACo)

prensa

Yo desearía poder recoger mayor información, pero no es mucha la que tengo accesible. La información que da Joaquín María Bover en 1862 no puede faltar:

XXIII. Diario de Palma. Palma, imprenta de Antonio Brusi, 4º de 4 pags. cada nümero con el escudo de armas de esta ciudad. Empezó á salir en 1. de setiembre de 1811 y terminó su publicación en 31 de diciembre de 1813. Con motivo de haberse restituido á su patria Barcelona el impresor Brusi, continuó la publicación de su diario, desde 1º de noviembre del espresado año 1813 en la imprenta de Melchor Guasp. La colección completa de este periódico consta de 4 tomos., El I comprende 117 números y 504 págs.desde 1º de setiembre de 1811 hasta 31 de diciembre de aquel año. El II, 249 números y 1060 pags. desde l. de enero de 1812, hasta 5 de setiembre del mismo año. El III, 365 números y 1608 pags. desde 6 de setiembre de 1812 hasta 5 de setiembre de 1813. Y el IV, 115 números y 168 págs. desde 6 de setiembre de 1813 hasta 31 de diciembre del mismo año. Precio de suscripción 8 rs. mensuales.

Joaquín María Bover: Diccionario bibliográfico de las publicaciones periódicas de las Baleares.

No conozco ningún estudio monográfico que se haya realizado sobre esta publicación.

Algunos medios indican que el Diario Balear (1814 - 1815) fue continuación del "Diario de Palma".

 (Segueix)
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar