Alta mar

Contacto

Mario Verdaguer y 'Mundo Ibérico'

fabian | 04 Juny, 2013 19:01

Diana Sanz Roig ha publicado algunos estudios sobre Mario Verdaguer. En 2010. «La crítica literaria de Mario Verdaguer y sus colaboraciones en LaVanguardia».en Le socle et la lézarde en Espagne contemporaine, Serge Salaün i Françoise Étienvre (ed.). París: Presses de la Sorbonne Nouvelle, 621-652 y Los proyectos editoriales de Mario Verdaguer: la revista Mundo Ibérico y las editoriales Lux y Apolo (pdf). De este estudio recojo la siguiente cita:

La figura contradictoria de Verdaguer, la heterogénea Mundo Ibérico -que ejemplifica bien la diferencia entre el proyecto editorial que imaginó Verdaguer y la publicación que finalmente llevó a cabo-, y las colecciones de la propia editorial Lux, que sacó a la luz experimentos vanguardistas, traducciones de encumbrados autores europeos y libros de escaso interés literario, encajan a la perfección con la imagen de aquellos autores que desde un punto de vista estético o ideológico se insertaron en un equilibrio incierto entre el academicismo y la modernidad. Arraigado en la tradición, bien instalada en su ánimo a través de los lazos familiares (el gran poeta catalán, Jacint Verdaguer, era primo de su padre), Mario Verdaguer no dejó de inclinarse hacia la novedad y las culturas de distinta procedencia, pero sucumbió también, ya por interés o por necesidad, a la novela popular y de consumo y a la mercantilización de la literatura en general.

Mario Verdaguer tuvo entre 1924 y 1939 una amplia labor literaria: seis novelas, entre las que se encuentran "La isla de oro" (1926), "Piedras y viento" (1927) y "Un intelectual y su carcoma" (1934); un libro de cuentos; una obra teatral y dos biografías noveladas. Realiza una amplia labor como traductor para la Editorial Apolo, por la que es conocido ya que traduce obras de Thomas Mann, Papini, Zweig o Alfred de Vigny. Desde 1924 hasta 1939 es el director de "La Novela Mensual" y de alguna otra colección de tipo comercial, destinadas a un mercado editorial de gran consumo. En tales casos, "Verdaguer no explicita su identidad o incluso la disfraza, como ocurre con asiduidad en el caso de « La Novela Mensual ». En cambio, cuando el autor traducido ha sido ya legitimado por las instituciones -academias, premios, colecciones o revistas con capacidad para la consagración- el escritor menorquín descubre su identidad para favorecer asimismo su propio ascenso, no sólo en el sistema literario nacional sino también en otros campos como el alemán."

En 1927 se propone el proyecto de la revista Mundo Ibérico. En junio aparece el primer número, pero no consigue tener éxito y en enero de 1928 se publica el último número, el 11, pues no ha logrado mantener la periodicidad quincenal inicial.

revista
Revista Mundo Ibérico (nº 11)

Mundo Ibérico (todos los númerosestán digitalizados y en Internet), quería recoger textos e imágenes (es una revista gráfica) vanguardistas de los territorios relacionados con la Iberia. Entre sus plumas más destacadas figurarían las de Benjamín Jarnés, Rafael Cansinos-Assens, Xavier Abril, Josep Mª López Picó, Cristóbal de Castro, José María Salaverría, Rafael Barradas, la del mismo Mario Verdaguer y la de Ramón Gómez de la Serna. Todos los textos están en castellano.

Ramón Gómez de la Serna contribuye con cinco escritos: «El billete de cien francos» (en el nº 1), «El derecho a los pequeños monsturos» (nº 2), «La vuelta de Miguel Viladrich» (en nº 6), «La colección de bigotes» (nº 8) y «Temas. Ensayo del corral» (en nº 11).

Mario Verdaguer publica: «Chopin y Jorge Sand en Valldemosa» (en el nº 1); «Elegía en memoria de las cabelleras femeninas» (nº 3); «Elogio de D. Francisco de Goya y Lucientes» (en nº 4); «El elogio de las rosas» (nº 5) y «Las bellas Tanagras» (en nº 8).

Desde Menorca envía textos L. Lafuente Vanrell: «De la isla de Menorca / La salsa mayonesa» (en nº 1); «De Menorca / Porchadas» (nº 4) y «Menorca / Sus monumentos megalíticos» (nº 8); todos acompañados de fotos.

M. Angel Colomar presenta en el nº 11 el poema titulado «Sóller»:

Sóller

I
Ondea la noche verde
estremecida de naranjos
verticales.y encendidos
como candelabros

II
La palmera : ibis de biombo
—¿ hacia dónde vuela ?
El valle, como un cáliz
—¿ quién lo alza ?
Y la luna
¿quién la exprime, como una naranja ?

III
...Como una naranja, ante mis ojos
el instante de oro giraba .

Mario Verdaguer, narrador varguardista

fabian | 03 Juny, 2013 20:09

En 1994 Epícteto Díaz publica el artículo Tres narradores de vanguardia: Antonio Espina, Benjamín Jarnés y Mario Verdaguer. Comienza con una advertencia: "La narrativa vanguardista española de los años 20 y 30 continúa siendo hoy poco conocida. La atención de los estudiosos, sin duda justificadamente. se ha centrado en la poesía de ese periodo, la del grupo o generación del 27 y. por el contrario, los narradores que publican en los mismos medios y con los que muchas veces comparten actitudes y concepciones estéticas se han visto relegados bajo diversos marbetes, y han sido descalificados reiteradamente con los mismos juicios: frialdad, deshumanización, frivolidad. alejamiento de lo real, etc, que, según creo, en algunos casos resultan poco justificados". El título del artículo cita los nombres de los narradores sobre los que trata, centrándome yo en Mario Verdaguer.

Indica Díaz la dificultad de acceder a las obras de Verdaguer y enumera las obras a las que ha accedido: "Un intelectual y su carcoma", reeditado en 1961; el estudio de Rafael Fuentes "La novela vanguardista de Mario Verdaguer" (1985) y la "Obra inédita" publicada por la revista "Bitzoc" en 1992. Termina esta pequeña enumeración con la indicación "Otras ediciones de sus obras resultan de muy difícil acceso". En el artículo, Díaz hace un análisis de la novela "Un intelectual y su carcoma". Ya al final, dice "Las novelas vanguardistas de Verdaguer están escritas entre 1927 y 1934 en el medio cultural barcelonés en el que se relaciona con Salvador Dalí y Sebastiá Gasch, y con representantes madrileños de la vanguardia como Gómez de la Serna o Jarnés."

Mario Verdaguer
Mario Verdaguer en un dibujo de Rafael Barradas (1927)

Marçal Font i Espí, escritor y librero de viejo en Llibreria Fènix, publica (no sé en qué año) el artículo Madrid-Barcelona, Sístole y Diástole de las Vanguardias Ramón Gómez de la Serna, Mario Verdaguer y Mundo Ibérico del que recojo el Resumen:

Resumen: En 1927 nacía y moría la revista Mundo Ibérico, asociada a la Editorial Lux de Joan Balagué y dirigida por Màrius Verdaguer, ambos asiduos a la tertulia literaria del “Ateneíllo” de L’Hospitalet. Con clara voluntad integradora, en la tertulia asistirían artistas y escritores vanguardistas de todas las latitudes, desde Italia a Uruguay, desde Cadaqués a Granada. En la revista publicarían renombradas plumas portuguesas, castellanas, peruanas y catalanas; entre ellas la de Ramón Gómez de la Serna. Una serie de cartas suyas remitidas a Màrius Verdaguer y algunos autógrafos de sus textos nos permiten ahora reconstruir parte de la vocación universalista de aquellos hombres.

Nos presenta este artículo unas pinceladas sobre la situación literaria de Barcelona en esos años de apogeo de la Renaixença y este grupo de escritores y artistas que en torno a Mario Verdaguer publican la revista "Mundo Ibérico", así como la tertulia "Ateneillo" que se reúne en la casa de Rafael Barradas del Hospitalet. Presenta también este artículo la correspondencia entre Ramón Gómez de la Serna y Verdaguer.

Bien, pues de la revista "Mundo Ibérico" trataré mañana.

«Anterior   1 2
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar