Alta mar

Contacto

El 'Llibre de faristol' de Pau Villalonga

fabian | 31 Juliol, 2012 09:49

No hay seguridad sobre dónde nació Pau Villalonga (? - 1609), pero sí que fue Maestro de Capilla en Santa María del Mar de Barcelona y de la Catedral de Mallorca, en ésta desde 1564. A partir de 1572, dirigió toda la actividad musical de la Catedral hasta 1604, aunque desde 1596 fue ayudado por Antoni Vicens.

En 1595 recibió la aprobación para crear una capilla fija de música con un grupo de ministrils, grupo que se compartió con la autoridad política del momento y que actualmente conocemos como "els Ministrils de la Sala".

Felipe Pedrell (1841 - 1922), pionero en el estudio de la música tradicional y folklórica de España presentó a comienzos del siglo XX un "Llibre de Faristol" (Libro de Atril) que fue encontrado en el campanario de la Catedral de Mallorca del Maestro Pau Villalonga. Contenía obras religiosas del Renacimiento en Mallorca, pero el libro no se encontraba en condiciones suficientes para poder ser leída la música que contenía pues la acidez de la tinta conjugada con la humedad salina había agujereado el papel y su lectura era imposible.

MATEU CUART. PALMA. Fue el padre de la polifonía en Balears, hace más de cuatro siglos. Hoy, el libro de atril con el que el mallorquín Pau Villalonga trabajó cuando era maestro de capilla en Santa Maria del Mar (Barcelona), y que trajo consigo en su regreso a la Seu, requerido por el obispo por su "habilidad demostrada", se presentará remozado en el Conservatori Superior, a las 20 horas, con un concierto dirigido por Francesc Crespí que cierra años de concienzuda restauración válidos para confirmar la procedencia mallorquina del autor.

Encabezados por el director del Museu de la Música en la Ciudad Condal, Romà Escalas, y apoyados por el Govern balear y la Societat Catalana de Musicologia, dependiente del Institut d´Estudis Catalans, los trabajos sobre el manuscrito han tratado de enmendar una historia de infortunios que comienza durante su estancia en los archivos de la Seu, cuando "por mor de la composición de las tintas y la salinidad del mar, el ácido se comía el papel, de modo que hacia los años 60 fue llevado a Madrid para su restauración, con tan mala suerte que el restaurador murió", apunta Escalas. Su hijo lo retornó luego a la Biblioteca Nacional, "y estuvo 17 años perdido, hasta que Baltasar Coll, archivero de la Seu, lo recuperó", y propuso al restaurador y a Crespí la transcripción, alertado por la importancia de un trabajo que "prueba la importancia de los compositores mallorquines en el Renacimiento".

partitura
Aspecto de las partituras del texto de Villalonga antes de una restauración que ha requerido el uso de técnicas informáticas

Con la ayuda de un programa informático que "sugería" las notas perdidas con base a las formas compositivas de la época, y otro "programa cerebral" basado en el conocimiento de los contrapuntos del Renacimiento, se han logrado recuperar el 70 por ciento de las músicas que no se podían leer. "La polifonía es un reloj: hay una única solución, pero no siempre es fácil encontrarla", apunta Escalas.

El llibre de faristol de Pau Villalonga incluye una presentación crítica, la contextualización histórica del manuscrito y una biografía del autor, así como la transcripción comentada de texto y notas de las 90 músicas independientes que conforman el libro, de las cuales en siete se ha confirmado la autoría del mallorquín.

Mateu Cuart: Un concierto descubrirá en el Conservatori el remozado libro de atril de Pau Villalonga (DM, 29/10/2009)

"Poema harmónico" es el título de la obra para guitarra barroca de Francisco Guerau, y es el nombre que han tomado algunos grupos de música antigua. En su versión catalana, "Poema Harmònic" es el nombre de un grupo vocal de 14 voces, dirigido por Joan Company que en este marzo pasado, día 31, presentó en la Catedral la Misa a cuatro voces del libro de Villalonga (ver: Lara Villar: La Seu recupera música jamás interpretada de Villalonga, para la XIII Semana Religiosa DM, 30/03/2012).


IB3: ‘El llibre del faristol’ de Pau Villalonga representat a La Seu

¿Ha quedado algún vídeo o grabación corta que pueda utilizarse en Internet? Si esperáis un poco quizás podáis verlo.

 (Segueix)

Las zarzuelas de Antonio Literes

fabian | 30 Juliol, 2012 09:46

El nombre varía algo: Antoni Lliteres Carrió o Antonio Literes. Nació en Artà (Mallorca) en 1673 y a los doce años va a Madrid donde ingresa en el Colegio de Niños Cantorcicos; estudia violín llegando a ser reconocido como instrumentista y compositor. Realiza composiciones religiosas como Villancicos para la fiesta del Corpus o Lamentaciones para la Semana Santa. En 1734 se incendia el archivo musical del Palacio Real y Lliteres es uno de los encargados en su recomposición.


Ensemble Le Tendre Amour: "Los elementos" de A. Lliteres

Desde 1697 participa en el teatro lírico de la Corte. En 1699 estrena "Júpiter y Joo"; al año siguiente en el Coliseo del Buen Retiro "Júpiter y Danae". Durante una década ejerce como Maestro de la Capilla Real al tiempo que va estrenando zarzuelas como "Todo lo vence el amor" en 1707 o "Acis y Galatea" en 1708. Recibe varios encargos, ya desde Lisboa, por el cabildo de su catedral; otros por algunos aristócratas, como unas cantatas por la Duquesa de Osuna. Muere en Madrid en 1747.


Soledad Cardoso: "Ven, dulcísimo bien" de la zarzuela "Júpiter y Semele" de A. Lliteres

Hay información sobre él en la Wikipedia; en Youtube hay unos treinta vídeos, aunque mezclados con algún otro compositor de la época. Antoni Pizà publicó en el año 2002 el libro "Antoni Lliteres. Introducció a la seva obra"; hay varias producciones discográficas realizadas por Al Ayre Español con algunas de sus zarzuelas; también creo que hay alguna mallorquina como Jupiter y Danae producido por Blau Producciones en 1999.

En Artà se realiza el Festival de Música Classica 'Antoni Lliteres' que actualmente va por la vigésimo cuarta edición.

Lliteres incorpora a la tradición hispánica elementos del estilo francés, como los oboes, y del estilo italiano, como la conjunción del recitativo y aria da capo. Además de su producción de música religiosa, compuso Lliteres ocho zarzuelas, tres comedias con música y dos óperas.

 (Segueix)

El Poema Harmónico de Francisco Guerau (Barroco)

fabian | 29 Juliol, 2012 15:28

Guerau, que no Garau. La nota biográfica de Francisco Guerau en la Wikipedia es muy sucinta: "Francisco (o Francesc) Guerau (1649 - 1717/1722), compositor nacido en Artà (Mallorca). Trabajó en la Capilla Real de Madrid bajo el reinado de Carlos II. Autor del famoso Poema harmónico (1694)". Y en la Bibliografía indica un libro de Antoni Pizà: "Francesc Guerau i el seu temps" del año 2000.

Si en el buscador de YouTube se escribe "Francisco Guerau" da lugar a 61 vídeos, aunque en muchos aparecen distintos compositores como Gaspar Sanz, Santiago de Murcia y otros. Es la música del Siglo de Oro español (1600 - 1700), la música del tiempo de Velàzquez.


1.- Rujero (Gaspar Sanz, 1640-1710) 2.- Paradetas (Gaspar Sanz) 3.- Folias (Anonymous) 4.- Pabana (Francisco Guerau, 1649-1717/22) 5.- Vacas (Anonymous) The Extempore String Ensemble

En los vídeos de Youtube se encuentran piezas de guitarra: canarios, marionas, jácaras, pasacalles, pavana, villanos, mariazapalos, piezas del "Poema harmónico compuesto de varias cifras por el temple de la guitarra española", (Madrid, 1694).

On line encuentro el pdf Francisco Guerau y el estilo español de Thomas Schmitt, publicado en 1995 en "Cuadernos de Arte" de Granada.Indica que hay dos estilos para guitarra barroca muy conocidos que son el francés y el italiano y se pregunta si hay un estilo español. Comenta que hay muy pocas obras españolas para la guitarra barroca, aunque las pocas que hay son muy buenas.

Es un repertorio, el del Poema Harmónico, que nos extraña en cierto modo. Sorprende que todavía, a finales del siglo XVII, un autor componga obras tan polifónicas y casi en contra de la moda como las de Guerau. Sus Pasacalles, p. ej., ya extraños por su larga duración, se muestran como música muy contemplativa, casi como si se hubiera conservado el espíritu del Siglo de Oro. Las suites de los italianos, en cambio, no tienen nada en común con la música de Guerau; basta compararla con una publicación casi del mismo año, de Roncalli: ésta sí que es música en la cima de su tiempo.

Del mismo modo que cambió radicalmente la situación política con el paso de la dinastía de los Habsburgos a la de los Borbones, igualmente se transformó el estilo musical, desde una música más "española", como la que encontramos en la obra de Guerau, hasta los estilos de moda en la obra de Murcia y sus contemporáneos, los estilos italiano y francés. Lo que no significa, por supuesto, que desapareciera completamente el primero. Aunque es bastante superficial y peligroso catalogar las composiciones, y hablar para Francisco Guerau de un estilo "español", y, por ejemplo, para Santiago de Murcia de estilo "contemporáneo" (quiero decir "francés" e "italiano"), sin embargo, uso esta terminología para así tener una denominación de su tipo de música. Más adelante definiremos las características del "estilo español". Ya por estos hechos parece Guerau un compositor extraordinario, cuya obra merece ser estudiada en un futuro más detalladamente.

[...]

La razón por la que Guerau sólo escribió música para guitarra no la podemos decir hoy. ¿A qué público se dirigió Guerau con estas obras? Lo que es evidente es el hecho de que se trata de una música difícil de comprender y de ejecutar; es música para el especialista y conocedor, que exige todo lo posible del instrumento. Pero, ¿quién podía tocar unas composiciones de nivel tan alto? No lo sabemos, pero quizás esa haya sido la única posibilidad en un ambiente relativamente restrictivo para expresarse como músico y como artista, para mostrar su habilidad compositiva. En este aspecto es casi una figura romántica, como la persona ficticia del maestro de capilla Kreisler.

Bien, no es objetivo de estas entradas que tratan sobre el Barroco (1600 - 1750) y Mallorca profundizar en temas musicales, sino tan sólo conocer un poco sus músicos y grupos a los que dio lugar.

Poema Harmonico, facsímil en pdf

 (Segueix)

De los Tamborers de la Sala (Palma de Mallorca)

fabian | 28 Juliol, 2012 10:39

Si a alguna persona curiosa se le ocurre buscar alguna información en Internet sobre esos tamboreros que en las procesiones, ya de Semana Santa o del Corpus, o en celebraciones como la de l'estendart del 31 de diciembre, inician un largo cortejo que suele finalizar con la presencia de las autoridades, se encontrará con el magnífico artículo de Bartomeu Bestard Los tambores de la Sala que en el 2009 publicó en el Diario de Mallorca y del que esta bitácora se hizo eco. Y yo creo que es lo único que, sin recurrir a libros en las bibliotecas, hay sobre el tema al alcance de los ciudadanos.

tamborers

Si un curioso, en vez de utilizar un buscador como el Google, acude directamente a la web del Ayuntamiento de Palma suponiendo que sería la web idónea donde podrá hallar información, pues temo que su suposición sea falsa.

Por esto creo que es positivo recoger informaciones que haya en libros y actualizar o dar vida a esos textos encerrados en páginas de papel, sumándolos a los anteriormente existentes en la Red.

Es Xavier Carbonell quien en el Tomo 19 de "Historia de las Islas Baleares" editado por El Mundo / El Día de Baleares en el año 2006, dedicado a "Arte, cultura y sociedad" en las épocas Moderna y Contemporánea, escribe el artículo "Tres instituciones musicales: Blauets de Lluc, Ministrils de la Sala y Tamborers", del que recojo los párrafos dedicados a los Tamborers actualmente del Ayuntamiento de Palma.

El artículo comienza "En los siglos XVI y XVII", ya que la temática del libro se refiere a la Edad Moderna; pero en el caso de los Tamborers, estos límites temporales se diluyen y su historia llega hasta el presente.

El conjunto de membranófonos de los Tamborers de la Sala nació imprecisamente en el curso del siglo XVI -en varias fechas como 1529,1551 y 1589 se documenta en Palma la existencia de un conjunto municipal de dos tambores-. Una reorganización de 1601 prefigura el conjunto que de alguna manera ha perdurado hasta la actualidad -agrupación en la que, en esta fecha, ya figura el cargo de tamborer major, función que con los años será acompañada por la figura de tamborer mestre-. Acompañar los jurados, publicar pregones, "fer taulas", participar en las desfiladas y actos de la Fiesta de la Conquista en el día 31 de diciembre, integrarse en procesiones y cortejos festivos de carácter excepcional -por ejemplo en la beatificación de Alonso Rodríguez en el 6 de mayo de 1627-. No fue extraña la unión de los Tamborers con otros instrumentos y otras agrupaciones musicales, suma destinada a magnificar la relevancia de la celebración donde participaban -"los manestrils, las trompetas, trompes llargues y tots los atambors i les trompetes acompanyaven el gobernador dins el palau" o "Y delante de la sala de Juraría se pusieron tambores, trompetas, xirimias y trompas largas, que tocaban cuando llegaban los jurados" (20 de mayo de 1619)-. Es en el siglo XVII cuando se estableció la costumbre de que los Tamborers puedan entrar en la Seo percutiendo sus instrumentos, desfilando sonoramente por las naves del templo hasta la puerta del coro. En el 22 de noviembre de 1759 se aprobó el "Nuevo Arancel de los salarios y gastos de la Ciudad." documento donde se estipuló el número de ocho componentes, el salario y remuneraciones para cada uno de los miembros del conjunto de tambores y las obligaciones de la agrupación, que siguen unas pautas similares a las practicadas en el siglo anterior y a las que pronto se añadirán intervenciones explícitas de actuar como algutzirs y saigs en actos de tortura. vergüenza y ajusticiamientos públicos (Llibre d'Actes de 1769, f. 260). El número de componentes ha sido oscilante, de los dos músicos de los orígenes a un número probablemente superior a cuatro en el siglo XVII, ocho en 1759 y 1769, cinco en 1849. siete en 1900, nueve en 1968. etc. A fines del siglo XIX los tamborers realizaban algunas comitivas y actuaciones con un fuerte sabor entre localista y tradicional -según el folklorista J. Massot "el dissabte anterior al diumenge en què es publica (la Santa Croada) surten després dels oficis, de la Catedral Basílica, formant una processó molt singular i típica: la banda de tamborers, amb el Pregoner municipal, que no fa servir cap vestit especial sinó una gorra amb les inicials PM. (pregonero municipal) i toca una corneta, i darrera ell dos homes enarborant sengles históríques banderes antiquíssimes... aquesta singular processó que recorre el barri de l'Almudaina es repeteix d'una altra manera (la clerecía de la Seu) el dia següent, diumenge, abans de començar els oficis divins a l'interior de la grandiosa basílica, mentre la banda de tamborers i el pregoner, posats al costat de la porta principal i a l'interior, toquen: els tamborers un redoblament prolongat, i el pregoner la seva corneta"-. Massot y también A. Noguera constataron, hace más o menos unos cien años, que uno de los perfiles más característicos del conjunto de percusionistas ciudadano eran sus particulares toques o diseños rítmicos -"muy raros y difíciles de retener" (Noguera); "els tamborers de la Sala han d'haver estudiat set anys devall terra" (Massot)-, discursos y diseños que los avatares de la agitada historia del último siglo han hecho desaparecer y olvidar.

Xavier Carbonell en "Tres instituciones musicales: Blauets de Lluc, Ministrils de la Sala y Tamborers".

cuadro

La agilidad que ofrece Internet en la publicación de textos y documentos, y en su localización, no es comparable a la que ofrece el mundo del papel; no obstante, éste, el mundo del papel, es actualmente insustituíble al ser el material físico el que puede archivarse y guardarse para la posterioridad, lo que es muy dudoso en el mundo digital. Conveniente sería la combinación de ambos mundos: el digital para la divulgación y la consulta y el impreso para el archivo y la investigación histórica.

 (Segueix)

Barroco musical en Mallorca: los blauets de Lluc

fabian | 27 Juliol, 2012 10:06

Instituciones musicales de tiempos del Barroco (aproximadamente entre 1600 y 1750) pueden ser (no lo digo con plena seguridad) els ministrils, els tamborers de la Sala y els Blauets de Lluc, aunque ésta última es más antigua, probablemente desde mediados del siglo XV como Schola puerorum.

Aunque hay infinidad de libros sobre los más variados temas de las islas, no es fácil en un momento determinado encontrar información y la que se da en Internet (Escolanía de Lluc; Santuari de Lluc: Blauets) no es excesivamente explícita, aunque tampoco es mínima.

Siendo los Blauets de Lluc una formación muy apreciada en Mallorca, tampoco es difícil encontrar algún vídeo realizado por algún asistente, lo cual no es fácil con los temas musicales y compositores de la isla.

No hace muchos años, en la celebración de los 25 años del periódico El Mundo, El Día de Baleares, publicó una veintena de tomos sobre temas de las islas. En ellos hay también información sobre la Historia de la Música y de las artes en general. Afortunadamente los adquirí en su momento. En el tomo 19, Xavier Carbonell publica "Tres instituciones musicales: Blauets de Lluc, Ministrils de la Sala y Tamborers". De esas páginas recojo la parte dedicada a los Blauets de Lluc.

En los siglos XVI y XVII se crearon y consolidaron en Mallorca cuatro instituciones musicales, dos claramente eclesiales - Blauets y la Capella de la Seu-, la tercera de función ambivalente religiosa y profana - el Joc de Ministrils - y la cuarta - els Tamborers de la Sala - claramente civil y municipal. Las cuatro formaciones musicales con altos y bajos en su desarrollo histórico tuvieron o aún tienen una especial importancia cultural y/o simbólica - signos de autoidentificación colectiva -, con un despliegue evolutivo en el tiempo extraordinario por multisecular.

Los niños cantores del santuario de Lluc, los Blauets, son en la actualidad una institución viva, nacida en unos lejanos orígenes que arrancan de la bula fundacional de Clemente VII, destinada al colegio de presbíteros de la Colegiata y fechada en el día 25 de septiembre de 1531. A semejanza de la escolanía de Montserrat, los Blauets se estructuraron en un conjunto de seis niños. Anteriormente a esta fecha fundacional mencionada, en el primitivo santuario mallorquín, como priorato o canónica se desarrolla más o menos organizadamente, desde 1456, una Scholae puerorum donde se formaron algunos futuros canónigos - Pere Garí, Pere Blai y Rafel Bover (mencionado en el 1473 como in ecclesia beate Marie de Luch beneficiatus)-, presencia infantil confirmada posteriormente en el 1515 - año en que se documentan los minyons que "están" en el santuario: Antoni Gual, Gabriel Mora, Gaspar Martí, Damià Carbó, Gabriel Carbó, etc.-. No hay mención explícita de la escolanía hasta la fecha de 1539, año en que se constata una distribución monetaria destinada a los escolanes y a la realización de misas cantadas a nostra Dona. La misión de los seis minyons fue cantar en la misa matinal, participar en las celebraciones de las Horas canónicas, entonar los Goigs de la Mare de Déu y cantar en las llamadas misas dels goigs, así como también la Salve y el Tedeum. El canto de la Salve remonta como mínimo a la fecha de 1572, cuando un marinero en peregrinación al Santuario hizo la donación de diez reales, de los que se distribuyen 4 sous para el canto de una Salve y unos rezos. El canto del Tedeum se documenta por primera vez en el 1617. La escolanía de Lluc incorporó pronto los repertorios polifónicos difundidos por la Contrarreforma, así ya en el 1604 se emplearon en el santuario obras de Palestrina y Morales. Como institución musical, los Blauets se convirtieron en un centro de referencia para la educación musical de las islas y del conjunto de niños cantores emergieron numerosos organistas, músicos instrumentistas -en los siglos XVII y XVIII los minyons fueron educados en la práctica del clavicémbalo, xeremia, oboe, bajón, cornetto y clarines, guitarra, arpa, violín y bajos con arco, etc.- y compositores, determinantes en la cultura musical, especialmente mallorquína, de su tiempo. Rafel Busquets constató en 1684 {Llibre de la Invenció y Miracles, Pere Frau impresor) un aumento en el número de voces, ampliación que enriqueció en recursos las posibilidades musicales del conjunto: "està sempre el cor més abultat de veus, y per los dies solemnes té capella formada de cant de orga y los mateixos Miñons canten ab molte armonia de veus, y instruments los goys de Nostre Señora Santísima, y altres cantichs per consolació, y recreo espiritual dels devots peregrins qui los demanan". El prestigio y popularidad de la agrupación vocal-instrumental de Lluc generó una demanda, así su presencia fue frecuentemente solicitada para cantar la Sibila en las celebraciones de la Navidad (Sóller, Campanet, Búger, Santa Margalida, etc.), Misereres en Semana Santa (Sineu) y la octava del Corpus en Palma y también para dar solemnidad en ciertas celebraciones excepcionales palmesanas como la festa de les Tereses de 1670 o los funerales reales de Felipe II y Felipe IV.

En relación a esta época del Barroco, Xavier Carbonell indica varios compositores de la isla como Pau Villalonga, Francesc Guirau o Antoni Lliteres Carrió. También está todo el tema de los órganos. Pero sería conveniente algún archivo musical, algún vídeo, aparte de alguna imagen. Y todo esto me parece muy difícil de encontrar en Internet, donde las webs mallorquinas son más anuncios que información.

 (Segueix)

De instrumentos musicales del Barroco y Mallorca

fabian | 26 Juliol, 2012 15:20

Conviene advertir primero que estos apuntes son sobre algunas informaciones que encuentro en la Red, pero que no soy conocedor del tema musical; son como apuntes de un escolar primerizo en este tema musical.

En gran parte del siglo XIX se desconocía casi toda la música del Barroco; fue a partir del siglo XIX cuando se empezó a investigar este largo período que se data entre 1600 y 1750 aproximadamente. Incluso a mitad del siglo XX, los libros de Historia de la Música trataban en la primera página algo sobre Vivaldi y Bach, siendo estos músicos los últimos del período barroco y la Historia de la Música comenzaba con el Clasicismo de Haydin y Mozart.

Un hijo de Juan Sebastián Bach fue uno de los propulsores de un nuevo instrumento al que se le llamó "piano-forte" porque podía mediante un sistema mecánico golpear una cuerda con mayor o menor intensidad produciendo el mismo sonido con un volumen bajo (piano) o fuerte. Pero el piano es un instrumento clásico, inexistente en la época del Barroco.

Fue a comienzos del siglo XX cuando una mujer halló en los almacenes de una gran mansión antigua un instrumento de apariencia de piano, pero que era muy diferente. Esta mujer, Wanda Landowska (1879 - 1959) se dio cuenta de que en ese extraño instrumento las cuerdas no eran golpeadas por pequeños martillos, sino que la cuerda metálica era alzada levemente por un pequeño objeto (normalmente una pluma de ave) llamado plectro, punzándola. El sonido producido era metálico y mediante el sistema de teclas que utilizaba, no podía variarse su volumen. Wanda, profesora de música en el Conservatorio de Viena, dio a conocer ese instrumento olvidado durante más de un siglo, llamado clave o clavicémbalo o clavecín.

Poco tiempo después, antes de la Primera Guerra Europea, se halló en un antiguo taller de un luthier unas extrañas flautas que se popularizaron pues Carl Orff las instrodujo en su método musical de aprendizaje y, al fabricarse industrialmente en bakelita y otros polímeros, resultaban muy económicas. Eran la flautas de pico o dulces. Frans Bruggen hacía llegar al mundo conciertos barrocos con este instrumento.

Y así fueron descubriéndose distintos instrumentos, como la violas da gamba que utiliza Jordi Savall, laúdes de numerosas cuerdas y otros, muchos de ellos en familias instrumentales.


Diez clavecines (Harpsichordists) en el Cembalo Festival de Tokio

Muchas partituras de esta época no indicaban el instrumento con que debían ser tocadas. No se componía para un instrumento determinado, salvo en algún caso, como el órgano (y había varios tipos); una partitura podía ser tocada por distintos instrumentos cuya tesitura lo admitiera. El llamado "bajo continuo" que acompañaba las melodías en sonatas y conciertos también aceptaba distintas formas instrumentales. Los "Maestros de Capilla" podían elegir o utilizar los músicos de que disponían para hacer sonar esas composiciones.

¿Y en Mallorca?, es la pregunta que me hago en esta serie. Aquí hay caserones barrocos y había una nobleza terrateniente. Debían celebrar sus fiestas y danzar en esos grandes salones.

Ha sido en estas últimas décadas cuando se ha investigado en antiguos archivos, seleccionando los apuntes notariales relacionados con compra - venta de instrumentos, testamentos, existencia de partituras, noticias relacionadas con músicos, etc.

Aunque son varios los investigadores que, normalmente, dejan su obra en soporte libro, recojo hoy cuatro artículos que se hallan en el Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana de los años 1995, 1997, 1998, 1999 y 2000. Me refiero a Joan Parets i Serra (ver: publicaciones). En esos cinco artículos publicados en el BSAL (3 artículos y 2 artículos) de los que cuatro llevan el título de "Notes per a la història de la música a Mallorca" y el quinto "Documents per a la història de la música a Mallorca", encuentro algunos datos sbre instrumentos barrocos en la isla.

Así, por ejemplo, en 1490, un clérigo llamado Joan Fageda vende un clavicordio a un mercader siciliano. El clavicordio era un instrumento análogo al clavecín, con teclado y cuerdas metálicas pinzadas. (artículo de 1995).


Tiorba

La presencia de laúdes es usual ya en el siglo XV, que debían ser laúdes renacentistas de seis cuerdas dobles, diferentes a los barrocos que presentan más cuerdas, no siempre dobles. Así, de 1462 hay la siguiente noticia:

1462, 20 maig
Joan Dasi mestrc d'arpa i tamborino, Cristófol Torner i Pere Boga o Vega (¿?) sonadors de llaüt i rebeu d'una part i de l'altre Pere Arbon mestre d'arpa i Miquel Oliver sonador de llaüt fan societat durant 2 anys sobre l'art de sonar dits instruments.

Diccionari Calalà-Valencià-Balcar: Rebeu: Ant. Rabequet. Mena de violí de tres cordes, castellà Rabel. Felip PEDRELL: Diccionario Técnico de ta Música: Rabat. Raiz oriental de uno de los instrumentos que ha tenido mas nombres en lo antíguo, a saber: en catalàn: Rabena, rabeu, robeu, rebeu, rabequet. ARM M-411 f. 136.

BSAL, 1997

Ya en el texto de los artículos o en las Notas a pie de página hay noticias curiosas, como la siguiente, en plena época del Barroco, 1734, un pago por el transporte de un "baxo" traído de Barcelona. Supongo que es una flauta dulce baja, pues el Diccionario de Alcover lo define así: "Baixo Instrument musical, consistent en un canó de fusta de devers quatre pams de llarc, amb vuit forats, dues claus i amb embocadura en fornia de pipa que s'emprava per acompanyar el cant plà. A esa embocadura en forma de pipa se la llamaba "tudell".

José Rullán en su "Historia de Sóller" dice: "Los instrumentos de cuerda eran ya conocidos en nuestro pueblo en 1633, pues el Consejo dio en aquel año 5 libras al maestro de música Antonio Morell, para que adquiriese, un baxo. Aunque la guitarra sea muy antigua, no hallamos noticia de su uso hasta 1749.

Me ha llamado la atención esta noticia pues indica que no tiene noticias de la guitarra hasta 1749, que ya es el final del Barroco. Yo dudaba de que la guitarra, 6 cuerdas, con mástil y trastes fuera un instrumento derivado de la viola da gamba, la cual sí es barroca, con seis cuerdas, trastes, aunque de cuerda frotada. Por ello me ha sorprendido que ya hacia 1590 haya noticias de guitarras y guitarreros. Seguramente estoy equivocado en cuanto a este instrumento y probablemente hubiera una guitarra renacentista.

En 1723, "8 agost "...el dissabte de la festa, a l'església de Santa Anna, hi hagué música amb diferents instruments: espineta, guitarra i violí i després vingueren les xirimies sonant amb gran contento del poble, fent la revetla per la vila".
Diccionari Català-Valencià-Balear: Espinola Instrument de mùsica semblant a un monocordi, que se usava en els segles XVI-XVIII.

Bueno, los artículos de Joan Parets i Serra son muy interesantes y producto de una gran labor investigadora.

 (Segueix)

Música barroca en Mallorca: los ministriles

fabian | 25 Juliol, 2012 17:54

En el año 2001, el Consell de Mallorca instauró o recuperó un grupo de música instrumental antigua llamado Joch de ministrils. Utilizan instrumentos de viento y percusión antiguos; entre los instrumentos de viento los hay de metal y de madera: sacabuches, trompetas, tubas, bombardas, tarotas (no lo sé muy bien). Es una agrupación no muy numerosa que antiguamente actuaban en la Catedral y corte, posiblemente en el caso de Mallorca, en las instituciones del antiguo Reino.

No he encontrado apenas información sobre esta agrupación, hay algunos vídeos realizados en algún acto por alguna persona del público. Es una lástima que no hayan utilizado la web para informar sobre la historia de esta formación, los instrumentos que utilizan y las obras que tocan. De cualquier manera, tal como leo en músicaIB, existían en los siglos del Barroco y así me suenan algunas de las obras que tocan.

Supongo alguna agrupación como ésta se encargaba de la música en los salones barrocos de la nobleza mallorquina.

Y ya no tengo más que esta pobre información, pese a que hoy día hay alguna investigación sobre la historia de la música en Mallorca, aunque yo no sepa encontrarla en Internet. En fin, algún día incluso el Consell de Mallorca utilizará Internet para poner algo más que anuncios.

 (Segueix)

'Los muertos mandan' de Blasco Ibáñez (en pdf) y crítica de MS Oliver

fabian | 24 Juliol, 2012 14:22

Si la novela de Vicente Blasco Ibáñez titulada "Los muertos mandan" no está entre las más afamadas del autor, no deja de ser una notable novela.

La obra, ambientada y con motivos de Mallorca e Ibiza, ha sido editada en bastantes ocasiones desde su primera publicación en 1908 por F. Sempere y Compañía. Ha tenido ediciones en 1910, 1916 (Ed. Prometeo), 1918 (Col. Contemporáneos), 1919, 1924, 1934 (Ed. Harper & brothers), 1944 (Ed. Prometeo), 1948 (Editorial Planeta), 1979 (vol. 31 de las Obras Completas, Plaza & Janés), 2003 (Ed. Thule), 2007 (Echo Library), 2009 (Ed. CreateSpace), 2010 (Kessinger Publishing) y 2011 (Atlasbooks Dist Serv). No es, pues, una novela que haya pasado desapercibida.

libro
En Scribd: Los Muertos Mandan (en pdf)

A quien tampoco pasó desapercibida esta obra fue a Miguel de los Santos Oliver, quien en el periódico La Vanguardia, el sábado 13 de febrero de 1909, publicó el siguiente artículo:

Las horas y los días

Los muertos mandan ...

¿Es verdad que muertos mandan, como pretende demostrar el señor Blasco Ibáñez en su última novela? Y mandan, ¿hasta qué punto? ¿Dentro de qué límite? La sociología, como todas las disciplinas improvisadas, como todas las pseudo-ciencias en función, propende á tomar por doctrina lo que muchas veces no es más que una metáfora ingenua. Así, por ejemplo, la teoría del «organismo social» ó el estudio anatómico de la nación y el Estado, á los cuales se llegó aplicar, literalmente, el mismo juego de sistemas — óseo, muscular, circulatorio — que presenta el cuerpo humano. Al fin nos hemos convencido de que todo ese aparato doctrinal more germánico, erizado de esquemas, claves, números, letras, divisiones y subdivisiones, no es más que un tropo amplificado y diluido desde el punto de vista de la oposición á cátedras.

La sociología flotará por mucho tiempo en un limbo de vaguedad é imprevisión que no le permite tomar aspectos de ciencia rigurosa ni de franca literatura. Sus temas seducen por igual al filósofo y al literato y permiten que éste pueda abordar los más variados y contradictorios temas, en nombre de otras tantas conquistas ó modalidades intelectuales de nuestro tiempo. El mismo autor puede, sucesivamente, escribir una novela sobre el imperio de la ley de herencia y un drama sobre el imperio de la evolución, que viene á ser todo lo contrario. Spencer y Nietzsche describirán á los vivos como esclavos de los muertos, llevando á cuestas el cadáver de la tradición, sin resolverse á enterrarlo de una vez; mientras Schopenhauer, ó Tolstoi en La Sonata á Kreutzer, considerarán á los vivos como juguete de lo porvenir, como meros instrumentos de la perpetuidad de la especie, como victimas de un engaño ó tranquilla de las generaciones futuras que llaman para salir del no ser.

Si es verdad que los vivos estamos sometidos á mandatos ajenos, extrínsecos á nuestra propia existencia, esos mandatos son de muy diversa índole. No sólo los muertos mandan. En el mundo, mandan muchas cosas, ó, por mejor decir, nos parece que mandan. Según tales hipótesis gravitamos hacia lo pasado; según tales otras hacia lo venidero. Aristóteles y el malicioso Arcipreste de Hita vieron de distinta suerte el eje de la vida humana:

El mundo por dos cosas trabaja: la primera
por aver mantenencia; la otra cosa era
por aver juntamiento con fembra plasentera
.

El hambre y el amor sexual; he aquí los dos grandes motores de la sociedad, de la historia, y aún de la biología en su sentido más amplio. ¿Qué aquello son astucias, «intenciones primeras» para otras intenciones finales? No le hace. Lo que llevo dicho tiende tan sólo á recordar al lector los grados de credulidad que debe poner en muchos tópicos de la sociología de kiosco, aprovechados por la literatura que aspira á hacerse mundial, glosándolos en forma novelesca ó dramática. Para desentrañar cómo mandan loa muertos sobre los vivos, el señor Blasco Ibáñez pensó en nuestras islas del mar baleárico. Los insulares tenemos la cualidad de ser terriblemente regresivos, terriblemente atávicos. No podríamos escribir en El Pueblo, de Valencia. En esas islas perduran las más extravagantes preocupaciones. Mallorca ofrece todavía un caso de supervivencia medieval con su prevención contra los cristianos nuevos, descendientes de antiguos judíos conversos. En Mallorca el prejuicio aristocrático y la separación de clases llega á lo inverosímil. ¿Por qué? Porque los muertos mandan sobre los vivos. En otra isla hermana, Ibiza, perdura la costumbre del cortejo. Diez, quince, veinte meses, asisten, una ó dos noches por semana, á la casa de las muchachas casaderas, hablando con ellas por turno. De ese cortejo promiscuo nacen frecuentes pendencias, resueltas por un tiro ó una cuchillada y unos años de presidio, que no desdoran en el concepto popular. ¿Por qué? Porque en Ibiza los muertos mandan también sobre los vivos.

El señor Blasco Ibáñez pensó en aprovechar todo eso como elemento artístico; y al dominio del arte puede pertenecer, en efecto. Compuso un argumento tenue, pero no mal conducido, para poner frente á frente el prejuicio nobiliario y el prejuicio antisemita en Mallorca. Jaime Febrer, último vastago de una noble familia arruinada intenta casarse con una heredera de «la calle». Alrededor de este embrión describe el medio social y el medio histórico, los viejos caserones, los autos de fe, el esplendor de la mercadería, las conversiones en masa, los bajos fermentos del odio popular... Febrer no se casa, por último, porque los muertos mandan. Y vale más que sea así, en el supuesto de la novela porque Febrer iba á cometer una villanía mayor que el desprecio injusto y que la ojeriza incivil contra una porción harto valiosa de aquellos habitantes: iba á casarse sin amor, en frío, por recurso. Tal como ha planteado las cosas el autor, no existe conflicto ni choque de pasiones elevadas en esta primera parte; como existe en la segunda, en la ibicenca, y en el amor efectivo por la payesa Margarita, y en el contagio de las costumbre» locales que, poco á poco, hacen de Febrer un mozo como los demás, sujeto á todos los impulsos de aquel linaje de cavallería rusticana.

Pero me iba olvidando de que esto no es una crítica literaria, sino una conversación superficial sobre la tesis del libro y sobre los aspectos sociales y geográficos que evoca. Para componerlo el señor Blasco Ibáñez fue á «documentarse» en la ya expresadas perla y perlilla del Mediterráneo. Sin que el popular escritor deba ver en ello la menor molestia, me permitiré indicar que el arte documentado es, casi siempre, un arte híbrido, falso. De observación vive, indudablemente, el talento novelesco ó teatral, y trabaja sobre las realidades objetivas. Pero siempre me han producido cierta escama la preparación aparatosa y el viaje lápiz en ristre. Comprendo que Merimée produzca una Carmen, ó una Colomba y un Mateo Falcone, como consecuencia impensada, como fruto que se cae de maduro después de larga residencia en Andalucía ó en Córcega. No me lo sé representar en excursión de estudio de personajes y pasiones, como si se tratara de herborizar o recoger coleópteros. No creo que las obras perennes ó de más larga vida sean trabajo de anotación; ni concibo á Cervantes apuntando menudencias en las ventas y mesones de que nos legó tan indeleble pintura.

Los tiempos son otros; la moda literaria quiérelo así actualmente y el señor Blasco Ibáñez pasó en Mallorca seis ó siete dias para documentarse, y algunos más en Ibiza con el mismo objeto. Tenía un asunto concebido a priori, sobre motivos de sociología contemporánea, y le buscó ambiente histórico y fondo descriptivo en aquellas islas. El injerto ó soldadura es harto perceptible y se diría que el señor Blasco Ibáñez no atinó en descubrir la verdadera causa, el principio generador de las costumbres que examina. No es que los muertos manden más en Mallorca que en otros lados. De mandar los muertos será en todas partes. Si sólo ejercen su influencia ancestral en las islas, la causa específica será el aislamiento, no los difuntos. El aislamiento es, efectivamente, una interrupción que separa y condiciona de un modo especial la índole de las sociedades sujetas á su influjo. El espíritu isleño se distingue siempre del espíritu continental, ya se trate de Mallorca ya se trate de la Gran Bretaña. Toda isla tiene su cant, su especial gazmoñería, aun en medio de esplendores de cultura por otra parte asombrosos.

Así también, no todos los episodios que el autor de Los muertos mandan trae á colación son congruentes con su propósito. ¿Qué pudieron hacer en 1837 los pobres campesinos de Valldemosa contra Jorge Sand y Chopin, que no haya repetido Nueva York, hace dos ó tres años, contra Máximo Gorki, el novelista ruso, acompañado de una famosa actriz por la cual había abandonado á su mujer? Así los muertos mandan igualmente en el continente americano — tierra de porvenir — que en una isla española — peñón histórico y de recuerdo.— Si gobiernan los muertos en Ibiza poniendo la pistola en la faja de todos los jóvenes é inspirándoles las arrogancias de sus tirets ó vendette, dirigen también las huestes blasquistas de Valencia que corren la pólvora en nombre del europeísmo radical.

Mallorca sufre, es cierto, la prolongación de un gran infortunio social. Judíos y conversos hubo en todas las poblaciones de la península y, en ellas, la sociedad ha llegado á una completa fusión. Todo se ha absorbido, mezclado, compenetrado. En la isla ha sido mucho más lenta la cicatrización. Aunque no con la rapidez que desean los espíritus generosos, muchísimo se ha conseguido en los últimos cuarenta años. Pero más debe esperarse del tacto discreto y de la abnegación personal que de todos los alegatos doctrinales por elocuentes que sean, sin excluirlos, no obstante, cuando la realidad, la necesidad ó el caso concreto los impongan.

Miguel, S. Oliver: La Vanguardia, 13/02/1909

Este artículo fue seleccionado por su autor para que formara parte del primero de los seis tomos de artículos publicados a los que puso el título de Hojas del sábado, primer tomo con artículos sobre Mallorca.

He subido a Scribd "Los Muertos Mandan" en pdf.

La fotografía de este artículo está tomada del artículo que El Bibliófilo Enmascarado dedicó a este libro en dos partes ("Leyendo: Los muertos mandan, de Vicente Blasco Ibáñez" y la Reseña del libro).

Vicente Blasco Ibáñez en Mallorca e Ibiza

fabian | 23 Juliol, 2012 10:01

En el año 1902, Vicente Blasco Ibáñez (1867 - 1928) vino a Mallorca a participar de un miting político. Se quedó unos días viajando por la isla; a su vuelta hacia Valencia, recaló en Ibiza donde también estuvo unos días. De este viaje surgió una novela que no fue escrita en ese momento sino pocos años más tarde, en 1908 cuando visitó de nuevo las dos islas.

Vicente Blasco Ibáñez tuvo un gran éxito literario y sus novelas se han publicado bastantes veces. En 1923, en una nueva edición de esta novela ambientada en las islas y titulada Los muertos mandan, añadió unas palabras preliminares bajo el título de "Al lector":

Al lector

En mis tiempos de agitador político, allá por el año 1902, los republicanos de Mallorca me invitaron a un mitin de propaganda de nuestras doctrinas que se celebró en la plaza de Toros de Palma.

Después de esta reunión popular, los otros diputados republicanos que habían hablado en ella se volvieron a la Península. Yo, una vez pronunciado mi discurso, di por terminada mi actuación política, para correr como simple viajero la hermosa isla que vio en la Edad Media los paseos meditativos del gran Raimundo Lulio — filósofo, hombre de acción, novelista — y en el primer tercio del siglo xix sirvió de escenario a los amores románticos y algo maduros de Jorge Sand y Chopin.

Más que las cavernas célebres, los olivos seculares y las costas eternamente azules de Mallorca, atrajeron mi atención las honradas gentes que la pueblan y sus divisiones en castas que aún perduran, a causa sin duda del aislamiento isleño, refractario a las tendencias igualitarias de los españoles de tierra firme. Vi en la existencia de los judíos convertidos de Mallorca, de los llamados chuetas, una novela futura.

Luego, al volver a la Península, me detuve en Ibiza, sintiéndome igualmente interesado por las costumbres tradicionales de este pueblo de marinos y agricultores, en lucha incesante durante mil quinientos años con todos los piratas del Mediterráneo. Y pensé unir las vidas de las dos islas, tan distintas y al mismo tiempo tan profundamente originales, en una sola novela.

Transcurrieron seis años sin que pudiese realizar mi deseo.

Necesitaba volver a Mallorca e Ibiza para estudiar con más detenimiento los tipos y paisajes de mi obra, y nunca encontraba ocasión propicia para tal viaje. Al fin, en 1908, cuando preparaba mi primera excursión a América, pude escapar unas semanas de Madrid, llevando una vida errante por ambas islas. Visité la mayor parte de Mallorca, durmiendo muchas noches en pequeños pueblos donde me dieron alojamiento las familias «payesas» con una hospitalidad generosa, de bíblico desinterés. Corrí las montañas de Ibiza y navegué ante sus costas rojas y verdes en barcos viejos, valientes para el mar, que unos meses del año van a la pesca y otros son dedicados al contrabando.

Cuando regresé a Madrid, con el rostro ennegrecido por el sol y las manos endurecidas por el remo, me puse a escribir Los muertos mandan, y eran tan frescas y al mismo tiempo tan recias mis observaciones, que produje la novela «de un solo tirón», sin el más leve desfallecimiento de mi memoria de novelista, en el transcurso de dos o tres meses.

Esta fue la última obra del primer período de mi vida literaria. Apenas publicada me marché a dar conferencias en la República Argentina y Chile. El conferencista se convirtió sin saber cómo en colonizador del desierto, en jinete de la llanura patagónica. Olvidé la pluma como algo frívolo e inútil para la recia batalla con las asperezas de una tierra inculta desde el principio del planeta y con las malicias e ignorancias de los hombres.

Pasé seis años sin escribir novelas. Quise crearlas en la realidad. Fui un novelista de hechos y no de palabras.

Pero las vidas vuelven siempre a sus cauces antiguos, y después de estos seis años de catalepsia literaria, en 1914, pocos meses antes de la gran guerra, reanudé en París mi trabajo de novelista «de pluma y papel», escribiendo Los argonautas.

V.B.I.
1923

La obra "Los muertos mandan" se ha clasificado en la categoría de psicológico social, ya que el protagonista, Jaime Febrer, un hombre de media edad descendiente de una familia de la nobleza mallorquina se halla totalmente arruinado. Piensa regular su situación mediante una boda con alguna joven adinerada y aquí es donde pesa la tradición familiar con todos sus prejuicios hacia algunos colectivos sociales.

Un libro o artículo largo, 45 páginas, relacionado con esta novela y que nos da una pista sobre parte de su contenido es Los chuetas de Mallorca y"Los muertos mandan", de Blasco Ibáñez: Un capítulo en la historia de los judíos en España de Norman Paul Sacks. Pero sólo es de una parte de la novela de Blasco Ibáñez.

En 1909, al publicarse la primera edición de esta novela de Blasco Ibáñez, Miguel de los Santos Oliver publicó en La Vanguardia el artículo "Una novela de tesis: Los muertos mandan". Procuraré localizar y reproducir este artículo.

La obra de Blasco Ibáñez es actualmnte de Dominio Público y la novela "Los muertos mandan" se encuentra en el Proyecto Gutenberg en epub y kindle, pero no en pdf, formato en el que no la he encontrado.

De la danza antigua gallarda

fabian | 19 Juliol, 2012 17:52

El período del Barroco es muy largo, dos siglos complejos. en una Europa en que se forjan algunos imperios al tiempo que algunas naciones no están formadas. En el tema musical, dos siglos que poco tiempo más tarde, fueron totalmente olvidados. Hay, pues, dos grandes temas: uno sobre cómo fue la música de aquel tiempo; y dos, cómo se ha ido redescubriendo.

No conozco ningún escrito sobre la lenta recuperación de esas músicas y de sus instrumentos. En alguna gran mansión de la nobleza barroca se iban encontrando a lo largo del siglo XX unas partituras o algunos instrumentos musicales, al principio extraños. El gran señor tenía un maestro de capilla que, además de dirigir un pequeño conjunto musical, componía; pocos músicos eran profesionales, por lo general eran trabajadores, ya carpinteros que habían aprendido a tocar un instrumento y que el maestro de capilla reunía para que cuando llegara el señor celebrara alguna fiesta y amenizar alguna tarde.

A lo largo de esos siglos la música instrumental se fue independizando de la voz. En la Edad Media y en el Renacimiento, los instrumentos acompañaban a las voces, realizando las mismas melodías; poco a poco, los instrumentos realizaron otros sones diferentes, ya no subordinados a las voces hasta que ya fue la música instrumental aceptada como independiente. Fue el momento del "concerto grosso". No por ello, en la época barroca, dejó de cultivarse la voz; es el momento del nacimiento de la ópera de las grandes cantatas. Por otra parte, la música también empezó a sonar en otros ámbitos que no fuera la iglesia. las "sonatas da camara" tocan temas diferentes de las "sonata da chiesa" (o de la iglesia). La nobleza aplaude formas más movidas, diferentes a las que suenan en las iglesias. Pronto son los bailes, grupos de danzas, unas más lentas y otras rápidas, alternando, las que gustarán en las mansiones de los grandes terratenientes, Más tarde, esas músicas ya no serán sólo para ser bailadas, sino también para ser tocadas y escuchadas: las sonatas, que recogerán movimientos lentos y rápidos, cual anteriormente fueron las suites de danzas,

La gallarda ocupaba el segundo lugar en el orden de las danzas; tras la lenta pavana de inicio, la gallarda era rápida, alegre, saltarina. En un concierto del siglo XX, la pavana sería un adagio o lento y la gallarda un allegro o presto.

La gallarda, nacida en el Renacimiento, permaneció a lo largo del Barroco, más como música instrumental que como danza.

Serán estas danzas las que, transformadas en movimientos de los concertos, guardarían durante un tiempo la estructura de un comienzo lento seguido de otro rápido, aunque ya a finales del Barroco los grandes músicos como Handel, Telemann, Vivaldi, Bach, cambiarían el orden, dejando dos movimientos rápidos y otro lento central.

Menos conocido fue Nicola Porpora (1686 - 1768), napolitano también, aunque vivió en Venecia, un año menor que Bach, quien compuso cincuenta óperas, cantatas, serenatas. Fue maestro de canto de castrati y de quien pongo este fragmento "movido" (como corresponde a la primitiva gallarda) de la obertura de su ópera "Germanico in Germania", no como muestra de una ¿posible? transformación, sino sólo porque me he encontrado con este vídeo que me ha gustado.

El Barroco fue una época muy larga, músicalmente muy variada; olvidada durante mucho tiempo y descubierta a lo largo del siglo XX.

 (Segueix)

Pavana triste para tiempos de crisis

fabian | 18 Juliol, 2012 15:09

Thomas Tomkins (1572 - 1656) fue un compositor inglés del tiempo del Barroco. Vivió momentos difíciles: el cambio de dinastía de los Tudor a los Stuart. Compositor en varias catedrales inglesas, llegó a ser uno de los compositores reales. Con la guerra civil vivió tiempos de pobreza. Cuando el Rey Charles I fue ejecutado en 1649, compuso una obra titulada "Sad Pavan: for these distracted times" que podría traducirse como "una pavana triste para estos turbulentos tiempos" o "para estos tiempos de crisis".

La verdad es que algunos períodos de esos siglos del Barroco fueron tiempos de guerra en Europa, de hambre y de sublevaciones y el panorama económico de la España actual en algo se asemeja.

Pondré dos vídeos con la misma obra. Uno con un cuarteto de cuerda y otro con un clavecín. Contaré el porqué.

La pavana era una danza (y una música) lenta con la que se iniciaban los bailes de salón del siglo XVI. Se dice que era una "danza procesional" pues con ella entraban los anfitriones (o los Reyes) en el salón de baile saludando a los invitados. La etimología de la palabra duda entre si era original de la ciudad de Padua o si era por los movimientos "de pavo" con que caballeros y damas se saludaban. Posteriormente las danzas variaron y quedó la música lenta de las pavanas. En los siglos XVIII y XIX, con el Clasicismo, todas estas músicas y danzas del Renacimiento y del Barroco fueron olvidadas, siendo ya al filo del siglo XX cuando empezó a recobrarse alguna obra de Juan Sebastián Bach o de Anton Vivaldi.

Con la Segunda Guerra Europea renació un interés musicológico por la "música antigua", recibiendo tal nombre la de la época del Barroco primero y la Renacentista más tarde. Quizá por los bombardeos o por la ocupación de las grandes mansiones alemanas y francesas, se iban descubriendo instrumentos musicales que eran desconocidos: laúdes, vihuelas, flautas de pico, violas da gamba, clavecines ... Se realizaron estudios sobre ellos, se analizaron sus tesituras y se compararon con las de las partituras de distintos períodos y se comenzaron a datar instrumentos. Algunos músicos defendieron la idea de que la música antigua debería tocarse con los instrumentos de su época. Pequeños grupos musicales europeos fueron fieles a esa idea.

Entre el pequeño grupo de "músicos historicistas" sobresalen algunos nombres como el de Gustav Leonhardt (1928 - 2012), profesor del Conservatorio de Amsterdam, propagador del movimiento, que entre 1971 y 1990 grabó, junto con Nikolaus Harnoncourt, todas las cantatas de Bach.

Bien, pues ahora es cuando conviene que ponga el segundo vídeo, en homenaje a Gustav Leonhardt.

Este vídeo está subido a Internet por LaMetricaMelodica y su título dice: "Thomas Tomkins - Sad Pavan for these distracted times' -- In memory of Gustav Leonhardt Harpsichord" ya que fue Gustav Leonhardt quien grabó esta pieza de la pavana triste para tiempos de crisis.

Que nos sea corta (la crisis).

 (Segueix)

Tarde de modorra

fabian | 17 Juliol, 2012 18:06

Horas lentas del verano, modorra. La tarde se me ha llenado de músicas antiguas (fantásticos podcast los de Radio Clásica o Radio 3). Con unas zarabandas el santo se me ha ido al cielo, y la tarea sin hacer. Verano perezoso.

Movimientos lentos los de las danzas llamada zarabandas, prohibidas en España durante un tiempo por su danza lasciva cuando dominaba el Barroco. Olvidada después con el Clasicismo y resucitada junto con todas esas músicas de los siglos XVI y XVII. La danza quedó fuera y quedó una música que invita a la meditación, al ensueño o a la modorra.

Tras una larga temporada sin escuchar música, hoy la descubro de nuevo como si renaciera y me quedo aletargado. Prefiero la de la radio que no el vídeo, pero éste es válido para una bitácora o web en que el tiempo corre y la atención no es larga.

Tardes veraniegas, tardes de modorra, de somnolencias. Ya llegará el otoño.

Tesis Doctoral: Ciclogénesis intensas en el Mediterráneo, de Juan Pastor

fabian | 16 Juliol, 2012 14:29

Aunque el estudio de esta tesis doctoral está centrado en tres fechas (04 - 07 septiembre 1989; 21 - 26 octubre 2000 y 11 - 12 octubre 2007) en que se dieron grandes riadas en la Comunidad Valenciana, los datos climáticos principales son los del Mediterráneo Occidental, siendo quizás la diferente orografía la que incida en los distintos efectos de estas ciclogénesis intensas. Pero ello no anula el interés que desde Mallorca pueda tener esta Tesis Doctoral realizada por Francisco Juan Pastor Guzmán titulada Ciclogénesis intensas en la cuenca occidental del Mediterráneo y temperatura superficial del mar: Modelización y evaluación de las áreas de recarga presentada en la Universidat de Barcelona y defendida el 08-06-2012.

mapa

Una característica propia de las precipitaciones en el área del Mediterráneo Occidental es la torrencialidad. En el marco de unas precipitaciones anuales no muy abundantes, típicas del clima mediterráneo, se registran fenómenos de precipitaciones torrenciales intensas en muchas zonas del Mediterráneo Occidental que provocan grandes daños económicos e incluso, en ocasiones, víctimas. La cuenca mediterránea está conformada por un mar profundo y semicerrado rodeado por una serie de cadenas montañosas, especialmente en su mitad occidental. Esta configuración favorece el desarrollo de una dinámica atmosférica propia con algunos comportamientos particulares de esta región. Uno de los factores que pueden ser importantes en la génesis y desarrollo de las precipitaciones torrenciales es la interacción entre el mar y la atmósfera con intercambios de humedad y calor que pueden inestabilizar la masa de aire que se desplaza sobre el mar. El Mediterráneo es un mar semicerrado con una circulación propia y poco intercambio de masas de agua con otros mares u océanos. A partir de datos de satélites se ha elaborado una climatología de la temperatura superficial del Mediterráneo y se ha estudiado sus patrones de distribución espacial en las diferentes épocas del año. Como resultado de este análisis, se ha determinado la existencia de dos regímenes principales de distribución de la temperatura superficial de mar en las épocas invernal y estival, con dos periodos de transición entre ambas en primavera y otoño. A partir del conocimiento de la climatología de la temperatura superficial del mar y, especialmente, de su distribución espacial se han seleccionado tres eventos de precipitaciones torrenciales en la Comunidad Valenciana para estudiar el efecto de las diferentes distribuciones de temperatura del mar en la simulación de las lluvias torrenciales. Para ello, se ha seleccionado episodios de lluvia correspondientes a los regímenes invernal, estival y de transición en otoño. Para todos los eventos se ha realizado una simulación de control con los datos de temperatura superficial del mar originales que actúa como simulación de control. Posteriormente se ha realizado simulaciones de cada evento en las que se perturbaba la temperatura superficial del mar en las zonas por las que se desplazaba la masa de aire que originaba las lluvias torrenciales a lo largo de su trayectoria en los días previos. Se ha comprobado en los resultados del modelo meteorológico que la variación de la temperatura superficial del mar en determinadas zonas, indicadas por su régimen de distribución espacial, provoca importantes cambios en la precipitación acumulada. Se ha podido identificar, por tanto, la existencia de áreas de recarga donde la interacción mar-atmósfera favorece el desarrollo de precipitaciones torrenciales en diferentes puntos de la cuenca mediterránea, en este caso la Comunidad Valenciana.

Francisco Juan Pastor Guzmán: Ciclogénesis intensas en la cuenca occidental del Mediterráneo y temperatura superficial del mar: Modelización y evaluación de las áreas de recarga

 (Segueix)

El Fondo Bibliotecario Local

fabian | 12 Juliol, 2012 17:15

Noticias sueltas, aisladas, llegan hasta mí ya sobre libros que se publican, ya sobre bibliotecas o sobre archivos..., pero todo muy aislado, sin continuidades, sin llegar a formar un armazón. Uno de los proyectos que había, ¡y que se llevó a cabo felizmente! fue el de la presencia on line de los catálogos bibliotecarios. Yo leía entonces historias, no sé si de ficción o reales de escolares que tenían las tardes libres y acudían dos o tres veces a una biblioteca algo lejana. Ahora me llega el recuerdo. La historia sucedía en Galicia y eran estudiantes de una pequeña aldea que algunas tardes a la semana acudían a la biblioteca comarcal. Antes de partir consultaban los catálogos a través de Internet. A mí me parecía de ciencia ficción, no sólo por el uso que realizaban de la biblioteca y de Internet, sino porque esos escolares tenían un profesor o monitor que se encargaba de ellos por las tardes y les organizaba las idas a la biblioteca y les ayudaba en los trabajos escolares y les proponía pequeños trabajos de investigación en el archivo parroquial. Los monitores de las pequeñas aldeas tenían contacto entre ellos a través de Internet y, creo, una vez al mes, se reunían.

Esta historia me la ha recordado un texto que hablaba sobre archivos y bibliotecas en Mallorca. En el año 1992 se celebró no sé si en la Biblioteca Pública de Palma el II Congreso "El nostre patrimoni cultural: la defensa del fons bibliogràfic, documental i gràfic" y el BSAL publicó los discursos y ponencias y, afortunadamente, los podemos consultar en Internet. Mallorca, en relación a la Península e incluso al continente europeo, ha tenido la suerte de no verse afectada por guerras ni grandes desastres, lo cual ha dado lugar a que muchos archivos antiguos se conservasen, Pese a ello, la desidia y la falta de interés y, en algún caso, de conocimiento, ha hecho que algunos archivos se perdiesen. En el parlamento del Sr. Antoni Mut Calafell, director del Archivo del Reino de Mallorca leo algunas noticias sobre la historia del Archivo en 1585 debido a que se perdían escrituras, libros y actas. En 1858 se vendieron los documentos de causas criminales como papel viejo. La desaparición con la ley de Nueva Planta del "Arxiu dels antics Veguers". Asaltos populares a los Archivos de la Inquisición de Palma en 1820 al abolirse el Tribunal de la Inquisición. En 1868, con el destronamiento de Isabel II, se incendiaron los archivos municipales de Andratx, Santanyí y Porreres. Uno de los 100 tomos de "Llibres de actes del Gran i General Consell", se encuentra "en mans estranyes" indica el parlamento que leo, así como hay cierta mezcla de documentos públicos y privados en diferentes archivos familiares. Y la relación algunos incidentes de los ocurridos, acaba con el incendio en febrero de 1894 de las dependencias del Ade yuntamiento de Palma que "amenaçà seriosament la pervivència dels tresors documentals allà reunits segle rera segle", pero, continúa el Sr. Mut, "Per fortuna lograren esse evacuats i varen romandre aquella nit a la intempèrie, acaramullats en terra i custodiats per la Guàrdia Civil".

Pienso que Mallorca, las islas en general, ha guardado cuidadosamente y con esmero sus archivos y bibliotecas.

Recuerdo que varios colegios de Palma fueron asaltados en varias ocasiones. Se llevaban tocadiscos, televisores, ordenadores. "Y nunca se llevan ningún libro" decía un profesor al examinar que la biblioteca permanecía intacta. Y es que quizá pocos libros tengan valor de mercado.

Bajo el epígrafe "El fons bibliogràfic" leo que en 1958 se implantó el Depósito Legal en España y que de cada obra tienen que constar al menos tres ejemplares en las Bibliotecas o Servicios públicos. Indica también que el Patrimonio Bibliográfico es menos extenso que el Documental y se halla menos disgregado.

Había, en 1992 - hace 20 años -, el propósito de realizar un Catálogo colectivo del Patrimonio bibliográfico de las Baleares:

Si la meva informació és correcta, les autoritats corresponents tracten d'arribar a acords per tal d'iniciar el més aviat possible el Catàleg col·lectiu del Patrimoni bibliogràfic de les Balears. Una bona notícia.

En 1992 Internet estaba en mantillas. Se ha realizado, y afortunadamente podemos consultarlo en la Red, el catálogo colectivo (de las Bibliotecas Municipales, del Consell) por una parte al que se ha incluído el de la Universidad y el de la Biblioteca March (catálogo CABIB) y, por otra parte, el Catálogo de las Bibliotecas Públicas del Estado. La Biblioteca Pública de Palma publica en pdf un catálogo, pero que es un boletín de Novedades y otro de Fondo Local, ambos, junto con el de Multimedia, mensuales.

El Boletín de novedades de Fondo Local (ver Abril) sería más propiamente el fondo bibliográfico de las islas, el cual se mezcla con un sinfín de publicaciones en el Catálogo General. El este boletín aparecen discursos pronunciados en las fiestas de las poblaciones, la legislación del Parlament, revistas realizadas por las escuelas mallorquinas, programas de festivales musicales como el de Valldemossa sobre Chopin, programas de congresos realizados en Mallorca y libros y revistas de temática isleña. Todos ellos quedan catalogados con las letras MALL seguidas de cinco digitos, estando en la actualidad por 25000. Es un boletín maravilloso repleto de curiosidades y enigmas. Pondré algunos ejemplos:

boletín
Fondo Local: Boletín Novedades Biblioteca Pública de Palma

La página se divide en columnas con las siguientes etiquetas: Signatura, Sig. Supl; Autor y Títol.
MALL 25179 / / Navarro Guzmán, Capilla / Una breve mirada al alumnado universitario
MALL 25182 / vol. 16 / / Ecos de la bahía
MALL 25183 / / Castell i Font, Maria / Més enllà de les paraules
MALL 25185 / / Megías, Fernando / Los lugares siempre escuchan, y a veces no están
MALL 25187 / / Illes Balears / Legislació civil balear
MALL 25188 / / /Pregons Setmana Santa

Y así aparecen muchísimos elementos como unas cartas de pesca de Miguel Massutí, un documento titulado Puerto Portals, un libro de Felip Munar, un estudio sobre la convivencia escolar en los institutos de las islas, Maquetas de Ben Jakober, las "Meditaciones en el Monasterio de Miramar" de José María Sevilla, temas de Lengua, de Historia, de Matemáticas, el "Directori polític administratiu de les Illes Balears, 2000 . 2001", los "Poemarios de la jubilación" de Bernardo Martí, profesor que ha escrito artículos sobre Literatura en Mallorca no centrándose exclusivamente en la Lengua Catalana; "L'església de Calonge" que debe ser un folleto; tres libros titulados "Mallorca", que deben ser guías turísticas escritas cada una por un autor diferente de nombre alemán o francés; dos publicaciones tituladas "Can Prunera" y "Tranvía de Sóller" de Claudio Capellini, ...

En fín, muchas publicaciones de las que nunca hablan ni los periódicos ni las bitácoras ni la tele de las islas. Es un boletín realmente admirable que debería ser estudiado, y, para cada año, seleccionadas algunas de sus entradas.

Bueno, he empezado por ese II Congreso sobre Patrimonio Bibliográfico y un extraño (o para mí desconocido) Catálogo del Patrimonio Bibliográfico de las Islas Baleares; he indicado que suelen llegarme noticias sueltas de algún libro que se presenta, pero noticias que no se unen en ningún registro o documento informativo y que, aparte del catálogo on line de las bibliotecas de Mallorca, quizás aparezcan en ese estupendo Boletín de Fondo Local de Can Sales que debiera tener un escaparate y ser complementado con alguna publicación que tratara la actualidad de ese Fondo bibliográfico local tan difícil de conocer.

Anuarios bibliográficos de Pedro Sampol Ripoll

fabian | 11 Juliol, 2012 13:41

Así como hice con la revista La Palma, que puse el índice por autores, debiera hacer lo mismo con la revista el Museo Balear; pero eso sería una tarea larga que exigiría varios días y tengo dudas de que esos listados largos sean efectivos. Y son muchas veces las dudas las que ralentizan la marcha de crucero de esta bitácora.

Inicié una andadura sobre libros relacionados con Mallorca, un campo para mí desconocido, como son los que emprendo en estos escritos. Un peligro es considerar como bibliografía general lo que sólo sería una parte, como la literatura. Busco guías que indiquen caminos sobre todo este tema de libros y publicaciones sobre Mallorca; estudiosos de la bibliografía. Uno de ellos fue Joaquín María Bover como actualmente lo es Jaume Bover (Dialnet, Google Books).

Pero hoy voy a interesarme por otro gran bibliógrafo balear. Se trata de Pedro Sampol y Ripoll (s. XIX - 1956), que en los años de cambio de siglo publicó unos Anuarios bibliográficos. Apuntes para una biblioteca mallorquina, de los que en la Biblioteca Pública de Palma están los de los años 1898, 1900 y 1902. En Google Books se indican dos, pero ninguno de ellos se muestra. y es en Archive.org donde encuentro digitalizado el Anuario de 1898, pero sólo en epub o en "Read online" pues el pdf que enlaza no se muestra.

En el Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana (BSAL), se encuentran algunos anuarios. Así, en el tomo correspondiente a los años 1901 - 1902, en la página 389 del pdf - 368 del tomo - se halla el Anuario de 1901. En el tomo de los años 1903 - 1904, se halla el Anuario Bibliográfico de Mallorca de 1902. Ya en el siguiente tomo, correspondiente a 1905 - 1907, no he visto o no aparece el Anuario bibliográfico. Empiezan a aparecer en 1897, en pliegos sueltos repartidos en diferentes números del Boletín y ya en los tomos siguientes aparecen los Anuarios de manera seguida.

libro

Estos Anuarios de Pedro Sampol no sólo recogen los libros publicados, sino también artículos en revistas, la prensa o publicaciones periódicas y otros tipos de impresos, incluso colecciones de tarjetas postales. Normalmente un Anuario tiene adiciones posteriores.

Pedro Sampol y Ripoll fue durante unos años el director del BSAL. A su muerte, en 1956, el Boletín publicó una necreologia:

Un decano de la Arqueológica. Pedro Sampol y Ripoll

Don José Miralles y Sbert, canónigo archivero de la catedral, más tarde obispo de Lérida y Barcelona y luego arzobispo-obispo de Mallorca, al prologar en 1898 la interesante Historia de Pollensa de don Mateo Rotger Pbro., posteriormente canónigo de esta catedral, tributa ya merecidos elogios a don Pedro Sampol y Ripoll, nuestro dignísimo compañero y llorado amigo, anotando con alabanza la publicación de su primer Anuario Bibliográfico (1897): Apuntes para una biblioteca mallorquína. «Opúsculo sobremanera útil —dice en aquella ocasión—, que será siempre consultado con singular provecho por cuantos se interesan por la historia patria».

Perico Sampol, como le llamábamos sus antiguos amigos, fué toda su vida un enamorado de nuestra historia vernácula, y el estudio e investigación de todo cuanto a ella concierne siempre le interesó con amor.

Bibliófilo de altos vuelos, logró formar una de las mejores bibliotecas especializadas, por contener sus fondos (unos ocho mil volúmenes) única y exclusivamente obras de autores mallorquines o que de la isla hablan o a ella se refieren bajo los más diversos conceptos, escritas por españoles o por extranjeros.

Impuesto de veras y conocedor de cuanto a Mallorca se refiere y dotado de envidiable memoria, resultaba altamente provechoso para quien intentase cualquier estudio serio sobre mil temas de índole histórica de nuestro antiguo reino, una previa consulta con tan prestigioso bibliófilo, en la seguridad de que sus consejos habían de serle preciosos y de gran utilidad para sus fines. De momento indicaba ya una infinidad de fuentes históricas necesarias o útiles para el trabajo en ciernes, objeto de consulta, y seguían luego sesudos consejos respecto al plan y desarrollo del mismo, de acuerdo con las clásicas reglas a seguir por todo buen historiador.

Desde el año 1896 era Pedro Sampol colaborador del BOLETÍN de nuestra amada Sociedad, que tuvo al fundarse como Presidente Honorario al Ilmo, y Rvmo. Dr. D. Mateo Jaume, obispo de la diócesis, y lleva en ella publicados abundantes trabajos de diversa materia, aunque van en cabeza los de carácter bibliográfico. En el tomo XVI (1916 - 17) se contienen sus Notas para una Bibliografía de E. Aguiló; en el XVII (1917-18) Algunos datos para la bibliografía del Obispo Nadal, y en el XXVI (1935-36) el trabajo exhaustivo, que no quiso sin embargo dar a luz mas que con el modesto titulo de Notas para la bibliografía de don Gabriel Llabrés y Quintana y que por completo y detallado resulta modelo en su género. En el mismo BOLETÍN, del que fué director en 1923, vió asimismo la luz su Anuario bibliográfico de Mallorca, 1898-1902, y, junto a otros temas, copiosos datos referentes a la villa de Alaró y su interesante castillo, sobre los que deja nuestro amigo miles de noticias que hay que deplorar sinceramente no aprovechara en vida para redactar, a estilo de perfecto historiador y cronista, la historia completa de la comarca .

En 1904 publicaba su libro Viajes reales a la isla de Mallorca. Notas tomadas a vuela pluma, publicadas con motivo de la visita de S. M. el Rey don Alfonso XIII... (158 p. 4 . " ) . Diversos artículos de tema histórico o bibliográfico aparecían de cuando en cuando en la prensa diaria local o en revistas religiosas, como el que, en septiembre de 1943, dedicó en separata de la revista «Montesión» a poner en claro la Fecha de la aparición de la Virgen Santísima a San Alonso Rodríguez en Bellver. Su último trabajo fué la ordenación y catalogación de las 1584 xilografías de la imprenta Guasp, en los tres volúmenes de su tercera edición. Sobre tan importante colección preparaba nuestro amigo un minucioso estudio histórico descriptivo, que debía completar con un cuarto volumen de texto la edición definitiva, y que no llegó a publicarse ni a terminarse siquiera, por la excesiva escrupulosidad y forzada lentitud de su tarea, que tanto le costaba dar por terminada con el afán de hacerla siempre más completa. Pocas veces como en el caso de nuestro llorado amigo pudo decirse que lo mejor es enemigo de lo bueno.

Pedro Sampol fué toda su vida un fiel y devoto amigo de la Arqueológica, en cuya vida social había intervenido en múltiples ocasiones como directivo, y el decanato de cuyos socios ocupaba a su muerte ocurrida en 24 febrero de 1956. En 1899 era el vocal más joven de la Junta de Gobierno, para la que se le acababa de nombrar. Desde 1924 a 1928 habia ocupado el cargo de Secretario y desde 1955 ocupaba el de Vicepresidente.

Me complazco en recordar que fué precisamente Perico Sampol quien en 1897 me propuso a mi como socio de la Arqueológica, en cuyo centro se reunían habitualmente a la sazón los beneméritos don Bartolomé Pascual, don Gabriel Llabres, don Enrique Fajarnés, don Estanislao de K. Aguiló, don Bartolomé Ferrá, don Pedro de A. Peña, don Agustín Frau, don Miguel Bonet, don Benito Pons, don Pedro Antonio Sancho, don Jaime Luis Garau, don Miguel Costa y Llobera, don Antonio Mª Alcover, que fueron nuestros maestros, consejeros y asesores ya que, primerizos entonces en el arte de la investigación histórica y publicación de sus resultados, bien los necesitábamos para los ingenuos trabajos cpie por aquellas calendas vieron la luz pública en las columnas de nuestra revista, la más antigua en su género en España después del Boletín de la R. A. de la Historia, que más tarde nos había de acoger como Correspondiente en su seno.

José Ramis de Ayreflor y Sureda

Aparte de sus libros, están los artículos diseminados en distintas publicaciones. Debiérase hacer un catálogo (lista) de ellos e ir recuperando los posibles. Las listas - catálogos son necesarias - quizá en forma de base de datos -, pero la recuperación de la prensa antigua a Internet y, labor importante, el catálogo por autor, son labores a realizar.

No estoy seguro de que actualmente se sigan recogiendo las listas de libros y artículos o publicaciones relacionadas con Mallorca, pero creo que no existe ninguna información digital en Internet sobre ello, lo cual me es difícil de entender existiendo consellerías de cultura e instituciones, máxime cuando toda información bibliográfica es importante.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar