Alta mar

Contacto

Biblioteca de Alvaro Campaner y Fuertes

fabian | 31 Octubre, 2011 18:31

"A la caída de las hojas, que marca las melancólicas postrimerías del año, la sociedad, vuelta de sus expansiones veraniegas, siéntese llamada a recogerse y concentrarse, buscando en sí propia el calor que le niegan los objetos exteriores, y oponiendo a la quietud e inmovilidad de la naturaleza la animación y movimiento de las gentes. Entonces abre de par en par sus desiertos círculos de honesto recreo y de provechosa enseñanza, y reanimando cual en apagado hogar la noble llama de la ciencia y del arte que preside por excelencia a sus reuniones y alumbra sus fiestas, saborea los selectos goces de la inteligencia y de la fantasía, y estimula y recibe a la vez el impulso de sus más aventajados cultivadores. Pero, al iniciar la nueva temporada, ¿qué asunto más digno de la pública atención y del interés del país que conmemorar las últimas pérdidas de sus hijos beneméritos y corresponder con un fúnebre tributo de gratitud al lustre que le dieron y a los constantes desvelos que le consagraron?"

Así empezaba en aquel otoño de 1894, noviembre, el discurso que José María Quadrado leía en la Velada Necrológica de la Sección de Literatura del Círculo Mallorquín en el que homenajaría a tres escritores que murieron en ese año: D. Álvaro Campaner y Fuertes, D. José Luis Pons y Gallarza y D. Juan Gelabert y Gordiola. Este discurso lo recogería años después el BSAL de 1916 y lo publicaría bajo el título de "Galeria de Balears il·lustres"

Libros del siglo XIX. Me pregunto - sin conocer la respuesta - sobre qué libros convendría leer para conocer un poco cómo era entonces la vida en las islas. Yo los desconozco y sólo ante los ecos de algunos nombres, mi memoria recuerda alguno que he visto u oído. Tal es el caso de Álvaro Campaner y su "Cronicón Mayoricense", publicado en 1881. De este libro dice Quadrado:

"Mas circulación aunque menor aplauso alcanzó su "Cronicón Mayoricense" publicado en 1881, por culpa de sus endebles y heterogéneos materiales, que lo son multitud de noticiarios, de diversas manos y épocas, a contar desde la edad más remota hasta el comienzo de la expirante centuria, tal vez más que de quién los compiló sin tiempo ni posibilidad acaso de coordinarlos, de ponerlos en armonía y someterlos al indispensable crisol, como se proponía últimamente, a pesar de lo cual dista de ser inútil dicha colección, sino de sumo provecho mientras se use con la debida cautela."

No he encontrado el "Cronicón" a vista completa entre los libros de Google Books, pese a haber dos ejemplares:

  • Título Cronicón mayoricense: noticias y relaciones históricas de Mallorca desde 1229 á 1800
  • Autores Alvaro Campaner y Fuertes, Luis Ripoll
  • Edición 3, reimpresa
  • Editor Ajuntament de Palma, 1984
  • Procedencia del original la Universidad de Virginia
  • Digitalizado Google Books, 25 Mar 2011
  • N.º de páginas 677 páginas
  • Título Cronicon Mayoricense: noticias y relaciones históricas de Mallorca desde 1229 á 1800
  • Volumen 1609 de Harvard Western European local history
    preservation microfilm project
  • Compilado por Alvaro Campaner y Fuertes
  • Editor Juan Colamar y Salas, 1881
  • Procedencia del original Princeton University
  • Digitalizado Google Books, 16 Sep 2009
  • N.º de páginas 611 páginas

Las obras que Quadrado resalta de Álvaro Campaner son las dedicadas a numismática.

Hijo y nieto de respetables y dignos magistrados, y emprendida desde muy temprano la carrera judicial en que llegó a la categoría de fiscal de la Audiencia, halló Campaner el medio de hermanar los estudios y más tarde el ejercicio de su noble profesión con la mas decidida afición a las letras y especialmente al cultivo de la numismática, en que descolló desde su primera juventud. Sus Apuntes publicados ya en 1857, merecieron ser adoptadas por libro de texto en la Escuela diplomática, y crecieron hasta formar en 1870 la Numismática Balear y en 1891 el Indicador manual de Numismática española, alcanzando su apogeo en el Memorial editado en colaboración con otros, cuyos primeros tomos constituyen tanto por lo raros como por lo completos una joya bibliográfica. Al pingüe caudal de noticias adquirido con una sólida erudición histórica y con la infatigable consulta de cuanto inmenso repertorio legaron a los venideros por indeficiente guía los más sabios maestros del ramo, añadió el tesoro material, de que esta ciencia más que otra alguna necesita para su complemento, un monetario que a fuerza de gastos y sacrificios logró elevar a más de seis mil piezas, variadísimo y superiormente clasificado en general, inmejorable por lo que toca a la sección mallorquína, que su distinguida y amante familia librará de la triste suerte de otros, de ser extraído o desmembrado. Con esto llegó a ser nuestro amigo autoridad indiscutible en la materia, acatada en España, reconocida en el extrangero, donde el Instituto imperial de Berlín y la real Sociedad de Bélgica le honraron con sus diplomas.

Y en verdad que deben ser sus obras más reconocidas ya que en Google Book se hallan a vista completa dos ejemplares del "Memorial numismático español, mientras que las otras obras no se muestran completamente.

  • Título Memorial numismático español, Volúmenes 1-2
  • Autor Alvaro Campaner y Fuertes
  • Publicado en 1866
  • Procedencia del original Universidad de Harvard
  • Digitalizado Google Books, 25 Ene 2008

libro

  • Título Memorial numismático español, Volúmenes 1-2
  • Publicado en 1866
  • Procedencia del original la Universidad de California
  • Digitalizado Google Books, 16 Nov 2010

El resto de las obras no están a vista completa:

Tras publicar el artículo encuentro este libro, no el Google Books, sino en Internet Archive:

  • Título: Numismátic balear: Descripción histórica de las monedas de las islas
  • Author: Álvaro Campaner y Fuertes
  • Publisher: P.J. Gelabert, 1879
  • Possible copyright status: NOT_IN_COPYRIGHT
  • Language: Spanish
  • Digitizing sponsor: Google
  • Book from the collections of: Harvard University
  • Collection: americana
  • Nota: El enlace al pdf remite a la página de Google Books que no muestra el ejemplar. Pero esta dirección abre el pdf y permite guardarlo. También está en otros formatos.

libro

La afición a la numismática me parece que estaba afincada entre los señores poderosos de Palma, pues Juan Cortada habla de ellos al visitar algunas bibliotecas señoriales. Queda en el aire la incógnita sobre qué habrá pasado con el rico monetario de Álvaro Campaner: ¿está todavía en Mallorca?, ¿quién lo tiene actualmente? , ¿qué se ha hecho con él?.

Queda un libro que es de carácter histórico. Quadrado nos dice sobre él:

"Bien sabia que mal florecen las ramas si no reciben copiosa savia del tronco: así que no descuidó remover con ahinco el suelo y meter la hoz en el campo de la historia no sin notable resultado, particularmsnte a la local, entre cuyos diversos períodos escogió con preferencia el de la dominación islamita para introducir el orden posible, con ayuda de los raros cuños arábigos conocidos, en la embrollada serie de sus emires. Desde el primer ensayo que dedicó al asunto en 1860, hasta el hermoso "Bosquejo" que muchos dieran por obra definitiva, impreso en 1888 a expensas de la Diputación provincial, obsérvase un admirable progreso, no inferior al de sus trabajos numismáticos."

Google Books suele presentar "a vista completa" los originales publicados en el siglo XIX, pero no los ejemplares de ediciones posteriores ni los facsímiles. Así se puede pensar que si un libro de ese siglo no está digitalizado y a vista completa es debido a no haber encontrado la obra original. Tal ocurre con esta obra sobre la época islámica como con las anteriores. De esta manera, una biblioteca digital de Mallorca del siglo XIX queda coja, con ausencias notables, tales como el Cronicón de Campaner o el Panorama de Furió, así como de otras obras no tan importantes. Las bibliotecas y las instituciones de las islas debieran revisar este tema y acercarnos las obras que falten.

libro

No obstante, sí se encuentra en Internet Archive:

  • Author: Campaner y Fuertes, Alvaro, d. 1894
  • Subject: Balearic islands; Arabs
  • Publisher: Palma : Estab. tip. de J. Colomar y Salas
  • Possible copyright status: NOT_IN_COPYRIGHT
  • Language: Spanish
  • Call number: SRLF_UCR:LAGE-177263
  • Digitizing sponsor: Internet Archive
  • Book contributor: University of California Libraries
  • Collection: cdl; americana

Un punto más. Álvaro Campaner realizó la carrera de leyes. Entre sus libros digitalizados se conserva uno del que Quadrado no habla. Su título es: "Ojeada histórica a la antigua legislación mercantil del Principado de Cataluña"

  • Título Ojeada histórica a la antigua legislación mercantil del Principado de Cataluña: discurso leído en la Universidad Central por Don Álvaro Campaner y Fuertes... en el acto solemne de recibir la investidura de doctor en jurisprudencia
  • Tesis, Universidad Central (Madrid). Facultad de Jurisprudencia
  • Autores Álvaro Campaner y Fuertes, Universidad Central (Madrid). Facultad de Jurisprudencia
  • Editor Imprenta de Tejado, 1859
  • Procedencia del original Universidad Complutense de Madrid
  • Digitalizado Google Books, 19 Jun 2008
  • N.º de páginas 16 páginas

Me queda sin respuesta la pregunta que ya formulé hace varios días: ¿Cuáles serían los libros del siglo XIX sobre Mallorca que convendría conocer? Desconozco la respuesta y voy muy a ciegas en estos artículos en que trato lo que voy día a día aprendiendo, pero sin tener una idea cabal sobre ello.

De viajeros y relaciones personales

fabian | 27 Octubre, 2011 14:36

Los relatos de viajeros son interesantes en muchos aspectos. cómo ven la ciudad, cómo ven los campos, por ejemplo. Así, se puede observar como la ciudad va cambiando según el año en que el viajero la visita. George Sand (1838) y Juan Cortada (1845) no nombran el paseo del Borne, por ejemplo, a pesar de ocupar una fonda cercana a ese lugar. En el relato de Pagenstecher (1865) sí aparece con el nombre de "Paseo de la Princesa", incluso con la estatua a Isabel II que posteriormente se derrocó. En este relato, el Borne, el Teatro y la Rambla aparecen como un continuo. Cortada tampoco citó la Rambla, pero sí el edificio de la Misericordia que entonces se hallaba en obras. El arrabal de Santa Catalina también aparece en este relato del científico alemán y, siendo un atento observador de las plantas de la isla, no nombra el almendro como cultivo extensivo en los campos de Mallorca, sino la vid.

Un aspecto interesante son las relaciones que establecen con los residentes en las islas. La escritora francesa traía una carta dirigida al director del banco que le transfería el dinero y sus relaciones se circunscriben al cónsul francés en Palma. Por contra, el periodista catalán Cortada, además de traer bastantes cartas de presentación, ya tiene amistades en la ciudad con quienes intercambiaba correspondencia. Muy pronto fue aceptado entre algunos terratenientes de Palma y fue aceptado en clubs o lugares exclusivos para socios.

grabado
Grabado del libro de Pagenstecher: "La isla de Mallorca. Reseña de un viaje"

Un caso singular es el de estos científicos alemanes, Pagenstecher y Bunsen, pues no cuentan con ninguna relación en la isla y las relaciones humanas que establecen surgen por azar, aunque en una ciudad pequeña como Palma, las noticias vuelan.

Se da el caso de que nada más llegar a la ciudad (habían desembarcado en Alcudia y realizado el trayecto Alcudia - Inca - Palma) dan un paseo y en la "pescadería cubierta" del muelle ven que se venden tres delfines. Pagenstecher es zoólogo y decide comprar uno ("en seguida tomé la resolucion de adornar nuestro museo con uno de ellos") y disecarlo. Necesita para ello unos productos por lo que van a una farmacia cercana y allí surge el azar:

Para preservar la piel de toda putrefaccion, necesitaba sal comun, sal de nitro y alumbre. Al efecto buscamos alguna botica. En la primera que encontramos tenian tan corta cantidad de alguna de esas materias, que ademas de no bastarnos se hubieran espuesto á quedar sin ninguna si nos la hubieran vendido. En la segunda eran mas ricos y nos dieron algunas libras. Entró un caballero que reconocimos ser un médico. Era D. Pedro Tr. hicimos conocimiento, y se declaró pronto á ayudarnos para encontrar mejor habitacion. Le seguimos y á él debimos el relacionarnos con personas tan complacientes como él mismo. En vano quisimos ántes mudar de trajes. D. Pedro deseaba servirnos con tanta impaciencia que no nos dió lugar. Con nuestros vestidos cubiertos de polvo, nuestras barbas de varios dias, nuestras manos oliendo á aceite de pescado, a pesar del jabon de la pescadora, nuestros bolsillos cargados con varias libras de sales, debimos seguirle. Nuestro doctor conocia mucho el nombre de Bunsen, sobre todo por su pila eléctrica, y ademas reverenciaba nuestro compañero de profesorado Ch. como una de las primeras autoridades quirúrgicas. Habia verificado sus estudios en Barcelona. Quiso llevarnos á casa de D. Basilio Canut, que nos dijo ser un joven entusiasta por la ciencia. En el camino nos habló de la importante casa C. y M., á la cual este joven pertenecia, la que debia sernos tan útil por las muchas atenciones que debimos á todos sus individuos. D. Basilio no estaba en ella, y D. Pedro tenia prisa de llevarnos á la de D. F. V. y E. porque esta era la hora propicia para hacernos conocer una casa que podia sernos tan útil como la anterior. Ese señor es un caballero octogenario, cuya casa está abierta para todos los extranjeros y que aprecia á los hombres de ciencia. Pronto empezamos á subir los escalones de una casa solariega, sita en la calle de San Francisco, allí encontramos á D. Paulino V. al cual nos presentó nuestro amable introductor. Este caballero, francés, casado en España, habia dejado su carrera de ingeniero para dedicarse á la agricultura y esplotaba un viñedo considerable á pocas leguas de Palma. Su inteligencia é instruccion hicieron de él para nosotros un escelente camarada. La suerte en aquella hora, nos llevaba de la mano.

grabado
Grabado del libro de Pagenstecher: "La isla de Mallorca. Reseña de un viaje"

Ese es el azar: un médico que conoce el nombre de uno de los viajeros, Bunsen, e inmediatamente se dispone a presentarles al grupo de "amantes de la ciencia" de la ciudad. Pagenstecher, el autor del relato, nombra a quienes va conociendo por sus iniciales. Pocos nombres son los que me llegan a ser conocidos.

Paulino V. es Paulino Vernière, compañero de Paul Bouvy, siendo ellos dos los traductores del libro debido a que Bouvy murió cuando lo tenía a medio traducir.

A la mañana siguiente las pescaderas manifestaron la misma complacencia en ayudarme á concluir la preparacion del delfín. Saqué el hermoso cérebro, cuya forma valió á ese animal su celebridad antigua y lo preparé para llevármelo. La piel se saló abundantemente con las sales compradas y se enrolló en un tonel. En casa del tonelero donde fui á comprarlo, encontré una singular herramienta con la cual trabajan estos. El delfín en su tiempo llegó á Heidelberg y formó una de las hermosas piezas de su coleccion. Desde entonces los niños de Palma decian al verme: «ese es el que compró el delfín.»

A mi vuelta, nuestro cuartucho estaba hecho una sala de estrado y Bunsen rodeado de una porcion de caballeros que venian á visitarnos. El primero era D. Paulino que habia traido á D. Antonio C. hermano de D. Basilio, que no habíamos encontrado el dia anterior. Este, educado en Montpeller, acababa de pasar una temporada en la escuela de minas de Paris; nos ofreció sus servicios. Estaba tambien el gefe de Sanidad militar D. Fernando W. oriundo de Alemania en las orillas del Moselle. Es conocido como autor de una topografía médica de las islas Baleares y particularmente de Mallorca. Posee buenos conocimientos científicos y fué muy bueno para nosotros; nos trajo como regalo de bienvenida un mirlo azul, que el ornitologista Mr. Homeyer buscó en vano cuando estuvo aquí, y un mochuelo recientemente muerto. Charles, nuestro camarero, nos dijo que inmediatos á nuestro aéreo laboratorio, podríamos observar un par de estos animales (mirlo azul) que posaban allí cada mañana. Los señores A. y D. Pedro T. nos ofrecieron hacer lo posible para procurarnos algun otro ejemplar. Las concreciones del delfín (quistes, ó bolsas quistosas, parecidas á las del cerdo que mantienen los triquinos ó trichinos) que traia conmigo y que enseñé á D. Fernando, llevaron la conversacion sobre los trichinos y el tenia, objetos importantes para una isla que anualmente produce 10.000 cerdos. Los triquinos no eran aquí conocidos, pero la estacion no me permitia hacer estudios sobre el particular. Los cerdos que contraen esta enfermedad, y que á su tiempo se manifiesta van á venderse en Barcelona entre los 14.000 que para allí se esportan; el señor gefe de Sanidad nos manifestó hablando sobre el particular, que si bien en la tropa se encontraban ciertas lombrices, el tenia no se observaba, efecto sin duda de su parca alimentacion, casi esclusivamente vejetal.

D. Fernando W. es Fernando Weyler, médico militar, autor de la "Descripcion topográfica físico médica de las islas Baleares", publicada en 1854; muy aficionado a la Botánica, al que Pablo Marés, de Montpellier, quien visitó la isla en 1855 y publicó "Reseña general del grupo de las islas Baleares y su vegetacion", honró dando su nombre a la especie Ranunculus Weyleri

El hecho está en que no habían pasado veinticuatro horas desde la llegada de los dos científicos alemanes a Palma cuando ya habían sido presentados a la sociedad científica de la ciudad. En seguida les organizan varios recorridos por la isla y les invitan a reuniones:

A la noche nos aguardaba otro placer en la habitacion del señor T., antigua autoridad municipal, que en casa V. y E. nos habia convidado á asistir á una reunion musical en la suya. A las ocho, despues de nuestra cena, fuimos allí llevados por D. P. V. Esa casa lo mismo que las de V. y E. y C. y M., aunque situada en una calle estrecha, tiene un aspecto solariego. En la construccion de esas casas se reconoce el afan de buscar el fresco. Por el portal, se entra en un patio circuido de altas paredes mas ó menos vetustas, el suelo está empedrado. Por una ancha escalera subimos y atravesando una gran antesala de techo alto y pintado, fuimos introducidos en el salon, el cual ya estaba lleno. En el sofá y en sillas, sentadas alrededor de un ancho brasero estaban las señoras mayores vestidas con lujo, y sobre los bordes de ese brasero apoyaban sus piés, rozando sus delicados trajes con la blanca ceniza que solo los preservaba del fuego. A un lado un grupo jugaba al ajedrez, los demas jóvenes de ambos sexos estaban reunidos alrededor del piano, en donde presidia y dirigia el maestro aquel ensayo; fuimos recibidos con amabilidad. Ensayaron varias piezas, algunos coros de la Norma y alguna otra ópera italiana, estudios de piano de Chopin y otros compositores, algun solo ó duo; cuando alguna señorita se perdia reian y miraban la mamá. No pudimos presenciar mas que un ensayo. No se podia dudar del dilettantismo de la reunion, las voces eran lindas y el gusto musical general. El grupo que rodeaba el instrumento presentaba una hermosa vista por las bonitas caras que lo componian. Esa reunion, llena de franqueza, de gracia y de poesía, recordaba esas pinturas de la escuela italiana ó española, que representan una reunion de cantantes, ostentando un donaire y abandono no conocido en nuestros conciertos.

Algunas de esas señoras que hablaban francés nos estuvieron dando conversacion; pero al dar las diez nos retiramos, encontrando en sus puestos los guardianes de noche. Ya pasó aquel tiempo en el que los D. Juanes por alta que fuera su posicion galanteaban las damas debajo sus balcones, hoy no hay necesidad de ello, pues las pueden galantear en las reuniones en donde saben que las encontrarán. Así pierden los serenos muchas propinas que en otros tiempos esto les proporcionaba; llevan el arma al hombro, y gritan: «alabado sea Dios, las diez han dado, sereno.» Los llaman serenos por ser este su grito habitual, bajo ese casi siempre despejado cielo. La luna campeaba hermosa en un cielo tachonado de estrellas. En una plaza, sobre un estrado se ostentaba rodeado de luces el retrato de la Reina, por ser aquel un dia de gala.

grabado
Grabado del libro de Pagenstecher: "La isla de Mallorca. Reseña de un viaje"

Palma ha perdido ese encanto de las ciudades pequeñas en las que todo el mundo se conoce y en las que había una hora para las visitas. Pagenstecher y Bunsen, que no conocían a nadie ni traían ninguna carta de presentación fueron bien recibidos en Palma.

Los epub de Google Books

fabian | 25 Octubre, 2011 17:17

Bajarse un libro en formato epub de Google Books no es una experiencia satisfactoria actualmente. Puede darse el caso, como me ocurrió el pasado viernes, que, subido el archivo epub al eReader, éste no pueda abrirlo, aunque lo más frecuente es encontrarse un texto con erratas frecuentes, líneas sueltas que no casan con los párrafos colindantes, con Tablas de Contenido poco claras en ocasiones o de poco recorrido, cortas, que sólo indican unos pocos lugares del libro. Todo induce a pensar que Google Books digitaliza los textos - lo cual es muy importante -, pero que no los corrige ni modifica nada de la estructura textual.

Hay varios formatos de libros electrónicos que ofrecen cada uno de ellos ciertas características y posibilidades. Si se va a realizar una lectura continuada del texto, lectura lineal, casi todos los formatos son válidos menos el pdf. Éste es válido para un monitor de tamaño grande, pero no para un eReader con pantalla de 6 pulgadas. El pdf no guarda la estructura del párrafo y las líneas no tienen ninguna flexibilidad. La página en pantalla pequeña es igual que en pantalla grande, pero la letra es ilegible por su extrema pequeñez.

grabado
Grabado del libro de Pagenstecher: "La isla de Mallorca. Reseña de un viaje"

Formatos que ofrece el programa Word, como doc o rtf, son válidos para una lectura lineal, aunque ofrecen todo el texto de manera seguida sin separar los capítulos en página aparte. Pero los párrafos se respetan al cambio de tamaño de letra y repagina las páginas de manera satisfactoria. No me parece válido para textos que presenten notas a pie de página, las cuales aparecerán, tal como ocurre actualmente con los libros de Google Books, como líneas sueltas sin conexión con los párrafos anterior y siguiente. Los eReader guardarán la página con la que cierras el libro, pero no tienen más prestaciones.

Los mejores formatos actuales, sin duda, son epub y fb2 y, yo creo que con acierto, Google Books eligió epub, aunque el fb2 tiene las mismas prestaciones.

El formato epub es de código abierto, lo cual es de agradecer. Es un contenedor tipo zip y en su interior hay páginas web. Cada página conviene que sea un capítulo del libro. Acepta los códigos HTML, por lo que, en la repaginación que exige el tamaño de pantalla y el tamaño de letra elegido por el lector, guarda las características textuales del párrafo, de las enumeraciones, citas, etc. Además del uso de enlaces. Las notas a pie de página, al ser repaginable, pieden su lugar relativo y aparecen entre párrafos sin conexión, por lo que conviene que en lugar de aparecer "a pie de página", lo hagan al final del capítulo, con enlaces que vayan desde la indicación de la nota a ella y su regreso, lo cual es factible y fácil de realizar. Admite imágenes tanto entre el texto como separadas de él. El formato del texto se realiza como en las páginas web, mediante Hojas de Estilo, ya separadas (CSS) o con las instrucciones en la misma página.

Un archivo epub es como un archivo zip o rar, es un contenedor. En su interior hay varias carpetas. La llamada "Text" contiene las páginas web; la carpeta "Images" guarda las imágenes y la carpeta "Style" guarda las Hojas de Estilo. Estas dos últimas carpetas pueden estar vacías.

Conviene que las imágenes no sean grandes ni pesadas puesto que ralentizan su visualización o, incluso, como me pasó el viernes, impiden que el eReader abra el archivo. Google Book digitaliza (fotografía) todas las páginas, tapas incluídas y muchas de estas imágenes no ofrecen información alguna y no hacen más que engordar el peso del archivo.

Un punto importante es la Tabla de Contenidos, la cual requiere cierta explicación.

El paso del libro de papel al digital no es difícil, pero exige un corto tiempo para acostumbrarse. Las características físicas del libro impreso se pierden y, puede ser que también otros elementos. Cuando nos acercamos por vez primera a un libro nuevo observamos su portada, su grosor y, normalmente antes de abrirlo, leemos la síntesis que ofrece en la tapa posterior. Conviene que el libro digital también ofrezca estas informaciones que aparecen en la tapa posterior o en las solapas del libro físico.

grabado
Grabado del libro de Pagenstecher: "La isla de Mallorca. Reseña de un viaje"

Luego lo hojeamos. Las características del papel y del tipo de letra se pierden en el libro digital; pero gana el que se pueda elegir el tamaño de letra. Para una lectura no lineal del libro, en el libro de papel está el índice, el cual conserva el digital, aunque en éste, me parece conveniente que esté al principio del libro, en sus primeras páginas, pues si las características físicas del papel no existen en el digital, sí conviene que se resalten en el principio las características estructurales del texto. El índice no tiene que indicar la numeración de las páginas, sino enlazarlas. En cualquier momento de la lectura se puede acudir al índice, guardando mediante algún medio la página que estábamos leyendo. Esta operación, los libros digitales la realizan mediante la "Tabla de contenidos" consistente en una pantalla que ofrece los títulos de los capítulos y que se superpone a la página que estás leyendo. La "Tabla de contenidos" te ofrece los títulos de los capítulos y sus enlaces. En muchos libros los capítulos no tienen títulos y se presentan enumerados con números romanos. En mi opinión, en los libros digitales debiera ser cambiado este sistema por un título más explícito sobre su contenido pues la memoria lo retendrá mejor que sólo un número romano. La "Tabla de contenidos" no existe en los formatos indicados anteriormente.

El libro digital puede pasar página a página, pero no un grupo de páginas con la intención de localizar una información. Ha de reforzar el recorrido del libro mediante el índice y la Tabla de contenidos, los cuales han de ser muy explícitos y no enumerativos. Es verdad que los eReader tienen un buscador interno, pero además de él. es la Tabla de contenidos la que ha de servir para recorrer rápidamente los contenidos del libro. Admite esta Tabla de contenidos distintos niveles, como podrían ser las partes, de cada parte los capítulos; de cada capítulo los epígrafes; pero para ello, hay que construir esta trama ya que los libros no suelen ofrecerla de manera explícita.

Bien, pues el pasado viernes el eReader no me aceptó el libro de Pagenstecher "La isla de Mallorca. Reseña de un viaje" en epub. Así que lo abrí en el ordenador con el programa Sigil, eliminé algunas imágenes sin contenido y ya entonces el eReader me lo aceptó. Reordené un poco los capítulos pues el final de uno aparecía al comienzo de la página del siguiente, Pasé las Notas a pie de página al final de cada capítulo con sus correspondientes enlaces; cambié de lugar el índice colocándolo al principio; añadí una página explicativa "Sobre este libro" con su historial; añadí los siete grabados que presenta la edición alemana y ahora voy corrigiendo erratas, por lo que en pocos días añadiré esta edición corregida y enriquecida a la biblioteca. Ya lo anunciaré. Es algo que se debiera hacer con todos los libros sobre Mallorca procedentes de Google Books.

Día de las bibliotecas 2011

fabian | 24 Octubre, 2011 14:52

Día de las Bibliotecas. Cada sociedad utiliza sus bibliotecas según su tradición. En Palma, por lo que he visto, son espacios donde van ciudadanos con diversidad de objetivos, ya a leer la prensa, a estudiar, a buscar información para algún proyecto o investigación, a buscar algún libro para leer o algún medio audiovisual. Son espacios abiertos a los ciudadanos que buscan satisfacer en ellos alguna necesidad o conveniencia relacionada con la información.

Para la sociedad son espacios importantes, imprescindibles para la custodia y salvaguardia de los libros y otros documentos. Sus almacenes los guardan, debidamente clasificados, a la vez que los ciudadanos podemos acceder a ellos.

Tengo la impresión de que se habla poco de las bibliotecas, de las funciones que cumplen y de su articulación con la sociedad y, cuando se habla, se utilizan palabras de significado impreciso, como "cultura", palabra comodín que más bien disfraza el discurso.

Hoy día las bibliotecas son edificios - espacios - de relación individual persona - libro, con tanteos de relación comunal: grupo de personas interesadas por un tema o por una actividad. Esta vertiente social de la biblioteca me parece que es muy variable en una u otra biblioteca y que no está muy bien definida.

Habría que analizar los "espacios llamados culturales" de una sociedad (ciudad, población), sus definiciones, funciones y articulación. Escuelas o espacios para el aprendizaje - enseñanza oficial, espacios para la música (oírla y también realizarla), para el arte, para conferencias, etc. Entre ellos estarían las bibliotecas como lugar de encuentro entre la persona y el libro, resaltando el hecho individual, lo cual - pienso - es una característica muy especial que lo diferencia de otros espacios cuyas actividades están sujetas a un horario puntual; el concierto, la proyección, la clase, etc. es a tal hora, en punto. El libro de la biblioteca está para cuando yo llegue, en cualquier momento del amplio horario laboral.

El libro digital puede ser un tipo de documento más que las bibliotecas - espacio físico y virtual - ofrezcan. Estamos en los comienzos de este tipo de documentos y también vivimos los balbuceos iniciales de las "bibliotecas digitales o virtuales".

Si un paso importantísimo ha sido la realización de los Catálogos de las bibliotecas, ofreciéndolos a través de Internet, unificando los diversos catálogos en uno solo, de tal manera que en una consulta puedes saber en qué biblioteca se halla determinado libro y otro paso ha sido la posibilidad de que te acerquen el libro solicitado a la biblioteca más cercana - importante en las localidades de una o pocas bibliotecas -; es de esperar que no acabe aquí este movimiento que la Red permite.

cartel
Día de las Bibliotecas (Ministerio de Cultura; Biblioteca Joan Alcover de Palma)

Una de las ventajas del libro digitalizado es que puede ser enviado a través de la Red desde una biblioteca a cualquier otra del mundo; de modo que - en caso de que las bibliotecas tuvieran un buen sistema de digitalización -, un libro o revista existente úicamente en unas pocas bibliotecas, podría ser enviado al instante a cualquier otra biblioteca; pero esta idea es anacrónica ya que otra característica del mundo digital es la reproducción total. El libro no es enviado, sino reproducido cuantas veces se necesite y al momento. "Bajarse" un libro digital no es bajarlo, sino reproducirlo en el ordenador que lo solicita. Son libros clones; el original no desaparece ni se traslada, continúa en su lugar.

Un libro digital, cualquiera sea la empresa o institución que haya realizado la labor, presente en Internet, quizá debiera ser incorporado a los catálogos de las bibliotecas, pues basta facilitar el enlace. ¿Podría ser el concepto de "biblioteca universal" en la que estén involucradas todas las bibliotecas del mundo? Un libro de la biblioteca X, situada en cualquier lugar del mundo, es digitalizado y puesto en Internet. Aquí no hay fronteras, ¿no debiera ser incorporado en los catálogos de todas las bibliotecas, facilitando el acceso entre usuario de la biblioteca y el libro?

Yo no sé si alguna vez se ha tomado en consideración el tema de "equipamiento cultural" de una ciudad o población analizándolo en las relaciones de esos elementos. Supongo que se da por hecho el que haya escuelas, bibliotecas, teatros, cines, etc. ¿Pero se han estudiado y analizado las relaciones entre esos espacios dedicados a la cultura?

No sé bien qué se entiende aquí en Mallorca, por una "sociedad o ciudad de la información". A mí me llegan sobre todo anuncios: anuncio de un concierto, de una conferencia, de una exposición. Lo que no me llega es la conferencia, es decir, su contenido. Todos ellos están sujetos aún al "aquí y ahora" que el mundo físico impone. Sin embargo, el sábado pasado seguí en directo por TV el acto de los Premios Príncipes de Asturias en el otro extremo de España, en Oviedo. Y hoy tengo a mi disposición el Discurso de Leonard Cohen y es esperable que pronto estará en la propia web de los premios, tal como están los de los años pasados.

A mí me llegan anuncios, porque esta ciudad aún no ha pasado ese primer escalón de la información. Anuncios de conferencias sobre el rey Jaume II, sobre la Catedral. Pero no me llegan las conferencias, sólo los anuncios.

Puedo acceder al discurso de ayer de Leonard Cohen porque estos premios tienen una web ("web de referencia") que no sólo anuncia sino que informa.

Una "web de referencia" significa que una persona con un mínimo de sentido común sabrá, a través del Google, encontrarla y que en ella hay buena información. ¿Cómo buscaría, por ejemplo, libros que traten sobre Mallorca?, ¿qué palabras utilizaría, a qué web institucional podría acudir? No sabría contestar a esta pregunta porque no hay una "web de referencia" sobre la cultura de Mallorca, ni sobre los libros que se editan en Mallorca ni sobre los libros que tratan de Mallorca, cualquiera que sea su procedencia o lugar de publicación. Y es que las instituciones no han creado "webs de referencia" y las que utilizan, ya el Consell de Mallorca, ya el Ayuntamiento de Palma, sólo son de anuncios.

"Premios Ciudad de Palma", piensas que en la web del Ayuntamiento de Palma habrá información o, al menos, un enlace a alguna web que informe. Pues no, claro. Palma no es parte aún de la sociedad de la información. "Premios Mallorca", ¿habrá información en la web del Consell? Tampoco, claro. Todo lo más algún anuncio, nada más.

Las bibliotecas son guardanes de los libros. Es una de sus funciones principales o, quizás, la más básica de todas. Además de ser los depositarios de los libros, son las que nos han acercado sus catálogos, unificándolos y poniéndolos en Internet. Pero las bibliotecas no son las únicas instituciones o elementos de ese "equipamiento cultural" de la ciudad que tiene el libro como centro de su actividad o como elemento principal de información.

Parece como si cada elemento cultural fuera por su cuenta sin relación alguna con los demás, sin formar una red algo organizada o relacionada. Cada editor tiene su web; yo no sé cuáles ni cuántos son los editores en Baleares, pero no hay una información sobre las nuevas publicaciones. Si quisiera conocer qué libros se publicaron en Mallorca el año pasado, creo que me sería imposible o, al menos, no tengo ninguna referencia sobre cómo encontrar esa información.

Juan Perucho vino a Palma y pensó buscar alguna información sobre la historia y características de Palma. Entró en una librería y compró lo que encontró, dos facsímiles de hace dos siglos (del XIX). Tuvo suerte, encontró algo. ¿Qué encontraría hoy? ¿Y si se informara antes por Internet?, piensas. ¿Es posible encontrar esa información?

¿La UIB - otro equipamiento cultural - trata este tema? Ni equipamientos, ni consellerías ni culturas. Es un tema del que no se habla ni se trata. Tengo la impresión de que se habla poco de las bibliotecas, de las funciones que cumplen y de su articulación con la sociedad y, cuando se habla, se utilizan palabras de significado impreciso, como "cultura", palabra comodín que más bien disfraza el discurso.

Día de las Bibliotecas. Cada sociedad utiliza sus bibliotecas según su tradición. Convendría analizar a fondo el tema, pero no sólo de las bibliotecas sino de todo el contexto socio cultural en el día de hoy en que las máquinas fotográficas son bolígrafos, en que existe una Red que puede no sólo informar, sino también clonar libros (transportarlos, si quieres), en que la biblioteca más próxima no está en la esquina de mi calle, sino sobre mi mesa de estudio, en que algunas bibliotecas no sólo son parte del "equipamiento cultural" de una ciudad o población, sino que se extienden vía Red y a mí me llegan libros sobre Mallorca de las bibliotecas de varias partes del mundo (Google Books). Que sería importante que hubiera, bien explicada, una relación de libros básicos (bibliografía fundamental) sobre Palma, sobre Mallorca, sobre las Baleares y que todo esto estuviera al alcance y fuera conocido - web de referencia enlazada desde las webs institucionales -. Que quizás habría que modificar algunos conceptos exageradamente encasillados -libro-, lo que modificaría tal vez algunos equipamientos culturales físicos. En fin, sería conveniente comenzar a hablar en Palma sobre estos temas.

Pagenstecher: La isla de Mallorca. Reseña de un viaje

fabian | 20 Octubre, 2011 16:39

Si hace dos años me hubieran pedido que dijera algún nombre de viajero que hubiera escrito sobre Mallorca, solamente hubiera sabido indicar a George Sand. Actualmente tampoco sabría indicar muchos más, pero sí unos pocos, posiblemente gracias a los artículos que Laura Jurado publica en Baleópolis sobre la historia de la ciencia en las Baleares, pues tal es el caso de Heinrich Alexander Pagenstecher, científico alemán que en 1865, acompañado del Dr. Robert Wilhelm Bunsen visitó las islas y, poco después publicó el libro "Die Insel Mallorka" (1867)

grabado
"Gorg Blau", grabado en el libro "Die Insel Mallorka: Reiseskizze. Mit 7 landschaftlichen Ansichten in Holzschnitten"

Sobre el Dr. H.A. Pagenstecher, salvo un artículo de una revista al que después me referiré, hay muy poca información en Castellano, por lo que, utilizando el traductor de Google, enlazo con la página de la Wikipedia alemana. Nacido en 1825, estudia y ejerce de médico. Un accidente en 1856 le impide su dedicación médica, por lo que se dedica a la actividad que realmente le interesa, las Ciencias Naturales, especialmente Zoología. En 1857 ya publica artículos sobre este campo del saber; en 1862 se doctora y desde 1865 es profesor en la Universidad de Heidelberg, siendo Director del Instituto Zoológico. Posteriormente se traslada a Hamburgo donde funda y dirige el Museo de Historia Natural. Muere en 1889.

Del doctor Bunsen diré que su nombre es conocido a cuantos hemos pisado algún laboratorio pues dio nombre a su "mechero o quemador", utilizado universalmente.

El Dr. Pagenstecher era un buen viajero y no debo dejar de decir que, además del viaje de 1865, vino a las islas en otras dos ocasiones, en 1867 y en 1870, quedando de este último viaje un escrito que fue traducido y publicado en el "Porvenir de Mallorca, Revista de Agricultura, Industria, Comercio, Medicina y Veterinaria", realizada por Paulí Vernière y Pere Estelrich, que no he encontrado en Internet.

grabado
"Grabado en el libro "Die Insel Mallorka: Reiseskizze. Mit 7 landschaftlichen Ansichten in Holzschnitten"

Dos notas importantes hay que indicar sobre este libro de Pagenstecher. La primera es señalar su pronta traducción y publicación en Mallorca, sorprendente cuando las traducciones suelen retardarse medio siglo, cual ocurrió con la obra de George Sand o la posterior Die Balearen del Archiduque. El libro de Pagenstecher fue traducido y publicado en Mallorca el mismo año en que se publicó el original. La segunda nota importante es que la mirada de Pagenstecher es la mirada de un científico que se extraña ante el desconocimiento existente en Mallorca. Esa distancia dará lugar a un par de anécdotas curiosas.

Pero hoy no me puedo extender sobre estos temas, pues se trata de enlazar las obras y lo indico así en plural puesto que hay unas diferencias entre la versión alemana y la mallorquina. La publicación alemana lleva siete preciosos grabados no incluídos en la mallorquina. Por contra, esta última contiene una introducción muy interesante sobre el desarrollo de las Ciencias Naturales, la Botánica especialmente, en las islas.

Los traductores y autores de la introducción fueron Paul Bouvy y Paulí Vernière, de quienes ya he hablado en alguna ocasión pues, ingeniero militar holandés el primero, se encargó de la desecación del Pla de Sant Jordi de Palma. Introductor de los molinos de agua, se casó en Mallorca donde residió. Vernière, ingeniero francés, compañero de Bouvy en la desecación del Plà de Sant Jordi, después se dedicó a la agricultura y fue, ante la desaparición de la viña por la filoxera, quien propuso la explotación intensiva del algarrobo; publicó también un libro sobre Geología en Mallorca ("Nociones generales de geología y su aplicación en Mallorca", 1880).

Bien, pues conviene enlazar los libros:

  • Título Die Insel Mallorka: Reiseskizze. Mit 7 landschaftlichen Ansichten in Holzschnitten
  • Autor H. A. Pagenstecher
  • Editor W. Engelmann, 1867
  • Procedencia del original Biblioteca Estatal de Baviera
  • Digitalizado por Google Books 5 Mar 2010

libro
La Isla de Mallorca: reseña de un viaje

  • Título La Isla de Mallorca: reseña de un viaje
  • Autor Heinrich Alexander Pagenstecher
  • Editor Imprenta de Felipe Guasp, 1867
  • Procedencia del original Centre Excursionista de Catalunya
  • Digitalizado por Google Books 15 Ene 2010
  • N.º de páginas 191 páginas

Yo temía que Google Books no se interesara por las traducciones. En este caso no ha sido así. Ya veremos si llegan los otros.

Como estos libros son "libros con estela", indicaré el estudio realizado por Alejandro Casadesús Bordoy, Un científico, un viaje, una isla, un libro. El viaje de Pagenstecher a Mallorca, publicado en la "Revista de Filología Románica Vol. 26", del año 2009.

 (Segueix)

De Ramón Medel en Mallorca

fabian | 19 Octubre, 2011 14:36

La primera vez que escribí en esta bitácora el nombre de Ramón Medel (? - 1877) estaba relacionado con la obra "Varones Ilustres de Mallorca" (1847), pues aparecen como coautores Joaquín María Bover y Ramón Medel (ver: Varones ilustres de Mallorca). Con todo, cuando hace pocos días leí su nombre en un artículo de Catalina Cantarellas sobre la Lonja de Palma, me pareció un desconocido. La cita decía así: "El romanticismo, con su carga de recuperación y fascinación por el pasado, no omitió la importancia de la Lonja ni la constatación del hecho. A partir de entonces fue cita obligada en las descripciones y en los libros de viaje. Los testimonios de Furió y George Sand, de Cortada, Laurens o Medel, en la década del cuarenta, son una prueba significativa al igual que lo son las ilustraciones que por la misma fecha incluyen diversas publicaciones periódicas, entre ellas «El Artista» y «El Semanario Pintoresco»."

¿Quién fue este Ramón Medel? He buscado por Internet y no he encontrado más que un libro (en Google Books) que hable sobre él. El libro es actual, de Joan Perucho (1920 - 2003), La puerta cerrada (1995), en el que hay un capítulo intitulado Libros sobre Mallorca, cuyo párrafo segundo dice así:

Empecé comprándome dos guías facsimiladas de Mallorca, editadas recientemente por el «Drac Editorial». Se trataba del «Manual del viajero en Palma de Mallorca» (1849), de Ramón Medel, y «La isla de Mallorca» (1867), de H.A. Pagenstecher. El primero, Medel, fue un hombre polifacético, pues, aunque actor de profesión, ejercía de autor dramático, cantante de ópera, heraldista, historiador, crítico teatral y taurino. Llegó a Palma desde Barcelona el día 15 de marzo de 1847 embarcado en «El Mallorquín» y estrenó en seguida en el Teatro Principal (entonces Casa de las Comedias) la pieza de Tomás Rodríguez Rubí «Alberoni o la astucia contra el poder». Estrenó también comedias de su cosecha (alusivas al «Tío Tararira» de Ventura de la Vega) y se recuerdan sus versos sarcásticos:

Que la bella desdeñosa
ostentando sus rigores,
trueque en secretos favores
sin hacer la melindrosa,
no es cosa!
Pero que la linda Juana
sus conquistas vocifere
y hacer gran fortuna espere
cuando su amor es mentira
Tararira!"

H.A. Pagenstecher era, en cambio, un naturalista científico; o sea, un especialista. Médico de profesión fue catedrático de la Universidad de Heidelberg, director de su Museo Zoológico y del Museo de Historia Natural de Hamburgo. Se sabe que el 24 de marzo de 1864, acompañado por el profesor Robert Wilhelm Bunsen, salió de Heidelberg hacia Mallorca. En 1867 publicó en Leipzig un libro sobre las impresiones de su viaje a las islas titulado «Die Insel Mallorka» que, curiosamente, fue traducido al castellano el mismo año en Palma por Paul Bouvig de Schovrenberg y Paul Verniére. Esta es la traducción que estoy manejando cariñosamente.

Juan Perucho: Libros sobre Mallorca, capítulo del libro "La puerta cerrada" (1995)

Dos palabras claves del texto de Perucho: la primera es que llama al libro en facsímil de Medel con la palabra "guía". La segunda es que califica a Ramón Medel como "polifacético".

Y en verdad que llama la atención. En Mallorca, el madrileño Medel estuvo tres años, entre 1847 y 1850. Como actor, en estas tres temporadas - leo en la "Gran Enciclopèdia de Mallorca, tomo 10 -, interpretó comedias de Tomàs Rodríguez Rubí como "Alberoni o la astucia contra el poder" (1848), "Borrascas del corazón" (1847) y "El hombre feliz" (1848); dramas y sainetes propios y popurrís de óperas y de zarzuelas. Durante su estancia en la isla escribió diversos monólogos, el sainete "Los apuros para un sí" (1849), el drama en verso "La Beata Catalina Tomás" (estrenada en 1849) y "Los pastorcillos al portal de Belén" (estrenada en Palma en 1860). Como historiador intervino con Joaquín María Bover en la redacción de "El Blasón español o la Ciencia Heráldica" (1846) y "Varones ilustres de Mallorca" (1847). En 1849 publicó "Manual del viajero en Palma de Mallorca", considerada como la primera guía de Palma, en la que se detallan todos los servicios, tanto públicos como privados. Colaboró en la prensa isleña, en el "Diario Constitucional de Palma de Mallorca", en "El Balear", en "El Genio de la libertad" y en "El propagador Balear". Creó y dirigió la revista "El Historiador Palmesano".

La información de esta entrada de la enciclopedia es de Lleonard Muntaner Mariano.

El "Manual del viajero en Palma de Mallorca" (1849) creo que sólo tuvo una edición. Sus autores fueron Ramón Medel y Lorenzo Pérez Martínez. Posiblemente la Biblioteca March guarde un ejemplar. En 1989, el Drac editorial publicó un facsímil de esta obra, "la primera guía de Palma" y cuando Google Books fue a la Biblioteca March para digitalizar algunos libros, encontró el facsímil, por lo que no lo muestra, lo que sí hace con otras obras de Ramón Medel

Llegado a este punto, retomo del artículo Libros de viajes y guías turísticas. Primeras guías de Mallorca que publiqué en agosto del 2008, unos párrafos de Joan Miquel Fiol Guiscafré de su artículo Los viajeros románticos ingleses por las islas Baleares:

[...] En 1841 el reverendo Thomas Cook, un misionero baptista, contrató un tren especial desde Leicester a Loughborough para llevar a sus feligreses a un encuentro en pro de la templanza. Fue la primera excursión en tren en ser anunciada publicitariamente y su éxito fue tal que se repitió anualmente. En 1855, el año de la Exposición Universal de París, el reverendo transportaba pasajeros desde Leicester a Calais, Francia. Al año siguiente organizó y se puso al frente, como conductor y guía, de su primer Grand Tour of Europe. A la vez que nacían el que hoy conocemos como turista y el viaje organizado, también iniciaba su andadura la agencia de viajes conocida internacionalmente como Thomas Cook & Son.

Con la aparición del turista, palabra cuya etimología tiene mucho que ver con los "tours" mencionados, se hizo patente la necesidad de otro tipo de libro de viajes. Un libro que fuera inventario sistemático de los monumentos y bellezas dignos de ser vistos y que a la vez ilustrara sobre su historia. Además debía informar de los medios de transporte para llegar a los lugares y dónde dar reposo y alimento al cuerpo del trotamundos. Y sobre todo esto, a diferencia de los tomos de viajes al uso, debía ser ligero para no estorbar en el macuto, y estar robustamente encuadernado para sobrevivir rudo trato y precipitada consulta. En fin, a la rama de la literatura de viajes le había salido un brote llamado guías de viaje.

En 1865 apareció el "Bradshaw's Illustrated Handbook of Spain" de Richard S. Charnock, que formaba parte de la conocida serie de guías Bradshaw y en el que constaban las Islas Baleares. Las islas aparecieron también por vez primera en la cuarta edición, la de 1869, de "A Handbook for Travellers in Spain" de Richard Ford, autor de célebres guías que editaba John Murray, notable editor inglés del diecinueve, uno de los supervivientes de la era patriarcal del negocio editorial que conjugaba al mecenas literario con el hombre de negocios y capitalista.

Localmente, ya se había editado en Palma, en 1845, "Le cicerone français à Palma de Majorque" de Jaume Cabanellas y en Maó en 1864 la "Guía de forasteros de Menorca" de Josep Hospitaler. En la península la primera guía de las Baleares en aparecer fue, con este mismo título, la de Emilio Valverde en Madrid, 1899; aunque el mismo autor ya había incluído las islas en su "Nueva guía del viajero" de 1886.

La aparición de las guías provocó la bifurcación de las clases de libros de viajes justamente cuando estos se encontraban en su más dulce momento. El libro de viajes se fue desnudando de información precisa y objetiva sobre los lugares visitados, dejando esta parcela para las guías, y se fue enriqueciendo en la transmisión de los sentimientos más íntimos del autor a la vez que las gentes que poblaban los paisajes motivo de descripción iban cobrando más relieve y definición en detrimento de la descripción de monumentos, que tradicionalmente había venido siendo sujeto principal de los escritos viajeros. El libro de viajes se humanizó, salió reforzado de la prueba y su vitalidad quedó fuera de dudas.

Joan Miquel Fiol Guiscafré: Los viajeros románticos ingleses por las islas Baleares (pdf) (págs. 3 - 4)

Bien, pues en 1845 "Le cicerone français à Palma de Majorque" de Jaume Cabanellas y en 1849, el "Manual del viajero en Palma de Mallorca" de Ramón Medel y Lorenzo Pérez Martínez.

Revista: Temps de comunicar

fabian | 18 Octubre, 2011 16:03

Nueva revista digital realizada en Mallorca sobre temas o aspectos de la comunicación. En este primer número, Sebastià Serra Busquets, catedrático de Historia Contemporánea de la UIB y profesor del CESAG (Grup de Recerca d'Història de la Comunicació Social), que es la institución que lanza esta revista, publica una "editorial" que es la declaración de intenciones:

Temps de comunicar es una nueva herramienta de reflexión para aquellos interesados en la comunicación. Es el fruto de una iniciativa ideada hace dos años y que contiene el resultado de un conjunto de investigaciones y de análisis sobre la comunicación desde la perspectiva del tiempo presente, pero también desde la historia.

Esta nueva publicación, que se nos ofrece desde la nuevas tecnologías implica novedad, análisis y complicidades. Las personas que participan directamente son investigadores y profesionales, y lo son desde los ámbitos de las ciencias humanas y sociales. Algo en común son las ganas de comunicar y de reflexionar sobre la comunicación y nuestra sociedad.

La publicación se presenta en tres bloques bien definidos. El primero hace referencia a resultados y planteamientos sobre un tema de investigación, que se está desarrollando en el CESAG como es el de las empresas periodísticas. Esta investigación está en camino de ofrecer grandes resultados y tiene a su favor la entusiasta participación de un conjunto de jóvenes investigadores, básicamente historiadores y periodistas.

El segundo bloque, que se presenta como 'Miscelánea' muestra un conjunto de colaboraciones que se enmarcan entre la especialización y la difusión. Tal vez sea oportuno decir en estos momentos que es muy interesante que una publicación especializada como ésta, ceda un espacio para investigaciones o aportaciones diversas a partir de la pluralidad de los estudiosos e investigadores.

El tercer bloque, de noticias, nos presenta un proyecto de investigación que ya ha empezado a andar como es el de La prensa diaria de Mallorca en el camino hacia la Democracia, proyecto nacido desde el Grupo de Historia de la Comunicación Social del CESAG y que aglutina personas y documentación muy diversa y de gran riqueza.

Agència Balèria

revista
Temps de comunicar

El Índice de los contenidos de este número es el siguiente:

Presentació [Dr. Sebastià Serra Busquets]

Secció I. EMPRESES PERIODÍSTIQUES
La premsa diària de Mallorca [Catalina Amer]
Periodisme 2.0 a les Illes Balears [Llorenç Espasa]
La premsa gratuïta a Balears [Joan Matas]
Història de la ràdio a Mallorca [Joan Matas]
La premsa forana de Mallorca [Rafel Puigserver]
Mitjans en llengua estrangera [Mark Schlüter]

Secció II. MISCEL·LÀNIA
La comunicació a l’església [Eugeni Rodríguez]
¿Comprender películas desde la incomunicación? [Arturo Cadenas]
Visió de la dona a les publicacions [Empar Bosch]
La lengua de las mariposas [M.Gual, J.Matas, A.López, J.Gutiérrez]
Trece rosas [A. Pasarius, M. Puigserver]

Secció III. NOTÍCIES
Projecte de recerca: La premsa diària de Mallorca en el camí cap a la Democràcia (1975 - 1977)
[Grup de Recerca d’Història de la Comunicació Social del CESAG]

Puede ser muy interesante. Convendría que pusieran un sistema de avisos sobre la publicación de los siguientes números.

Por tierras de Castilla

fabian | 17 Octubre, 2011 17:35

Tras el viaje, cansancio. Hotel en las afieras de Salamanca. Dicen que Castilla (la llamada antiguamente "La Vieja", de ocho provincias), tiene once catedrales. Si cinco días (no cuento dos días dedicados al transporte) hemos estado, habrán sido seis o siete las catedrales visitadas: Salamanca (2), Valladolid, Zamora, Ciudad Rodrigo, León.

Campos de Castilla. Tierras onduladas, horizonte sinuoso. Trigo; trigales ya segados de amarillo dorado; una encina solitaria; en algún lugar, una corta hilera de álamos señalan una corriente acuosa. Cielo azul y tierra dorada. Pueblos alejados que muestran la espadaña de su iglesia con los nidos de cigüeña en las alturas.¿Cómo no recordar a Azorín, a Machado, describiendo estas tierras? ("álamos del amor cerca del agua / que corre y pasa y sueña, / álamos de las márgenes del Duero, / conmigo vais, mi corazón os lleva!" Antonio Machado: Campos de Soria)

figura

Las ciudades, no muy grandes, de alrededor de 150.000 habitantes muestran desde lejos las agujas de sus catedrales. Multitud de iglesias, algunas, pocas, ya en Zamora y León, románicas, de gruesos muros apoyados en contrafuertes, y ventanas como saeteras; oscuras y apacibles en su interior, refrescantes frente a la calor de estos días y cuya ausencia de imágenes contrasta con la riqueza de las catedrales góticas de amplios ventanales y exceso de imaginería.

figura
Fray Luis de León en la Universidad de Salamanca

Plazas mayores rectangulares, con los ayuntamientos en un lado, soportales repletos de terrazas donde la cerveza o el vino está presente. Valladolid se ufana de haber tenido la primera plaza. Un incendio destruyó las sinuosas calles gremiales y se crearon las calles rectas, de tiralíneas.

En Salamanca aún resuenan las voces de Fray Luis de León, de Unamuno "Como decíamos ayer", tras haber pasado unos años en prisión o en el exilio, en su regreso a la Universidad. En una esquina de la plaza mayor, en las escalas a una iglesia, los estudiantes utilizan sus ordenadores portátiles aprovechando el acceso a Internet de un banco cercano.

figura

Piedra. Oda de la piedra labrada; pórticos catedralicios de ángeles y figuras bíblicas. Maravillas de los artesanos. Ya en las sillerías de los coros, de preciosas maderas talladas, ya en los cánticos de la piedra, extrañas figuras.

En León, sentada sobre un banco, una figura dibuja. Sombrero calado y, junto a él, una paloma. Como en todas las ciudades, los tiempos dejan huella. Representa a Gaudí dibujando el edificio que ahora vemos frente a él, la Casa Botines.

figura
Escultura de Gaudí

La memoria es débil. Hacia Zamora y Ciudad Rodrigo el paisaje cambia, ya los verdes se expanden en encinares; es la dehesa donde se cría el cerdo negro. Una cadena montañosa nos separa de Extremadura. Igual ocurre hacia Ávila, provincia que atravesamos, junto con Segovia en camino hacia Madrid. Ya robles, abetos, pinos; macizos de piedra granítica. Ya no son los horizontes ondulados de tierra de pan llevar, pero son estas inmensas tierras, de rastrojos dorados, con una encina solitaria, las que, en su desnudez, en su despoblación continuada, con sus cigüeñas en las espadañas de las antiguas iglesias, las que marcan la memoria de este viaje.

De comentarios y de viaje

fabian | 07 Octubre, 2011 17:44

Margarita se afana preparando una difícil maleta para los próximos días y yo introduzco en el eReader el tomo de José María Quadrado correspondiente a "Valladolid, Palencia, Zamora, pues tales son las tierras que recorreremos la próxima semana. Será un descanso para esta bitácora.

Repaso tareas pendientes y sé que queda una respuesta a los varios comentarios que habéis añadido, ya Jesús, ya Xisco, Rafael, Sebastián, CRM, Lorenzo, Aniceto, Pedro ... A todos os doy las gracias por vuestro apoyo y también porque en el comentario añadís información o matizáis la existente, enriqueciéndola, ya sobre la iglesia de San Magín y su Virgen yacente o los escudos episcopales de la puerta del recinto, ya sobre el Borne, "Salón de la Princesa":

El Salón de la Princesa estuvo presidido por la fuente del obelisco hasta que apareció en el extremo opuesto la fuente emplazada en lo que actualmente es la plaça de la Reina. Con anterioridad, en 1827 se añadió una fuente a la Rambla, en el mismo período de tiempo en que se construyó el Jardí Botànic; por lo que Es Born corría el riesgo de perder categoría y por ello se sucedieron dicho cúmulo de reformas.

Llama la atención que las esculturas sean tortugas marinas, cuando las tortugas de tierra generaron tiempo atrás un comercio con el exterior bastante notable; y éstas se almacenaban tradicionalmente en aljibes hasta el momento de llevarlas al Moll Vell de Palma. La tortuga ha sido símbolo de longevidad, sabiduría y permanencia; cuando precisamente el reinado de Isabel II acabó bruscamente tras la Revolución. La fuente de las tortugas sufrió una reforma de su pedestal con el emplazamiento de la avinguda Jaume I. Y además -y esta es una apreciación completamente personal- se hizo coincidir simétricamente con la puerta de acceso de la casa Villalonga-Mir (hoy esa simetría queda obstruída por la parada de autobuses urbanos) y el murciélago visualmente se incustra armónicamente en el escudo de la fachada.

Habría que añadir que, junto con la segunda fuente con la estatua de la reina y las alegorías, se realizó, en aras de un mayor embellecimiento del lugar, el Jardín de la Princesa (actual emplazamiento del monumento a Joan Alcover), acondicionando lo que fue el solar del convento de Sant Francesc de Paula. La banda de música no hizo más que reforzar la idea de un paseo con decoro y abolengo en el corazón de la ciudad. El cónsul Charles Toll Bidwell relata en su libro sobre las Baleares la animación de Es Born en la década de los 70 del siglo XIX. Creo recordar de la bibliografía consultada, que los árboles de la Rambla eran álamos a principios del XIX.

Comentario añadido por CMR

libro

Son comentarios enriquecedores. Gracias por ellos.

El Borne, como paseo, se proyecta en 1833, aunque ya desde 1822 parece que ya tenía forma de Paseo con unos bancos y arbolado. Pero fue en 1833 cuando se hace una suscripción voluntaria para realizarlo bajo el nombre de "Salón de la Princesa" en honor a Isabel II. Se utilizan materiales del Convento de Santo Domingo. George Sand que estuvo unos días en una pensión de la Calle del Mar, muy cercana, no hace ninguna mención sobre este paseo y sí sobre las ruinas del convento inquisitorial.

Cortada, en 1845, tampoco nombra el paseo, pero sí visita el gran caserón de la Misericordia que entonces ya funcionaba su parte dedicada a los hombres, la del gran patio, mientras que se construía la parte dedicada a las mujeres, la de la capilla.

De Quadrado creo que me quedan pendientes un par de entradas (o sea, de enlaces), pues en 1971 la revista Mayurqa le dedicó un número y he de mirar qué hay sobre él en el BSAL donde supongo que habrá bastantes artículos.

Luego convendrá continuar con esta búsqueda de libros digitalizados. Es célebre que los libros actuales posiblemente sean "papelerizados" (palabra que me acabo de inventar) ya que el original supongo que es digital si el autor escribe con ordenador. En esos libros que la Administración sufraga al 100% o en un porcentaje alto, debieran dejar una copia digitalizada gratuita en las webs; al igual que con los Premios (Ciudad de Palma y otros).

Y tendría que haber una web dedicada a los libros sobre las islas; a los libros y a los artículos, críticas, etc que esos libros originan. Siempre echo en falta esas parece que imposibles webs de referencia pero las instituciones no están por la labor.

Bien, pues me despido por unos días. Margarita continúa preparando la maleta con ropa del armario pues el tiempo no es seguro y habrá que esconder ya la veraniega. Hasta la vuelta.

Obras digitalizadas de José María Quadrado

fabian | 06 Octubre, 2011 17:23

Las obras digitalizadas, vista completa, que he encontrado en Internet, aparte de los tomos de "Recuerdos y Bellezas de España", son las siguientes:

  • Título Historia de la Dragonera en sus relaciones con la civilizacion europea
    Autor José María Quadrado
    Editor Impr. de E. Trias, 1848
    Procedencia del original la Universidad de Wisconsin - Madison
    Digitalizado Google Books 9 Jun 2010
    Nota: Ver: La Dragonera y la civilización europea
  • Título A S.M. la reina doña Isabel II: recuerdos del Real Palacio de Mallorca
    Autor Josep Maria Quadrado
    Editor Imp. de F. Guasp, 1860
    Procedencia del original Biblioteca de Catalunya
    Digitalizado Google Books 26 Feb 2010
    N.º de páginas 28 páginas
  • Título: Volumen 1 de Ensayos religiosos, políticos y literarios,
    Autor José María Quadrado
    Editor s.n., 1853
    Procedencia del original Universidad Complutense de Madrid
    Digitalizado por Google Books 11 Abr 2008
  • Título Observaciones sobre la titulacion de las calles
    Autor Josep Maria Quadrado
    Editor Imprenta de Felip Guasp, Impresor real, 1863
    Procedencia del original Biblioteca de Catalunya
    Digitalizado por Google Books 29 Ene 2010
    N.º de páginas 36 páginas
  • Título Mes de mayo consagrado á Maria
    Autor Josep Maria Quadrado
    Editor Esteván Trias, 1858
    Procedencia del original Biblioteca de Catalunya
    Digitalizado por Google Books 30 Abr 2009
    N.º de páginas 456 páginas
  • Título Forenses y ciudadanos: historia de las disensiones civiles de Mallorca en el siglo XV
    Autor José María Quadrado
    Editor Impr. y libr. de Esteban Trias, 1847
    Procedencia del original Biblioteca del Ateneo de Barcelona
    Digitalizado por Google Books 19 Dic 2008
    N.º de páginas 404 páginas

En la Biblioteca Cervantes Virtual no son libros, pero sí artículos de Quadrado:

  • Título: Arnaldo Descors y Fray Bernal Boyl. Ilustraciones biográficas, políticas y literarias
    Autor Principal: Quadrado, José María 1819-1896
    Publicación: Alicante : Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2006 (en HTML)
    Notas de la Reproducción Original: Otra ed.: Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 20 (1892), pp. 113-123
  • Título: La judería de la ciudad de Mallorca en 1391
    Autor Principal: Quadrado, José María 1819-1896
    Notas de la Reproducción Original: Edición digital a partir de Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 9 (1886), pp. 294-312
    Enlace: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, (en HTML)
  • Título: "Los antiguos campos góticos". Carta-prólogo de D. José María Quadrado al autor de esta obra (Rolando Estévez)
    Autor Principal: Quadrado, José María 1819-1896
    Publicación: Alicante : Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2006
    Notas de la Reproducción Original: Edición digital a partir de Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 26 (1895), pp. 280-283

Bien, pues es lo que he encontrado. Sus tomos de "Recuerdos y Bellezas de España" también están, tanto en Google Books, como en la Biblioteca del Patrimonio Nacional como en Archive Internet, encontrándose en este último enlace la obra "Baleares" que añade cuatro capítulos al tomo "Mallorca" de Piferrer.

En Google Books, en "Sin vista previa" o "Vista de fragmentos", hay otras obras que no están a "Vista completa"

El semanario La Palma visto por Miguel de los Santos Oliver

fabian | 05 Octubre, 2011 19:24

Todos estos artículos se centran alrededor de 1840. En 1838 Chopin y George Sand pasan un invierno en Mallorca; Pocos meses después llega Laurens quien en 1840 publica "Souvenirs d'un voyage d'art a Majorque", del cual envía un ejemplar a George Sand. Es entonces cuando ésta escribe y publica "Un hiver au Midi de l'Europe". En 1841 vienen a la isla Parcerisa y Piferrer, quienes publican en 1842 el tomo dedicado a Mallorca de "Recuerdos y Bellezas de España". Y en 1845, pasa un verano en Mallorca el periodista Juan Cortada, quien publica "Viaje a Mallorca en el estío de 1845". Tanto Laurens como Piferrer y Cortada visitan y establecen relaciones con Antonio Furió, Joaquín Maria Bover y José María Quadrado, además de con otros escritores de la isla. Es también en 1840 cuando comienza a publicarse el semanario "La Palma" por Tomás Aguiló, Antonio Montis y Quadrado, revista que causará un impacto importante en la cultura isleña.

También he de indicar que estas entradas que voy realizando parten del hecho de que todo libro del siglo XIX es de Dominio Público y que Google Books los está digitalizando y poniendo en Internet. Por ello, las entradas que voy escribiendo están dirigidas a enlazar con los libros y con artículos que los comenten.

Pues doy ahora un salto en el tiempo y me traslado a 1916, año en que Miguel de los Santos Oliver (1864 - 1920) publica un libro titulado La Literatura en Mallorca. Como hace más de ochenta años de la muerte del autor, sus obras son de Dominio Público pese a que Google Books no los muestre por ahora "a vista completa". Muchos de estos libros de Dominio Público han sido reeditados recientemente y presentan dos copyrights; uno por el estudio introductorio y otro por la edición; este segundo copyright se refiere no al texto del autor, sino a las Notas a pie de página u otros aditamientos que se han añadido en esa edición. Google Books, aunque actualmente centrada en sólo mostrar completas las ediciones originales publicadas en el siglo XIX, llega a acuerdos con autores y editores para, si es posible, mostrar fragmentos de algunas obras del siglo XX y actual,

Bien, pues Miguel de los Santos Oliver dedica el Capítulo II de "La Literatura en Mallorca" al semanario "La Palma".

Estructura el capítulo en una introducción y comentario del semanario; un estudio de los autores de los textos del semanario: Tomás Aguiló, José María Quadrado, Antonio Montis y otros escritores; y una conclusión sobre el semanario y el Romanticismo en Mallorca.

El índice del capítulo, que puede leerse íntegro en el enlace puesto, es el siguiente:

  • Aparición de La Palma, su tendencia
  • Don Tomás Aguiló
    • Concepto de su producción literaria; Mallorca poética, artículos religiosos, baladas fantásticas. A la sombra del ciprés.
  • Don José M.ª Cuadrado
    • Sus comienzos: artículos de crítica; Recuerdos y Bellezas de España.
    • Campaña político-religiosa de La Fé y El conciliador.
    • Sus obras históricas: Forenses y ciudadanos; continuación del Discurso de Bossuet.
    • Aspecto místico y ascético.
    • Traducciones de Shakespeare y ensayos dramáticos.
  • Don Antonio Montis y sus artículos de costumbres
  • Otros colaboradores de La Palma.
  • Nuevos periódicos y tentativas. Imperio del romanticismo.

Recojo sus partes primera y última:

Fecha memorable fue para la cultura mallorquína, y aun pudiera serlo para la española, la de 4 de Octubre de 1840, señalada con la aparición de La Palma y con la revelación de nuevas y restauradoras energías intelectuales. Festejada aquella fecha en 1890 con póstumo tributo de veneración para la simpática revista, reverdecida ésta con una nueva edición y resucitada semel tantum en el número conmemorativo que le dedicaron sus numerosos adeptos, casi huelga reproducir en extracto o diluir en amplificaciones el juicio unánime de las generaciones subsiguientes, acorde con el de la crítica.

La Palma inicia en Mallorca la restauración de las letras regionales, en la más fecunda amplitud comprendida y practicada. Investigación profunda y racional de la historia, amor a las realidades concretas preteridas por las abstracciones del clasicismo, predilección por los asuntos indígenas que produjo a su vez la originalidad del colorido local y el encanto de la sinceridad espontánea, comunicación y reflejo de los esplendores románticos en su apogeo desde la erupción del 35, estudio de la antigua literatura regnícola y de sus olvidados poetas, evocación artística de nuestra tradicional personalidad iluminada por la doble antorcha de la historia y de la poesía, restauración y compenetración con tan diversos elementos del espíritu católico que habían amortiguado los vientos revolucionarios y aceptado después como fuente de inagotables bellezas artísticas, aun por aquellos que ateizaban en la vida práctica. Tal fue la obra emprendida por Aguiló, Montis y Quadrado, o tal ha resultado, cuando menos, vista a la distancia de medio siglo.

* * * * * * * * * * * * * * *

Así corrió la década de 1840 a 1850. Durante ella, impregnado de sentimentalismo, escribió don Gabriel José Rosselló (que ya en La Palma publicara "La hija del verdugo, sombría silueta esproncediana") derramando su crónica y a menudo postiza tristeza en lamentaciones de la ilusión perdida, de la fatalidad perseguidora y de tantos tópicos como consumió el lirismo de aquel tiempo, aunque esmerando la versificación, que supo prestar a algunas versiones de Lamartine.

Así también se dolieron el cultísimo Far y el suave Gradolí, cuya romántica juventud se coronó con prematuras y muy lloradas muertes. Con el natural retraso, se hizo popular el romanticismo. Se supo en Mallorca de sus extravagancias, más aun que por los libros, por el suicidio de Larra y por la visita de Jorge Sand y Chopin. Llegaron los dramas de Scribe y las novelas de Dumas. Tradujéronse los unos y las otras. Más de una joven, de provocada palidez, quiso resucitar en su pecho las emociones de Valentina o aguardó, febril e insomne, la llegada del lánguido Stenio; y no hubo mancebo de veinte años que no sintiese rugir en su corazón los infortunios de Werther o de Rene.

Miguel de los Santos Oliver; La Literatura en Mallorca (Cap. II)

Quadrado y el Semanario La Palma

fabian | 04 Octubre, 2011 15:36

Año 1890. Posiblemente como única vez que ha ocurrido, en Palma se publica el ejemplar de un semanario. Tras el título no lleva numeración, sino una expresión "Número póstumo". El ejemplar anterior se había publicado hacía unos cincuenta años.

A Montis, Aguiló y Quadrado
Ilustres fundadores del Semanario La Palma

Hoy cumple media centuria
Que en tierra bien preparada,
Dejasteis aquí sembrada
La semilla del saber.
A la sombra de La Palma
Que regó vuestro talento,
El numen y el sentimiento
Los tres visteis florecer.

Hoy los vates que bebieron
En la cristalina fuente,
Que ha manado dulcemente
De vuestro numen sin par;
Para ensalzaros levantan
Sus voces, en armonía
Con la entusiasta alegría
De este pueblo balear.

Yo quisiera unir mi acento
Al del pueblo fiel que os ama
Y proclamar vuestra fama
En inspirada canción:
¡ No es posible! Triste vivo
En el mundo de las almas:
Y no puedo batir palmas
Cuando sufre el corazón.

Margarita Caymari de Bauló

Mi interés está en encontrar en Internet los principales textos, enlazándolos en esta bitácora de Alta mar, e intentar comprenderlos al tiempo de - puesto que son textos antiguos - intentar conocer su importancia y su influencia.

portada

Pero la revelación definitiva del Quadrado escritor es indudablemente la revista mallorquina La Palma, semanario de historia y literatura, cuyo primer número sale de la secular imprenta de Guasp el 4 de octubre de 1840, y de la que son cofundadores y redactores con él sus amigos don Antonio Montis y Boneo y don Tomás Aguiló y Aguiló, aunque en las 253 páginas de sus 32 entregas es la suya la parte del león.

Cuanto se diga será siempre poco sobre el papel y la importancia de La Palma en el desarrollo de la literatura en nuestra isla. Pero no es menor su interés para el estudio de la estricta personalidad literaria de su gran redactor. En La Palma, están como larvas de ulteriores y magníficos despliegues, los aspectos todos de aquella robusta personalidad, está Quadrado entero y completo, el historiador y el novelista, el ensayista y el crítico, como están el poeta y el apologista.[...]

[...] Con todo, la castellana La Palma será siempre venerada por todos nosotros, como "el hecho literario que hace germinar en la isla la simiente de la Renaixensa" Con ella fundó Quadrado "la pequeña república de nuestras letras insulares", haciendo posible el clima espiritual y sentimental en el que la lengua de Ramon Llull, de Turmeda y de Francesc d'Olesa, había de darnos, rama de un tronco común y fruta de una misrna semilla, la feliz eclosión de los nornbres máximos de nuestra poesía.

Desaparecida La Palma, con el número 30, el domingo 25 de abril de 1841, veía la luz antes de un mes, el domingo 16 de mayo, el primer número de una nueva publicación, el Almacén de frutos literarios, semanario de Palma, que venía a sustituirla. Por el nuevo hijo espiritual de sus afanes se preocupó ya Quadrado desde lejos en sus ausencias de la isla, y en sus páginas se reprodujeran sus mejores colaboraciones en la corte en la Revista de Madrid, el Semanario pintoresco y el Católico.

Juan Pons y Marqués: Evocación de Quadrado, en Revista Mayurqa, 1970, vol 03 - 04.

Los dos semanarios se encuentran en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica. La palma : semanario de historia y literatura presenta 13 números del año 1840; 17 números del año 1841 (hasta abril) y un solo número del año 1890. el "número póstumo".

El Almacén de frutos literarios : Semanario de Palma tiene 5 números del año 1841; tres del año 1842; 34 de 1843; 52 de 1844 y 9 de 1845.

El 1 de junio de 1842, Quadrado se trasladó a Madrid a probar fortuna como dramaturgo. No tuvo suerte y se defendió económicamente como articulista en prensa. Mantiene correspondencia con Tomás Aguiló, la cual se puede encontrar en el Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana (BSAL), de 1925 (1924 - 1925), recogida por Antonio Pons con el título "En Quadrado a Madrid", 1841 - 1846.

Unos pocos meses después de cerrado el semanario "La Palma", llegan a Mallorca Parcerisa y Piferrer, quienes se ponen en contacto con Furió, Bover y también con Tomás Aguiló, Montis y Quadrado. De esta relación, hacia 1848 en que muere Piferrer, Quadrado se encargará de la redacción de los "Recuerdos y Bellezas de España". Su estancia en Madrid no fue inútil pues le puso en contacto con escritores que formarían la vanguardia intelectual de España.

portada

Pero mi objetivo hoy era simplemente enlazar con el semanario "La Palma", del que necesitaría algún estudio.

El país empezó á percibir en La Palma sus propios latidos y a tener conciencia de sí mismo; La Palma inició el mallorquinismo. Brotó en el punto de enlace y compenetración de la patria pequeña y la patria grande; de entrambas recibió su savia; el sello español y el sello indígena aparecen en sus páginas mezclados y confundidos; y en tal concepto, vino á representar á priori el equilibrio que en Mallorca oponemos á las exageraciones regionalistas y á la estolidez centralizadora que pretende mutilarnos en aras de la uniformidad, la más antinacional, á nuestro juicio, de todas las manías.

Por eso, en el día de hoy; quincuagésimo aniversario de la fundación de aquel periódico, hemos querido conmemorarla, reuniendo nuestras firmas en otro número del mismo, aunque sepamos que nuestra Palma no será inmarcesible como la antigua; y consagrar un recuerdo y un homenaje á sus ilustres redactores, D. Tomás Aguiló y D. Antonio Montis, que ya descansan en la paz de Dios, y D. José María Quadrado, el maestro de todos, que tanto ha contribuido al crecimiento y frondosidad del patrio laurel, regándolo con los sudores de su laboriosa existencia, y de quién tanto esperamos todavía sus admiradores.

Descubrámonos, sí, ante esos nombres ilustres.

Juan Alcover: "1840 - 1890" , en el Número póstumo de La palma : semanario de historia y literatura (1890)

Dos textos (Menéndez Pelayo y Alcover) sobre José María Quadrado

fabian | 03 Octubre, 2011 18:50

La figura de José María Quadrado (Menorca, Ciudadela 1819 - Palma 1896) es compleja. Una lectura de su biografía, tal como presenta la Wikipedia es algo pobre y no da mucha idea de la obra de este escritor. Algo más ofrece filosofia.org y la página que enlaza del Diccionario Enciclopédico Hispano - Americano.

«¡Envidiosos, ingratos, indiferentes! Eso somos; y mientras lo seamos, no seremos ni católicos, ni cristianos, ni hombres! Dos hechos tristísimos, desconsoladores, ocurridos recientemente, nos autorizan para hablar así. Ha muerto Quadrado, el literato insigne, el historiador escrupuloso e infatigable, cuya vida entera se dedicó al servicio de la patria y al cultivo de las letras, y los periódicos baleares nos han dicho que el cortejo que rindió el último homenaje a su cadáver ¡fue reducido, corto, exiguo!...» M. Morano, 'Polilla moral', en La Dinastía, Barcelona, domingo 12 de julio de 1896, pág. 2.

filosofia.org: José María Quadrado Nieto 1819-1896

La vida de Quadrado no tiene elementos sobresalientes: archivero, se dedicó a su trabajo. Su muerte en julio de 1896 pasó sin relieve especial.

Pocos años antes, en junio de 1893, don Marcelino Menéndez Pelayo, autor de "Historia de los Heterodoxos españoles", escribía unas páginas sobre Quadrado que se publicarían en su obra "Estudios de Crítica Literaria, Segunda serie" (1895).

Si se atiende á todo lo expuesto, habrá que convenir en que pocos escritores españoles de nuestros días han poseído tal suma de varias aptitudes como Quadrado, y pocos han sabido desarrollarlas de un modo tan completo y darles tan adecuado empleo. Las Baleares, cuya historia literaria es tan larga y gloriosa, no han producido escritor tan eminente desde los tiempos del iluminado Dr. Ramón Lull.

Es el párrafo penúltimo del capítulo "Quadrado y sus obras", del libro:

  • Estudios de crítica literaria (1893)
  • Author: Menéndez y Pelayo, Marcelino, 1856-1912
  • Volume: 02
  • Subject: Spanish literature
  • Publisher: Madrid, "Sucesores de Rivadeneyra"
  • Language: Spanish
  • Call number: AEU-2437
  • Digitizing sponsor: University of Toronto
  • Book contributor: Robarts - University of Toronto
  • Collection: robarts; toronto
  • Description: Vol. 2.- Quadrado y sus obras; La Celestina El Alcalde de Zalamea; Tirso de Molina; De los historiadores de Colón; Lope de Vega y Grillparzer; Enrique Heine; De las influencias semíticas en la literatura española
  • Enlace: Internet Archive

libro
M. Menéndez Pelayo: Quadrado y sus obras.

He separado las páginas del capítulo dedicado a Quadrado: Quadrado y sus obras.

Ni Menorca, ni Mallorca, ni España hicieron de Quadrado, mientras él vivía, el caso que era debido, hasta que Menéndez y Pelayo le rindió pleito homenaje con su magistral Introducción, encabezando la segunda edición de Ensayos de nuestro polígrafo sin par. La deuda que no pagaron sus contemporáneos, es de esperar que la salde cumplidamente la posteridad, por aquello de que no hay deuda que no se pague ni plazo que no se cumpla. Que sea esto pronto, por el buen nombre de las Baleares y de España, es lo que pido a Dios con toda mi alma de español y de cristiano.

Antonio Mª Alcover, pbro.

Palma de Mallorca, 16 de enero de 1920.

1920, se ha celebrado ya el primer centenario del nacimiento de Quadrado. Antonio Maria Alcover publica un artículo en la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, titulado "Algo sobre la biografía y bibliografía de Don José María Quadrado":

Todo Palma y Mallorca lloraron su muerte, extendiéndose el duelo a la vecina isla de Menorca, donde había nacido, y hallando eco en Madrid, Barcelona y algún otro centro de cultura, y hasta entre los sabios extranjeros, algunos tan eminentes como el inmortal historiador César Cantú. Sí, todos lloramos la pérdida de aquel escritor imponderable, de aquel varón verdaderamente extraordinario que dedicó toda su vida, todas sus fuerzas, todo su ser a servir a Dios y a su Patria con sus obras y con su pluma, fecunda, lozana e inagotable como ninguna otra que haya brotado en las Baleares de muchos siglos a esta parte, no habiéndole sobrepujado ni igualado nadie aquí más que el beato Ramón Lull.

Todos los periódicos baleares y los más importantes de la Corte y otras ciudades del continente dedicaron a su veneranda memoria sentidas y encomiásticas necrologías, distinguiéndose el diario palmesano La Almudaina, consagrándole un Recuerdo necrológico : 32 + xvi págs. de 312 X 235 mm., todo él artículos laudatorios del excepcional polígrafo, firmados por veintiséis escritores mallorquines y once del continente.

En 14 de junio del año pasado se cumplieron cien años de su nacimiento, celebrándose su Centenario : a). En Menorca, empezando Ciudadela con un Álbum de autógrafos en honor de Quadrado, entregado a la Ciudad, una Misa en el atrio de la casa en que nació Quadrado, una Exposición arqueológica en el Círculo Artístico y una Velada literaria en el teatro, presidida por el señor Alcalde de Ciudadela y representantes de las demás Autoridades, todo esto el día 15 de junio; y finalmente en Mahón, el Ateneo Científico, Literario y Artístico, en diciembre, conmemoró el tal Centenario con una solemne velada científico literaria, en que tomó parte la flor y nata de la intelectualidad menorquina y la gente de más viso de la Isla, b). En Madrid celebró la conmemoración centenaria la Sociedad Española de Excursiones el día 22 de junio en el palacio de la Real Academia de la Lengua Española bajo la presidencia de Su Majestad el Rey, dedicándose a la memoria de nuestro gran polígrafo sentidos, eruditos y elocuentes discursos, c), En Mallorca se preparó el centenario con varias conferencias en el Museo Arqueológico Diocesano, Centro de Defensa Social y Tercera Orden Seglar de San Francisco, y en 23 de noviembre se celebró solemne Pontifical en la Santa Iglesia Catedral Basílica, se inaguró en el extremo occidental de la calle de Palacio severo monmnento en mármol coronado por un busto de Quadrado y erigido por el Ayuntamiento, pronunciando oportuno y ferviente discurso el señor Alcalde de Palma, y por la noche en el salón de sesiones del Palacio Municipal solemne velada literaria bajo la presidencia del reverendísimo señor obispo, doctor don Rigoberto Domenech y demás autoridades y con asistencia de lo más selecto y granado de la ciudad, estudiando a Quadrado los diferentes oradores como Historiador, Crítico de Arquitectura, Sociólogo, Periodista de altos vuelos. Apologista de la Fe Católica, Autor Ascético, Estilista y Patricio insigne, resumiendo elocuentemente los discursos el reverendísimo Prelado diocesano.

Bien, pues estos párrafos van seguidos del anteriormente citado; no sé si algo contradictorios en cuanto a la narración de los días posteriores a la muerte de Quadrado. Pertenecen al artículo de Antonio Maria Alcover "Algo sobre la biografía y bibliografía de Don José María Quadrado", publicado en:

libro
Antonio Mº Alcover: Algo sobre Don José María Quadrado.

  • Revista de archivos, bibliotecas y museos
  • Author: Spain. Cuerpo facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos; Spain. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Instituto Nicolás Antonio
  • Volume: 41
  • Subject: Libraries; Archives; Spanish literature
  • Publisher: Madrid
  • Possible copyright status: NOT_IN_COPYRIGHT
  • Language: Spanish
  • Call number: AAZ-3652
  • Digitizing sponsor: University of Toronto
  • Book contributor: Robarts - University of Toronto
  • Collection: robarts; toronto
  • Enlace: Internet Archive

Revista de más de cuatrocientas páginas de las que he recogido la treintena correspondientes al artículo Algo sobre Don José María Quadrado y las he puesto en Scribd.

Aunque yo haya elegido hoy un aspecto tangencial, los dos artículos son buenos y analizan la obra de Quadrado. Pero no son los únicos pues hay varias publicaciones que dedican números extraordinarios a la figura y obra de Quadrado, que transcurre a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, enlazando las figuras de los viajeros, de Furió y Bover con las que seguirán en las décadas colindantes con el inicio del siglo XX.

 
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar