Alta mar

Contacto

Tomás Luis de Victoria: Cuarto centenario

fabian | 30 Juny, 2011 14:31

Celebramos el cuarto centenario de la muerte de Tomás Luis de Victoria (1548 - 1611), gran polifonista del Renacimiento. Su obra, toda religiosa, sigue siendo cantada hoy por toda clase de grupos corales, afortunadamente numerosos en la geografía actual.

En el YouTube, escribiendo en el buzón de búsqueda "Tomás Luis de Victoria" aparecen 1880 vídeos, lo que indica que su música aún es cantada. Como archivos musicales con su obra, está el programa Grandes Ciclos de Radio Clásica que ha dedicado todos los días de este mes de junio a emitir su obra.

En cuanto a sus partituras, en la Biblioteca Coral de Dominio Público (CPDL) hay muchas, si no todas las que compuso.

Ahora bien, en el archivo radiofónico que he enlazado (Grandes ciclos del 01/06/2011), el musicólogo Michael Noone indica la paradoja de que este Ave María tan cantado, precisamente no es de Tomás Luis de Victoria, el cual tiene varios otros.

Otra curiosidad es que, al finalizar el vídeo, entre los que ofrece para cargar hay uno de un concierto que ofreció este coro de una localidad Valenciana en Esporlas (Mallorca), el cual está registrado en varios vídeos.

Bueno, pues sirva el cuarto centenario de Tomás Luis de Victoria para conocer un poco su hermosa música.

Llorenç Garcias Font, científic i promotor cultural

fabian | 30 Juny, 2011 06:12

libro

La Col·lecció La ciència a les Illes Balears amplía con la obra "Llorenç Garcias Font, científic i promotor cultural" a diez el número de publicaciones en pdf. Muy bien esta iniciativa. ¡Ojalá fuera imitada por otros campos del saber, aunque mejor utilizando varias lenguas!

Confeccionar un ebook (II)

fabian | 29 Juny, 2011 15:32

Es hora de empezar a confeccionar mi primer libro. Tengo abierto el programa Sigil y las siguientes páginas web: Tutorial básico del programa Sigil y Artículos de Baleópolis pues lo que voy a hacer es un libro que recoja los artículos de Baleópolis, de la sección "Ocurrió en..." que trata sobre historia de la Ciencia en las islas mediante las biografías de los personajes científicos. Así que será un libro de biografías de científicos. En la página citada están los enlaces a las páginas del periódico elmundo.es, por lo que iré abriendo en una pestaña el primer artículo que se publicó el 9 de febrero del 2009 titulado El ‘GPS’ mallorquín con el que navegó la expedición de Charles Darwin que se refiere a Felipe Bauzá.

nuevo archivo
Para cada capítulo o artículo, añadir un nuevo archivo de Texto

Ahora viene el primer paso, importantísimo, que repetiré cada vez que vaya a empezar a copiar un artículo o iniciar un capítulo: Pulso clic con el botón derecho del ratón sobre la carpeta Text y del menú que se me abre elijo la opción 'Add New item', con lo que se me abrirá en la carpeta Text un nuevo archivo. Esta acción la repetiré cada vez que vaya a iniciar un nuevo capítulo o, en este caso, vaya a copiar un nuevo artículo.

En este momento inicial, abriré dos archivos, con lo que tendré tres: el primero (doble clic sobre él) escribiré "Portada"; en el segundo escribiré "Índice"; y en el tercero será donde copie el primer artículo.

Importante: Antes de empezar a copiar o a escribir, hacer doble clic sobre el archivo a utilizar, de manera que quede marcado con fondo oscuro (verde).

Es cuestión de Copiar y Pegar. Una vez pegado el texto, revisar que se hayan formado los párrafos, poner negritas e itálicas donde convenga. Yo añado, bajo lo que será el título, el nombre del autor del escrito; en este caso "por Laura Jurado" y a esta línea le pongo alineación derecha. Importante: Conviene que el texto sólo tenga alineación izquierda o derecha, sin justificar nunca, pues esta acción descompone el texto añadiendo espacios u otras acciones.

Ahora viene una acción muy importante: Marcar el título del artículo; elegir como tipo de texto "Heading 1", con lo que el tipo de letra se agrandará. Hacer lo mismo con la palabra "Índice" del archivo 2. Pulsar ahora el botón "Generate TOC from headings" que se halla abajo a la derecha bajo la columna "Table of Contents", con lo que se abrirá un "Headings Selector" y, tras pulsar OK, los títulos de los archivos aparecerán en la Table of Contents.

header
Señalar el título del capítulo o artículo con 'Header 1' para que pase a la Tabla de Contenidos por la que el lector podrá guiarse

En el archivo 1 he escrito la palabra "Portada", pero no la he marcado como "Heading 1", por lo que no me aparece en la Tabla de Contenidos. Por ahora reservo ese archivo para ser la Portada del libro digital, a la que pondré alguna imagen y algo decorativo.

portada
La portada ya en el eReader

Como los títulos de los artículos no suelen poner el nombre del científico, en el archivo 2, dedicado al ïndice, escribiré el nombre del científico, en este caso "Felipe Bauzá", seguido del título del artículo; con lo que empiezo a confeccionar el índice con los nombres de los científicos y los títulos de los artículos.

Añado a la carpeta Text un nuevo archivo, el cuarto, para pegar en él el siguiente artículo que será El científico que desmanteló la estrella de los Reyes Magos. Y así voy copiando artículos, cada uno en un archivo nuevo.

página
La página inicial de un artículo con título y letra pequeña. Los párrafos quedan bien formados

Bueno, sólo es cuestión de saber cómo se utiliza este programa, por lo que bastarán unos pocos artículos. Busco y selecciono una imagen para la portada. Aquí sí que conviene tener en cuenta varias indicaciones. Lo principal es que los archivos epub son fundamentalmente de texto (organizados en capítulos y estos en párrafos) ya que lo importante es que las páginas que se creen sean repaginables, es decir, que se adapten al tamaño de la pantalla. Una misma página puede ocupar 4 o más pantallas dependiendo del tamaño de letra que el usuario elija. Este concepto de "repaginable" es más difícil de organizar con imágenes. Así, una imagen de gran tamaño no cabrá en la pantalla y el usuario tendrá dificultades para poder visualizarla. El Tutorial básico recomienda que las imágenes no sean de tamaño superior a los 590 píxeles de ancho y 750 de alto. También es aconsejable que sean imágenes "ligeras", de poco peso para que no tarden mucho en cargarse; para ello, conviene rebajarles calidad. Yo elijo una imagen de 400 de ancho y 441 de alto. A través de "Insert image", teniendo abierto el archivo donde voy a colocarla, sitúo la imagen y añado unas palabras en la portada. Guardo el trabajo - que puedo recuperar y seguir cuando quiera - y traspaso el archivo resultante al eReader.

índice
La página ïndice (no es la Tabla de Contenidos) indica los capítulos o artículos recogidos (letra mediana)

Bueno, pues con este programa es muy fácil componer o confeccionar un ebook en formato epub, formato estándar en la actualidad.

La posibilidad de realizar los propios libros electrónicos abre posibilidades inéditas, tanto como elemento de expresión y comunicación como elemento de archivo y organización de materiales sueltos. Los epub pueden enviarse por correo o colgarse en Internet. No son visualizables en páginas web, pero sí en tablet, eReader y, con algún programa, en monitores.

No entro hoy en los metadatos, ni en qué forma presentan actualmente los libros electrónicos algunas bibliotecas, ni en cómo organizar una biblioteca digital o cómo conseguir pasar de un formato o tipo de archivo a otro. Queda mucho por saber sobre libros y bibliotecas digitales. Confío que haya días para poder tratar (investigar, conocer) estas temáticas.

Confeccionar un ebook (I)

fabian | 28 Juny, 2011 16:08

Un ebook es un libro digital que pueda ser leído mediante un eReader o mediante otro dispositivo electrónico. Los eReader son dispositivos de "pantalla apagada" que utilizan la llamada "tinta electrónica". La expresión "pantalla apagada" significa que no emite luz; al contrario que la mayoría de las pantallas, ya TV, monitores, teléfonos móviles, etc., los eReader no emiten luz, de tal manera que en la oscuridad no pueden verse los contenidos. Los eReader sólo gastan energía al encenderse y al pasar de página, por lo que su batería sólo es necesario recargarla muy de tarde en tarde. La mayoría de ellos no son a color, por lo que las imágenes sólo aparecen en grises. Van muy bien para mostrar textos, siempre que estos estén bien conformados. Al poderse elegir el tamaño, la lectura queda facilitada y al tener en cuenta su poco peso y fácil transporte, presentan ventajas ante los libros de papel, máxime cuando estos son voluminosos. Con todo, hay que tener claras sus posibilidades: sirven para leer texto, que no imágenes; las cuales pueden ser mejor vistas en una tableta u otro dispositivo. Los eReader suelen tener una pantalla de 5, 6 o 7 pulgadas.

Los ebook son libros electrónicos, principalmente de texto aunque puedan llevar imágenes. Hay varios tipos de archivos de libros electrónicos, ya que los eReader pueden presentar en pantalla archivos tipo txt, doc (archivos del Word), pdf y otros. Los pdf, muy habituales en Internet presentan dificultades en los eReader al quedar en pequeño tamaño la escritura, quedando casi ilegibles por su pequeñez y al no poderse agrandar el texto. Una página en un pdf no es repaginable, es decir, no se puede dividir para poder ser presentada en distintas pantallas pequeñas, lo que sí es factible en otros formatos. No todos los eReader aceptan algunos archivos. Así se da el caso que el eReader más famoso, llamado kindle, lanzado por Amazon en el 2007, sólo acepta archivos tipo mobi, exclusivos de su empresa. Con todo, han salido programas que convierten unos tipos de archivo en otros.

epub epub

El archivo epub fue elegido en el año 2008 por la industria norteamericana como tipo de archivo estandar para los lectores electrónicos. Tiene notables ventajas, siendo la principal el que es Open Publication, es decir, que no depende de ninguna empresa, es libre (al contrario que los doc de Microsoft, los pdf de Adobe o los mobi de Amazon). Sony lo aceptó para sus eReader y el espaldarazo total se lo dio Google al incluirlo como estándar en su opción de descargar los libros digitalizados.

Así pues, el epub es un tipo de archivo de código abierto. En realidad es un tipo de archivo tipo zip, es decir, es un contenedor de otros archivos. Si se renombra un epub poniéndole un nombre punto zip, se pueden extraer sus archivos interiores, los cuales son archivos tipo XML que, en realidad son páginas web (HTML) con una hoja de estilo (CSS).

Todos estos archivos se pueden abrir con el Bloc de Notas. Es muy útil conocer un poco el lenguaje HTML, el de las páginas web, pues es el que verdaderamente se utiliza. El lenguaje XML es de tipo HTML con la salvedad de que cada autor puede inventarse los códigos que él quiera. Así, por ejemplo, el archivo noticias.xml lo utilicé para presentarlo a través de un flash. Se puede ver que cada noticia tiene cuatro elementos o códigos: una imagen, una cabecera o título, un cuerpo y un pie. Si se pulsa en el "-" que presentan algunos códigos, puede verse como se retrae. Es muy bonito el lenguaje XML y yo lo he utilizado para presentar datos en tablas en Jugando con mapas y bases de datos para ordenar y ser utilizado en la categoría "Cartografía" o en Datos tabulados con XML y flash para la categoría "Esculturas de Palma".

Al ser los epub de código abierto, es posible estudiar sus códigos y poder una persona crear sus propios archivos. Como suele ser habitual, hay un programa que facilita estas acciones. Es Sigil, un programita libre, muy fácil de instalar, con el que podemos construir epub, modificarlos, corregirlos, etc.

Sigil
Escritorio del programa Sigil

Si con el Sigil abro un fichero epub, se me presenta una pantalla dividida en tres. En la de la izquierda aparecen los archivos que guarda el contenedor: unos archivos de texto - cada capítulo del libro es un fichero -, una carpeta con imágenes que aparecen en la portada y en alguna página; una carpeta con la o las hojas de estilo. En la parte central, está el contenido del archivo que he elegido ver; esta pantalla también se presenta en vista código, lo que es muy práctico para aprenderlo, conocerlo o, en algún caso, modificarlo. En la parte derecha, está la pantalla de contenidos, la cual muestra el índice del libro.

Con este programa puedo construir, modificar los epub sin saber nada de códigos, pero mejor si los conozco, principalmente los códigos de HTML. Así que con él empezaré a construir mi primer libro en epub, tipo de archivos válido para ser leídos en un libro electrónico o eReader. Lo contaré en un próximo artículo.

Del Diccionario de varones ilustres de la RAH

fabian | 27 Juny, 2011 16:14

"Varones ilustres" era como se denominaba en los siglos XVIII y XIX a los sujetos cuya biografía covenía que fuera recordada. Aquí en Mallorca. Joaquín María Bover (1810 - 1865) publicó la obra Varones ilustres de Mallorca y en la página en que enlacé esa obra utilicé la expresión Personajes históricos de Mallorca.

El hecho está en que la Real Academia de la Historia se propuso en 1999 elaborar un Diccionario Biográfico Español. "El Diccionario incluirá unas cuarenta mil biografías de personajes destacados en todos los ámbitos del desarrollo humano y en todas las épocas de la historia hispana, desde la antigüedad más remota en que se tiene constancia de personajes hasta la actualidad, comprendiendo los territorios de ultramar y los transpirenaicos que formaron lo que suele denominarse 'Monarquía Hispánica'". Así que en comisiones seleccionaron los personajes y eligieron para cada uno de ellos un historiador o autor calificado. Tras doce años de labor han presentado los primeros 25 tomos. Y ya se ha armado la gorda porque algunos políticos no están de acuerdo con la biografía de Francisco Franco, quien fuera Jefe de Estado durante varias décadas. Bien, muchas voces se han alzado para armar escandalera en muchos lugares de España, incluída Mallorca- Probablemente la mayoría de esas voces no hayan leído la biografía indicada pues los tomos publicados sólo se muestran a personas autorizadas.

Por ello es que, cuando leí en la Última Hora del pasado sábado, día 18 de junio, unos párrafos de alguien, Jesús García Marín que sí había tenido acceso al Diccionario biográfico, recorté el escrito para guardarlo en esta bitácora. Claro que en ese artículo, su autor no se interesa por la figura de Franco, quien tuvo también destino militar en Mallorca, sino por los personajes - varones ilustres - que de Mallorca salen en ese Diccionario.

Mallorca en el Diccionario Biográfico

Jesús García Marín
Historiador

Todo el mundo habla del polémico Diccionario Biográfico publicado por la Academia de la Historia pero pocos lo han visto, entre los que no lo han visto está César Antonio Molina, anterior ministro de Cultura; el otro día me lo encontré a la altura del Casón del Buen Retiro, le pregunté por lo de Franco y eso me dijo, o tal vez no quería opinar por no meterse en el fregado. Ver el Diccionario en la Academia para un simple mortal es casi tarea imposible porque la acción exige mucho papeleo; presentar —casi como en el Madrid de Galdós— la recomendación de un catedrático; etcétera, vamos que ni que fuera el manuscrito del Libro de Franquezas. Sin embargo, dieciséis tomos de la docta obra se pueden hojear en la Biblioteca Nacional, al lado de la sala general, en una sala más pequeña donde se encuentran, además de un busto de Séneca, los grandes compendios entre ellos la Gran Enciclopedia de Mallorca que edita esta casa con sus tomos apéndices y el susodicho Diccionario de la Academia.

¿Qué se lee en el Diccionario de Mallorca? Me zambullo una mañanita para entresacarles algunas perlas, casi en plan Tómbola. Aviador y abogado palmesano fue Acedo Colunga (1895-1965) uno de los fundamentadores del derecho aeronáutico, falangista al que Franco nombró delegado del Gobierno en Telefónica. Del marqués de Casafuerte que fue Comandante General de Mallorca en el siglo XVIII se dice que hizo una buena gestión y frenó el bandolerismo además de reparar nuestras fortificaciones, se echa en falta en la bibliografía un estudio mallorquín de Leandro Garrido sobre este personaje que fue virrey de Nueva España. Nos enteramos que Gabriel Alomar (1873-1941) se casó con la pollensina Margalida Cifre y comenzó a trabajar en el Instituto Balear de auxiliar supernumerario. Del pare Batllori se refleja su período mallorquín (1941) “que le brindó firmes amistades y una cierta libertad para escribir su síntesis de lulismo”, en esos años y en Mallorca fundamentó su particular visión de la cultura catalana. De Gabriel Barceló se recuerda cuando cogió el Bar Orient de Felanitx y el hotel Latino que fue el principio de su expansión hotelera. Hugo O´Donnell y Duque de Estrada le dedica bastantes páginas al famoso capitán Barceló, pero no está la biografía del pintor Miquel Barceló.

Salen también periodistas que escribieron en Baleares o siguen escribiendo en Última Hora, por ejemplo Juan Bonet en la biografía dedicada a María del Mar, o Gabriel Ferret en la dedicada a Cela, en la bibliografía. Ese gran poeta que fue Blai Bonet, amigo de Pla y Espriu, pilló la tuberculosis y forjó su gran cultura estudiando Humanidades y tres años Filosofía en el Seminario; cubrió el Concilio Vaticano II y sus crónicas se publicaron hasta en Brasil y Buenos Aires. Bonet de San Pedro ha quedado como uno de los primeros referentes de la música melódica del período 1940-55, era huérfano de padre y trabajó muy duro hasta entrar de botones en el Club de Regatas de Palma. Joaquín María Bover, el gran erudito del siglo XIX, disfruta de una biografía bastante larga, en la que no faltan las menciones a los estudios de su descendiente Jaume Bover Pujol. Cela fue herido en el frente de Monegros y perteneció al Regimiento Infantería de Bailén núm. 4. En 1954, el maestro Cela, habitual colaborador de las páginas de Última Hora, acompañó al Escorial a Hemingway…

Son notables las ausencias porque el criterio de selección biógráfica no está nada claro. Hay gente que no vale un pimiento con mucha biografía y personajes capitales de nuestra cultura con unas pocas líneas. Una obra irregular cuya calidad depende completamente de quién firme la entrada, y haylas de gran calidad: entre ellas la magistral de nuestro catedrático Josep Juan Vidal sobre el Joanot Colom de las Germanías (una de las mejores de los primeros 16 tomos), la de María Barceló sobre Caldentey, Miramar y la primera imprenta mallorquina, o la de Joan Mas i Vives sobre Tomás Aguiló Forteza.

Desde luego sobran a montones los políticos que ocupan además mucho espacio que le hubiera venido bien a las primeras figuras de nuestra Cultura. De Esperanza Aguirre se dice que tiene un buen handicap jugando al golf y que está casada con el conde de Murillo. A Bibiana Aido se le reconoce su trabajo al frente del Observatorio de Emprendedores (falta la palabra Emprendedoras) de la Universidad de Cádiz. De Botín, que financia parte de la obra, se dice que se caracteriza por su liderazgo y capacidad de mando (¡quién lo duda!). Del académico Cebrián cuyo padre fuera director de Arriba y él de El País se comenta que comenzó a interesarse por el marxismo gracias al teólogo Miret Magdalena. Nos enteramos también que Carme Chacón es nieta de un anarquista que sufrió persecución durante el franquismo (¡ya tiene pedigrí!) y que Carrillo sembró durante la Guerra Incivil el terror revolucionario. Pienso que salvo las rigurosas entradas de algunos historiadores profesionales entre los que hay media docena de doctores mallorquines, el Diccionario, siendo una obra notable en muchas de sus reseñas, abusa de los juicios de valor, tendría que haber sido más técnico, sin duda ha faltado criterio para seleccionar los biografiados y han sobrado las ganas de contentar a tirios y troyanos.

Sólo están los primeros tomos. Interesante será ir conociendo qué otros personajes de las islas salen y, si es posible, que estuvieran en Internet las biografías.

Jesús me ha mandado el artículo anterior, por lo que no he tenido que escanearlo. También me ha mandado el siguiente que no me niego a publicar pues conviene recordar que algunos políticos tienen la pulsión insaciable no sólo a conformar la realidad según su manera de pensar sino también a escribir o reescribir la historia.

Franco y el Diccionario Biográfico

Jesús García Marín
Historiador

A Luis Suárez Fernández lo conocí durante el XIII Congreso de Historia de la Corona de Aragón que se celebró en el Auditórium de Palma y en cuya organización tuve la suerte de participar, además en aquella ocasión pude ayudar a la por entonces consellera de Cultura, María Antonia Munar, a preparar el discurso que en el patio precioso del castillo de Bellver dio a los asistentes. Suárez es un medievalista de reconocido prestigio aunque como todos los historiadores es subjetivo. Recordemos lo de “si fuera objeto sería objetivo, pero como soy sujeto, soy… ” La historia está muy lejos de ser una ciencia o es una ciencia demasiado humana, incluso la denominada historia cuantitativa que muchas veces se tiene por el non plus ultra es un camelo. Cualquier historiador —créanme que los conozco y los he visto trabajar a casi todos— pilla un montón de cifras o, si le pone el positivismo, un montón de documentos y con todo ese arsenal hace de su capa un sayo y se saca una opinión. Está claro que Suárez, que por su edad debe ya chochear, tendría que haberse inhibido, no es el adecuado para escribir en el Diccionario Biográfico de la Academia la entrada dedicada a Franco, porque es juez y parte, pertenece a dos asociaciones ligadas sentimentalmente con la memoria del dictador, pero tampoco es menos cierto que él firma lo que dice, como se firman todas las entradas de las obras de parecida catadura, de modo que el responsable de sus subjetividades es él. Y dicho lo anterior, no seamos más franquistas que Franco o que Suárez y no hagamos algo tan español como darle la vuelta a la tortilla: Andrés Trapiello, desde sus pasos perdidos, ha llegado a decir que hay que corregir el diccionario (¿lo va a corregir él?, ¿literariamente?, ¿quién corrige al correcto?). También ha dicho que hay que destruir la primera edición (¿en las hogueras de la nueva Inquisición?, ¡como en la película Fahrenheit 451!). La ministra de Cultura, además de guionista y censora de internet, ahora se nos ha hecho historiadora sin estudiar los cinco años preceptivos. Está claro que tal vez Franco hubiera leído con gusto su propia biografía escrita por Suárez Fernández, pero una de las cosas que nos diferencia del franquismo es que ya no hay pensamiento único, hay que respetar la libertad de expresión, aunque lo que diga el otro no nos guste o no nos parezca políticamente correcto.

No sé si la censura no acabó ya que incluso hoy está la noticia El Senado debatirá hoy una moción contra el ‘Diccionario biográfico’ (27/06/2011) ya que el senador Joan Saura de Esquerra Catalana de Progrès "planteó la retirada de los 25 tomos editados de esta obra, así como la suspensión de la edición de los 25 restantes".Y es que hay políticos que quieren que la historia sea sólo como ellos la cuentan.

La mano con lápiz, exposición de dibujos

fabian | 23 Juny, 2011 15:54

La Fundación Mapfre expone "La mano con lápiz" dedicada al dibujo. La exposición física, la podemos ver en una visita virtual en que la cámara se mueve a través de las salas de la exposición.

web
Línea del tiempo en la web "La mano con lápiz"

Pero además, a raíz de esta exposición, se nos ofrece una web con el mismo título La mano con lápiz , bastante compleja, con navegación a través de diversas ventanas, que ofrecen una amplia información sobre los autores y las obras.

dibujo
Darío de Regoyos: "Retrato de Manolito Pendàs" (1876) Cada obra tiene una buena información

Es una web para recorrer en varios días y yo creo que es una fuente de consulta importante sobre el arte y la historia del dibujo.

Alejandro Sanz de la Torre estudia a Antonio Furió

fabian | 22 Juny, 2011 17:31

Edificios antiguos, mal cuidados ... -¿pudo ser así?-. Un día llega un extranjero y dice que ese edificio es una joya y que valdría la pena cuidarlo; bah, cosas de extranjeros, quizás. Pero otro día también otro extranjero alaba ese vetusto edificio y se crea una cierta perplejidad; a los extraños les llama la atención esos antiguos edificios ... -¿se podría poner algún nombre a estos extranjeros?, pues sí, por ejemplo Joseph Bonaventure Laurens que vino en 1839, un año después de George Sand. Pero uno de los primeros que señaló la importancia de los edificios góticos fue Jovellanos ... Hubo, a comienzos del siglo XIX, un cambio de gustos que dio valor a la arquitectura gótica -.

Alejandro Sanz de la Torre es un historiador que ya puse en esta bitácora cuando me interesaba por el grabado a raíz de su estudio La arquitectura de Palma de Mallorca en el grabado ilustrado (Siglos XVIII y XIX) (ver en Alta mar: La arquitectura de Palma en el grabado ilustrado (22/05/2007)). Hoy otro estudio suyo llega a esta bitácora. Comienza así:

grabado
Interior de la Catedral. Litografía de Pedro de Alcántara Peña en el Panorama de Furió

Hacia 1840 los eruditos, artistas y viajeros románticos exaltaron los méritos de la arquitectura gótica de Palma, representada por edificios que, como la Catedral, la Lonja, el Castillo de Bellver o los conventos de Sto. Domingo y S. Francisco, fueron reivindicados por Gaspar Melchor de Jovellanos en sus cartas sobre arquitectura mallorquína escritas durante su encierro en el Castillo de Bellver (1802-8).

El interés por Mallorca y su arquitectura gótica se fue gestando desde finales de la década de 1830-40 a través de los estudios de eruditos locales y de los viajeros, franceses principalmente, que se sintieron atraídos por una isla poco conocida y llena de sugestiones para el visitante. Historias locales, libros de viajes, guías turísticas y artículos, forjaron una imagen romántica de Mallorca y de sus grandes monumentos góticos.

Los que más contribuyeron a la difusión nacional e internacional de sus méritos fueron el artista y viajero francés Joseph Bonaventure Laurens y los catalanes Pablo Piferrer y Francisco Javier Parcerisa, autores de sensibilidad plenamente romántica, y cuyos libros, acompañados de bellas litografías, difundieron las bellezas arquitectónicas y paisajísticas insulares.

Gran importancia tuvieron los eruditos locales Antonio Furió y Joaquín María Bover, autores de importantes obras histórico-artísticas y suministradores de materiales de los primeros, aunque de gustos estéticos más académicos y eclécticos, y menos conocidos fuera del ámbito insular. Menor trascendencia tuvo en este periodo el otro gran historiador y escritor menorquín José María Quadrado, que no abordó de lleno el estudio de la arquitectura balear hasta 1888, aunque colaboró con Parcerisa en la redacción de algunos tomos de los Recuerdos y bellezas de España y fue un entusiasta apologista del gótico. [...]

Y el motivo de que enlace el artículo de Alejandro Sanz de la Torre titulado Antonio Furió y Joaquín María Bover, historiadores de la arquitectura mallorquina es mi interés por documentar un poco el libro escaneado por Google Books (aunque mal corregido, lo que será preciso hacer) Diccionario histórico de los ilustres profesores de las bellas artes en Mallorca (Gelabert y Villalonga socios, 1839) ya que habla del autor y también de este libro.

Antonio Furió

El primero de los eruditos mallorquines de la etapa romántica, individuo de gran prestigio en el ámbito insular y con vastos conocimientos de la historia y otros temas locales, fue Antonio Furió y Sastre (Palma de Mallorca, 1798-1853). Este historiador y cronista del Reino de Mallorca escribió sobre diversos asuntos locales tales como historia, arte, arqueología o religión.

De ideología progresista y católica, fue redactor de la revista El Monitor religioso (Palma, 1850-2) y publicó algunos libros sobre la historia eclesiástica de la isla así como un interesante estudio del levantamiento de las Germanías mallorquínas en 1520.

Su visita era obligada para todos los estudiosos de la historia o el arte mallorquines que pisaban la isla, y poseía una copiosa colección de antigüedades, objetos romanos y medievales, medallas grecorromanas, monetario, un pequeño museo de ciencias naturales y una biblioteca con valiosos manuscritos locales

Uno de los aspectos más conocidos de su biografía fue la rivalidad personal y profesional con Bover, el otro gran erudito local, que ocasionó un torrente de críticas y descalificaciones mutuas. En el fondo de esta enemistad estaban los celos profesionales de Bover y el nombramiento de Furió como cronista del Reino de Mallorca en 1841, cargo que detentaba Bover desde 1833, y que el Ayuntamiento palmesano justificó bajo pretexto de que Bover residía en Madrid y no podía desempeñar las funciones propias del cargo. Había motivos políticos y de amistades personales, pero en parte había también motivos humanitarios, pues era una compensación a Furió, ciego desde 1841 y con apuros económicos.
Este relevo irritó sobremanera a Bover, que se ensañó con su rival en sus escritos, tachando de plagiaría la obra de Furió y denunciando públicamente sus errores.

En realidad, tanto Furió como Bover se disputaban mutuamente el monopolio de la "historia regnícola" (Santos Oliver), ignorando el estudio riguroso de los archivos propugnado por Jovellanos y Jaime Villanueva y dando excesivo crédito a las fuentes literarias locales, especialmente las viejas crónicas de Mallorca escritas por Juan Binimclis, Juan Dameto y Vicente Mut entre los siglos XVI y XVII. Este hecho fue denunciado por Quadrado o el propio Piferrer, más positivistas y menos crédulos, y Laurens lo censuró en sus Souvenirs. Aún así y pese a sus errores, la aportación de ambos fue muy importante para el conocimiento de la historia de Mallorca, y numerosos manuscritos de autores locales se hubieran perdido sin su celo por conservar cualquier documento sobre aquélla.

[...]

El Diccionario histórico de los ilustres profesores de las Bellas Artes en Mallorca ha sido considerado por la crítica su principal obra, por aportar numerosos datos sobre artistas mallorquines o que trabajaron en Mallorca, muchos de ellos desconocidos. En esta versión local del Diccionario histórico de los más ilustres profesores de las Bellas Artes en España (Madrid, 1800, VI vols.) de Juan Agustín Ceán Bermúdez, el autor agradeció a éste y a Jovellanos haber dado a conocer al público la riqueza de los monumentos góticos mallorquines, a través de las cartas del gijonés y las adiciones a las Noticias de los arquitectos y arquitectura de España (Madrid, 1829. IV vols.) de Eugenio Llaguno, por Ceán Bermúdez.

Furió aprovechó algunos párrafos para criticar el descuido del patrimonio artístico y cultural tras la supresión de órdenes religiosas regulares y monacales decretada por Mcndizábal, denunciando la demolición de algunos conventos e iglesias en Mallorca. Esta cuestión estaba en aquellos años en pleno apogeo, levantando poderosa oposición entre los artistas e intelectuales locales, que no escatimaban esfuerzos para detener cualquier agresión contra el patrimonio monumental.

Los juicios artísticos de Furió son eclécticos y más conservadores que los de Laurens o Piferrer. Sus gustos son clasicistas y su admiración por la arquitectura gótica deviene de la lectura de Ponz y Jovellanos, especialmente de éste último. En su introducción al Diccionario, expuso sus ideas estéticas al tiempo que trazó una breve historia de la arquitectura mallorquína, destacando los edificios clásicos y góticos. Si en esta obra consideró el arte clásico superior al gótico, al menos desde un punto de vista racional y normativo, sintió también fervor por los grandes edificios góticos de Palma, y esta devoción se incrementó en su Panorama, por la influencia de Laurens y Piferrer, más críticos con la arquitectura clásica y decididos partidarios de la superioridad del estilo gótico.

Para el mallorquín, los mejores monumentos pertenecían a la arquitectura clásica:

"Casi todos nuestros mejores edificios pertenecen a este orden que uniendo la sutileza a la consistencia del arte hace admirar la grandiosidad y el capricho, cuando no la majestad y riqueza que son peculiares al gusto grecorromano".

Lamentó que apenas quedaron restos de la presencia romana en la isla, reduciéndose éstos a algunos capiteles, basas y pedestales. Esto mismo ocurría con los restos de la arquitectura musulmana en Mallorca, reducidos apenas a algunos paredones, puertas, ventanas y unos Baños en Palma. Por la arquitectura gótica sintió gran admiración, y supo valorar sus méritos constructivos y decorativos, especialmente en los templos. Así afirmaba que:

"La arquitectura que llamamos gótica, según el parecer de D. Antonio Ponz... no puede decirse con fundamento que esté falta de majestad y decoro, cuando parece a su entender inventada adrede para dárselo a los templos. La prolijidad y caprichosos adornos con que están por lo regular revestidas sus puertas y ventanas, capiteles y torres, nada han quitado a su solidez y ha contribuido en gran manera para darle crédito y carácter entre los arquitectos y anticuarios".

Alejandro Sanz de la Torre: Antonio Furió y Joaquín María Bover, historiadores de la arquitectura mallorquina (1997)

grabado
Antiguo altar mayor de la Catedral. Litografía de Francisco Muntaner en el Panorama de Furió

El artículo es largo y sumamente interesante. Se centra en el arte de la arquitectura, aunque el Diccionario de Furió recoge en orden alfabético cuanto artista haya habido en la isla, ya en Pintura, Escultura, Arquitectura e incluso Grabado. Algunos de los artistas citados por Furió eran desconocidos. Hay que tener en cuenta que el Diccionario aparece en una época de cambio de gusto artístico, en momentos en que se despreciaba el arte antiguo y era desconocido. A través de archivos antiguos, pese a estar Furió falto de tiempo y de dinero, fue rescatando nombres de artistas y conocimiento de sus obras, en ocasiones ayudado por Bover.

Hace referencia Alejandro Sanz de la Torre a otras obras de Antonio Furió, especialmente el Panorama óptico artístico de las islas Baleares (1844) que en realidad quedó circunscrito a Mallorca. Aparece también en momentos en que viajeros extranjeros se empiezan a interesar por el arte y la arquitectura, así como por la historia, de los lugares que visitan; también porque en España empiezan a publicarse revistas sobre "monumentos españoles", el grabado empieza a ser utilizado comercialmente en la "prensa ilustrada". Furió llegó a guardar entre libros, revistas, manuscritos, unos tres mil documentos sobre temas locales y en su voluntad estaba dar a conocer la riqueza cultural de las islas pese a sus limitaciones personales.

Es muy interesante el artículo de Alejandro Sanz de la Torre pues aborda varios temas que pueden darme lugar a varias entradas, por lo que volveré a utilizarlo en futuras ocasiones.

Antonio Furió en un artículo de Jesús García Marín

fabian | 21 Juny, 2011 22:06

Mientras escribo voy escrutando cómo debiera ser una biblioteca virtual. Pocas veces el "deber ser" se convierte en algo más que una mera elucubración, pese a todo necesaria para que actúe como paradigma al que no se llega aunque se tienda hacia él.

La figura de hoy es Antonio Furió (1798 - 1853), quien fuera Cronista del reino de Mallorca y autor de alguna obra importante como el Diccionario histórico de los ilustres profesores de las bellas artes en Mallorca, escaneado por Google books, aunque mal corregido. En esa "biblioteca virtual" aún imaginaria, además del enlace a la obra, tendría que haber un estudio sobre ella, así como la "historia del libro", qué ediciones se han hecho, qué influencia ha tenido, etc. Tampoco debiera faltar la biografía del autor y, en caso de haberlos, artículos que trataran sobre su figura.

Y aquí es cuando interviene un trotamundos investigador que quizá hoy esté en Pequín y mañana en el Perú, siempre buscando información en archivos antiguos y bellas bibliotecas no virtuales. Me refiero a Jesús García Marín, quien, en un comentario, me indica tres artículos que tratan sobre Antonio Furió. Así que esta mañana he ido a la Biblioteca Pública de Palma en busca de una revista del año 1991, titulada "Honderos" y que trata sobre temas militares. Y es que Antonio Furió fue hijo de militar y, en algunas épocas tardías de su vida también sirvió en el ejército. Me han pasado las horas escaneando las páginas del artículo Ascendencia militar y vida privada de Don Antonio Furió Sastre (1798 - 1853), Cronista del reino deMallorca, interesante en todo y, por las Notas que lleva, trabajado artículo que recoge diversas noticias de la vida de este historiador que, para ganarse la vida, primero quiso ser religioso capuchino, después secretario de Manacor y luego militar, aunque lo que de verdad deseaba era investigar. Jesús García Marín nos habla de las dificultades y penurias que pasó, no pudiéndose dedicar a la investigación histórica más que en "ratos libres". Como cita del documento elijo unos párrafos relacionados con su amistad con Joaquín María Bover (1810 - 1865):

Jesús García Marín
Jesús García Marín en la biblioteca del Archivo de Mallorca

Tuvo una vida ciertamente errabunda que el tiempo, la incomprensión de algunos publicistas hacia sus estudios y las enfermedades acabarían por perfilar. Su padre murió en plena juventud. Las cuestiones familiares no siempre anduvieron bien: Tu madre dice que has pensado muy poco en ella, pensaba que tenías más buen corazón (28). Y a eso habría que añadir los inconvenientes producidos por los quebraderos de cabeza domésticos que con estoicismo soportaba su mujer Ángela (29).

Por otra parte la poca comprensión de sus colegas (en un mundo en el que cada historiador iba contra todos) y enfermedades (30) como una temprana ceguera, fueron agriando un carácter difícil de por sí que en vez de ayuda encontró mas leña en el fuego.

Uno de los individuos que contribuyó decisivamente a amargar el carácter de Furió fue su amigo Joaquín María Bover. No sabemos exactamente cuando surgió la relación entre ambos. Debía ser antigua, Bover con dieciséis años le escribía con toda naturalidad y a esa edad ya era todo un sabio adolescente que extraviaba copias del testamento del cardenal Despuig (31).

En 1829 las cosas no marchaban bien. Bover iba constantemente a visitar a Furió y éste jamás estaba en casa; Bover insistía, le dejaba los recados a su mujer, y la señora Furió ni se molestaba en comunicar a su marido la importante aparición de Bover.

Algo parecido sucedía con los pequeños obstáculos que uno contra otro se ponían en el camino. A duras penas se dejaban libros y manuscritos, y a duras penas los recuperaban (32). Pese a hacerse cargo de ello, no se avisaban cuando tenían que concurrir los dos a alguna reunión académica (33) y en 1830, por ejemplo, Furió dejó por un tiempo de escribir a Bover, sin entender el sevillano a qué se debía tan epistolar silencio.

Muy señor mío y amigo: Tengo observado hace tiempo que usted se le ha vuelto el juicio como sucede a los sabios después de abrumados por el insoportable peso de la elocuencia y consumidos por el incentivo fuego de la literatura (34). Con estas letras despachaba Bover el silencio con que Furió correspondía a todas sus misivas.

Volvieron las aguas a su cauce y en 1839 Furió y Bover eran de nuevo uña y carne, albergaban la posibilidad de escribir un libro en común o Diccionario biográfico de los esclarecidos militares que en todas lar armas se han distinguido naturales de esta isla (35). Sin embargo, y aunque siempre subsistió un poco de mutuo respeto, en 1839 se rompe definitivamente la amistad entre estos dos eruditos.

Don Antonio Furió Sastre, Cronista del reino de Mallorca; miembro, por decisión del jefe político de las Baleares de la Sociedad Arqueológica Matritense (36), de la Academia de Buenas Letras de Barcelona y de la de Ciencias y Bellas Artes de Mahón, trabajó todos los años que investigó con falta de medios y monumentos (37), su obra fue profundamente criticada, el ambiente insular que le rodeó era nocivo y le quitó las pocas ilusiones. Su mejor defensor fue su sempiterno enemigo Bover Los (historiadores) mallorquines hacen sus observaciones únicamente para hacer ver a sus amigos y no para injuriar de un modo vil e importante al que bastante hace con historiar de buena fe (38). Antonio Furió Sastre murió en 1853, en mayo de ese año un tal Torrens le escribía para que dejara a un amigo todo el material que había acumulado sobre los reyes de Mallorca. Furió no contestó.

Jesús García Marín: Ascendencia militar y vida privada de Don AntonioFurió Sastre (1798 - 1853), Cronista del reino deMallorca

Jesús: estupendo artículo. Tengo guardado el que publicaste el sábado pasado sobre la visita a la Academia de la Historia para hojear el Diccionario de personajes históricos. A ver si mañana lo copio.

Ahora necesitaría encontrar unas líneas de la doctora Cantarellas o de alguien muy versado en la Historia del Arte de Mallorca que trataran sobre la influencia del Diccionario de Furió sobre los antiguos artistas de la isla.

Retratos de John Ulbricht

fabian | 20 Juny, 2011 15:35

"Y la brujería de sus retratos, intensos, luminosamente pálidos, como alumbrados por el fulgor de una explosión atómica, en la que la persona desaparece y queda el personaje, su cara, sus facciones, su figura, su gesto, en una nueva luz. Es una nueva luz la de estos retratos, una luz paralizante de átomos de ámbar en explosión de sueño, que nunca se vio antes", dice Miguel Angel Asturias sobre los retratos que realizó John Ulbricht.

Sr. Pintor Ulbricht:

¿Qué es lo más expresivo del rostro? ¿Los ojos, los labios, el entrecejo, la frente? ¿Y en qué momento? ¿En la alegría, en la tristeza, en el desdén, en la ira. en la impertinencia?

El yo es tornadizo.
Sr Pintor Ulbricht: el retrato que usted ha hecho de mi persona es admirable

Azorín
1965

24 de marzo de 1965
Excmo. Sr Don José Martínez Ruiz. Azorín
Calle de Zorrilla. 23
Madrid

Querido maestro:
Mucho le agradezco las líneas profundas que usted ha tenido la bondad de enviarme, y mucho las he meditado. En su retrato quería captar alguna esencia de aquel "yo tornadizo" suyo, algo de su ser que está presente, inefable, tanto en el momento de alegría como en el de tristeza o de ira, y que, como el mar, cambia siempre pero siempre queda igual.

Me alegro mucho que el retrato le haya complacido, y le agradezco nuevamente el haberme permitido hacerlo.

Le saluda su muy amigo y lector

Jonh Ulbricht
Galilea. Mallorca

Azorín
John Ulbricht: Azorín (1964), óleo; 162 * 130

Madrid, 27 de marzo 1965
Sr. John Ulbricht

Distinguido amigo: La Rochefovcauld escribe "Peu de gens savent étre vieux".
Ha sabido serlo Goethe (1749-1832). Hasta el último momento ha querido enterarse de las novedades literarias y científicas

Debemos imitarle los escritores viejos Unos podrán y otros no. No siempre querer es poder No faltará quien se conforme -y es bastante- con saber que la humanidad ha entrado en nuevos tiempos y que la frase ha sido siempre asi no tiene sentido.

Cordial saludo
Azorín

Josep Pla Pablo Neruda
John Ulbricht: Retratos de Josep Pla (1964), óleo; 160 * 150 y de Pablo Neruda (1965), óleo; 162 * 130

John Ulbricht no es el primer anglosajón que busca el Mediterráneo para respirar la paz y llevarla, diríase que cautelosamente, al arte. Los dispares Lord Byron y Ezra Pound -y otros mil- le antecedieron y, no lejos de su casa de Galilea, el viejo y glorioso y derrotado Robert Graves, pasea sus últimos alientos por los cantiles de Deyá, las costas del Archiduque Luis Salvador de Austria. Sí; estas latitudes tienen un raro imán para el sosiego del espíritu, para el goce creador que alienta, a isócronos latidos, en la obra que crece como la tierra, aguanta y lucha como la tierra y se deshace, al paso de los siglos, también como la tierra: las Pirámides, el Partenón, el Circo de Roma, la cachonda Pompeya muerta de calentura.

Camilo José Cela
John Ulbricht: Camilo José Cela (1972), óleo; 146 * 114

John Ulbricht lleva media vida en Mallorca, la tierra en la que morirá como la tierra, fundiéndose en la tierra, y en su obra laten la tierra y el aire que le rodea, el color y la luz que le entra por los ojos y que palpa, como un ciego transido de sabiduría, con la delicadísima yema de los dedos. También se le cuela por los oídos la mansa esquila de la oveja del monte, la bestezuela que duerme al raso para no dejar escapar ni una sola amanecida.

Creo que soy uno de los hombres que está más cerca de John Ulbricht y de su obra, eso que quizá sea una y la misma cosa, aunque el hombre camine y hable y el cuadro hable y cante sin caminar. Desde hace ya muchos años veo pintar y crecer a este mozarrón con planta de deportista retirado, o de granjero de hadas de aire suspirador y palomas mensajeras, o de hereje al que alguien con un agujero en la sesera va a quemar de un momento a otro, y hace ya muchos años, otros tantos años, que lo veo trabajar y madurar en un camino que no conoce el fin porque él no quiere marcárselo. Y hace bien, porque la meta es la muerte y al arte de John Ulbricht le aguarda una angélica eternidad en la historia de la pintura.

Camilo José Cela: John Ulbricht

El libro del que recojo imágenes y textos es el Catálogo de la exposición que de John Ulbricht realizó en el año 2000 el Casal Solleric de Palma. En él hay varios retratos más, como el de Mariano Roselló (1962), de Joan Miró (1994), de Josep Melià (1980); hay asímismo unos pocos retratos de sus familiares, de Ángela y sus hijos. No indica este Catálogo toda la obra de John Ulbricht. Un poema de Vicente Alexandre o el mismo texto ya transcrito de Miguel Angel Asturias dan a entender la existencia de otros retratos.

Autorretrato
John Ulbricht: Autorretrato (1970), técnica mixta sobre tela; 100 * 81

Tengo un objetivo principal en mi pintura descubrir en qué consiste mi yo más intimo y sacarlo a la luz en la tela. Siento que he dedicado mi vida a un largo peregrinaje en busca de este fin; un viaje pleno de incursiones en una y otra dirección, a veces encontrándome en un callejón sin salida pero siempre aprendiendo algo nuevo y vital. Desde los estudios en mi juventud, para adquinr la habilidad de dibujar en el sentido clásico, llegué años después al pleno abanico de influencias del arte moderno. Así aprendí las cosas más esenciales y diversas del arte y pude empezar a aplicarlas a la tarea verdadera:: usarlas para construir mi propia imaginería. Me atraían muchos estilos diferentes y me fui sumergiendo en ellos, absorbiendo sus diferentes y hasta contradictorias cualidades. Finalmente me llevarían a mi meta, estaba seguro.

Pero con el tiempo me di cuenta que mi meta no era un absoluto estático sino mas bien una especie de fantasma en un estado constante de evolución y cambio. El yo que buscaba nunca podía ser capturado y sujetado Aún así. pienso que he llegado cerca de esta alma evasiva, y no puedo pedir más que esto. Tal vez. también, lo que más cuenta es la búsqueda en sí.

John Ulbricht por John Ulbricht

¿Libros sobre Mallorca o biblioteca?

fabian | 16 Juny, 2011 16:03

Juan Cortada (1805 - 1868) es profesor de la Universidad de Barcelona, articulista en varios periódicos y escritor de novelas. En 1845 viene a Palma a pasar unos días en la isla. Llega a Palma el día 20 de julio y, al día siguiente, por la mañana, realiza una visita a un personaje al que nunca ha visto, pero con quien se ha carteado:

Al salir de casa he hecho una visita al desgraciado D. Antonio Furió, hombre asiduamente dedicado á las letras desde su mas tierna infancia y dedicado con provecho, puesto que ha escrito y dado á luz varias obras, entre las cuales ocupan el primer lugar algunas relativas á la historia de Mallorca y á la biografía de los hijos de ella que se han hecho famosos. A fuer de buen mallorquín ha consagrado sus principales trabajos á su patria, dando á conocer hechos suyos ya casi olvidados y poniendo en claro muchos dudosos. La Providencia ha querido probar la resignación de este hombre con uno de aquellos golpes contra los cuales no hay otro remedio que un grande caudal de cristiana filosofía. Hace cuatro años que se quedó ciego, desgracia la mas grande que puede sufrir un hombre de letras: no puede leer ni puede escribir. ¿Qué hace pues? Oye como le leen ,dicta ,piensa, sufre, y en medio de la noche en que vive, dirige á Dios los ojos de su alma ofreciéndole en holocausto su largo y perenne martirio. Años hace que estaba yo en correspondencia con Furió, mas nunca nos habíamos visto; uno y otro lo deseábamos ardientemente: juzgúese pues cuál habrá sido su pesar al oír mi voz y al estrecharme en sus brazos, sin serle dado ver mi rostro. A pesar de esto me conoce en alma y cuerpo, pues ha leído todas mis obras que al fin son el alma del escritor, y ha pedido á varios amigos que le hiciesen la descripción de mi figura, de que tiene una exacta idea. Dos horas hemos estado hablando con gran gusto y ansia, y no serán por cierto las últimas. [...]

Juan Cortada: Viaje a la isla de Mallorca en el estío de 1845 (Día 21 de julio)

De Antonio Furió Sastre (1798 - 1853) no he encontrado en Internet ninguna biografía. No me ha extrañado. Internet en Mallorca sólo está para los hoteleros y para poner anuncios. Ya puede haber en las islas universidades, centros educativos, instituciones culturales, que esto de Internet no se ha tomado en serio. Es deprimente el uso que el mundo cultural y político realiza con Internet. Durante un tiempo estuve buscando el libro de Furió titulado "Panorama histórico - artístico de las islas Baleares", de 1840, pues me interesaban sus ilustraciones, unas litografías de Francesc Muntaner. Al ser un libro del siglo XIX debe estar ya libre de derechos de autor, sin embargo, no lo encuentro digitalizado y en papel cuesta una fortuna.

libro

Junto con la citada, hay otra obra importante de Furió. Se trata del Diccionario histórico de los ilustres profesores de las bellas artes en Mallorca que está digitalizado en Google eBooks.y que se puede bajar ya en pdf ya en ePub.

A través del Buscador del Google para libros, se puede encontrar alguno más.

En la Biblioteca Digital Hispánica encuentro otro libro de Antonio Furió. Se trata de Memoria histórica sobre los adelantos que la cosmografía y la naútica hicieron en Europa desde los tiempos más remotos hasta el siglo XIV en que trazó los primeros fundamentos hidrográficos el piloto mallorquín maestro Jaime Ferrer, de 18 páginas publicado en 1843.por la imprenta de Pedro José Gelábert

El hecho está en que, ya en una biblioteca u en otra, van apareciendo con cuentagotas algunos libros relacionados con las islas. Pero faltan biografías de los autores, reseñas y comentarios de sus obras, etc. Y falta, sobre todo, una Biblioteca Digital sobre Mallorca o sobre las Baleares que realice la lista de todos los libros que tengan cierto interés y que ya tengan los derechos de autor caducados, que enlace a los libros ya digitalizados, y que también se dedique a digitalizar los que falten.

libro

El mundo cultural de Mallorca está ausente de Internet. Ni los gobiernos (que hay varios) ni la UIB, ni la mayoría de las instituciones culturales han dado un paso para hacer algo más que poner algún anuncio en Internet. Y, sin embargo, los ciudadanos usamos y buscamos en esa Red. ¿Podría ser que los gobiernos que ahora se inician clarificaran su postura en este nuevo medio digital? No lo sé, pero creo que podrían hacerlo. Cortada visita a Furió. Su libro sobre los profesores de bellas artes estaba a la altura de las posibilidades de su tiempo. Hoy requeriría, además de una continuación, ser completado con muchas imágenes.

¿Libros o biblioteca? Libros, quizás no los esperables, hay; pero se necesita una web que los reúna, que los junte, que les dé sentido y cuente su historia. Un libro sobre cualquier temática que tenga relación con las islas está bien, mas se necesita una biblioteca que los agrupe.

Los paisajes de John Ulbricht

fabian | 14 Juny, 2011 18:41

No hace muchos días publiqué el artículo De John Ulbricht: elementos, refiriéndome en él a esos cuadros de grandes dimensiones en que pintaba algún elemento sencillo, unas lechugas, unos ajos, unos rabanitos ... Hoy abro esa página y le añado otra que hace referencia a los paisajes que pintó. John Ulbricht nació en Cuba, en La Habana en 1926. A los cinco años su familia se traslada a Chicago donde estudia Arte. En 1950 se casa con Angela Von Neumann; viven en México, Denver y en 1954 vienen a España y deciden ya fijar su residencia. Lo hacen en un pequeño pueblo de Mallorca, en Galilea. En el año 2000 el Casal Solleric realiza una exposición de su obra (había expuesto con cierta frecuencia en Galerías de Arte de Palma) y publica el Catálogo de la exposición, libro del que recojo imágenes y algunos textos.Murió en el año 2006

cuadro
John Ulbricht: La Sierra - Mallorca (1981), óleo 100*299

Y aquí es cuando mi palabra debe quedar en un segundo plano. De John Ulbricht han escrito grandes artistas de la palabra, ya Azorín, Camilo José Cela, Premio Nobel de Literatura y, por seguir con otro Premio Nobel, Miguel Ángel Asturias. Éste dice que Ulbricht reconstruye el paraíso perdido, "que quede esto de lo que fue el Paraíso". Bueno, después lo transcribiré. Hay varias observaciones que quería apuntar sobre los paisajes que pinta John Ulbricht. La primera es que me parece ver dos etapas en sus cuadros. En los cuadros de las décadas setenta - ochenta Ulbricht parece que se acerca con cierto sigilo al paisaje, no pinta paisajes abiertos, sino rincones, un olivo, una pared de piedra; su trazo es difuminado y su colorido es apagado, casi monocromo. Luego, en los años noventa, Ulbrich ya pinta grandes extensiones con colores vivos, múltiples; su trazo es puntillista y en sus cuadros no aparece apenas el cielo. La línea del horizonte roza el borde superior del lienzo ... ¿es el cielo parte del paisaje? No lo sé, quizá no, quizá sólo sea su margen. Así que en esta época, Ulbricht pinta campos llenos de flores con fondos montañosos; pintor de praderas o campos floridos. Con la mar hará algo semejante: superficie azulada, ¿azulada?; bueno, de muchísimos colores que suman en su conjunto un algo azul.

Hoy pongo sus paisajes; otro día serán sus retratos. Creo que Miguel Ángel Asturias también divide su obra en estos trea apartados: los elementos, los paisajes y los retratos.

cuadro
John Ulbricht: Olivo (1980), óleo 250*200

Se perdió el Paraiso para que los artistas lo inventaran y lo inventan. Aquél con su música; el otro con sus versos, y el otro, y el otro. Pero los que más cabalmente cumplen este crear lo que era y dejó de ser, son los pintores, con su pintura o magia fijadora. Y en el caso de John Ulbricht flagrante Es un inventor de paraísos o de fragmentos de edenes desaparecidos. Fue y vino a través de escuelas que le dieron una gran posibilidad técnica, hoy al servicio del más apasionado buscarse a sí mismo y a lo largo de esta búsqueda, sorprender el mundo milagroso de la forma, el volumen, el color, no con los ojos, sino con el tacto Ulbricht da la medida de los que miran con el tacto, tal la plasticidad palpable de su pintura que va al encuentro de la naturaleza que se nos escapa, tan instantes del todo son el color, la figura, la combinación de matices. los hijos de la luz. Oué de más amorosamente autentico que este desvelo con los ojos cerrados y las manos buscando mundos ocultos, universos perdidos, realidades irreales, lo que la arista de la piedra tiene y el filo de la hoja esconde, sin llegar a la gema ni a la flor, contentándose humildemente con la antesala de ese Paraíso que se perdió y que él, Ulbricht va reinventando, reconstruyendo. intuitivamente, lúcidamente, en ejercicio enloquecido por la premura de salvar las cosas de la desaparición, de la oscuridad.

cuadro
John Ulbricht: Paisaje (1985), sanguina y carbón sobre papel 50*65

Tocad a rebato. Llamad a los bomberos para que apaguen la oscuridad, la tiniebla que lo devora todo con sus llamas negras. Mientras tanto, hay que pintar, hay que dibujar, que al menos quede esto de aquello que fue el Paraíso. Frutos en sus cáscaras joyosas, insectos en sus caparazones santuarios, el resuello de la libélula, la espuma de las palomas, la inocencia de lo silvestre, todo lo que no "hace historia", sino vida, en otras palabras, todo lo que rehace el jardin de las delicias. Rebelde, metafisico, Ulbricht sabe que el sedimento, la resaca de los siglos, cruza nuestra piel enajenada, porosa, y nos embebe interiormente de lo que no podemos librarnos, sino expresándolo, y por eso se esfuerza en traducir, para delicia de los ojos, agrandándolo, aquello que el común de los mortales, miopes de nacimiento, no alcanza a ver. esos pequeños milagros de una corola de gotas luminosas retenidas en una rama, al salir el sol, como si hubiera árboles que produjeran flores de cristal de roca, o bien aquel verdilagoso batracio tan estricto en sus camisas de esmeralda, o las abstractas líneas de algunos de sus cuadros, líneas de las que se desprenden, líquenes sean sueños, ataviados personajes de cuentos de fantasía. Nada es real, por mucho que el pintor se esfuerce, creámoslo así, por hacer palpable, manejable lo que pinta, por hacer comestibles sus frutos, respirable su universo, todo en la vecindad sin vecindades de su encontrado Paraíso, en la niebla húmeda del principio del mundo.

cuadro
John Ulbricht: Na Bauçana (1991), óleo 150*150

Y la brujería de sus retratos, intensos, luminosamente pálidos, como alumbrados por el fulgor de una explosión atómica, en la que la persona desaparece y queda el personaje, su cara, sus facciones, su figura, su gesto, en una nueva luz. Es una nueva luz la de estos retratos, una luz paralizante de átomos de ámbar en explosión de sueño, que nunca se vio antes. El sortilegio. La sensación de que alrededor de estos retratos no existe nada, porque nada quedó después de la explosión atómica. El mutismo total de las arenas. La soledad del viento. La orfandad de la tierra. Los pinceles como péndulos que destilan colores de un tiempo nuevo que comienza ahora. Alguien llama. Nadie oye. Una nueva luz. Celebrémosla en estos retratos y en estas pinturas de John Ulbncht. pintor que con fragmentos de naturaleza viva está inventando de nuevo el Paraíso.

Miguel Ángel Asturias París. Marzo, 1972

cuadro
John Ulbricht: Valle amarillo (1993), óleo 146*146

Alquimistas del establo: Willi Baumeister (en la Fundación Juan March)

cuadro
John Ulbricht: Paisaje lila y verde (1998), óleo 100*200

cuadro
John Ulbricht: Paisaje (2000), óleo 120*185

Bueno, pues ya está bien. Otro día: los retratos.

 (Segueix)

El párrafo como bloque de texto

fabian | 13 Juny, 2011 16:46

Les voy a proponer una sencilla experiencia: Disminuyan una página de esta bitácora, estréchenla y observen qué ocurre con los párrafos. Verán como las palabras de las líneas se van trasladando de tal manera que, aunque la pantalla sea pequeña, se visualiza siempre el párrafo, sin quedar parte de las líneas oculta. Este fenómeno ocurre en Alta mar (y demás bitácoras de Balearweb), en la Wikipedia y en algunas otras. Ahora veamos qué ocurre en los pdf o en bitácoras de tipo blogspot y otros; verán que las líneas son como bloques inelásticos; las palabras no corren a la siguiente línea al estrecharse el navegador y para poder leer una línea cuando ésta supera el ancho de la pantalla, hay que desplazar el cursor a la barra de desplazamiento. Claro, esta acción sería tan pesada en un eReader que no habría manera de poder leer no un libro, sino ni siquiera una página. Con los pdf no ocurre siempre lo de la barra espaciadora horizontal, sino que las líneas se mantienen a fuerza de disminuir el tamaño de la letra e imágenes, resultando ser ilegibles en pantallas pequeñas.

cuadro
A. Riera: Es Jonquet (1888)

Realizada esta experiencia, convendrá reflexionar un poco sobre ella y, quizá, completarla con alguna otra. Esta historia empieza hacia 1991. Tim Berners-Lee estaba buscando un lenguaje que fuera fácil y entendible por los humanos y que, a la vez, fuera entendible por unos programitas que acababan de inventar a los que llamamos "ventanas o windows". Estaba creando la Web y le preocupaba que la gente pudiera entender cómo crear una página que fuera visible en el monitor. Pensó que la preferencia la tenían las personas, por lo que el lenguaje que éstas usarían había de ser muy sencillo. Para ello recogió un signo que se utiliza en matemáticas, el signo "menor que" y al programa navegador le enseñó que en cuanto apareciese ese signo tenía que saber que con él empezaba un código que tenía que obedecer pero no mostrar en pantalla. Ese código acababa con otro signo el "mayor que" (>).

Así ocurre que el signo "menor que" no puede aparecer por sí mismo en una página web pues el navegador sabe que no lo ha de presentar en pantalla puesto que indica que empieza un código. Al no poderlo poner, lo sustituiré con la expresión "mq".

A continuación Tim se preguntó qué código utilizaría para que pudiéramos escribir texto. Se rascó la cabeza y sonrió pensando que nos sería muy fácil utilizar la letra "p" de párrafo. Es una palabra existente en muchas lenguas. Así que para que el navegador entendiera que debía representar las letras y signos en la pantalla, debía haber leído "mq"p> y que cuando llegara al código "mq"/p> significaba que el párrafo había acabado.

cuadro
Mariano Montesinos(1902 - ?): Es Jonquet

Tim Berners-Lee estaba creando el lenguaje HTML, lenguaje (L) de marcas (M) del HiperTexto (HT) que es el de las páginas web y por tanto, de Internet. Muchos códigos se abren y, allí donde deba acabar la instrucción, se cierran utilizando la barra de la división (/) que significa "fin de", fin de párrafo o fin de letra negrita o fin de ancla del enlace, etc.

Otras marcas no debían ser dobles con principio y fin, sino que debían ser puntuales. Por ejemplo, poner una imagen. Poner una imagen aquí y en ese lugar se inicia la marca o etiqueta "img", que significa imagen. ¿Verdad que no es difícil?

Bien, pues dentro de un párrafo, pensó Tim, alguna vez, como por ejemplo en los diálogos o en los poemas, convendrá poner una marca puntual que signifique "pasa a la línea siguiente". ¿Qué palabra emplear para tal caso? y pensó en la palabra "break" que significa ruptura; así que creó la marca "br", que, como era puntual, debía estar seguida del "fin de" (/) de tal manera que quedaría así: "mq"br />.Y de esta manera el navegador sabe que ha de continuar el párrafo en la línea siguiente.

Ahora conviene rememorar un acontecimiento que sirva para ejemplificar lo que después ocurrió. Al comienzo de la furia por aprender Inglés había una academia muy famosa llamada Berlitz. Publicó un librito, del que hizo un curso denominado "Aprenda Inglés en siete días". Era una especie de lema. Así nos fue, que apenas sabemos Inglés pues ¿se puede aprender Inglés en siete días? Se apuntó mucha gente. Y es que lo que parece fácil suele ser inútil.

Pues ocurrió que esto del párrafo parece ser excesivo para mucha gente. Y para algunas personas esto de los códigos pues les parece chino y no ponían el código de inicio de párrafo y final de párrafo. Para remediar la situación, los programas de escritura de páginas web y bitácoras utilizaban el "break" en cada línea o dos break para separar los párrafos o cosas así. Son esas páginas que, al estrecharlas, el final de línea queda fuera de pantalla y obligan a utilizar una barra deslizadora horizontal para poder leer el final de cada línea. Mientras que en las que utilizan los códigos de párrafo y final de párrafo, las palabras se desplazan y no obligan a utilizar la barra deslizadora horizontal.

Todavía hay personas que desconocen los códigos básicos del HTML, siendo éste actualmente un lenguaje más universal que el Inglés. Saber poner un párrafo, una imagen o un enlace debería ser parte de la enseñanza obligatoria. No entiendo que en las áreas de Lengua no haya un capítulo dedicado al lenguaje de Internet: los códigos básicos del HTML, de las páginas web.

Dos temas más quisiera tratar muy brevemente. Una idea importante en las páginas web era separar el contenido de la apariencia. Es decir, cuando escribo en esta bitácora he de preocuparme sólo de lo que digo sin importarme el tipo de letra, el color ni nada relacionado con la apariencia en pantalla. Para ello se utiliza un archivo llamado "Hoja de estilo" que es un archivo css. En este archivo (éste es el mío, a partir de "Información de CSS válida") se indica el tamaño, color y tipo de letra en los párrafos (p), en los enlaces (a); los colores de fondo (por ejemplo, un gris en los "blockquote"), decoraciones, por ejemplo, una línea alrededor de las imágenes (img). También se pueden crear "cajas" como las que utilizo en ".letreros", de fondo azulado; o en ".anuncio", de fondo amarillento). Muchos de estos elementos, como las cajas o la línea alrededor de las imágenes simplemente las he copiado de los CSS (hojas de estilo) de otras bitácoras, simplemente copiando, pegando y probando a ver cómo queda.

cuadro
Molinos del Jonquet, atribuído a Agustín Buades (1880 - 1961)

El segundo tema es el del programa de escritura. Todos los programas utiizan códigos. Los de las páginas web son sencillos de entender y utilizar. El programa Word utiliza códigos particulares complejos. El programa de escritura que menos códigos utiliza es el Bloc de Notas; se dice que es de "código plano". Cuando se traspasa un texto de Word a una bitácora aparece parte del código que utiliza el Word. El Bloc de Notas utiliza el sistema del párrafo como bloque de texto y sus códigos no llegan al portapapeles en caso de copiarse y pegarse, es un programa de escritura limpio.

Bueno, pues todo esto de que el bloque de texto sea el párrafo y no la línea viene a cuento a que estoy copiando el libro de Juan Cortada Viaje a la isla de Mallorca en el estío de 1845. Está bastante bien digitalizado, pero al final de cada página hay una imagen tipo logo de la Biblioteca que es la que impide poder convertirlo en un ePub (tipo de archivo utilizado por los eReader) aceptable. Al estar en pdf, utiliza la línea como bloque de texto fijo, por lo que he de ir uniéndolas una por una. Además, el hecho de usar el sistema de alineación doble, por el que cada línea empieza en el margen izquierdo y acaba en el derecho, hace que haya espacios en el interior de las palabras que han de ser eliminados. Los eReaders son lectores de texto, no de imágenes.

Ahora me interesará conocer un poco la estructura de los archivos ePub que creo que es de tipo zip que guarda en su interior tres archivos. Si encuentro información y aprendo algo ya lo contaré en Alta mar.

Actualización 'Lista de los alcaldes de Palma'

fabian | 12 Juny, 2011 15:48

Actualizada la página:

Lista de los Alcaldes de Palma

Del catálogo de la exposición 'La mar i la fe'

fabian | 09 Juny, 2011 17:35

Margarita cada vez que entra en la habitación en que trabajo echa una mirada furibunda a las superabarrotadas estanterías, hasta que algún día, provista de una gran bolsa, empieza a seleccionar "papelotes" (revistas, libros, etc.) y me dice: "A mediodía los tiro al contenedor". Y así lo hace. Hoy en la bolsa se llevaba un catálogo de la exposición "La fe y la mar", de la que hablé en su momento (21/08/2008). ¿Qué hacer? El catálogo de la exposición está bien e informa sobre algunos datos de la historia marítima de las islas, Palma principalmente; pero también esto de guardar por guardar no conduce a nada bueno, atiborra las estanterías, se llena de polvo y pone nerviosas a las personas.

bergantina fragata
De la capilla de San Telmo de Palma

Recuerdo que Patricia me contó que, informada por mi escrito, fue al Museo Diocesano a pedir este catálogo por si había alguna información sobre la embarcación de su abuelo que naufragó cerca de Puerto Rico, creo. Lo consiguió, "Ha tenido suerte, es el último que nos queda", le dijeron.

¿Por qué no pondrán los catálogos en Internet?

En Gaceta Náutica:
Manuel Aguilera: El Queen Elizabeth 2
Entrevista radiofónica a Xavier Mulet, armador del llaüt San Antonio de Padua, embarcación que cumple 100 años (G N Radio)

catálogo

Devociones y costumbres religiosas de la gente de la mar

Desde la Edad Media, pescadores y marineros se organizaron en cofradías gremiales, asociaciones que defendían los intereses del oficio, la ayuda mutua y que también tenían una finalidad religiosa. Tenían un santo como patrón, organizaban procesiones, celebraciones y mantenían una capilla con sus imágenes y sus ornamentos.

El patrón de la Cofradía de Pescadores era San Pedro, nombre del apóstol que se aplicaba a muchos aspectos relacionados con los pescadores, tales como el barrio donde vivían (Puig de Sant Pere), a los nombres de las embarcaciones, o a la aportación que debían pagar los vendedores de pescado a la Cofradía (dret de Sant Pere).

En Palma la Cofradía tenía una capilla en la iglesia parroquial de Santa Cruz, de la que aún se conserva la clave de bóveda con el escudo de los pescadores. También construyeron un local social propio con una pequeña capilla. Este local, conocido como "cases de Sant Pere" estaba en la actual calle de San Pedro, pero sólo queda una parte de la fachada.

Algunos ornamentos litúrgicos que pertenecían a la Cofradía se conservan en la Parroquia de Génova, mientras que la imagen de San Pedro se encuentra en la Parroquia del Molinar.

Catálogo "La fe i la mar"

¿Qué hacer con este catálogo? Lo he fotografiado, he puesto las fotografías en un pdf y lo he subido a Internet: Catálogo "La fe i la mar". Ahora ya no es tan doloroso perder el de papel.

A raíz de esta exposición, creo que María de la Mar Gaita realizó una Base de Datos sobre los exvotos que había en La Sangre y no sé si también los existentes en otras iglesias. El hecho está que fui a La Sangre y me interesé por los exvotos y el sacerdote me dijo que la sala donde los exponían estaba en obras y que no se podían ver. Me contó que no hacía mucho tiempo había acudido Sabrafim, un periodista, que se había interesado por una embarcación de un antepasado y que habían encontrado el exvoto. Buscó el sacerdote el CD donde tenía la Base de Datos que le había dejado María de la Mar y no lo encontró.

Si esa Base de Datos estuviera en Internet, podríamos consultar los nombres de las embarcaciones naufragadas y podríamos saber algo de la historia de nuestros antepasados.

Exposiciones olvidadas cuyos catálogos, si queda alguno, se pierde. Trabajos creando Bases de Datos cuyos CD se pierden o se guardan sin poder ser consultadas ... No sé, creo que las instituciones, asociaciones, etc. debieran estar volcadas también en Internet.

Visita virtual al Palacio de la Almudaina (Palma)

fabian | 08 Juny, 2011 14:28

El Patrimonio Nacional tiene on line un grupo de visitas virtuales, entre ellas al Palacio Real de La Almudaina. Requiere esta visita un pequeño plugin que se instala en pocos segundos.

Patio de Armas

El menú ofrece visitar los siguientes lugares del Palacio:

  • Exterior Este (Fachada que da a la Catedral)
  • Exterior Sur (Fachada que da al mar)
  • Patio de Armas
  • Capilla de Santa Ana
  • Salón de Chimeneas
  • Salón de Consejos
  • Salón Gótico
  • Despacho del Rey

Capilla de Santa Ana

La navegación en cada uno de estos lugares es muy completa. Permite avanzar y retroceder; girar 360 grados a derecha e izquierda y hacer las volteretas que se quiera en un giro de 360 grados hacia arriba o hacia abajo. Conviene para ello leer las instrucciones de manejo, las cuales son muy sencillas pues sólo hay que utilizar el ratón presionando el botón derecho o izquierdo al tiempo de desplazar el cursor.

Salón Gótico

En cada pantalla o lugar hay una enumeración de elementos sobre los que ofrece una información a través de ventanas tipo pop-up.

La opción "La Almudaina (interactividades de información)" es muy interesante ya que presenta el siguiente menú: "historia; evolución arquitectónica, la conquista; salón mayor; baños árabes; la restauración; y uso actual". Cada una de estas opciones presenta una muy corta información de texto en la celda central, mientras que en la celda de la derecha presenta una información más completa por medio de croquis, vídeos o animaciones. Está muy bien y me ha parecido muy original.

Despacho del Rey

Todo el conjunto, la visita virtual y la información mediante interactividades, queda muy bien; es bonita y agradable, incluso divertida. Temo que La Almudaina no es muy visitada por los mallorquines; probablemente los turistas la visitan más, y esta visita virtual invita a acercarse y visitarla directamente.

 
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar