Alta mar

Contacto

Ana María Matute, Premio Cervantes 2010

fabian | 28 Abril, 2011 15:03

Ana María Matute: Página oficial

libro

Todo el mundo sabe que, cuando el Príncipe Azul despertó a la Bella Durmiente, tras un sueño de cien años, se casó con ella en la capilla del Castillo y, llevando consigo a la mayor parte de sus sirvientes, la condujo, montada a la grupa de su caballo, hacia su reino. Pero, ignoro por qué razón, casi nadie sabe lo que sucedió después. Pues bien, este es el verdadero final de aquella historia.

El reino donde había nacido el Príncipe, y del que era heredero, estaba muy alejado del de su esposa. Tuvieron que atravesar bosques, praderas, valles y aldeas. Allí por donde ellos pasaban, las gentes, que conocían su historia, salían a su paso y les obsequiaban con manjares, vinos y frutas. Así, iban tan abastecidos de cuanto necesitaban, que no tenían ninguna prisa por llegar a su destino. No es de extrañar, pues aquel era su verdadero viaje de novios y estaban tan enamorados el uno del otro que no sentían el paso del tiempo.

Cuando acampaban, los sirvientes levantaban tiendas, disponían la mesa bajo los árboles y extendían cojines de pluma de cisne para que reposaran sobre ellos. Así, poco a poco, y sin que apenas se dieran cuenta, fueron pasando los días, los meses, y la Princesa comunicó al Príncipe que estaba embarazada y que su embarazo ya era bastante avanzado. Entonces comprendieron cuanto estaba durando aquel viaje, viaje que luego recordarían como una de las cosas más hermosas y felices que les habían ocurrido. Algunas veces, cuando el paraje que atravesaban era propicio, el Príncipe Azul, que era muy aficionado a la caza —como casi todos los hombres de aquella época—, organizaba cacerías, ya que llevaban con ellos a todos los monteros y ojeadores que también habían acompañado en su largo sueño a la Princesa, gracias a lo previsores que habían sido sus padres. Aunque todos parecían un poco amodorrados, porque uno no esta durmiendo durante cien años para luego despertarse ágil y animoso. La Princesa parecía una rosa recién cortada pero, naturalmente, el beso del Príncipe que la despertó no se repitió en cuantos la acompañaban. Bastante tuvieron con despertarse por su cuenta, una vez roto el maleficio de la perversa hada, que les encantó de forma tan injusta como estúpida.

Así, iban quedando atrás los bosques umbríos donde gruñía el jabalí, las praderas verdes donde pacían las ciervas con sus cervatillos, las fuentes donde, según decían, de cuando en cuando solían aparecerse las hadas, y los misteriosos círculos de hierba apisonada, aun calientes —el Príncipe Azul y la Bella Durmiente los palpaban con respeto y un poco de temor—, donde, a decir de sirvientes y aldeanos, danzaban las criaturas nocturnas —silfos, elfos, hadas y algún que otro gnomo— en las noches de luna llena.

Fueron haciéndose cada vez más raros los pájaros alegres, ruiseñores y petirrojos, abubillas y riacheras, y aquellos otros, de nombre desconocido, que parecían flores errantes. Desaparecieron las bandadas de mariposas amarillas, las aves emigrantes que volaban hacia tierras calientes; se apagó el cristalino vibrar de las libélulas sobre el silencio de los estanques. Día a día, iban adentrándose en tierras oscuras, donde el invierno acechaba detrás de cada árbol. Los bosques se hacían más y más apretados y oscuros, más largos y difíciles de atravesar. Las hojas se habían teñido de un rojo amoratado, y aunque bellísimas, si el sol cuando llegaba hasta ellas les arrancaba un resplandor maravilloso, la Princesa sentía un oscuro temblor, y se abrazaba al Príncipe.

Al cabo de unos días, se adentraron en una región sombría y pantanosa. Ya no acudían gentes a recibirles con presentes y músicas. Entre otras razones, por la muy poderosa de que no aparecían por ninguna parte pueblos, aldeas o villas. El otoño estaba muy avanzado, pero no se veían ya hojas doradas, ni rojas, ni atardeceres de color púrpura. Las nubes tapaban el cielo, árboles desnudos alzaban sus brazos retorcidos contra el cielo, y solo páramos y roquedales salían a su encuentro. Los sirvientes y monteros estaban bastante inquietos. Incluso alguno de ellos huyó durante la noche. De modo que el séquito era cada vez menos numeroso. Aparecieron aquí y allá esqueletos de animales, y aves lentas, oscuras y de largos gritos planeaban en círculo sobre sus cabezas.

Al fin, entraron en un bosque tan espeso y oscuro, que los rayos del sol, débiles y escasos, apenas se abrían paso en el. No se parecía en nada a los bosques que la Princesa recordaba de su niñez, ni a los que había conocido durante la primera etapa de su viaje. Era un bosque salvaje, obstruido por raíces gigantescas, donde abrirse camino requería gran esfuerzo. Las noches pobladas de gritos de lechuzas sobresaltaban su sueño, y apenas volvían a dormirse, amanecía. Lejos quedaban las noches cálidas bajo las estrellas, cuando, en la tienda de seda roja que habían armado los sirvientes, se abrazaban y amaban el joven Príncipe y la joven Princesa. Ahora también se abrazaban, pero su abrazo estaba dividido entre el amor y el miedo.

[Y 113 páginas después]

La leyenda acaba aquí. No hay detalles sobre lo que fue, en años siguientes, la vida del Príncipe Azul y la Bella Durmiente y sus hijos Aurora y Día.

Pero debe suponerse que, tal y como suelen terminar estas historias, fueron todos muy felices. Aunque la Princesa nunca más sería tan cándida, ni el Príncipe tan Azul, ni los niños tan ignorantes e indefensos.

Revista ieo 16: Oceanografía y Expedición Malaspina 2010

fabian | 28 Abril, 2011 10:19

Como ciudadano agradezco al Instituto Español de Oceanografía la información que periódicamente nos van ofreciendo sobre su actividad, ya en su web, como especialmente, con su revista "ieo" de la que acaba de aparecer el número 16, de 74 páginas con mucha información variada y, siempre, con algunos reportajes importantes y algún capítulo dedicado a la historia.

revista

En esta ocasión, dos centros de atención: el nuevo buque oceanográfico, "Ramón Margalef" y la "expedición Malaspina", la actual, Malaspina 2010, y la histórica.

La expedición Malaspina 2010 está circunnavegando el planeta con un extraordinario objetivo: explorar la biodiversidad del océano global y analizar en él los efectos del cambio climático. Se trata de un esfuerzo extraordinario y multidisciplinar por parte de la comunidad científica española, que rinde homenaje al viaje que el navegante italiano Alejandro Malaspina, al mando de dos navíos de la Armada Española, emprendió en 1789. En esta ocasión se emplearán dos buques de investigación oceanográfica –el Hespérides y el Sarmiento de Gamboa– que realizarán más de 40.000 millas náuticas recorriendo los océanos Atlántico, Índico y Pacífico entre diciembre de 2010 y julio de 2011.

La expedición está financiada por el Ministerio de Ciencia e Innovación a través del programa Consolider - Ingenio 2010, y en ella participan 27 grupos de investigación pertenecientes al CSIC, al Instituto Español de Oceanografía (IEO), a 16 universidades, un museo, una fundación pública de investigación y la Armada Española. Asimismo, cuenta con fondos adicionales del CSIC, la Fundación BBVA, el IEO, la Fundación AZTI y las universidades de Cádiz y Granada. La financiación total se sitúa en torno a los 6 millones de euros.

El proyecto Malaspina 2010 está organizado en 11 bloques temáticos. Cuatro de ellos son horizontales, con implicación en todo el proyecto (coordinación, ciencia y sociedad, formación e integración) y los ocho restantes corresponden a diversas áreas de investigación (física, biogeoquímica, contaminación, óptica y fitoplancton, microbiología, zooplancton y ciencia y política).

revista

El IEO es la segunda institución con mayor participación. Ha invertido más de 700.000 euros y cuenta con 47 participantes, entre investigadores, técnicos y becarios, que están implicados en 8 de los 11 bloques temáticos, uno de los cuales lidera.

Malaspina 2010 dará un nuevo impulso a las ciencias marinas en España, articulándolas bajo programas de colaboración interdisciplinar e interinstitucional, como demandan los nuevos retos científicos del siglo XXI.

La ocasión bien merece el especial que encabezan estas palabras, un intento por divulgar el trabajo que se realiza en cada uno de los bloques de investigación en los que el IEO tiene una participación primordial. Cinco grandes objetivos científicos, cinco historias y una misma aventura. Espero que lo disfruten.

Antonio Bode, responsable de la participación del IEO en Malaspina

Está muy bien la información que proporciona sobre las investigaciones que la Expedición Malaspina 2010 se propone. Y también es muy interesante la que ofrece sobre la Expedición Malaspina histórica en la que participó Felipe Bauzá.

Entre las diversas informaciones que proporciona este número, me fijo en el Proyecto RADMED que, desde el 2007 analizan distintas variables de las aguas del litoral Mediterráneo estudiando la evolución y consecuencias del impacto humano en los ecosistemas marinos.

Bien, muy bien por el IEO y sus revistas; ojalá siguieran su ejemplo muchas instituciones.

Baleópolis VIII (primer cuatrimestre 2011)

fabian | 27 Abril, 2011 14:26

No me canso de elogiar el suplemento científico que los martes publica elmundo.es, llamado Baleópolis sobre Ciencia y Tecnología en las Baleares. Yo creo que dentro de la literatura de la difusión y divulgación de estos saberes en las islas, estos suplementos son un hito importante. Ojalá hubiera suplementos así sobre muchoas temáticas. Pero, además, me da la impresión que las dos periodistas que lo realizan están desbrozando un sendero apenas recorrido, pues raramente nos llegan noticias sobre qué se está realizando en las islas y, en todo caso, son noticias sueltas, poco relacionadas, mientras que este suplemento, Elena Soto va relacionando las informaciones científicas y tecnológicas de la actualidad y Laura Jurado nos acerca la historia, acercándonos nombres de científicos que nos resultan desconocidos y que debiéramos conocer.

Primer cuatrimestre del 2011. Artículos publicados:

Envasar al vacío este producto de una forma diferente es el proyecto empresarial hecho realidad de 3+1, un equipo de mujeres emprendedoras que ha creado Ametlla+, un condimento elaborado a partir de la almendra mallorquina. Su iniciativa fue galardonada el pasado mes de diciembre con el premio al mejor plan de empresa del sector de humanidades por la Fundació Universitat-Empresa de les Illes Balears (FUEIB).

Maria del Mar Socias, Dolça Feliu, Gemma Bes, Bàrbara Flaquer y Catín Cañellas buscan con este producto acercar la alimentación saludable y la cocina tradicional balear a todas aquellas personas que no disponen de tiempo para preparar menús elaborados, pero su proyecto va más allá porque son conscientes de que se puede conservar mucho más que las recetas y que iniciativas innovadoras como ésta pueden ser las que, a la larga, acaben salvando la típica estampa de los campos de almendros floridos de las Islas.

Elena Soto: Recetas de almendra con paisaje

El 26 de marzo, tras cinco horas y media de travesía en barco, llegó a Ibiza donde le esperaba el botánico Pius Font i Quer y el colector Enric Gros. En los alrededores de Vila recogería Melanopsis, un curioso caracol negro de agua dulce, y la primera Helix ebusitana, caracol endémico de las Pitiusas. Inútil le resultaría al catalán la búsqueda del sapo Bufo viridis y de serpientes. Al testimonio de los vecinos que confirmaban su ausencia, Maluquer –según la copia de su diario de viaje conservado en el Institut d’Estudis Eivissencs– añade: «Los fenicios ya vendían la loza de Ibiza diciendo que preservaba de estos animales porque estaba fabricada en una isla en la que no había».

Dos días después llegaría a Formentera. «He ido indagando en la fauna herpetológica de esta isla. No hay batracios, entre los reptiles sólo el dragó, la lagartija y la tortuga». Maluquer definió esta isla como un «paraíso» para las sargantanes, a las que cazaba con un golpe de rama de sabina, «que las aturde un momento, el suficiente para cogerlas y capturarlas». Los frutos teóricos de su viaje serían dos notas en el Boletín de la Sociedad Española de Historia Natural donde recogía la presencia de la Testuda graeca en Formentera. En 1921 el herpetólogo alemán Robert Mertens le dedicaba la primera subespecie de la sargantana denominada Podarcis pityuensis maluquerorum.

Laura Jurado: Maluquer y el edén reptil

«Te invito a una ensalada de lechuga, tomate y pimiento cultivados en el tejado de mi empresa». Esta frase será una realidad en el ParcBIT de Palma dentro de pocos meses, cuando los huertos en cubierta del edifico de Logitravel comiencen a dar sus primeros frutos. Y es que si hasta ahora el logotipo, los colores y otros distintivos que conformaban la identidad de una compañía eran uno de sus rasgos diferenciales, en los últimos tiempos este concepto comienza a abarcar otros muchos aspectos, extendiéndose a productos naturales como las espinacas, acelgas o lombardas, que también pueden pasar a formar parte de la marca corporativa.

Elena Soto: Tejados vitamínicos y antioxidantes

Su frecuente contacto con Guillem Colom y su relación con la Societat d’Història Natural de Balears dio un paso más en 1935 con su primera expedición a las Pitusas. Llegó a Ibiza en noviembre con dos observadores del Museo de Zoología de Barcelona. Exploraron los alrededores de Vila, Ses Salines, la bahía de Sant Antoni y la isla de Ses Bledes.

[...] En 1940 publica la síntesis de su expedición a las Pitusas: Contribución al conocimiento de los coleópteros de Ibiza y Formentera.
El trabajo catalogaba y comentaba 163 formas entre especies y subespecies, muchas de ellas nuevas para la fauna balear. Describió como nueva la Neurapes navasi y fijó como especies endemismos –Asida ibicencis o Pimelia elevata, entre otros– considerados antes como simples variedades. El estudio ratificaba la existencia de una rica fauna cavernícola endémica en las Islas.

Laura Jurado: El rastreador cavernícola Francesc Español

Bien, pues tanto de tiempos pasados como de los presentes, en Ciencia y Tecnología, Baleópolis nos presenta cada semana historias que nos son desconocidas. Científicos y emprendedores, ya de las islas o venidos de fuera que dejaron o dejan una obra. Es otra cara de las islas, lejana al turismo de mar y playa. Cara que nos es muy desconocida; por ello pienso que Baleópolis es muestra de un periodismo innovador, diferente al que tenemos acostumbrado; un periodismo que me resulta interesante, inédito, extraordinario. Así como ha cumplido ya los cien números, ojalá cumpla muchos cientos más.

World FolkDance Festival 2011

fabian | 26 Abril, 2011 13:22

Hoy se inicia una de las actividades más bonitas de las que se realizan en Palma. Es el Festival de Danzas Folklóricas que cada dos años se celebra. Música, danza, colorido, ambientación. Ojalá haya cámaras de vídeo y de fotografía que lo recojan.

imagen

Esta vez habrá cuatro escenarios en las plazas de Cort, España, Mayor y del Olivar. Vienen grupos de Canadá, de la India, de Rusia, de Colombia, Austria, Inglaterra, Francia, Armenia, Taiwan, Senegal, Indonesia, de diversas partes de España y también los de Mallorca que actuarán en esas plazas según el siguiente programa, desde mañana, día 27 hasta el 30.

Hoy da comienzo con el desfile de presentación.

De retornos

fabian | 25 Abril, 2011 16:30

Retornos, regresos, vueltas ..., ¿qué palabra será la adecuada? Tras unos pocos días sin ordenador, con la vuelta a casa lo enciendo. Las primeras rutinas en revisar el correo y el el agregador de la blogosfera. Cientos de correos y cientos de entradas. Una mirada rápida y una eliminación masiva que sólo salva alguna novedad editorial. Luego la paralización, ¿qué hacer?, ¿de qué hablar?, ¿Cómo recomenzar?

Hace ya bastantes años, un buen profesor y magnífica persona me dejó un pequeño y ya ajado libro de ciencia ficción. Me resultó muy interesante. En estos meses que llevamos del año, en una de esas listas de libros pirata lo reencontré. Editado por Bruguera hacia finales de los años 50, "Cántico a San Leibowitz" fue la única novela escrita por Walter M. Miller Jr.. La obra tiene tres partes, en la primera nos sitúa en un gran desierto de Norteamérica seiscientos años después de una gran catástrofe nuclear. En esa gran inmensidad, un pequeño monasterio de pocos monjes de la Orden Leibowitziana, intentan resguardar la "Memorabilia", algunos pocos documentos salvados del gran desastre nuclear y de la "Era de la Simplificación" en la que los pocos supervivientes de la catástrofe persiguieron y mataron a los que consideraban culpables del desastre: políticos, científicos y, cuando ya no quedaron, a cuanta persona supiera leer. En su ira vengativa, destrozaron cuanto vestigio quedara de la antigüedad.

libro

Esta "Era de la Simplificación" había durado unos cientos de años y los pocos supervivientes humanos intentaban, ya en pequeñas tribus - las ciudades habían desaparecido todas - alimentarse como podían. Algunos individuos, poco aptos para la caza y la agricultura, buscaban nuevas formas de vida y habían aparecido pequeños monasterios que guardaban los antiguos vestigios culturales, la mayoría incomprensibles, que se iban encontrando. Su misión era copiarlos, salvarlos de la destrucción, aunque no los entendieran, por si algún día pudieran servir para algo.

La obra "Cántico a San Leibowitz" hace pensar, por lo que no debió ser ningún bestseller. Estilo irónico. Tras la Era de la Simplificación en la que se destruye todo resto de ciencia y cultura sobreviene una era que algunos llaman de religiosidad oscura. En ese pequeño monasterio en el desierto se venera a "San Leibowitz", el cual fue en realidad un ingeniero de armas cuyo nombre ha quedado en los restos de algún plano de construcción armamentística; pero el desconocimiento hace que, al ser uno de los únicos nombres de personas que han quedado en algún resto de la época antigua, se le venere aún desconociendo quién fue en realidad. La novela, en su comienzo, nos sitúa así en una época sin ciencia, época de copistas, cual ocurrió en la Edad Media.

Retornos, regresos, vueltas ..., ¿qué palabra será la adecuada? No puede ser comparable ese "retorno" de la humanidad que "Cántico a San Leibowitz" hace aparecer en una dialéctica entre conocimientos, uno basado exclusivamente en la palabra y otro basado en el empirismo, con mi vuelta después de unos pocos días al ordenador. Con todo, siento un cierto sentimiento de "retorno" a la cotidianidad. Nunca se puede volver al mismo punto. El fluir del tiempo y de la vida lo imposibilitan, aunque sí, nos podemos plantear las mismas preguntas de antaño: ¿y ahora qué?, ¿qué voy a hacer? Y quizás, una manera de empezar sea, como en la novela, la de copiar algún viejo texto que sea sustento, ¿alimento? que propicie, que dé lugar a una nueva palabra.

Quizás una época de copiar, de amanuense que copia tal vez sin entender mucho lo que hace, sea una fase necesaria, para la humanidad y para el individuo, en su desarrollo.

(Nota: además de haber leído de nuevo, parcialmente, el "Cántico a San Leibowitz", también he vuelto a ver la película "El nombre de la Rosa", que trata también de esta época de los copistas, por lo que supongo que ambas obras me habrán influenciado).

El libro "Cántico a San Leibowitz", hoy considerada una buena obra de ciencia ficción es encontrable en Internet en varios formatos: pdf, otros y está comentado en bastantes webs.

Reflexiones en torno a la Fiesta del Libro

fabian | 19 Abril, 2011 10:00

23 de abril, Fiesta del Libro. Fiesta del comercio, y por tanto de la industria editorial.

La relación con la lectura, quizás como acto idolatrado, es posible, aunque no del todo. La lectura no se realiza sólo con los libros. Es sólo una fiesta comercial. A mí me gusta más la Fiesta de la Biblioteca (hacia finales de noviembre, creo) que no tiene este aspecto comercial. El tema comercial es importante, básico, pues es sostén de la industria que realiza la existencia del libro. Sin embargo, algunas sombras oscurecen este día festivo, las cuales suelen provenir de los excesos.

La presencia del libro digital posibilita la presunción de otra manera de comercialización del libro a unos costes inferiores, lo cual, sumado a que la distribución se hace vía Internet, parece que el libro puede llegar a los usuarios a menor precio y sin las limitaciones de horarios o de lugar.

La presencia también de una llamada "piratería" cultural y el subsiguiente enfrentamiento de la industria del libro abre o expone a la luz elementos que, si no estaban ocultos, sí estaban ensombrecidos. Elementos tales como la duración de los Derechos de Autor, el Dominio Público, el libro del que no hay existencias y que, por tanto, no se comercializa.

Cuando transcurre el plazo de los derechos de autor, ese libro pasa a ser de Dominio Público.

La duración de los derechos de autor ha sido variable a lo largo de la historia: desde los 14 años que tuvo en sus comienzos hasta los 80 años tras la muerte del autor, actuales. Este último plazo se impuso en 1989, creo, por presiones de la Walt Disney, para resguardar los derechos del ratón Mickey; siendo anteriormente, de 70 años, período que tienen algunos países.

Biblioteca de Estocolmo

En los tres casos - duración de los Derechos de Autor, el Dominio Público y el libro descatalogado - entra la decisión política y se ven afectados fuertemente por la presencia del libro digital.

Dominio Público, ¿dónde está?, ¿quién se ocupa de él? Hora sería que todo libro que haya sobrepasado los años de Derecho de Autor, fuera digitalizado y estuviera en una Biblioteca Digital al alcance de cualquier usuario. ¿Quién debiera ocuparse en esta labor? A las editoriales probablemente ya no les interese. ¿Y a los poderes públicos, los dedicados a eso que llaman cultura? Las inversiones no parece que tengan que ser elevadas para poder hacerlo.

Libros descatalogados. Tienen Derechos de Autor cuyo coste parece estar en torno al 7 % del valor comercial del libro, que es el que pagan las editoriales. Son libros que ya no interesan a las editoriales por tener poca demanda. Su presencia en Internet no es gravosa y, al precio reducido, serían asequibles. El Presidente francés ha pedido que se digitalicen y estén al alcance de los ciudadanos.

La duración de los Derechos de Autor es una decisión política que no debiera estar decidida por las grandes empresas. Puede ser aconsejable su reducción.

El libro, y toda la industria cultural está afectada por las subvenciones públicas; es decir, no es un mercado abierto sólo a las leyes de la oferta y de la demanda. Las subvenciones con dinero de los impuestos debieran tenerse en cuenta para que las obras subvencionadas llegaran más a los ciudadanos por vía digital.

La digitalización de los objetos "culturales" presenta un panorama complejo que debe tener en cuenta los diversos intereses, tanto de los autores, como de los editores como, también, del público. Parece totalmente posible la coexistencia del libro papel y del libro digital, posible y complementario, pues uno no excluye al otro, presentando el papel valores que el digital no puede ofrecer, y viceversa, pues también el mundo digital ofrece posibilidades que le son imposibles al papel. Quizás un libro digital no tenga que ser sólo un libro escaneado y pueda ofrecer otras características, como enlaces a webs o la presencia de vídeos o juegos digitales; de igual manera que otra forma de presentar las imágenes. Es decir, que el libro digital se algo muy diferente de tal modo que la palabra "libro" ya no sea la apropiada.

Pero estamos en una época primera del mundo digital en que el mundo papel se digitaliza y se toman los nombres conocidos como "libro" o "página" y su configuración. Ello acarreará cambios importantes en la industria y comercio editorial - fiesta del libro - que, quizás porque el panorama no está definido, se resiste a hacer. Pero no por ello, los poderes públicos, no deban decidir ya la existencia clara y asequible del Dominio Público al alcance gratuito de todos, y las líneas generales en el mundo digital del "libro descatalogado" y del "libro subvencionado"

23 de abril: Fiesta del libro - fiesta comercial del libro -. Yo prefiero la Fiesta de la Biblioteca.

Incoación relimitación BIC de Can Serra, Palma

fabian | 18 Abril, 2011 09:28

Incoación de expediente de declaración de modificación de la relimitación del exp. de Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, a favor de Can Serra, término municipal de Palma

Fuente; BOIB núm. 057 (pdf)
Fecha publicación: 16/04/2011

can Serra
Can Serra fue la casa del ilustrado Buenaventura Serra, fachada calle Gerreria

 (Segueix)

Los consignatarios del puerto de Palma

fabian | 17 Abril, 2011 09:19

No hace mucho tiempo, Manuel R. Aguilera presentaba un reportaje sobre los prácticos del puerto.

Hoy, en el suplemento La Almudaina, presenta otra figura importante: los consignatarios

revista

Tan desconocidos como importantes, los consignatarios son un colectivo imprescindible para el funcionamiento de los puertos. Estos “representantes de los armadores en tierra” tienen como función atender las necesidades de los buques durante su estancia en el puerto

Hasta hace pocas fechas, no se podía enlazar directamente a la revista "La Almudaina" que publica el Diario de Mallorca como suplemento dominical. No estoy seguro de que actualmente el enlace directo sea perdurable, por lo que el artículo también está en Scrib.

De can Balaguer: restauración

fabian | 16 Abril, 2011 09:52

Cuando se restaura un bien público, ya un edificio o un objeto - barco, avión, cuadro, escultura ... - me parece que puede ser un momento propicio para informar sobre él ya que, para realizar la restauración se realiza un estudio bastante completo sobre ese bien. Estos estudios llegan a la Administración, la cual, basándose en él, decide la restauración o no de ese bien. Esos estudios deben quedar archivados en algún lugar. Se da el caso de que, teniendo medios actualmente la Administración para poder informar directamente sobre los bienes patrimoniales, no lo hace y la información, si nos llega a los ciudadanos, es por diferentes vías: prensa, algún artículo, a veces el gabinete del arquitecto encargado del trabajo y nunca ni el Colegio de Arquitectos ni la propia administración.

Can Balaguer

Últimamente algunos edificios reciben nombres algo extraños: Palma parece estar llena de "Palaus" o "Casals". Se ve que el nombre tradicional, "Can" ha quedado disminuído.Bueno, el hecho es que Can Balaguer está siendo reformado, y sobre ello ha informado la prensa local alguna vez.

Los arquitectos Ricardo Flores y Eva Prats tienen una web de estas de mucha apariencia en la que es muy difícil encontrar la información; además, la información la dan sólo en Inglés y es bastante floja o de poca sustancia. Está en Palau Balaguer. Aún así, ofrecen algunas imágenes que están bien. María Dolores Ladaria es la encargada del "Historic Research", pero no se informa sobre Can Balaguer; sólo están los títulos de crédito, es decir, nombre de quienes participan ya como "Architects" o "Archaeological Research" y otras actividades (esto de ponerlo en inglés es un poco de "pirulí estirao"); pero así funcionan. O sea, que para encontrar información hay que acudir a donde siempre, a la "Crónica de Antaño" de Bartomeu Bestard que, realmente, es el único que informa:

Ca don Pep Balaguer

Después de muchos esfuerzos parece ser que empezarán las obras de restauración de la casa que hasta hace algunas décadas era conocida como Ca don Pep Balaguer, o Can Balaguer, y hoy es más conocida como Casal Balaguer, aunque esa denominación, "casal", no tenga ninguna tradición en Palma. Hace ya muchos años que este edificio histórico de la calle Unión se encuentra en muy mal estado. La inminente ejecución del proyecto de rehabilitación vendrá a salvar uno los edificios más singulares y mejor ubicados de la ciudad.

El enorme solar que ocupa Can Balaguer está formado por diferentes estructuras arquitectónicas las cuales se han ido solapando o añadiendo a lo largo de los siglos, característica, ésta, que se da en la mayoría de casas del centro histórico de Palma. Las más antiguas se remontan a la época medieval, sin descartar que en el subsuelo puedan encontrarse vestigios aún más antiguos. Ahora bien, el cuerpo principal del edificio, es decir, la fachada principal y las habitaciones que se articulan a partir del patio central, son fruto de la profunda reforma que en su día llevó a cabo el primer marqués del Reguer durante las primeras décadas del siglo XVIII. Anteriormente, en este solar se encontraba una casa de dimensiones más modestas la cual debía tener la entrada en alguna de las calles laterales, dando así la espalda a la calle Unión, pues recordemos que dicha calle había sido hasta el siglo XVII el cauce natural de sa Riera, torrente que tantos disgustos dio a la Ciudad. Seguramente, en época medieval esa casa debió pertenecer a la linajuda familia de los Togores y luego, a partir del siglo XVI, lo fue de la noble familia de los Zanglada, para que en el siglo siguiente pasase a la rama de los Gual-Zanglada. Ya en el siglo XVIII, la propiedad pasó a la familia de los Montaner, debido al enlace matrimonial entre Beatriz Gual-Zanglada y de Puigdorfila, heredera de la casa, con Francisco Amar de Montaner y Dameto, gentilhombre de cámara de S.M. Felipe V, y que por sus favores, le fue concedido el título de marqués del Reguer (1739). Los Montaner tenían su antiguo solar en Bunyola. Desde el siglo XVI habían juntado su apellido con el de los Amar, antiguo linaje de ciudadanos de Mallorca, al haberse casado Francesc Montaner y Palou con Francisca Amar, heredera, con gravamen de linaje y armas de su padre, Jaume Amar.

Can Balaguer

Pues bien, en el siglo XVIII, cuando ya se había desviado el torrente fuera de las murallas y su antiguo cauce estaba rellenado y convertido en vía pública, el marqués del Reguer decidió hacer una gran reforma en la casa heredada por su esposa, añadiendo al edificio ya existente un nuevo cuerpo principal articulado por un patio de gran prestancia y con la fachada principal mirando al antiguo cauce de la Riera, actual calle Unión. Blasonó la entrada de su casa colocando un escudo con las armas de su linaje -escudo que ya no está-. Situada al fondo del patio se construyó la escalera la cual fue cubierta por una cúpula de lunetas y lucernario. En definitiva, se hizo construir la casa que hoy conocemos como Can Balaguer. El majestuoso patio de atrevidos arcos rebajados que descansan sobre unas barrigudas columnas, tuvo que ser mutilado a los pocos años de ser construido, pues el terreno arenoso del antiguo lecho del torrente en el solar que ocupaba este espacio, y la insuficiente consistencia de los cimientos para aguantar el peso de la casa, provocaron un desplazamiento de los muros de carga, lo que provocó el tapiado de los arcos, dejando visible únicamente la parte central del patio. Varias generaciones de la familia Montaner vivieron en esta casa hasta que la propiedad pasó a los San Simón, oriundos de Francia, al producirse el matrimonio entre Isabel Amar de Montaner y de Villalonga, heredera de la casa, con Luis de San Simón y Orlandis, conde de San Simón. Sus herederos mandaron al maestro de obras Bartomeu Ferrà, construir en la parte trasera de la casa, dónde había un huerto, y que tenía salida por la calle San Jaime, una nueva casa al estilo neogótico. El resultado de esta actuación fue una bella vivienda que recogía todos los elementos de la arquitectura mallorquina más genuina. En la actualidad, esta casa es la sede de la Fundación Barceló.

La venta a Blanes

A finales del siglo XIX, la casa de los marqueses del Reguer volvió a cambiar de propiedad, pero esta vez no fue a causa de un enlace matrimonial, sino por venta a Antonio Blanes, natural de Artá, que había traído una gran fortuna de América. Blanes reformó mucho la casa, adecuándola a su época. Ya en el siglo XX la casa fue comprada por el músico Josep Balaguer Rius (Inca 1869-Palma 1951). Allí vivió con sus hermanas y esposa. A la muerte de éstas últimas (1966) se ejecutó la voluntad del señor Balaguer de cederlo al Ayuntamiento de Palma -aunque antes se había ofrecido a la Diputación, negándose ésta a aceptar tal donación- y de que el Círculo de Bellas Artes pudiese tener allí su sede social, institución que en aquellos momentos ocupaba los bajos del Círculo Mallorquín. En aquellos momentos era presidente del Círculo de Bellas Artes Antonio Parietti, emparentado con los Balaguer a través de su esposa.

Han pasado más de cuarenta años desde que el Círculo de Bellas Artes se instalase en Can Balaguer. Ahora el viejo edificio vuelve a enfrentarse a una nueva reforma, que sin duda será para bien. Pasado un tiempo, cuando se vuelva a abrir sus puertas a la ciudadanía, se habrá ganado un nuevo rincón que contribuirá a hacer más agradable la vida en nuestra ciudad.

Bartomeu Bestard (Cronista oficial de Palma): Ca don Pep Balaguer (Diario de Mallorca, 05/04/2009)

Can Balaguer

Gracias a estos artículos que publica el Diario de Mallorca podemos conocer algo de la historia de la ciudad. Algún día quizás la propia Administración utilice una web para informar y colgar esos estudios pagados con dineros de los ciudadanos. Por ahora está muy lejos de hacerlo. Algo mejor los arquitectos que, aunque en Inglés, dejan algunas imágenes. Bien la prensa y ¿hay alguien más que informe?

Incoación BC de la aeronave Convair CV 990 30-05 Coronado

fabian | 15 Abril, 2011 15:53

Acuerdo de incoación del expediente de declaración de Bien Catalogado a favor de la aeronave Convair CV 990 30-05, Coronado. Matrícula EC-BZO, Palma (Exp. 163/10)

Fuente: BOIB núm. 056 (pdf)
Fecha publicación: 14/04/2011

 (Segueix)

Incoación como BC del molino d'en Tià de Sant Antoni de Ibiza

fabian | 15 Abril, 2011 08:44

Incoación del expediente de declaración como bien catalogado del molino d’en Tià, Buscastell, TM Sant Antoni de Portmany

Fuente: BOIB núm. 054 (pdf)
Fecha publicación: 12/04/2011

 (Segueix)

¿Qué es un libro para el Ministerio de Cultura de España?

fabian | 14 Abril, 2011 14:13

La ley Sinde (Sinde es la actual ministra de algo llamado Cultura) creo que va en contra de la piratería digital; sin embargo, la piratería sí funciona y las instituciones oficiales de Sinde, no. Veámoslo

Al Ministerio de Cultura de España pertenece la Biblioteca Virtual de Patrimonio Bibliográfico que define su finalidad como "la difusión mediante facsímiles digitales de colecciones de manuscritos y libros impresos que forman parte del Patrimonio Histórico Español". La verdad es que yo no sé muy bien el significado del "patrimonio" y lo que desearía encontrar son todos aquellos libros que, por haber cumplido los setenta u ochenta años que imponen los derechos de autor, ya fueran de dominio público. Bueno, sea como fuera, se habla de "libros", lo cual, según la Real Academia, es un "Conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen". Una idea principal: conjunto de hojas unidas, enlazadas, que forman volumen.

Si uno va al fabuloso mundo llamado "pirata", esta definición se cumple: un archivo en formato pdf o ePub u otro que es un volumen. Son archivos listos para leer a través de un eReader.

página
El Ministerio de Cultura llama "libro" a un conjunto de fotografías sueltas

Los libros de Jovellanos ya han cumplido casi 200 años. Han superado los derechos de autor y debieran estar en una biblioteca digital de dominio público. La del Patrimonio Bibliográfico anuncia la "digitalización" de Memorias históricas sobre el Castillo de Bellvér, en la Isla de Mallorca, publicada en 1813.Bien, ¿pero es un libro? Lo que uno se encuentra en este Ministerio de Cultura no es un libro, son fotografías de hojas sueltas. Es decir, no forman un volumen, no son hojas unidas, sino sólo un conjunto suelto de fotografías.

El Ministerio éste, de extraña cultura, ¿no podría aprender un poco de los piratas? Aprendería quizás a no confundir "fotografiar" con "escanear", a presentar texto que no fotografías (en los libros hay textos), a que el texto puede reunirse en un único archivo, es decir, en un volumen -libro digital -; que ese libro digital puede tener distintos formatos, pero nunca "jpg".

Sinde se dedica a perseguir la piratería. ¿No sería mejor que aprendiera de ella? Posiblemente pudieran darle clases particulares y así aprendiera qué es un libro, porque lo que presenta esa Biblioteca Virtual no son libros digitales, sino sólo fotografías. Mejor los piratas que el Ministerio de Cultura.

Revista Bouteloua sobre plantas ornamentales

fabian | 13 Abril, 2011 17:25

Sobre las plantas de un lugar suele haber dos tipos de publicaciones. Uno trata sobre las plantas silvestres que en ese lugar crecen, pero en este tipo de publicaciones están excluídas las plantas urbanas, de las que hay que buscar información en otro tipo de publicaciones. Ocurre que por lo general los ciudadanos desconocemos los nombres de los árboles de la ciudad.

Así como hay ayuntamientos que, en sus webs, tienen un apartado que con el nombre "parques y jardines" informan sobre los parques existentes en esa población e, incluso, no sólo ponen un plano del parque sino que indican las variedades vegetales del parque, así como las existentes en las calles, esto no ocurre en la web del ayuntamiento de Palma.

revista

Alguna vez, y normalmente sin ni siquiera indicarlo en la web del ayuntamiento, se organiza algún "paseo" en el que algún especialista indica los "árboles clasificados como singulares" de la ciudad. No son muchos: el ginjoler del convento de la Concepción, el ficus de la Misericordia, el bellaombra de la plaza de la Reina ... amplían un poco con las palmeras de Sagrera, los plátanos de sombra de Atarazanas o del Borne o de la Rambla. Quizás incluso llamen la atención sobre el roble de s'Hort del Rei. Pero estos paseos (ver "Passeig pels arbres de Palma que no está anunciado en la web del Ayuntamiento), siendo interesantes, no solucionan el gran desconocimiento que tenemos sobre las plantas urbanas ni, tampoco, solucionan el interés que pueda mostrar alguna persona. El conocimiento de las plantas de la ciudad tampoco parece interesar a las escuelas.

revista

Las revistas o webs en las que podemos aprender algo sobre el arbolado urbano son las dedicadas a jardinería. Hay un blog que anuncia las revistas que van apareciendo sobre la flora de todos los tipos; es Jolube Consultor y Editor Ambiental (Blog sobre botánica, cartografía de la vegetación, conservación vegetal y publicaciones botánicas en pdf). Hace varios años que lo sigo y va muy bien. Entre otras varias, anuncia las publicaciones que realiza la Revista Bouteloua sobre plantas ornamentales. En estas revistas sí están las plantas que vemos en las calles, parques y jardines. Se edita en Valencia y está muy bien. ¿Habrá alguna que se edite en Palma sobre este tema? A ver si algún día la web del Ayuntamiento dedica alguna atención a informarnos sobre qué parques hay en Palma y sobre las plantas que tenemos en calles, plazas y parques.

De María Dolores Ladaria: 'El Ensanche de Palma'

fabian | 12 Abril, 2011 17:03

Lo encontré la semana pasada. Rebuscando en la Biblioteca de Can Sales vi el título: "El Ensanche de Palma" y a continuación el nombre de la autora: "María Dolores Ladaria Bañares" y , por el período del préstamo lo tengo entre mis manos. Cuando leo libros de estudio o ensayo, presto atención a las citas y, si no son excesivas, a las bibliografías. Creo que este libro es citado con frecuencia. Parte de la Tesis Doctoral que la autora realizó en los últimos años de los ochenta. Está editado por el Ayuntamiento de Palma en 1992 y forma parte de los numerosos libros descatalogados, fuera del comercio librero. Sarkozy creo que ha propuesto la digitalización de todos estos libros actualmente ajenos al mercado. Los japoneses lo tienen más claro y llaman "jisui" a la práctica de digitalizar su biblioteca personal (elpais.com: Digitalizar la biblioteca personal, una nueva tendencia) sin esperar ni a editores ni al gobierno.A mí me caen muy simpáticos los japoneses y admiro su espíritu práctico.

María Dolores Ladaria, ochenta años después de aprobado el Plan Calvet que daría lugar a la creación del Ensanche de Palma y al derrocamiento de las murallas de la ciudad se pregunta si lo construído siguió lo planteado en su inicio, cómo se hizo y qué pasó:

libro

Me interesaba investigar el proyecto en su totalidad, desde que se planteó por primera vez la necesidad de construir un ensanche en la ciudad hasta el final del plazo establecido por el mismo plan para su aplicación. Por ello, los límites cronológicos del estudio vienen determinados por el inicio de la sugerencia de la realización del ensanche, en 1868, tres años después de que el cólera azotase a la ciudad de Palma, y se termina en 1927, es decir, transcurridos los veinticinco años establecidos por el mismo Calvet Girona como los de vigencia del Plan, en unas fechas en las que el mismo concepto de ensanche tal como se entendía a finales del siglo XIX había quedado obsoleto para la ciencia urbanística, que ya consideraba necesario intervenir más directamente en la organización de la ciudad.

Los objetivos que me propuse fueron los siguientes:

  1. Analizar el entorno histórico en que se sitúa la génesis y posterior realización del ensanche.
    [...]
  2. ¿Qué filosofía inspiraba el Plan? Era un hecho conocido, como indicaba Miguel Seguí en su tesis doctoral sobre la arquitectura mallorquína, que el Plan Calvet había sido aplicado en el siglo XX basándose en unos principios decimonónicos. Por otra parte existía una bibliografía contemporánea que permitía intentar establecer una relación entre la situación sanitaria de la ciudad y la necesidad de la construcción del ensanche. La lectura de la obra de J. Oleza sobre el cólera en 1865 en Palma, los informes de Fajarnes Tur y de Bordoy Gelabert, las manifestaciones de la Academia de Medicina y Cirugía y en especial la obra del ingeniero Eusebio Estada aparecida en 1885 sobre "La ciudad de Palma. Su industria, sus fortificaciones, sus condiciones sanitarias y su ensanche", permitían aventurar esta hipótesis de trabajo, que relacionaba las causas del desarrollo urbano de la ciudad de Palma con las de otras ciudades europeas.
    [...]
  3. ¿Qué relación existía entre el ensanche y el derribo de las murallas?
    [...] Así pues, era un hecho conocido el que para poder realizar el plan de ensanche de B Calvet, era previa condición el derribo de las murallas, ¿por qué, si el lugar ocupado por las Avenidas era el del foso de aquellas?. ¿Qué intereses había? ¿Era posible que tras el tema hubiera lugar a especulaciones con los solares del recinto?, ¿Quién se benefició de las ventas de estos terrenos?, ¿a qué se destinó el dinero obtenido en ellas?, ¿cómo, cuándo, se habían vendido?, ¿a qué se había destinado este espacio que el Estado ponía en manos del Consistorio Palmesano? Todas estas cuestiones estaban inéditas y para investigar sobre ellas era necesario recurrir a las fuentes documentales del Archivo Municipal de Palma.
    Por otra parte, el recinto amurallado era parte de la historia de la ciudad, si consideramos que se terminó de edificar a principios del siglo XIX, ¿era posible que la opinión hubiera sido unánime?, ¿nadie se opuso?
  4. [Había habido dos proyectos sobre el Ensanche. En 1950] sólo se conocía detalladamente el que ganó el concurso, e incluso en el Archivo del Ayuntamiento estaba depositado el plano del que perdió sin que se supiera a qué se debía el que aquello se hallase allí. Era necesario analizar ambos proyectos, compararlos, evaluar los motivos que habían inducido a rechazar uno y aceptar otro.
  5. Otros interrogantes eran. ¿Cómo se financió el proyecto?, ¿cuándo se edificó?. De nuevo la información la debería proporcionar el Archivo ya que no había publicaciones al respecto.
  6. La transformación de un espacio rural en urbano ocasionó transformaciones en la estructura de la propiedad, ¿cuáles habían sido?, ¿había habido muchas expropiaciones?, ¿se dio pie a la especulación?. La información podía proceder de diversas fuentes.
  7. Y en fin, era necesario valorar la incidencia del Plan en la ciudad actualmente. Hacer una valoración de lo que significó para Palma.

Interesante, ¿verdad? La investigadora se encontró con múltiples dificultades: no la dejaron investigar ni en el Registro de la Propiedad Urbana ni en el Catastro. "Hasta que pasen cien años" le dijeron que era el plazo para poder investigar. Sólo pudo hacerlo en el Archivo Municipal de Palma.

¿Cómo harán los japoneses para "prestarse" los libros digitalizados? Quizás por correo electrónico. O, como ya se hace en otras partes, se cuelga en Internet y la URL se pasa a través de algún grupo de Yahoo en el que hay que registrarse. "El Ensanche de Palma" de María Dolores Ladaria, un libro que conviene conocer.

Santiago Rusiñol: L'illa de la calma

fabian | 07 Abril, 2011 07:14

En febrero pasado se cumplió el 150 aniversario del nacimiento de Santiago Rusiñol (1861 - 1931). Sé que en Mallorca la UIB realizó algunas conferencias de las que sólo he encontrado la noticia - anuncio. Santiago Rusiñol fue pintor y escritor. Tuvo bastante relación con Mallorca de la que quedan varios cuadros y el libro L'illa de la calma.

cuadro
Santiago Rusiñol: "Valle de los naranjos, Biniaraix (Mallorca)"

Santiago Rusiñol y Mallorca

En 1902, los pintores Santiago Rusiñol y Joaquín Mir recibieron el encargo de realizar una serie de plafones para decorar el nuevo edificio modernista del Grand Hotel de Palma, proyectado por el arquitecto catalán Lluís Domènech y Montaner. Ya durante su primera visita a Mallorca, en 1893, Rusiñol había quedado fascinado por el paisaje montañoso del norte insular. Seguramente, ese fue el motivo por el cual eligió esa zona para realizar algunas de las pinturas encargadas. A finales del mes de marzo, Rusiñol se trasladó, con su familia, a Pollença dónde ya le esperaba Joaquín Mir. El trabajo fue muy intenso y la relación entre los dos pintores fue tensa. A finales de Junio, su amigo y pintor Gaspar Terrassa, escribía al belga Degouve informándole que Rusiñol ya llevaba más de treinta cuadros pintados. Ese mismo verano, Rusiñol se desplazó al Grand Hotel para colocar sus plafones. Las pinturas que colgó en el hotel fueron casi todas segundas versiones o copias -algunas de las cuales fueron realizadas, o acabadas, por el pintor y amigo Antoni Gelabert-, pues los originales los reservaba para las exposiciones de París y Barcelona. Entre los cuadros que había elegido el artista del Cau Ferrat, figuraba una gran vista de Raixa, que tuvo que cambiar al encontrarse con la negativa del propietario del Grand Hotel, pues éste había tenido sus diferencias con los propietarios de la finca. En su lugar colgó el Jardín de Can Blanes. Los otros cuadros elegidos fueron un campo de almendros del valle de Génova que tituló Primaveral y dos visiones del Castell del Rei, de Pollença. Precisamente, estos dos últimos lienzos pueden ser contemplados desde el pasado cuatro de mayo en el Museo Es Baluard, dentro de la magnífica exposición dedicada al artísta catalán, titulada Rusiñol, la passió per Mallorca. Nada más acceder al espacio expositivo, el visitante se topa con las bellas ruinas del Castell del Rei de Pollença insertadas en el paisaje salvaje y panteísta de la escarpada sierra norte mallorquina. En esta misma exposición, llama poderosamente la atención un bargueño modernista realizado por Alexandre de Riquer en 1908, propiedad de los duques de Maura. Antonio Maura definió al mueble como "un estuche de cuadros", al estar sus puertas adornadas por pequeñas pinturas de diferentes artistas entre las que se encuentra una de Santiago Rusiñol. La familia Maura y Santiago Rusiñol habían coincidido anteriormente, concretamente en el verano de 1906, en Valldemossa, cuando el artista catalán se hospedaba en Can Marió. En ese mismo lugar mantuvieron la relación durante algunos años.

cuadro
Santiago Rusiñol: "Torrent de Pareis (Mallorca)"

Rusiñol también vivió en El Terreno, lugar que definió como "el sitio donde los buenos burgueses se van a descansar, durante el verano, de lo que hayan podido hacer durante el invierno". Allí, durante su segunda visita a la Isla, recibió a sus antiguos conocidos: Gabriel Alomar, Joan Alcocer o Antoni Noguera, y también a nuevas amistades, muchas de ellas "terreneras": William Degouve de Nuncques, Gaspar Terrassa, Bernardino Bernardo de Quirós o Antoni Gelabert, entre otros. La figura de Santiago Rusiñol fue reconocida por los mallorquines, sobre todo a partir de 1902 cuando causó gran impresión su exposición de pintura en el Círculo Mallorquín. En 1931, Rusiñol falleció en Aranjuez. Ese mismo año el Ayuntamiento de Palma le proclamó hijo adoptivo de la ciudad y le dedicó una calle. Tres años más tarde la Associació per la Cultura de Mallorca, presidida en aquellos momentos por Josep Sureda Blanes, regaló al Ayuntamiento un busto en bronce del artista catalán. El acto de entrega tuvo lugar en el Teatro Lírico, con la presencia del alcalde de Palma, Emili Darder. En ese mismo acto Margarita Xirgu y Enric Borrás, entre otros, representaron una función teatral en homenaje al artista del Cau Ferrat. Entre los viejos papeles del cronista Antonio Puente, conservo una postal de Enric Clarasó -el mismo que había realizado la escultura ecuestre del rey Jaime I en la Plaza España-, dirigida al alcalde de Palma en la cual ofrecía un busto de su amigo. No sé porqué razón el busto no fue aceptado pues según consta en esos mismo viejos papeles el busto que regaló l´Associació per la Cultura de Mallorca fue uno realizado por Joan Borrell Nicolau. Un año después, la Corporación Municipal erigió un conjunto escultórico al lado del Teatro Principal -estaba colocado en el mismo sitio que hoy ocupa la escultura Nu, obra de Jaume Mir-. Para su construcción se utilizó material de derribó procedente del baluarte de Sant Pere. A pesar de todos estos esfuerzos del Ayuntamiento por recordar la figura de Rusiñol, los palmesanos quedaron descontentos y prácticamente al día siguiente de la colocación del busto se podía leer en un diario de Ciutat: "Ni esto es un homenaje ni es ornato de la vía pública. Es preciso buscar otra manera de honrar la memoria de Santiago Rusiñol, aunque para ello hayamos de prescindir de esta testa, de esta columna y de esta hornacina en la cual se ofrece esa pesadilla que para el buen gusto constituye el monumento ayer inaugurado". A pesar de las reivindicaciones el conjunto escultórico se mantuvo allí hasta el año 1951, momento en que, aprovechando la nueva traza de la calle Marqués de la Cenia, en Son Armandans, se proyectó un nuevo monumento para el artista, prescindiéndose de todos los elementos que configuraban el antiguo, incluso se cambió de busto. Por cierto, la vieja testa de Rusiñol desapareció.

Bartomeu Bestard: Crónicas de Antaño Santiago Rusiñol y Mallorca (DM, 27/05/2007)

Cataluña también celebra el nacimiento de Santiago Rusiñol. ¿Cómo? Pues de una manera muy actual: digitalizando su obra escrita y ofreciéndola en una web:

banner
Santiago Rusiñol, obra completa

Van digitalizando las obras a lo largo del año y L'illa de la calma ya está digitalizada y on line. Creo que es una buena forma de celebrar estas conmemoraciones.

Recuerdo haber visto los cuadros de Rusiñol que Es Baluard expuso, pero no dejaban fotografiar. Ni dejan fotografiar ni ofrecen fotografías pese a ser cuadros pertenecientes a entes públicos. ¿No sería una buena manera de recordar a Rusiñol subendo a Internet lbuenas fotografías de los cuadros que pintó en Mallorca? Al menos algo quedaría que pudiéramos disfrutar todos.

cuadro
Santiago Rusiñol: "Sa Coma"

Cuadros de Santiago Rusiñol:
all Paintings
Pictures
Es Baluard: Rusiñol: la pasión por Mallorca

 (Segueix)
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar