Alta mar

Contacto

La batería de costa avanzada del Castillo de San Carlos de Palma

fabian | 24 Febrer, 2011 18:22

Mañana soleada ya primaveral. Acudimos a las cercanías del Castillo de San Carlos. Fuera de su recinto, al otro lado de la carretera, sobre los acantilados que dan a la zona de Cala Mayor, se está restaurando una batería de costa. La zona está vallada y es dificultoso hacerle unas fotografías.

Batería avanzada del Castillo de San Carlos Batería avanzada del Castillo de San Carlos

Dos libros importantes: "Palma a través de la Cartografía (1596 - 1902)" de Juan Tous Meliá, varias veces citado en esta bitácora, y, para este tema de fortificaciones, "El recinto portuario de Palma y la defensa. Las baterías costeras (siglos XIV - XIX)" de Angel Aparicio i Pasqual, libro este último, editado por ARCA.

libro

La batería avanzada de San Carlos

Dice Joan Pou i Muntaner ("Historia del puerto de Palma de Mallorca" pág. 315) que, poco después de haberse construido la fortaleza de San Carlos y, valorada como insuficiente - suponemos que se refiere a la artillería -, entre los años 1662 y 1663 fue construida una batería baja en la parte del mar.

Encontramos una alusión documental por haberse llevado cal a la fortaleza de San Carlos para utilizarse "en la plataforma en la parte del mar" y en el estrado cubierto de dicha fortaleza, en fecha 24 de febrero de 1676. Hay que tener en cuenta este detalle ya que, además de por la fecha, esta obra queda separada -como hemos visto en las otras baterías, correspondía a una batería baja- de las otras obras que se estaban realizando en la contraescarpa, las cuales se prolongarían por más de 2 años y que nada tiene que ver con la que exponemos ahora.

Se trataba, sin duda de una batería del tipo fajina y, si hemos de hacer caso a Joan Pou, lo que realmente se llevó a cabo fue un simple arreglo de la explanada.

Angel Aparicio i Pasqual: "El recinto portuario de Palma y la defensa. Las baterías costeras (siglos XIV - XIX)"

Margarita no ha visitado nunca el Castillo de San Carlos, por lo que atravesamos una peligrosa carretera sin paso de peatones y subimos al Castillo. Desde el exterior es difícil darse cuenta de su forma estrellada. Además se entrevén galerías subterráneas que se extienden hacia la lejanía. El inicio del Castillo está en una torre cuadrada sobre la que ondea la bandera española. El año que viene cumplirá su cuarto centenario ya que data de 1612. Me comentan que publicarán un libro. En el libro de Juan Tous Meliá encuentro el plano "Planta del Castillo de San Carlos" de José Castellón realizado en 1682. Ya muestra su forma estrellada y sus fosos. Pero hoy no es el Castillo lo que me interesa, sino la batería avanzada. Encuentro también "Planta del Castillo de San Carlos, su territorio y su vecindad" del ingeniero Martín Gil de Gainza, de 1700. Aquí sí aparece, marcada con la letra C, la batería avanzada, la cual quizá cruzara su fuego con alguna batería de Illetas para defender la costa.

plano plano detalle
Planta del Castillo de San Carlos, su territorio y su vecindad, del ingeniero Martín Gil de Gainza (1700)

Tras visitar el castillo y algunas salas del museo, regresamos a Palma. Me pregunto si los cañones, ya de la batería o del castillo, tuvieron que ser utilizados alguna vez con fuego real. ¿Quizás en 1706?

Ministerio de Defensa: Museo Histórico Militar San Carlos
Wikipedia: Castillo de San Carlos
Teleweb: Castillo San Carlos, Museo militar de Mallorca (vídeo)
Alta mar: El castillo de San Carlos en Portopí

En torno a la Lonja antes de que fuera construída

fabian | 24 Febrer, 2011 08:04

Paseamos Margarita y yo en torno a la Lonja. Mañana soleada con viento sur que nos trae olor a mar. Es zona marinera, hoy transformada en turística. Posiblemente estos bares modernos fueran antes tabernas donde quizás se bebiera ron, aunque más probablemente, vino y aguardiente. Es por la mañana y los restaurantes y bares de copas están cerrados; una furgoneta descarga unos barriles de cerveza. Hostales, hoy bellos, podrían haber sido oscuras fondas donde se alojaban marinos y viajeros. Una placa recuerda que allí se alojaron Chopin y George Sand los primeros días de su estancia. Mi imaginación se traslada a antiguas lecturas que describían barrios portuarios de no sé dónde; probablemente parecidos a éste, hoy difuminado por el turismo que lo recorre pero que ya no lo vive. Los turistas no son como los antiguos viajeros. Quizá en una de esas antiguas tabernas, Cresques el cartógrafo debía reunirse con algunos capitanes para que le contaran rumbos y tiempos de navegación y así poder él levantar sus planos. Posiblemente, cerca de ellos unas prostitutas alternaran con marinos y, al amanecer, como ocurría hasta hace pocos años, los estibadores del puerto bebieran cazalla antes de iniciar su labor. La zona de la Lonja es la zona del puerto, el barrio portuario.

Mis recuerdos de los años 50 y 60 del siglo XX son oficinas de navieras que daban a la actual calle de Antonio Maura y al Paseo de Sagrera. También, lugar de juerga de los marines que llegaban a Palma: whisky y mujeres.

La zona también guarda la sombra de una figura importante: el arquitecto Bennazar. El Paseo Marítimo, varios edificios tanto en la plaza de la Lonja como en Antonio Maura; la fuente cercana a la calle del Mar ... Más allá otro nombre: el Capità Barceló, su casa. Nombres de marinos o cartógrafos pueblan algunas calles: Vallseca, Ferrer. Seguramente también circularían por estas calles esclavos traídos del África y, desde detrás de algunas persianas, los esclavistas tratarían sus negocios.

grabado
Vista de la bahía de Palma. Grabado procedente de un atlas italiano del siglo XVII. Biblioteca del Ayuntamiento de Valencia

Me paro un poco a pensar. Aquí hay un espacio que fue límite, separación. La Riera posiblemente fuera un brazo ancho de agua y todo este barrio de la Lonja no existía en tiempos de la conquista, Las murallas árabes transcurrían casi pegadas a lo que ahora es la calle Apuntadores. Fuera de ellas era terreno baldío. Un lugar para construir naves - atarazana - debió haber en algún lugar entre el mar y la muralla árabe. La rectitud de algunas calles, como la del Mar, me indica que no fue urbanizada por los árabes; su trazado se corresponde a la urbanización posterior. No sé dónde estuvo el puerto árabe. Jaime I dio un solar para la Lonja, pero quizá no fuera el que hoy ocupa. En alguna parte leí que el solar prometido por Jaime I quizá fuera el ocupado por la Gavella de la Sal, más cercano a la muralla árabe. Un edificio importante, restaurado no hace mucho y cuya restauración no sirvió para explicar ese templo y su entorno es el de San Juan de Malta, de la orden Hospitalaria, entoces hospital que debió ocupar amplio terreno donado por el Rey.

La conquista cristiana de la ciudad fue en el año 1229. Hacia 1270 ya hay constancia de la existencia de un muelle. Él daría vida a esta zona comprendida entre ese pequeño muelle, el mar y la muralla árabe, desde la Riera hasta la atarazana. El comercio de un puerto de mar exigía graneros y almacenes que debieron situarse en esta zona que, antes de existir la Lonja se la llamaba "la ribera del mar". El ajetreo del pequeño puerto hizo que se poblara la zona, vacía en tiempo de los árabes y por la que pasaba el camino hacia Portopí. Hacia 1300 se protegió por la muralla medieval muy cercana al mar, muralla que invalidó la árabe anterior, quizás del siglo XI. El pequeño puerto dio vida y la zona se pobló rápidamente.

plano
Fragmento de un plano de Gabriel Alomar Esteve que refleja su hipótesis sobre la Ciudad de Mallorca en torno a 1300 (1976)

Al comenzar el siglo XV, la Lonja no estaba aún construída, pero sí el Hospital de San Juan de Malta, fue entonces cuando llegó el desastre del desbordamiento de la Riera de 1403. Según las crónicas, no quedaron en esta zona ni los fundamentos de las casas. Murieron unas 5000 personas. Toda esta zona tuvo que ser reconstruida a lo largo del siglo XV.

Hay un artículo no muy largo, unas 6 páginas de Magdalena Riera Frau que trata el inicio de esta zona. Se titula "Urbanización de la ribera del mar". Está publicado en el libro "La Lonja de Palma" editado por el Govern en el 2003. Es un libro de lujo, imposible de encontrar. No conozco ningún otro texto que trate este tema. Al ser relativamente corto y, en mi parecer, importante, lo he copiado y he subido a Internet: Urbanización de la ribera del mar. Por una parte siento hacerlo, yo desearía que los textos importantes estuvieran ya en Internet; pero también este libro es prácticamente inencontrable.

En la biblioteca: un cuaderno, un lápiz ¿y qué más?

fabian | 22 Febrer, 2011 17:34

La tecnología va modificando lo que llevamos en los bolsillos o en la bolsa. ¿Qué objetos son hoy día necesarios para ir a una biblioteca?

Hoy la Biblioteca Pública de Palma, Can Sales, publica las normas sobre la iniciativa de los eReaders: Préstamo de Lectores de Dispositivos Electrónicos e indica los Títulos disponibles en el lector de documentos electrónicos, lista que se irá ampliando.

Está muy bien, la lista es larga e interesante. Yo no sé si llevando mi propio eReader me podré descargar algún título de esa lista. Probablemente en un futuro se pueda hacer desde su web, ya veremos cómo funciona esta iniciativa que me parece muy interesante.

Pero mi idea de hoy iba hacia otro elemento que desconocía a pesar de estar en el mercado desde hace ya algún tiempo.

El papel y un bolígrafo o lápiz son imprescindibles siempre. La tecnología aún no los ha superado. Tomar algunas notas es necesario. Pero a veces esas notas son largas y exigen mucho tiempo para ser tomadas. Además hoy día no hay que pensar sólo en la información que proporciona el texto, ya que en muchas ocasiones la información se halla en un diagrama o en alguna imagen. Generalmente las bibliotecas permiten un número limitado de fotocopias, procedimiento válido aunque engorroso ya que las máquinas se estropean con frecuencia y además, son caras.

Hay actualmente en el mercado unos dispositivos que, en mi parecer, pueden ser útiles en algunas ocasiones. No ocupan mucho espacio; llevan dos pilas y una tarjeta de memoria. Se pasan sobre la página que interesa y hacen de ella una fotografía, un archivo jpg. Luego, ya en casa, el aparatito se conecta al ordenador y con un programa lector OCR que lleva la caja cuando se compra, el texto de la imagen captada se convierte en texto que se pega al documento que interese y los diagramas o imágenes se recortan y quedan como imágenes.

Lo he probado y, aunque tiene sus limitaciones, funciona bastante bien. Las limitaciones están en que la superficie ha de ser plana, lo cual no es fácil conseguir en las páginas interiores de los libros ya que presentan superficies irregulares, inclinadas o abombadas. Otra limitación es que no tiene que haber impedimentos laterales que dificulten el movimiento a lo largo de la página, impedimentos tales como la espiral de un bloc o cuaderno. El ancho del aparatito es algo mayor del tamaño A4 (folio). Otros tipos de dificultades provienen de la falta de práctica, ya que conviene trasladarlo paralelo al texto y a velocidad uniforme, aunque también puede hacerse en perpendicular al lineado del texto, invirtiendo posteriormente la imagen.

Todas estas dificultades incidirán en la lectura de texto que realice el OCR, confundiendo letras - lo que es frecuente -, dejando ilegibles partes de las líneas, etc. Habrá casos en que será mejor utilizar una cámara fotográfica, pero donde no hay dificultades especiales, estos aparatos cuyo nombre desconozco ¿escanner portable? pueden ser un sistema valioso en la biblioteca, en la oficina o en la escuela.

Jovellanos y la Lonja

fabian | 21 Febrer, 2011 16:08

Desde la lejanía, Jovellanos escribe. Vista de pájaro pese a padecer cataratas mientras permanece preso en Bellver, atalaya de la ciudad. Bajo él, en la distancia, la Lonja no es muy apreciada, pocos años después en ese edificio se fabricarán armas para la guerra contra el francés. Jovellanos no puede acercarse a la ciudad; sin embargo, envía emisarios para que sean sus ojos, remite a su secretario para conseguir documentos; recibe visitas de personas que le cuenten la historia.

Jovellanos estuvo en el Castillo de Bellver entre el 5 de mayo de 1802 y el 19 de marzo de 1808 en que fue liberado tras el motín de Aranjuez (17 de marzo)

Lonja

La estancia de Gaspar Melchor de Jovellanos (Gijón, 1744-Vega, Asturias, 1811) en Mallorca, marcó en sus cartas sobre arquitetura mallorquína escritas en el Castillo de Bellver, un poderoso sentimiento prerromántico y un interés creciente por los grandes edificios góticos de Palma, que significaron el paso de la contenida admiración por aquellos propia de los eruditos y viajeros ilustrados, al declarado entusiasmo ante tales obras propio de los autores del romanticismo. En este aspecto, las cartas de Jovellanos son consideradas un poderoso precedente en la ferviente admiración de los románticos por el gótico mallorquín en particular, y por el estilo gótico en general. [...]

Su prolongada estancia en el Castillo de Bellver y el carácter erudito de Jovelianos, exponente de la ideología ilustrada en España, le movieron a escribir una copiosa producción literaria sobre los temas histórico-artísticos de Mallorca. Sus amigos mallorquines le facilitaron libros y manuscritos así como documentos de archivo para sus investigaciones. Jovelianos tomó numerosos datos de las obras de los eruditos e historiadores locales, tales como los padres Cayetano de Mallorca (1707-67), Guillermo Tarrasa (1709-78) y Francisco Talladas (1746-1818), los cronistas Juan Binimelis (1538-1616), Juan Dameto (1554-1633), Vicente Mut (1614-87), Jerónimo Alemany (1693-1753) y Buenaventura Serra (1728-84), los historiadores Jaime Custurer (1657-1715), Francisco Diago (1560-1615), etc., o su contemporáneo y amigo el canónigo José Barberí (1766-1826).

Lonja

Paralizo momentáneamente mi lectura. de Jovellanos y la reivindicación de la arquitectura gótica de Palma, estupendo estudio realizado por Alejandro Sanz de la Torre que tenemos la suerte de tener on line. Jovellanos también tuvo que recurrir a las personas que conocían el tema. Recurrió a ellas y escribió sobre la Lonja, la Catedral y otros edificios góticos. Claro que Jovellanos era un personaje conocido, famoso, de medios económicos amplios. ¿Es una actuación persistente aún hoy el tener que acudir a las personas que conocen un tema para que, por favor, cuenten, expliquen un saber que debiera ser conocido? En mi experiencia aún es así. No es el propio Ayuntamiento el que ponga en Internet el catálogo de esculturas de la ciudad o la lista de los parques de Palma. No. Hay que acudir y pedir por el "encargado" de las esculturas y preguntarle sobre el título y autor de determinada escultura. La información la tiene el "encargado", la persona que sabe, al que hay que preguntar. La verdad es que esas personas son enormemente amables y a lo que preguntes contestarán con gran afabilidad. No, no es cuestión de las personas; es cuestión del sistema, de las costumbres, de que la información no sólo esté en determinadas personas, sino que esté al alcance de quien se interese. De que la historia de la Lonja y de los edificios catalogados de la ciudad esté en un medio público al alcance de todos los ciudadanos del mundo.

Jovellanos, desde su celda, escribe sobre la Lonja. Ha hablado con los entendidos, a través de los ojos de su secretario ha consultado algunos documentos y visitado el edificio y Jovellanos escribe. ¿Para qué era este edificio, cuál era su función, quién tuvo la idea de crearlo?

V. tiene ya de antemano la prueba que le envié de que el proyecto de !a Lonja fue coetáneo á la conquista; pero antes de hablar de él conviene conocer las razones que le inspiraron.

Cualquiera que lea los fueros que el Rey conquistador de Mallorca concedió á sus pobladores luego que hubo descansado en la nueva capital, conocerá que se propuso establecer aquí un pueblo navegador y comerciante, asi por el derecho que les dio de cortar maderas para construir naves y leños, de navegar y pescar libremente en sus mares, como por la exención de toda especie de impuestos en la entrada y salida de mercaderías de su puerto, y otras franquezas que dicen inmediata relación al tráfico. Por eso la profesión de la mercadería formó desde el principio uno de los estamentos de la isla, y entró en su gerarquía civil y en su gobierno municipal. Asi se vé, que desde que se organizó el cuerpo de jurados, encargado del gobierno de la ciudad y la isla, se compuso siempre de un caballero, dos ciudadanos militares, dos mercaderes y dos artesanos. Y cuando se estableció después el grande y general consejo, los mercaderes (bajo cuyo nombre se entendía entonces todo comerciante) tuvieron en él igual representación. [...]

Lonja

Puede servir de confirmación y apoyo de estas noticias el primer documento que trata de la Lonja, y de que ya di razón a V. antes de ahora; esto es, el privilegio mismo en que el Rey D. Jaime I concedió terreno para edificarla, espedido en Barcelona el 22 de agosto de 1246: por él se concede á Ferrer de Granada, en censo (ó establecimiento, como aquí dicen), la plaza ó espacio de tierra que había junto á la puerta del rnar, y empezaba desde el ángulo de la barba-cana, hacia el hospital (hoy iglesia de San Juan), siguiendo por quince brazas de ancho y veinte de largo, entre el mar y el arroyo (la Riera), para que en él se construyese una Lonja y Hospedería para uso de los mercaderes; á los cuales, y á sus efectos y mercancías, ofrece el Rey seguridad y protección, todo bajo las. siguientes condiciones:

1ª que no se edifique sobre el muro; 2ª que entre éste y el nuevo edificio se deje una ancha calle, y 3ª que sobre él se cargue un censo reservativo de seis "masemutinas", que son cinco mil cada una, pagaderas en el día de San Juan de cada año. Confirman la escritura [...]
[sigue una relación de nombres]

Jovellanos: Descripción histórico . artística del edificio de la Lonja de Palma (págs. 314 y ss.)

Afortunadamente hoy día podemos acudir a algunos textos, como los de Jovellanos (Tomo V de sus obras en el que se encuentran la "descripción histórico - artística del Castillo de Bellver", la "memoria sobre las fábricas de Santo Domingo y San Francisco de Palma", la de la Lonja y correspondencia con algunos personajes de Mallorca, D. José Barberi o con el Padre Fray Manuel de Bayeu). Textos, tanto los de Jovellanos como los de Alejandro Sanz de la Torre que deberían ser parte de esa misteriosa Biblioteca Virtual de las Islas Baleares de la que nadie explica nada. Habrá que preguntar al "encargado" de tal proyecto.

Lonja

Mientras, vale la pena observar el edificio, sus torres octogonales, sus preciosos ventanales, sus esculturas exteriores, "su «grandiosa y bella balaustrada o cornisamento» de grandes recuadros perforados, coronada como las torres y pilastrones de almenitas y merlones triangulares". Y también sigamos las lecturas que sobre este edificio existen y están a nuestro alcance. Conozcamos el edificio y su historia. Para ello, los textos de Jovellanos son la base documental.

De Catalina Cantarellas: estudios sobre la Lonja de Palma en el siglo XX

fabian | 17 Febrer, 2011 19:08

En el año 2004 me iniciaba en esto de las bitácoras. Entonces todavía daba clases en la ESO y un día se me ocurrió buscar información sobre la Lonja de Palma con el Google. Encontré bares, restaurantes y una página que había sido realizada por la profesora de Arte de un instituto madrileño a raíz del viaje de estudios de sus alumnos. No había mucha información, pero era lo mejor que encontré. Este hecho me hizo reflexionar de que la información a través de Internet sobre Mallorca no debe ser sólo publicidad turística y que no se podía confiar en los políticos para que la pusieran pues también iría dirigida a los turistas y no a los ciudadanos de las islas. Así que empecé a buscar información sobre la Lonja de Palma y a subirla. Fueron los artículos La Lonja de Palma de Mallorca y Las imágenes de la Lonja de Palma de Mallorca, referiéndose a las esculturas que el edificio tiene en sus esquinas.

Hace pocos meses se reabrió el Teatro Mar y Tierra. Ayer vi en la biblioteca un folleto realizado por el Ayuntamiento de Palma sobre el edificio y su restauración. Luego lo busqué por Internet y no me extrañó no encontrarlo. Ahora se está acabando la restauración que Pere Rabassa realiza en la Lonja de Palma. ¿Habrá alguna información en Internet?

Yo voy a intentar poner alguna. Iría bien poder recoger artículos, grabados, planos, etc. sobre este edificio y - ya no en información para turistas - conocer su historia y los estudios que hay sobre él. He recogido de un libro editado por el Govern Balear titulado "La Lonja de Palma", coordinado por Federico Climent, un fragmento del texto de Catalina Cantarellas que trata sobre la investigación realizada en el siglo XX sobre esta obra de Sagrera.

4. La Lonja desde el punto de vista histórico-artístico y arquitectónico: el siglo XX

Mientras las guías suceden a los libros de viaje, la historia de la arquitectura y del arte es la que va a asumir la labor documental, analítica e interpretativa del edificio y de su autor, Tanto en las historias del arte y de la arquitectura universales, como en las referidas a España o únicamente al área catalana, la mención a la Lonja de Palma, dentro de ta arquitectura gótica del siglo XV, siempre está prácticamente presente, y ello desde inicios dei siglo XX hasta la actualidad. Paralelamente, la historiografia va aportando algún dato nuevo sobre el edificio, su autor y continuadores. No obstante, desde el estudio de Jovellanos y la citada aportación de Frau, sintetizada posteriormente, en proporción al tiempo transcurrido es relativamente poco lo que se ha avanzado.

En la primera mitad del novecientos, tres nombres destacamos, el del arquitecto mallorquín Guillem Forteza, el del profesor de la Sorbona Pierre Lavedan. y el de Harold Wethey. investigador anglosajón. En lo que atañe a Forteza y Lavedan. ei primero dedicó sendos artículos al tema, y el segundo, durante su estancia en la isla. pudo apreciar in situ el edificio, que describió en su obra sobre las Baleares. Ambas figuras estuvieron unidas por lazos de amistad. Lavedan dedicó la obra en cuestión a Forteza. mientras que éste había reseñado un libro del francés sobre la arquitectura gótica religiosa en Cataluña. Levante y Baleares. Lavedan no hizo ninguna monografía sobre la Lonja, pero, al igual que a la Catedral de Palma, le dedicó un apartado especial. Aparte de los antecedentes de cesiones reales de terreno para otras lonjas, recogió la referencia al contrato de Sagrera con el Colego de la Mercadería y describió el edificio buscando los antecedentes y paralelismos de su morfología.


Fragmento de un dibujo de Javier Vellés (2002)

Los dos artículos de Guillem Forteza. escritos en 1934 y 1935, abordaron, respectivamente, las lonjas catalanas y la influencia arquitectónica de Sagrera. En el primero conectó el programa con una creación propia de Cataluña, reflejo de la modernidad socioeconómica de las instituciones medievales y de la hegemonía comercial. Situó los antecedentes de las lonjas en las alhóndigas, las agrupó por tipos a partir de una evolución cronológica y buscó los antecedentes de su estructura en determinados elementos de la arquitectura gótica religiosa. Consideró la Lonja de Palma como arquetipo del programa, y una obra veritablement sintética de la mentalitat constructiva de l'época en tots els indrets de la Catalunya política. Analizó la peculiaridad de la fábrica y subrayó el esfuerzo de Sagrera por crear un edificio autónomo, plenamente civíl y concebido como un todo, una obra de autor, idea reiterada en la bibliografía postenor. En 1935. con el título Influencies de Guillem Sagrera en l'arquitectura religiosa de Mallorca, vislumbró el aire de familia existente entre la Lonja, la fachada de la parroquial palmesana de San Nicolás y el portal de la Almoina de la Catedral. Estos y otros trabajos de Forteza se relacionan tanto con su profundo conocimiento de la arquitectura mallorquína como con su ideario político, de signo regionalista. Imprimiría este sello a muchas de sus construcciones, en respuesta a encargos particulares o como arquitecto municipal de Palma.

En 1939, Wethey iba a cerrar las contribuciones al publicar un estudio monográfico sobre Guillem Sagrera Destacó la escultura, aunque sin omitir la arquitectura, al considerar que era el apartado menos trabajado. Dentro de él recogió la figura de Sagrera como escultor con especial mención a la Lonja, Wetney hizo acopio de una exhaustiva información en ocasión de su viaje a España en 1936. Aparte de ser el primero que publicó la lápida, atribuida a Sagrera, procedente del porche de la Lonja; encuadró la tarea escultórica en el marco del influjo borgoñón, perspectiva que la bibliografía ha desarrollado. Por supuesto, antes de que lo hicieran Lavedan y Wethey, otros historiadores y arquitectos habían enjuiciado la Lonja bajo la luz de la recién fundada disciplina de la historia del arte, a principios del siglo XX. Y muchos otros lo harían después.

La revista Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana, ya apuntada, siguió dando a luz. además del estudio ya citado de Frau, una parte importante de los escasos testimonios aún inéditos, como los de Juan Muntaner en 1962 y Gabriel Llompart en 1983.


Geometría de las bóvedas de la Lonja, estudio de Javier Vellés

Los estudios del erudito Antonio Jiménez Vidal y de Gabriel Alomar, arquitecto mallorquín, ocupan los años setenta del siglo XX. Ambos sistematizaron la documentación disponible a la sazón, en 1968 y 1970 respectivamente. Jiménez partió del estudio concreto del edificio, siguiendo el trabajo de Frau. Alomar, de su autor, Guillem Sagrera, y de su posición en el contexto de la arquitectura contemporánea. En consecuencia, abarcó toda la obra del artífice, encuadrando la Lonja en su actividad europea. Ya en 1963, Alomar había reseguido la actividad de los discípulos de Sagrera en diversos ámbitos, que aprovechó para el estudio de 1970. Para este último, el autor pudo consultar tanto el contrato con Sagrera como seguramente el pleito entablado por éste a ios mercaderes. El segundo documento, extraviado a fines del siglo XIX, había sido entonces recientemente recuperado.

Otras monografías han surgido con posterioridad sobre el arquitecto y escultor, que han trazado el perfil a partir de la incorporación y resumen de las aportaciones procedentes de las diversas investigaciones. El conocimiento de algún nuevo documento, en los últimos treinta años y más allá de lo recopilado hasta fines del siglo XIX, ha permitido clarificar y reforzar diversas cuestiones. Entre ellas el comienzo de la Lonja en 1421, antes del contrato de 1426, por el mismo Sagrera, confirmándose así la hipótesis defendida en primera instancia por Jovellanos. La procedencia de Felanitx, puesta ocasionalmente entre paréntesis a partir del encabezamiento del contrato entre éste y los Mercaderes, donde se declaraba «ciudadano de la ciudad de Mallorques», la reafirmó Ramon Rosselló. La noticia más completa sobre el pleito, omisión hecha de la bibliografía precedente, es la que ha dado a conocer Rosa Maria Manote en 1986, que pudo contar con la transcripción realizada en los años setenta. No obstante, más que la figura de Sagrera como arquitecto, ha sido su vertiente escultórica aquello que recientemente ha centrado la atención. Además, se ha profundizado en las figuras de los colaboradores y continuadores de Sagrera, como son los casos de Huguet Barxa y de G. Villasciar.

En otra línea, y en lo que a la Lonja concierne, se ha publicado el repertono de grafitos [Gonzalo González E.] presentes en la torre de San Juan y en el salón, inventariándolos. Clasificados en una serie de apartados, en atención a lo representado, lo más interesante son los signos que se refieren a los anónimos canteros y albañiles. Sobre una cantidad total de casi cien signos, treinta y seis están fechados, discurriendo entre 1431 y 1671. El grueso de las marcas del siglo XV datan de la década de los años treinta, pero se proyectan hasta la de los setenta, indicando que la fábrica aún no estaba acabada. Los signos del seiscientos, y en menor medida los del setecientos son más toscos, y en todo caso, corresponden a tareas de reparación.


Dibujo de Javier Vellés

Nos hemos ceñido exclusivamente a las referencias explícitas sobre la Lonja, pero muchos otros estudos. sin incidir amplia o directamente en el edificio, han contribuido, sobre todo durante el novecientos, a delimitar la personalidad y la actividad de Guillem Sagrera. más allá del programa que nos ha ocupado.

Catalina Cantarellas Camps: "I. Fortuna crítica e historiográfica"
En el libro: "La Lonja de Palma" (Govern Balear, febrero 2003)

Un poco largo este texto para copiarlo, pero me resulta muy interesante. Ojalá digitalizaran las obras de Catalina Cantarellas pues ayudan a conocer la ciudad.

Bellin: Carte des isles de Majorque Minorque et Yvice (1740)

fabian | 16 Febrer, 2011 17:33

Lamentablemente no es pródiga la Bibliothèque National de France ni en sus digitalizaciones ni en las explicaciones de los objetos digitalizados. Las imágenes que ofrece son pequeñas, excesivamente pequeñas y de baja calidad. No es una forma válida para presentar una cartografía que debiera poderse observar al detalle.

En varias ocasiones he leído referencias al mapa de las islas Baleares de Bellin de 1740. Hay mapas muy semejantes y que reciben igual nombre "Carte des isles de Majorque Minorque et Yvice" como los de Lotter de 1741 o 1756 o el del mismo Bellin también de 1756.

El "Dépôt des cartes et planes, journeaux et Mémoires concernant la Navigation" fue fundado en París en 1720. Jacques Nicolas Bellin, considerado como el fundador francés de la hidrografía, tomó al año de haberse fundado esa institución, la dirección. Numerosos mapas están a su nombre.

mapa
Carte des isles de Majorque Minorque et Yvice : Dediée A M. le Comte de Maurepas Ministre et Secret[ai]re d'Etat Commandeur des Ordres du Roi / par N. B[ellin] Ingénieur au Dépost des Cartes et Plans de la Marine ; Dheulland sculp

Apenas he encontrado información sobre Bellin, pero sí he hallado el siguiente texto que trata a grandes rasgos sobre la evolución de la cartografía. Me ha parecido interesante.

libro

Jafuda Cresques, que pasó a llamarse, tras su conversión forzosa, Jacme Ribas, fue llamado a Portugal por el Infante Enrique, entre 1420 y 1427, para que enseñara, en Sagres, su ciencia a los pilotos portugueses. Su taller es el origen de la cartografía lusitana de los grandes descubrimientos

Las cartas marinas hasta entonces eran sólo la expresión y el instrumento de una navegación costera, a brújula, iluminada por el portulano, que daba, además de las distancias entre los puertos y referencias costeras, los rumbos magnéticos que los unían.

La navegación oceánica condujo a los portugueses a sustituir, hacia 1460, esta navegación estimativa por una navegación astronómica utilizando las diferencias de altura de la estrella polar o de otros astros para controlar el camino recorrido en el sentido norte-sur. Pero más allá del ecuador el recurso a la Polar ya no era posible; se llegó entonces a una verdadera navegación por latitudes, efectuada por la observación meridiana del sol. Las cartas-portulanos eran totalmente inadecuadas para este tipo de navegación, que requería cartas graduadas en latitudes, y para hacer esto se reveló indispensable proceder a un nuevo trazado de las costas africanas, asiáticas, malayas, brasileñas. Desde 1434 hasta 1559, los marinos portugueses trazaron más de 60.000 km de costas, esto es 480 km por año. Las informaciones asi reunidas pasaron a las cartas de los ReineI, de Ribero, de J. de Casro, de los Homem... Éstas constituyen un nuevo tipo de carta, provistas de una escala de latitudes. Trópicos y ecuador permiten situar los litorales, trazados de forma más acorde con la naturaleza, en el conjunto terrestre.

Aunque obligados por el riguroso secreto impuesto por Juan II, muchos pilotos y cosmógrafos portugueses pasaron a España. Ellos fueron los que prepararon en Sevilla las cartas de la primera gran expedición de circunnavegación, la de Magallanes. Los portugueses transmitieron a España las enseñanzas adquiridas durante tres cuartos de siglo de experiencia oceánica en materia de navegación y de cartografía (Juan de la Cosa). Ellos han iniciado a los cartógrafos franceses de las escuelas de Dieppe (P. Desceliers y N. Desliens) y del Havre (Le Testu), de los puertos vascos, bretones y santongeses, cuyas cartas se inspiran manifiestamente en sus modelos transmitidos entre otros por Joao Alfonso llamado de Saintonge que pasó al servicio de Francisco I, y por Homem, convertido, un poco a pesar suyo, en cosmógrafo de Carlos IX (1567). Gracias a la documentación lusitana pudieron los holandeses elaborar, en el siglo XVII, las cartas que permitieron a la Oost Indische Compagnie de Amsterdam ir a buscar a las Indias las especias que ya no podían conseguir en Lisboa.

Paralelamente a un extraordinario impulso de la cartografía terrestre, los Países Bajos publicaron durante un siglo, tras el Spíegbd der Zeevaerdl, de J. Waghenaer (1584), una imponente colección de atlas de cartas marinas finamente grabadas, los de los Blae, de Colom, Goos, Doncker, Jacobsz, Van Keulen.

A mediados del XVII, Inglaterra ocupa definitivamente su puesto entre las grandes potencias marítimas. Los florentinos publican el atlas de R. Dudley (1645), J. Seller publica a partir de 1671, el English Pilot, en cinco volúmenes, cuyas ediciones se multiplicarán hasta 1803.

Al final del siglo, A. H. Jaillot sacó el primer atlas oficial para el uso de nuestra marina, el famoso Neptune français, fruto del enorme esfuerzo exigido por Colbert a nuestros hidrógrafos. «¡Tal había sido la seguridad de nuestro método, que pasando de ser tributarios de los extranjeros a ser sus maestros, tuvimos el orgullo de verlo también traducido al holandés!» (Ch. de La Roncière). Hasta 1775 se suceden reimpresiones mejoradas en lo posible, por los cuidados del Depósito de cartas de la marina. En 1775 los atlas marítimos de J. N. Bellin toman el relevo.

Al final del siglo XVIII, el problema de la longitud en el mar, nacido de los primeros grandes viajes de descubrimientos y considerado mucho tiempo «como casi imposible de resolver, por lo menos prácticamente» (Borda), recibió, por fin, soluciones prácticas. Al termino de muy largos trabajos, los astrónomos habían puesto a punto los instrumentos, los métodos, las tablas que facilitaban las observaciones lunares indispensables para determinar las longitudes, los relojeros de los relojes de marina regulares. Los grandes viajes emprendidos por Cook (1768, 1771, 1772», La Perouse (1785-1788), d'Entrccastcaux (1791) a los mares del Sur no tuvieron solamente como resultado el descubrimiento del Pacífico, fueron el triunfo de los nuevos métodos de navegación, los cuales conllevaron a su vez nuevos alzados hidrográficos.

Pierre George: Diccionario Akal de Geografía (1991) (pág. 95)

Siento que la digitalización de la Biblioteca Nacional de Francia sea tan pobre. Ya que la hacen, podrían hacerla bien y no de esta manera.

 (Segueix)

Discursos sobre los jardines en la pintura impresionista

fabian | 14 Febrer, 2011 17:30

Un cuadro no debiera ser explicado mediante la palabra. pero ésta puede guiar la mirada e indicar algunos rasgos existentes e inexistentes en un cuadro. Si un óleo o acuarela expresa un discurso, en éste hay que tener en cuenta tanto lo que dice como lo que calla, refiriéndose esta expresión a lo que debiera o pudiera haberse dicho.

El fichero siguiente no lo recojo. Es una conferencia que es interesante. Dura casi una hora por lo que requiere tiempo, la cuestión es si vale la pena.

La conferencia la realiza Clare Willsdon, comisaria de la exposición Jardines impresionistas, exposición que nos ha dejado un "microsite" en la web del Museo Thyssen - Bornemiza y un par de vídeos, siendo una de ellas esta conferencia.

Tras la Revolución Francesa se abrieron al público los jardines palaciegos; pero en la época impresionista se crearon los parques públicos. La conferenciante nos va explicando la mirada de los pintores sobre estos jardines. No son pinturas realistas, no pintan lo que ven. La mirada de Renoir rehúye las formas geométricas que el Haussmann iba creando. La naturaleza es irregular. La palabra va guiándonos mostrando diversas obras, ya "El columpio", el de Fragonard y el de Renoir. Los parques de este último no son solitarios, en sus cuadros siempre salen grupos de personas, generalmente de distintas edades y condición social. Elige zonas "no perfectas", de flores silvestres en algunas ocasiones; espacios abandonados. Es una conferencia que utiliza la pintura para remitirnos no sólo a ella, sino también al urbanismo, a la naturaleza en la ciudad, a la historia de los jardines.

cuadro
Renoir: En conversation avec le jardinier (1875 ca)

Clare Willsdon: "Juventud, sol y primavera": Renoir y las pinturas impresionistas de parques y jardines urbanos

Exige tiempo y atención, pero puede interesar. La conferencia puede ser complementada con el libro de Peter H. Feist titulado Renoir.

Pilar Montaner Maturana (1876-1961)

fabian | 10 Febrer, 2011 16:41

Pilar Montaner y Rubén Darío

Rubén Darío
Pilar Montaner: "Retrato de Rubén Darío vestido de cartujo" (1913)

Todas [esas] cosas se las contaba a Rubén. y me decía un dia, paseándose por el claustro de casa" [en 1913], profundamente abstraído y pensativo: "¿Por qué no he sido vicario de Binissalem?" Se callaba un rato largo, y luego decía: "¿Por qué no he sido cartujo? ¿Por qué no he sido cartujo?" Esto lo repitió entre dientes suavemente varias veces mientras seguia paseando con la cabeza baja como si meditara, y luego se sentó en una de las sillas frailunas que estaban allí. Entonces fue cuando me acordé de que teníamos en casa el traje de cartujo que Juan [Juan Sureda, marido de Pilar Montaner] había traído para su mortaja, en un viaje que hizo a Suiza a la Gran Cartuja de Chamonix, que se lo había mandado hacer a su medida (éramos aun recién casados). Saqué el traje de la còmoda, me fui al claustro. Rubén seguia sentado y se lo puso. iNo volvía de su asombro! Se miraba, no sabia lo que se hacia. Le pasé el escapulario por la cabeza, le puse la capucha, se levantó y empezó a pasarse las manos por dentro de las anchas mangas. y volvió a pasear... ¡Ya no se quitó el traje hasta que fue necesario quitàrselo, y se lo quitamos Francina y yo!

Pilar Montaner: Memorias

En Can Bordils hay una exposición titulada "Pilar Montaner y su entorno. Pintora y musa mallorquina (1876 - 1961)".

cuadro
Pilar Montaner: [No he recogido el título de este cuadro, creo que es "Autorretrato"]

Pilar Montaner fue pintora, casó con Juan Sureda, perteneciente a una de las familias más adineradas de Mallorca; vivían en el Palacio del Rey Sancho en Valldemossa (Mallorca); por su casa pasaron muchos artistas e intelectuales de la época. El matrimonio realizó múltiples viajes por toda Europa. Ella pintaba y exponía en varias ciudades. Luego, a comienzo de los años treinta, les llegó la ruína y Pilar ya no pudo seguir pintando óleos. Esta exposición, coordinada por María del C. Bosch Juan intenta rescatar su memoria. "Pilar Montaner y su entorno" no expone los paisajes ni los olivos de sus cuadros, que Rubén Darío cantó en unos versos inéditos que Gabriel Alomar recitó en la exposición en Barcelona en 1918:

"Los olivos que tú, Pilar, pintas son ciertos.
Son paganos, cristianos y modernos olivos,
que guardan los secretos deseos de los muertos
con gestos, voluntades y ademanes de vivos."

"Se han juntado a la tierra, porque es carne de tierra
su carne; y tienen brazos y tienen vientre y boca
que lucha por decir el enigma que encierra
su ademán vegetal o su querer de roca."

La exposición nos muestra varios óleos de su entorno más cercano: sus hijos, algunos amigos. También nos muestra cartas, libros a ella dedicados y sus escritos: sus memorias.

Del folleto de la exposición - sólo en catalán - recojo y traduzco el apartado titulado "La pintura" con texto de María del C. Bosch Juan.

cuadro
Pilar Montaner: "Retrato de Gabriel Alomar i Villalonga"

"Un trabajo hecho con pureza de intención, corazón, alma y vida ¡siempre serà hermoso! ¡No lo dudes!" Esta opinión manifestada al esposo, estando en Madrid , el 8 de mayo de 1906, define la obra de Pilar Montaner y Maturana. Siempre será fiel a ella y el paso de los años no lo delibitará. Casi de niña, la profesora de las tempranas lecciones de pintura, Catalina Narvàez, le dijo que tenía ojos de artista, y ella, pese a pertenecer a una sociedad insensible a una carrera pictórica femenina, nunca dejó de cultivar esta inclinación natural, de la mano de Emilio Ordóñez en Madrid, de la de Antoni Ribas y de la de Ricard Anckerman en Palma. Mas recibe el impulso definitivo del esposo Joan Sureda y Bímet, un intelectual idealista, enamorado de las artes y de las letras, el cual no escatima nada por tal de lograr el triunfo de la mujer: traslado a Madrid, clases con Joaquim Sorolla y en la Academia de Bellas Artes, viajes a numerosas ciudades europeas por conocer museos y las principales figuras de entonces y, sobre todo, aportando ánimo, dirección y consejos a la joven esposa, la cual bebe, ávida, las enseñanzas del marido, fundamentadas en inspirarse en la Naturaleza y en trabajar al dictado de su consciencia.

cuadro
Pilar Montaner: "Retrato de Elvira Sureda Montaner en el jardín" (1920)

Consigue los primeros premios el año 1906, en Madrid con el retrato del tío Josep Sureda y Villalonga, y en Marsella, con el retrato del notario Poquet, según fuentes familiares; en Madrid, el año 1910, le galardonan la tela titulada "Ligando los pámpanos", pero se plantea no aceptar el premio por considerarlo poco, lo cual tendrà ocasión de hacer con motivo de la Exposición Regional de Arte de Palma donde le dan un quinto premio a " Los molinos", un cuadro premiado nueve años antes en Barcelona con una segunda medalla.

Realiza dos exposiciones individuales en Barcelona los años 1917 y 1921, y una en Madrid el año 1918. En los catálogos respectivos su obra va siempre acompañada de los versos de Rubén Darío, el huésped que tantos delirios causaba en el mundo artístico de la época. No falta la prosa de Gabriel Alomar, la de Xenius, la de Llorenç Riber. Éste y el esposo hacen asimismo conferencias, glosando la Isla de Oro, cantando su luz y paisaje y, en ocasiones, los muebles señoriales abandonan el casal real de la Cartuja, para ambientar las salas de exposición peninsulares.

cuadro
Pilar Montaner: Niña con muñeca (1899)

Fue entonces cuando se inició la caída, no porque se acabara la inspiración, sino debido a la ruina económica y por las tragedias familiares que le rodean. Cuando la experiencia y el saber podrían dar los mejores frutos, Pilar ha de abandonar colores y pinceles, atenta sólo a la subsistencia familiar. Entonces hace retratos al carbón. Esto no obstante, no deja de participar en exposiciones colectivas de Barcelona, Palma, Buenos Aires. En el año 1941 , el Círculo de Bellas Artes de Palma le dedica una exposición - homenaje. Y dieciséis años después, en el XVI Salón de Otoño del Círculo de Bellas Artés de la misma ciudad, recibe el Premio del Colegio Oficial de Arquitectos por el lienzo titulado "Visión de la Catedral".

Los críticos han admirado su obra, la han analizado desde los más varios aspectos. Quizás una de las mejores definiciones sea ésta: "Esta es una pintura realista, en que la autora, sin prejuicios ni preocupaciones, se entrega por entero, ansiando fundirse con el natural, pretendiendo arrancar los secretos estériles con que la realidad embriaga. Y lo consigue porque esa misma embriaguez que ella sintió al pintar sus cuadros, la sentimos nosotros al contemplarlos. "

María del C. Bosch Juan: "Pilar Montaner i el seu entorn. La Pintura" (traducción libre)

cuadro
Pilar Montaner: "Retrato de Miguel de Unamuno" (1916)

Varias páginas se hacen eco de esta exposición, como la de Mallorca Virtual en que Abel García publica Pilar Montaner, pintora y musa mallorquina (04/02/2011) o el artículo de M. Elena Vallés Can Bordils rescata la faceta más íntima de Pilar Montaner (DM, 25/11/2010). ¿Y por qué no hay alguna web relacionada con el Ayuntamiento que haya subido el folleto? Hay muchas webs- anuncio institucionales que deberían superar el listón.

 (Segueix)

Eduard Punset, Doctor Honoris Causa de la Universidad Balear

fabian | 09 Febrer, 2011 16:42

Eduard Punset, director y presentador del programa Redes de divulgación científica, ha sido nombrado hoy Doctor Honoris Causa de la UIB, Universidad de las Islas Baleares.

Van creure primer que els dogmes, encara que exigissin sacrificis humans, podien explicar-ho tot. Després van descobrir que l’ànima era al cervell però que guardava amb zel tots els seus secrets. Finalment, ara esperen amb raó que les ressonàncies magnètiques, aclaridores de les empremtes deixades al cervell per l’expressió dels seus gens i l’experiència individual, els expliquin la veritat: com es pren una decisió, realment?, quins canals utilitzem per emmagatzemar els records a la memòria a llarg termini?, de quina manera gestionem les emocions bàsiques i universals?, planifiquem els trenta anys de vida redundant que ens regala l’allargament de l’esperança de vida? i, sobretot, per què haurien de disminuir contra tota evidència els índexs de violència al planeta i augmentar els d’altruisme?

Quan hagi acabat de llegir aquest discurs, s’hauran suggerit nous camins a l’oient que, molt probablement, l’induiran a canviar d’opinió i de vida. Sabrà explorar més bé les grans incerteses que suposadament l’assetgen. Quins són aquests camins?

Creyeron primero que los dogmas, aunque exigieran sacrificios humanos, podían explicarlo todo. Después descubrieron que el alma estaba en el cerebro pero que guardaba con celo todos sus secretos. Finalmente, ahora esperan con razón que las resonancias magnéticas, aclaratorias de las improntas dejadas en el cerebro por la expresión de sus genes y la experiencia individual, les expliquen la verdad: ¿cómo se toma una decisión, realmente?, ¿qué canales utilizamos para almacenar los recuerdos en la memoria a largo plazo?, ¿de qué manera gestionamos las emociones básicas y universales?, ¿planificamos los treinta años de vida redundante que nos regala el alargamiento de la esperanza de vida? y, sobre todo, ¿por qué deberán disminuir contra toda evidencia los índices de violencia en el planeta y aumentar los de altruismo?

Cuando haya acabado de leer este discurso, se habrán sugerido nuevos caminos al oyente que, muy probablemente, le inducirán a cambiar de opinión y de vida. Sabrá explorar mejor las grandes incertidumbres que supuestamente le sitian. ¿Cuáles son estos caminos?

Eduard Punset: Discurso nombramiento (en Catalán y Castellano)

Como ya es tradición en estos nombramientos, el premiado primero planta un árbol de su elección. Eduard Punset ha elegido un ginkgo biloba, un antiquísimo árbol de hoja partida, superviviente de la época de los dinosaurios y al que Goethe dedicó un poema (ver: La multiapariencia de las personas).

Bien, pues parece que la información funciona ya que incluso el discurso, a las pocas horas de haberse leído, está en Internet. Felicitaciones a todos.

Blog de Eduard Punset

De la acumulación

fabian | 08 Febrer, 2011 18:02

La biblioteca en Internet puede ser gigantesca. Una gran cantidad de libros puede asustar; una cantidad de libros regular permite elegir para llevarse alguno. Pero aún así, los libros se amontonan en estantes. Yo no sé qué cantidad de libros llegamos a acumular. Los libros en sus estantes son más bien adornos, trastos, acumuladores de polvo, ocupantes de espacio. ¿Por qué guardamos los libros?

biblioteca
Estantería - foso de la futura Biblioteca Pública de Estocolmo

Un libro sólo funciona como libro cuando se lee; luego es un trasto. Los libros también son objeto de coleccionista; algunas personas compramos más libros de los que podemos leer. En los años sesenta conocí a una persona que leía novelas muy populares que se vendían en los kioscos; novelas de encuadernación blanda y tamaño no grande; en cuanto acababa de leer una página la arrancaba y la tiraba, allí donde estuviera. Y ese hombre leía mucho, dos novelas semanales del tipo del Coyote o de Corín Tellado; novelas pasatiempo; así que mientras viajaba en el autobús, dejaba una decena de páginas tiradas por el suelo del vehículo. Ese hombre no quería libros como trastos.

Comprendo que las bibliotecas han de guardar los libros. Hoy por hoy el papel ha demostrado su resistencia al paso del tiempo, tiene autonomía; mientras que todo lo que requiera un aparato, se ha mostrado hasta hoy como muy caduco, no por el material sino por la sucesiva aparición de otros aparatos. Basta pensar en los soportes musicales y audiovisuales. Guardo vídeos de cassette que ya no tienen reproductor. Y sin embargo, el papel - tan frágil - resiste el paso de los siglos.

Habrá libros - tanto en las grandes bibliotecas como en nuestras estanterías - que nunca serán leídos ni hojeados, pero los guardamos ocupando espacio y llenándose de polvo.

Dejando aparte las bibliotecas públicas, muchas personas somos muy acaparadoras; los jóvenes guardan en sus ordenadores cantidades enormes de archivos musicales; archivamos música, películas y, quizás ya menos personas, libros; independientemente de sus soportes, discos, cedés, dvd; no importa, los acumulamos. Todos esos libros que se ven en la imagen posiblemente cabrían en un dvd.

He ordenado mis libros digitales, un millar; de los que sólo leeré unos pocos. Posiblemente dentro de un año pueda tener el doble o el triple y sólo habré leído una docena o unos pocos más. ¿Dejaría de acumular libros si estuvieran siempre al alcance en una biblioteca digital? No lo sé; el tema es complejo.

Acuarelas en el blog del Círculo de Bellas Artes de Palma

fabian | 03 Febrer, 2011 17:01

El pintor en la calle origina una curiosidad difícil de soslayar; a veces esta curiosidad puede ser molesta, importuna; pero observar la creación de unos trazos, la expansión de colores sobre una superficie es un bello espectáculo.

pintura
Ricardo de Arce pintando la lonja del pescado (del álbum XIV Simposio Nacional de Acuarela 2010" de Palma de Mallorca)

Se ha dicho, acertadamente, que pintar a la acuarela es como bailar ballet. Porgue es fluida, etérea, transparente y asi tienes que sentirte para pintarla. Por eso la acuarela es un mundo fascinante que engancha a quien la practica. Es por tanto la acuarela una técnica pictórica de gran dificultad porque no admite rectificaciones y porque en ella no existe el blanco ya que la luz es el propio papel y los colores que sobre él se plasman son transparentes.

Sumergirse en el mundo de la acuarela es por tanto todo un reto y por eso cultivan este arte con devoción toda una pléyade de artistas, que se toma a su vez hermanamiento cuando se reúnen, como suelen hacerlo, para en común practicar su afición. Y fruto de esta necesidad de compartir aficiones y experiencias son los simposiums y encuentros que. desde hace años, están celebrando.

acuarela
Acuarela de Julio Gómez "Gomena": Plaça del Mercat (del álbum XIV Simposio Nacional de Acuarela 2010" de Palma de Mallorca)

Leo estas palabras en un álbum de fotografías titulado XIV Simposio Nacional de Acuarela, Palma de Mallorca 2010. Catálogo de la exposición. He llegado al álbum del catálogo de la exposición desde otro álbum: fotos del "XIV Simposio Nacional de Acuarela 2010" de Palma de Mallorca, todos ellos con fotografías de hermosas acuarelas. Son álbumes de Margarita Forteza Villar, Presidenta del Grupo de Acuarelislas de Baleares, a quien felicito por su labor y por mostrarnos tan bellas imágenes.

Este Simposio Nacional de Acuarela se realizó en Palma el octubre pasado. El enlace a estos álbumes lo he encontrado en un blog titulado Círculo de Bellas Artes (Entidad privada para el fomento de la Cultura y las Artes en Palma de Mallorca). Es un blog que ya lleva tres años en funcionamiento. ¡Cuánto siento no haberlo descubierto antes! En él hay noticias (primer escalón de la información), y también algo más como estos álbumes. Me entero por este blog de que hubo una exposición de un concurso de acuarelas sobre los faros de Mallorca. No me había enterado y me hubiera gustado conocerla. A veces pienso que la información no corre lo suficiente en Palma; que hay muchos actos culturales de los que no me entero, por esto, cuando encuentro un blog sobre arte o cultura en Palma, enseguida lo anoto - lo añado al GoogleReader - para poder seguirlo en cuanto publiquen una nueva entrada. Alabo a los blogs que, además de dar noticias, añaden algo más, ofrecen fotografías, comentarios, enlaces, cuentan cómo ha ido, qué se ha visto ...

acuarela
Una de las acuarelas del XIV Simposio Nacional de Acuarela 2010" de Palma de Mallorca)

Círculo de Bellas Artes de Palma

En Círculo de Bellas Artes de Palma de Mallorca tiene una entrada en la Wikipedia, creo que fue fundada en 1940 por Pere Quetglas Ferrer - Xam - y Julio Sanmartin Perea. Su sede estuvo unos años en el Círculo Mallorquín, actual Parlament, tras haber estado unos pocos meses en la calle Peraires. En 1966 se trasladaron a la sede de Can Balaguer de la calle Unión, actualmente en estado de restauración. Provisionalmente están ahora en el antiguo Cuartel de Intendencia, cerca de la iglesia del Socorro.

Su curriculum artístico y cultural es brillantísimo. Ha organizado numerosas exposiciones y son legendarios sus certámenes de pintura. Durante décadas ha sido el centro artístico de Palma. Creo que actualmente su Presidente es Gaspar Sabater. La labor del Círculo de Bellas Artes no se circunscribe sólo a las artes plásticas, también ha organizado muchas actividades musicales y literarias. Creo, además, que hay bastantes grupos culturales relacionados con el Círculo. Bien, a través de su blog podemos enterarnos.

Esta semana, la mayoría de entradas en Alta mar han estado relacionadas con el Arte. A veces ocurre que una entrada como la de En el centenario del pintor Antoni Ribas i Oliver me llevó a descubrir la web del Solleric, en sus enlaces está el del Círculo de Bellas Artes. También descubrí el cartel del "Músico del Año" de Joan Valent y Google estrenó ayer su iniciativa del Art Project. Mi gran dificultad es encontrar información para poder documentar la obra de un pintor o un músico de las islas. Seguro que a través de blogs como el del Círculo Balear podré (podremos) encontrar más información.

 (Segueix)

La vigilancia del poder

fabian | 02 Febrer, 2011 18:27

En verdad es algo extraño el cuadro al que llamamos "Las meninas", nombre portugués que se daba a las damas infantiles; el cuadro de Diego Velázquez (1599 - 1660) se tituló "La familia de Felipe IV", de quien Velázquez era el pintor de cámara. El cuadro, pintado en 1656, recibió el título de "Las Meninas" en 1843. Curioso es que también el pintor, nacido en Sevilla, recogió la costumbre portuguesa y andaluza de anteponer el apellido materno, de Jerónima Velázquez, de ascendencia sevillana, frente al del padre, João Rodrigues da Silva, de ascendencia portuguesa.

Del cuadro Las Meninas están totalmente documentados el escenario - el estudio de Velázquez en el Alcázar de Madrid - y los personajes. El central es la Infanta Margarita (1651 - 1673), primogénita cuando se pintó el cuadro, ya que el varón Carlos (Carlos II) aún no había nacido y la hermana mayor María Teresa no podía heredar el trono español al estar prometida a Luis XIV de Francia.

cuadro

A cada lado de la Infanta Margarita se encuentran las dos meninas o damas de compañía, Doña María Agustina Sarmiento de Sotomayor, quien le ofrece en una bandeja un búcaro de arcilla con agua; mientras que a la izquierda, muy alta, se halla Doña Isabel de Velasco haciéndole una reverencia. En esta parte del cuadro, zona muy iluminada por el ventanal aparecen dos enanos, el perro, y atrás, dos nobles, ya casi en penumbra, mientras que al fondo, en unas iluminadas escaleras, otro junto a la puerta de la estancia.

La presencia del pintor tras Doña María Agustina, con una cruz de Santiago que no existía en el original y que, según parece, fue pintada por el propio Rey Felipe IV, presenta un dato inquietante. Puede ser que Velázquez se pintara a sí mismo en el cuadro "La Rendición de Breda", pero éste es el mejor y único autorretrato del pintor. ¿Dónde mira?, ¿qué pinta? La parte del cuadro más próxima al espectador es el lienzo que vemos desde detrás. Todos los personajes se encuentran más allá del lienzo. ¿Qué está pintando Velázquez y qué mira en este momento? Los autorretratos se pintan mirando un espejo. Quizás podría ser que la zona más cercana a nosotros, los espectadores, fuera un gran espejo. Es una de las hipótesis indicadas. Sin embargo, en el fondo y en lugar central, tras la infanta Margarita, hay un espejo y en él aparecen reflejados dos personajes importantes: los Reyes. ¿Dónde se encuentran los Reyes para poder ser reflejados en el espejo del fondo? ¿Podría ser que los Reyes estuvieran en el cuadro que pinta Velázquez o quizá los Reyes estuvieran en el lugar que ocupamos los espectadores?

cuadro
Museo del Prado: Las Meninas (gran tamaño)

Anthony, el protagonista de la novela de Eduardo Mendoza, Riña de gatos, especialista en Velázquez, visita varias veces el Museo del Prado. Ya al final de la novela, cuando ha de abandonar España con urgencia, su última visita, apresurada, es para este cuadro. Con sus palabras acaba la novela:

libro

Sin decir nada, Paquita se soltó del brazo del inglés y salió con paso lento pero irrevocable. Anthony ni siquiera se volvió a mirarla. Estuvo un rato contemplando el retrato de la Madre Jerónima de la Fuente y luego fue hasta el rincón donde estaban instaladas Las Meninas. Allí lo encontró Harry Parker cuando entró a buscarle, inquieto por su tardanza.

—Ya es hora, Whitelands.

—¿Se ha dado cuenta, Parker? —dijo Anthony—. Después de un largo silencio, Velázquez pintó este cuadro al final de su vida. La obra cumbre de Velázquez y también su testamento. Es un retrato de corte al revés: representa a un grupo de personajes triviales: niñas, sirvientas, enanos, un perro, un par de funcionarios y el propio pintor. En el espejo se refleja borrosa la figura de los Reyes, los representantes del poder. Están fuera del cuadro y, por consiguiente, de nuestras vidas, pero lo ven todo, lo controlan todo, y son ellos los que dan al cuadro su razón de ser.

El joven diplomático consultó el reloj una vez más.

—Lo que usted diga, Whitelands, pero se hace tarde y no podemos perder ese tren por nada del mundo.

Art Project de Google

fabian | 01 Febrer, 2011 15:05

Si Google nos mostró la Tierra, después los cielos y más tarde las calles, nos muestra ahora también los museos, los grandes museos del mundo.

Museo Reina Sofía
Art Project

Hay que acostumbrarse a la navegación, explorar posibilidades, conocer los menús ...

Luego, algo más habrá que hacer pues visitar un museo no es ver por ver, ir a ver qué hay. Art Project es una posibilidad más; además un museo conviene recorrerlo poco a poco, recogiendo información sobre lo que guarda. De la información hay que llegar al conocimiento y éste es un largo camino.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar