Alta mar

Contacto

Paseo por el corredor verde de Blanquerna

fabian | 15 Gener, 2010 18:14

Esta mañana hemos ido Margarita y yo a entregar los papeles para su jubilación a ese extraño edificio de escaleras automáticas exteriores y cápsulas para subir o bajar pisos. Digo esto porque quizás salga un poco raro este post. Al regresar hemos decidido atravesar el "corredor verde" de Blanquerna.

Plaza París, 2010
Plaza París, hoy (ver la palmera)

Hay zonas de Palma que apenas he recorrido y, de haberlo hecho, sólo por alguna de sus calles. La zona de Blanquerna no me es usual, aunque cada dos o tres o cinco años paso por ella. Así que hemos atravesado el antiguo Matadero Municipal que está bastante bien y hemos llegado a la plaza París, uno de los extremos de este corredor verde. Lo de "verde" lo he de repetir con insistencia puesto que es actualmente, pese a ya llevar varios años, uno de estos lemas con los que los ciudadanos somos castigados. Así, la palabra "verde" está en esa lista a la que últimamente se ha agregado la palabra "sostenible". Ahora el color de los autobuses públicos es verde y se instalan incineradoras y plantas energéticas entre el verde impóluto de céspedes y árboles; todo ello muy "sostenible", claro.

Plaza París
Plaza París 2008, cuando no era "corredor verde" (la palmera)

Bueno, pues me he llevado una sorpresa al llegar a la plaza París, parte del nuevo y novedoso corredor verde, y mi sorpresa ha sido porque parte importante del verde que tenía esta plaza ha desaparecido. También ha desaparecido una calzada que la atravesaba en diagonal. Afortunadamente permanecen las hermosas catalpas y otros árboles que conviven en ella, pero los parterres ya no están y su lugar está ocupado por una de estas esculturas raras de ahora (si alguien sabe el título y autor, la añadiré a la sección de esculturas de Palma), una fuente con su estanque y otras esculturas de oseznos y gatos tipo parque infantil. Pero verde, lo que se dice verde, hay menos, bastante menos y cemento más, bastante más.

Plaza Paris
Plaza Paris hoy, amago de la ciudad feliz

Luego hemos recorrido la calle, perdón, el "corredor verde" de Blanquerna. Bueno, tiene su punto de vista positivo y, también negativo. Ya no hay aceras ni calzada; ahora ya no sé cómo llamar a ese espacio existente entre manzanas. En Palma hay calles peatonales, en el centro, intra muros. Esas calles son antiguas, muy anteriores a la era de los coches, por lo que no son anchas y, sin haber mucha gente, no da la sensación de espacio vacío. Das un paso y estás en el centro de la calzada, otro paso y estás junto a la pared. Pero aquí en Blanquerna no es igual. Esta zona ya fue proyectada en la época del automóvil y, creo que, de los tipos de calles planificadas para el Ensanche, Blanquerna es una de las anchas y ya no es lo mismo.

Blanquerna
El corredor verde de Blanquerna

No es que me parezca mal la reforma realizada; no me parece ni fú ni fa; algo desabrida, no muy acertada, pero bueno, pasable. Lo del nombre "corredor verde", sí me parece de chiste.

Luego, ya por espacios más normales en una ciudad, con sus aceras, calzadas, semáforos, sonidos suaves de motores ronroneantes, nos hemos dirigido a les "Quatre Campanes" y aquí ya no me ha parecido válida la reforma practicada. No entiendo ese simulacro de adoquines circulares y todo me ha parecido distinto a los dibujos antiguos que había visto. Cercana discurre la Riera entre los altos eucaliptus, quasi verdadero "verde" que se rompe al llegar a la cimentada zona de otro espacio llamado también verde y parque. Y es que el lenguaje oficial es poco sostenible.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar