Alta mar

Contacto

La danza del Año Nuevo

fabian | 01 Gener, 2010 17:07

Amanece un nuevo día y con él un nuevo año, pero las costumbres y ritos no son nuevos. La mañana, vista tras la cristalera, parece tranquila, agradable y soleada; sin embargo el viento deja oír su silbido molesto. ¿Año nuevo? Hay un ciclo, redondo o elíptico de estaciones y días. Tras el verano, otro invierno y otro verano, juego circular de repeticiones. Igual ocurre con los meses... diciembre - enero; y otro diciembre y otro enero. Círculos, círculos y vueltas y vueltas. Aguas en circuitos cerrados que, absorbidas por el sumidero son impulsadas en un chorro ascendente para que, otra vez en el exterior, fluyan en corriente y caigan en cascada para ser absorbidas otra vez por el sumidero. Cículos y círculos del tiempo, de las estaciones del año, de los meses que recomienzan siempre con un primer día que no es sino la continuación del anterior pese a que lleve el número uno.

concierto
Concierto Año Nuevo 2010

No sé si son costumbres o ritos, pero suenan los valses de la familia Straus. Partituras del siglo XIX que dejan que sus signos de negras y corcheas no sean sólo marcas sobre el papel. Por unos momentos adquieren vida y danzan en los violines, trompas y flautas; bellasdurmientes despiertas sobre las maderas y cobres instrumentales. ¿Nuevo? Sí, siempre la interpretación es nueva pese a que el escenario, antiguos mármoles de columnas orgullosas, no lo sea ... O quizás también, pues las esculturas, las columnas, las pinturas adquieren también vida, como las letras de los libros, al pasearse una mirada sobre ellas.

Así, también las obras humanas entran en ciclos redondos, cual las estaciones o meses repetidos año a año, en dormiciones y despertares según que alguna mirada las bese. Y en este día, primero de enero, despiertan los optimistas valses, ávidos de vida y de vueltas y revueltas de danzantes sobre los lujosos mármoles de ostentosos salones.

Ajena a su voluntad, un cineasta los vistió de espacio y de naves interplanetarias. Y la danzarina música de las vueltas pareció que incluso hacía girar sobre sí mismos los planetas en una danza eterna de giros astronómicos alrededor de la gran y coqueta estrella. Y todo son vueltas y vueltas y giros y giros en repeticiones constantes. Danza de días, meses, estaciones, planetas y soles que giran sobre sí mismos y en un coro inmenso alrededor de las estrellas.

Pero no todo son vueltas y giros. Otra vez un día uno, comienzo de otro mes y año. Pueden aparecer en el recuerdo e imaginación otros días de año nuevo; todos ellos semejantes, llenos de música y danzas ... Pero aunque el día sea como una repetición, mi rostro ya ajado y mi movimiento fatigoso me indica que, aunque todo sean vueltas y giros, sólo hay una única vuelta, un único giro y que ya sólo me quedan unos pasos para completarlo.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar