Alta mar

Contacto

De un artículo de Núria Martí: embarcaciones de Mallorca

fabian | 07 Febrer, 2009 15:10

He dudado si copiar el artículo o traducirlo. Una de las dos cosas tenía que hacer pues me gustaría ir recogiendo cuanto artículo se refiera a la vida marítima de las islas. Este es bueno, y dado que se acercan a esta bitácora lectores de la Península y de América y otras partes del mundo, me he decidido a traducirlo y a ponerlo en forma web. Así que ahí va.

Izar velas lejos de casa

El patrimonio marítimo de Mallorca navega por el Mediterráneo y por los océanos del mundo. Muchas embarcaciones fueron salvadas del abandono y restauradas por personas o entidades que han cambiado la pesca por el turismo o por la didáctica.

Núria Martí

"Embárcate en una aventura inolvidable. Mucho más que un simple viaje por las aguas del Océano Índico. Sumérgete en el pasado y ten un encuentro con la historia de la navegación". Ésta es la publicidad de una empresa de las islas Mauricio que ofrece viajes a bordo de un velero que data de 1852.

No tendría nada de especial si no fuera porque esta embarcación lleva el nombre de Isla Mauritia y fue construída por el armador Ramon Horrach, en el puerto de Sóller hará más de 157 años, lo cual la convierte en uno de los pailebotes más antiguos de Europa. El caso del "Isla Mauritia", amarrado al puerto de Grand Bay, no es el único.

Isla Mauritia
El "Isla Mauritia" (web)

Son muchas las embarcaciones, el patrimonio marítimo por excelencia, que reposan lejos de los puertos mallorquines que las vieron nacer. Algunas, como el Vila d'Andratx (también conocido como "Phoenix") han muerto en la más absoluta indiferencia en un campo militar de Malasia. Otras, como el Miquel Caldentey, fueron encontradas en un avanzado estado de destrucción en una orilla de Cataluña Norte [sur de Francia] y ahora es el Ayuntamiento de Canet del Rosellón el encargado de restaurarlo. Hay más casos.

Miguel Caldentey
Imagen del "Miguel Caldentey" en el puerto de Sóller
La goleta mallorquina Miquel Caldentey, por Jaume Rosselló

Nombres como los de "Rafael", "Sant Isidre", "Far de Formentera" o "Isla Ebusitana", entre otros, corresponden a naves construídas en Mallorca que han sido tocadas por la varita mágica de una persona o institución que las ha visto, las ha reparado y actualmente las hace navegar por el Mediterráneo, ofreciendo un gran regalo al mar y a todos sus navegantes. Lástima que lo hagan lejos de casa. Björn Arp, autor del libro "Los últimos grandes veleros españoles" (Agualarga, 2004), considera que "en Mallorca se ha hecho un trabajo muy bueno en cuanto a embarcaciones pequeñas - basta recordar la recuperación de La Balear y la creación de la escuela de carpinteros de ribera [mestres d'aixa] -, pero aún permanece el problema de los grandes proyectos".

El experto, que trabaja en la segunda edición del libro, prevista para este 2009, anuncia que en estos casos "se ha de actuar rápido, porque estas embarcaciones se pudren en un año o dos si nadie los toca". Sólo en los cuatro años que hace desde que se publicó el libro, Arp ya ha tenido que borrar el Thopaga, hundido en el mes de julio) y el Vila d'Andratx (que se ha dado por perdido tras una desafortunada aventura por Malasia).

Thopaga
El pailebote Thopaga, hundido el 8 de julio de 2008, antes llamado "Cala Tuent"
(ver: Mar brava)

Uno de estos grandes proyectos del cual hablábamos antes podría ser el del Isla Ebusitana, ahora en manos del empresario Antonio Lorente y amarrado en el puerto de Cartagena, desde donde realiza cruceros y regatas y es alquilado para actos institucionales o privados. El pailebote, valorado en más de 2 millones de euros, fue encontrado "abandonado" en Camp de Mar el año 2004. El entonces propietario, el suizo Christian Vandruska, lo ofreció sin éxito al Govern Balear por unos 500.000 euros. Lorente se ha encargado de restaurarlo y tiene pensado un montón de planes para esta flamante emabarcación. De momento, gestiona con la Conselleria de Medi Ambient de las islas para que el barco pueda regresar a Mallorca con un proyecto educativo para escolares. "Mi intención es que la nave quede en Mallorca. Es de allá y es donde debe estar", añade con contundencia Lorente, que siempre que puede la hace navegar por las aguas de la isla. "Si no llego a ningún acuerdo con el Govern, deberé buscar otra opción, pero lo sentiría", añade.

isla Ebusitana
El Isla Ebusitana en la regata del trofeo Conde de Barcelona
(Isla Ebusitana, web con la historia del Isla Ebusitana)

En otra parte del Mediterráneo, en la costa catalana, encontramos varias embarcaciones mallorquinas [de construcción mallorquina] de vela latina que ofrecen una lección de historia y de navegación para los escolares de Cataluña. El Rafael, construído en 1915 en las atarazanas de Llompart en Palma, es actualmente propiedad de la empresa Tela Marinera SC que, en colaboración con el Museo de la pesca de Palamós, han iniciado un ambicioso proyecto de difusión patrimonial. "Nosotros somos herederos de nuestra historia", recuerda Joan Santolària, uno de los socios de Tela Marinera. "Entre nuestros clientes puede haber gente interesada en navegar, pero nosotros siempre intentaremos que, además, se beneficie de un plus de patrimonio marítimo", añade. El año 1996, tras un año de búsqueda, compraron el "llaüt" a una familia mallorquina. "Queríamos una embarcación que representase nuestra historia, y la navegación del Ampurdán no era muy diferente de la de Mallorca", comenta el empresario, El "Rafael" tiene ahora un programa completo de actividades por la Costa Brava, desde un taller de navegación tradicional para adultos hasta la divulgación de actividades pedagógicas para los más pequeños. También participa a menudo en encuentros de embarcaciones de vela latina.

Rafael
El llaüt Rafael (web)

Parecida es la historia del Far de Formentera, un llaüt mallorquín que, abandonado en el Club Náutico de Palma, fue dado a la asociación "Barcelona, fes-te a la mar", encargada de repararlo para que navegara de nuevo. Una operación que fue paralela a la recuperación del Far de Cabrera, llaüt menorquín abandonado en los años 80 cerca del Faro de Ses Salines. Actualmente es propiedad del consorcio "El Far", ambas embarcaciones ofrecen talleres educativos por el puerto de Barcelona y, de vez en cuando, compiten en regatas de vela latina. "Las barcas se encuentran en perfecto estado, ya que siempre tenemos cuidado con su mantenimiento completo", recuerda Miquel Burillo, uno de los responsables de su remodelación.

llaüts
(web)

Una sorpresa

La sorpresa fue la aparición del Sant Isidre. El "mestre d'aixa" Quico Despuig, de Cadaqués, compró junto a tres amigos más, una nave de madera, la "Cris I", abandonada en el puerto de Palamós. "Nos pareció que podríamos disfrutar mucho y nos embarcamos en su restauración. Pero lo que tenía que ser una tarea de tres o cuatro meses, se convirtió en un trabajo de 5 años", explica Despuig. La causa de esta "pequeña dificultad" es que tras la estructura de la "Cris I" encontraron indicios de que era una embarcación de vela latina y que, por sus características, procedía de Mallorca. "Reunimos una amplia documentación y, a lo largo de la restauración, intentamos recuperar su forma original", añade Despuig. "Sólo nos hemos permitido unas pequeñas licencias en su interior, que lo hemos convertido en un espacio para poder vivir".

Sant Isidre
El "Sant Isidre" (web)

Así, en el año 2000, tras estar unos años desaparecido de la circulación, el Sant Isidre regresó al mar, donde ahora se encuentra, amarrado al puerto de Rosas. Además de disfrutarla sus prpietarios, la embarcación se alquila a menudo como actividad turística en el cabo de Creus. Una excursión de un día a bordo del Sant Isidre tiene un coste de unos 840 euros.

Y en Mallorca también

Son muchas las embarcaciones emblemáticas de Mallorca que surcan los mares de todo el mundo y, en este reportaje, seguramente nos hemos dejado muchos. Desde la Associació d'amics del Museu Marítim hace años que luchamos por la preservación del patrimonio. "Llegó un momento en que empezamos a hacer un inventario y vimos que el patrimonio se iba al traste [se n'anava en orris]", explica Hortènsia Blanco, presidenta de la entidad. Entre sus acciones destacan, sobre todo, la recuperación del Alzina, una "barca de bou" restaurada por los carpinteros de ribera [mestres d'aixa] del Consell de Mallorca que este verano ha vuelto al mar como parte de su plan de dinamización dirigido a los ciudadanos.

Núria Martí: Hissar veles lluny de casa (en dBalears, 01/02/2009)

Yo desearía que esta Asociación se animara, que sin dejar las actividades que ya realiza montara una buena web o bitácora de varios autores que recogiera cuanto artículo se publicara sobre el patrimonio marítimo y que también nos fueran contando no sólo qué hacen, sino también la historia de muchos barcos perdidos y la de las embarcaciones que actualmente existen, tal como Núria ha hecho en este magnífico reportaje, pero en una web que comenzara a ser el núcleo del museo y que fuera sobre todo un lugar de encuentro y de información de la vida marítima de las islas.
¿Cuál es la historia del "Vila d'Andratx"? ¿Hay alguna imagen de ese barco?

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar