Alta mar

Contacto

Mercado de flores

fabian | 31 Octubre, 2008 18:09

El chubasco no ha hecho que se retiraran las numerosas flores que esta mañana cubrían el paseo de la Rambla. Sólo ha durado unos pocos minutos y han quedado sobre las hojas y pétalos unas gotas.

flores

Dos fiestas: la de Todos los Santos y la del recuerdo a quienes nos antecedieron. Las dos festividades se unen y compramos un ramillete que portaremos al camposanto en un ritual - aún hermoso - del recuerdo. Los vendedores de flores exponen su mercancía, quizás excesivamente sofisticada. Al final todo acto humano queda anotado en una lista mercantil.

flores
Flores en la Rambla

Son dos miradas y dos concepciones de la vida: la económica o mercantil y la del amor. Una de ellas, la económica, es insoslayable; pero la del aprecio y del recuerdo no es valorable por la factura sino por otros sistemas que no admiten la contabilidad.

Francesc Bonafé Barceló (1908 - 1994)

fabian | 30 Octubre, 2008 13:59

No hace muchos días, Alexandre Ballester nos recordaba a todos que se cumplía el centenario de Francesc Bonafé Barceló y que estaba pasando desapercibido no sólo por la sociedad en su conjunto sino también por las comunidades científicas y políticas. Pocos días después, el 23 de octubre, Joan Vicenç publicaba El pare Bonafè, un centenari oblidat.

Aparte de esos dos escritos, en la Red sólo encuentro el anuncio bibliográfico de su Flora de Mallorca, publicada por Editorial Moll, y ya en estas páginas, la noticia del Herbario Bonafé y, en la relación de los Premios Ciudad de Palma de Investigación, su nombre en los del año 1970.

Así que para conocer un poco su vida he acudido a dos fuentes. Una es la Gran Enciclopèdia de Mallorca, volumen 2, donde leo que nació en Biniamar en 1908, que fue botánico, poeta y folklorista. En 1925 entró en la congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones, donde profesó en 1927 y ordenado sacerdote en 1934. Residió durante 27 años en Sóller dando clases en el colegio de su institución. Su formación fue autodidacta. De su obra científica destaca la "Flora de Mallorca" en cuatro volúmenes. Como poeta publicó "Vols d'orenetes" (1981) y en temas de folklore, recogió muestras de la poesía popular mallorquina, que le sirvió para redactar un "Diccionari mallorquí de dialectologia, etnologia, folklore, onomàstica i toponimia" en 1989. Recibió los premios Ciudad de Palma de las Ciencias y el Alzina del GOB en 1989.

Este artículo no indica la fecha de su muerte pues fue redactado antes de que ocurriera.

En el apartado "Varios" del Catálogo de la Biblioteca Pública, he escrito "Bonafé" y, entre otras referencias, he hallado "Maria Àngels Cardona i Francesc Bonafè, dos botànics recentment desapareguts" escrito por Lleonard Llorens, artículo publicado en la revista Ciència, número 14 del año 1994. En pocos meses habían muerto Guillem Colom Casasnovas, la menorquina Mª Àngels Cardona que era catedrática de Botánica en la Universidad Autónoma de Barcelona, y el padre Bonafé.

En la misma revista hay un artículo de Miquel Morey i Andreu de la UIB titulado "Al Pare Francesc Bonafé, M.SS.CC, in memoriam" que había sido publicado el 11 de junio de 1994 en "El Día del Mundo". Está escrito en Catalán y me ha parecido que de alguna manera retrata la figura de Francesc Bonafé. ¿Lo copio o lo traduzco?, me he preguntado, y me he decidido por lo último.

Francesc Bonafé Barceló
Francesc Bonafé Barceló (fotografía recogida de la Gran Enciclopèdia de Mallorca)

Se llamaba Francesc y su nombre era adecuado. Como el de Asís, era seráfico y amaba las criaturas del Señor. Aunque no le conocía, no sólo por sus libros sino también por buenos amigos Ramon Ballester, de los Sagrados Corazones, Joan Barceló, que fue catedrático en nuestra universidad, y Guillem Mateu, bien conocido en Mallorca, no llegaba a contactar con él, hasta que un día de finales de agosto del 89 lo conocí personalmente en Son Servera, en la casa de su sobrino Matias Jofre, bien en medio de S'Estepar. Fue un encuentro memorable. Tras horas y horas de conversación me iba con el corazón gozoso y un libro en las manos, "Vol d'oneretes", con una dedicatoria muy graciosa "A Miquel Morey ... milagrosamente conocido en S'Estepar". Desde ese día nos vimos con la frecuencia que me permitían mis actividades y mi prudencia, puesto que desde el principio comprendí que el Padre Bonafé era hombre de silencio y soledad para alimentar aquella paz interior que se le transparentaba en su mirada y en su sonrisa.

Hacía ya tiempo que conocía su "Flora de Mallorca" que, volumen tras volumen, me llegaba puntualmente a Oviedo, donde yo trabajaba a finales de los setenta, y era como una ola de conocida luz mediterránea en medio de aquellas neblinosas y solemnes tierras cantábricas. Un libro de los que ya no se hacen, en el que el espíritu de Francesc Bonafé sobrevuela todas las páginas, desde las primeras citas del "Llibre de Contemplació en Déu" de Ramon Llull, y del pasaje del rey Solomón y los lirios boscánicos del Evangelio de San Mateo, hasta el final con las innumerables aportaciones a la cultura botánica popular; en la que la ciencia no es algo frío y exacto, sino que es capaz de combinar el rigor de las descripciones científicas y el fárrago de las innumerables sinonimias con la recolección de los nombres populares o la gracia de una canción payesa ilustrando la fotografía de una planta. Se trata de una flora viva, en la que Mallorca está presente en cada página y donde se combinan armoniosamente la ciencia, la poesía y la plegaria. No es difícil imaginar al Padre Bonafé recorriendo incansablemnte toda la Sierra - probablemente solo - y sintiendo el gozo inmenso de la naturaleza. Este libro me hizo estimar y añorar plantas endémicas mallorquinas como la ufana peònia - flor inmensa y roja entre hojas muy verdes -, la violeta de penyal, que con sus flores amarillas alegra nuestros peñascos en primavera, o la humilde didalera mallorquina de flores blancas manchadas de púrpura, asomándose por el hueco de alguna peña.

Debido a haber pasado tantos años fuera de Mallorca, cuando conocí al Padre Bonafé - como ocurre también con D. Llorenç Garcias y D. Guillem Colom - ya podía mirar la vida desde la altura de los ochenta años; y las cosas, desde allí, se ven mucho más claras siempre que se haya sabido dejar atrás las nieblas del llano. Y me cuentan que la paz y serenidad de los últimos años del Padre Bonafé eran bien ganadas. Los tres naturalistas mallorquines tenían mucho en común: hicieron grandes cosas para Mallorca de manera "gratuita", sin esperar remuneración ni recompensa, sin entrar en competencia con nadie y, por añadidura, con alegría. Justo al contrario de como, a veces, hacemos las cosas ahora: de prisa, con angustia y casi siempre en competencia con alguien e incluso "en contra" de alguien. Para Francesc Bonafé, la ciencia era una forma más de la contemplación mística de Dios. Lo dice muy claro en la Nota Preliminar de la Flora de Mallorca: "Cada árbol es una maravilla; cada planta una joya; cada flor un diamante, un rubí, un carbunclo. Por todas partes, a miles, a millones, visten los campos ... A muchas no las verá nadie. A miles, a millones, cada momento despliegan su gloria y se funden para siempre, alegres, en la mirada de su Creador; único Ser que las habrá contemplado". También tenía consciencia de que el hombre es también una criatura de Dios y nos dejó una gran obra sobre cultura popular, incluyendo una publicación póstuma sobre dialectología.

Descanse en paz, Padre Francesc, ahora que ya habréis visto completo aquel sueño de vuestra juventud, cuando poco después de ser ordenado sacerdote escribiste - hace tantos años - en aquel poema a la Virgen morena de Lluc "quan arribi a l'agonia, Mare dolça, Mare pia, engronsau-me l'esperit, jugant a serra - mamerra, Moreneta de la Serra".

Miquel Morey i Andreu: "Al pare Francesc Bonafé, M. SS.CC., in memoriam"

Creo que las palabras del artículo traducido nos dan una idea de Francesc Bonafé. Indica Alexandre Ballester que en Sa Pobla habrá, antes de que termine el año, una conferencia a él dedicada. Ojalá la publiquen en la web del Ayuntamiento de Sa Pobla.

Incoación BIC del sistema hidráulico de las acequias de los molinos de Selva, Inca y Búger (Mallorca)

fabian | 30 Octubre, 2008 07:55

Acuerdo de la Comisión Insular de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Patrimonio Histórico, de fecha 15 de septiembre de 2008, de incoación del expediente de declaración como Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, a favor del sistema hidráulico de las acequias de los molinos de Selva, Inca y Búger

Fuente: BOIB núm. 153
Fecha publicación: 30/10/2008

 (Segueix)

Tarde de lluvia

fabian | 29 Octubre, 2008 18:10

Lluvia. En la escuela, todas las miradas, que no los cuerpos, se hubieran dirigido hacia los amplios ventanales. Antiguamente, que no ahora, se tenía la concepción de la "lección ocasional" para eventos de este tipo. ¿Qué puede ser más interesante que la lluvia al caer, las calles encharcadas, los reflejos de las luces ...? El silencio se produce, a todos nos gusta el repiqueteo de las gotas sobre los cristales.

Heme aquí ya, profesor
de lenguas vivas (ayer
maestro de gay-saber,
aprendiz de ruiseñor),
en un pueblo húmedo y frío,
destartalado y sombrío,
entre andaluz y manchego.

Invierno. Cerca del fuego.
Fuera llueve un agua fina,
que ora se trueca en neblina,
ora se torna aguanieve.

Fantástico labrador,
pienso en los campos.¡Señor
qué bien haces! Llueve, llueve
tu agua constante y menuda
sobre alcaceles y habares,
tu agua muda,
en viñedos y olivares.

Te bendecirán conmigo
los sembradores del trigo;
los que viven de coger
la aceituna;
los que esperan la fortuna
de comer;
los que hogaño,
como antaño,
tienen toda su moneda
en la rueda,
traidora rueda del año.

¡Llueve, llueve; tu neblina
que se torne en aguanieve,
y otra vez en agua fina!

¡Llueve, Señor, llueve, llueve!

`[...]

Antonio Machado: Poema de un día. Meditaciones rurales

Y Machado se extiende en un largo poema sobre la lluvia, el reloj, sus lecturas y meditaciones. Eran otros tiempos aquellos de los sembradores del trigo, de quienes tenían toda su moneda en la rueda del año. Hoy día, población urbana, nuestra mirada ha cambiado.

No tengo fotografías de lluvia. En el Explorar: etiquetas de Flickr escribo "lluvia". Reflejos de luces en las calles, peatones luchando con sus paraguas, más reflejos, gotas sobre unas hojas, más peatones, una chica que toca la guitarra tras un cristal con gotas ...

Pájaro de agua,
¿qué cantas, qué cantas?

Desde los rosales
de mi jardín, llama
a esas nubes grises
cargadas de lágrimas ...;
quisiera, en las rosas
ver gotas de plata.

¡Pájaro de agua!

A la tarde rosa
das una esperanza
de música gris,
de niebla dorada;
el sol está triste
sobre tu sonata.

¡Pájaro de agua!

Mi canto, también
es canto de lágrimas ...
En mi primavera,
la nube gris baja
hasta los rosales
de mis esperanzas.

¡Pájaro de agua!

Amo el canto errante
y gris, que desgranas
en las hojas verdes,
en la fuente clara ...
¡No te vayas nunca,
corazón con alas!

Pájaro de agua,
¿qué cantas, qué cantas?

Juan Ramón Jiménez: Balada triste del pájaro de agua

lluvia

Los maestros antiguos tenían en un cajón un cuaderno en cuya portada, con amplia caligrafía, ponía "Poemas". En alguna de sus páginas habría un encabezamiento que pusiera "Poema para una tarde de lluvia".

Mi paraguas, mi sombrero,
mi gabán...El aguacero
amaina...Vámonos, pues.

Es de noche. Se platica
al fondo de una botica.

— Yo no sé,
don José,
cómo son los liberales
tan perros, tan inmorales.

—¡Oh, tranquilícese usté!
Pasados los carnavales,
vendrán los conservadores,
buenos administradores
de su casa.

Todo llega y todo pasa.
Nada eterno:
ni gobierno
que perdure,
ni mal que cien años dure.

—Tras estos tiempos vendrán
otros tiempos y otros y otros,
y lo mismo que nosotros
otros se jorobarán.

Así es la vida, don Juan.

—Es verdad, así es la vida.
—La cebada está crecida.
—Con estas lluvias... Y van
las habas que es un primor.
—Cierto; para marzo, en flor.
Pero la escarcha, los hielos ...
—Y, además, los olivares
están pidiendo a los cielos
aguas a torrentes. —A mares.

¡Las fatigas, los sudores
que pasan los labradores!

En otro tiempo... Llovía
también cuando Dios quería.

—Hasta mañana, señores.
Tic-tic, tic-tic... Ya pasó
un día como otro día,
dice la monotonía
del reloj.[...]

Antonio Machado: Poema de un día. Meditaciones rurales

Ha dejado de llover. Yo no tengo , ni tuve, un "Cuaderno de Poesías" con un poema a una flor, a un árbol, a una tarde de lluvia ... Eran para las "lecciones ocasionales" que, año a año, se repetían indefectiblemente. Pero bien está ir recogiendo algunos poemas.

Día de las bibliotecas

fabian | 28 Octubre, 2008 16:23

El arpa de Bécquer, silenciosa y cubierta de polvo, dormía en el ángulo oscuro del salón. El poeta la compara con el genio yacente en el fondo del alma. Una espera una mano de nieve que sepa arrancarle unas notas; otro, la voz que le diga "Levántate y anda".
Me he acordado de esta rima al contemplar las estanterías repletas de libros que me rodean. Mi mirada y mis manos han buscado un tomo bastante grueso y, entre sus múltiples páginas, quizás setecientas, unos párrafos:

- Ah, el pasado. - Juntó las yemas de los dedos a la luz del fuego -. El pasado es muy útil, pero sólo cuando puede enseñarnos algo acerca del presente. El presente es lo que cuenta. Pero me gusta mucho mucho el pasado. Venga. ¿Por qué no enseñárselo ahora, puesto que ha comido y descansado?

Se levantó, una vez más con aquel movimiento que parecía determinado por una fuerza que no procedía de las extremidades de su cuerpo, y yo me levanté a toda prisa, temeroso de que fuera un truco, de que ahora se abalanzaría sobre mí. Pero se volvió poco a poco y levantó una enorme vela del lampadario cercano a su silla.

- Coja una luz - dijo al tiempo que se alejaba del fuego y se internaba en la oscuridad de la gran cámara. Tomé una vela y le seguí a ciertadistancia de sus extrañas ropas y movimientos escalofriantes. Confié en que no me condujera de nuevo a mi sarcófago.

A la escasa luz de nuestras velas empecé a ver cosas que antes no había visto, cosas maravillosas. Ahora distinguía mesas largas ante mí, mesas de una solidez antiquísima. Y sobre ellas descansaban montañas y montañas de libros (volúmenes desmenuzados encuadernados en piel, con cubiertas doradas que captaban el brillo de mi vela). También había otros objetos. Nunca había visto aquel tintero, ni plumas de ave y estilográficas tan raras. Había un estante lleno de pergaminos que brillaban a la luz de las velas, y una vieja máquina de escribir provista de papel delgado. Vi el centelleo de encuadernaciones y cajas incrustadas de joyas, manuscritos ensortijados en bandejas de latón, libros en folio y en cuarto encuadernados en piel suave, así como filas de volúmenes más modernos en largas estanterías. De hecho, estábamos rodeados. Cada pared parecía tapizada de libros. Alcé mi vela y empecé a distinguir títulos, a veces una elegante florescencia en árabe en el centro de una cubierta encuadernada en piel roja, a veces un idioma occidental que sabía leer. Sin embargo, la mayor parte de los volúmenes eran demasiado antiguos para tener título. Era un depósito sin parangón, y empecé a desear con todas mis fuerzas abrir algunos de estos libros, pese a mi situación, tocar los manuscritos en sus bandejas de madera.

Drácula se volvió, con la vela en alto, y la luz captó el brillo de las joyas del gorro, topacios, esmeraldas, perlas. Sus ojos eran muy brillantes.

- ¿Qué opina de mi biblioteca?
- Parece una ... colección notable. La cueva del tesoro - dije.

Biblioteca Pública
Can Salas, Biblioteca Pública de Palma

- Está en lo cierto - dijo en voz baja -. La biblioteca es la mejor de su clase en el mundo. Es el resultado de siglos de cuidadosa selección. Tendrá mucho tiempo para explorar las maravillas que guardo aquí. [...] Espero desde hace mucho tiempo que alguien catalogue mi biblioteca - dijo -. Mañana podrá examinarla con entera libertad. Esta noche hablaremos.

Volvió hacia nuestras butacas con su paso lento y enérgico. [...] Estuvimos sentados en silencio durante largos minutos, y ya empezaba a preguntarme si seguiríamos así toda la noche cuando volvió a hablar.

- En vida, amaba los libros - dijo. Se volvió hacia mí un poco, de modo que pude ver el destello de sus ojos y el brillo de su pelo desgreñado -. Tal vez no sepa usted que yo era una especie de erudito. No parece que lo sepa mucha gente. - Hablaba en tono desapasionado -. Sabrá que los libros de mi tiempo eran de temática limitada. En mi vida mortal, vi sobre todo los textos que la Iglesia sancionaba, los Evangelios y los comentarios ortodoxos sobre ellos, por ejemplo. Al final, estas obras no me sirvieron de nada. Y cuando me senté por primera vez en el trono que me pertenecía por derecho, las grandes bibliotecas de Constantinopla habían sido destruídas. Lo que quedaba de ellas, en los monasterios, no pude verlos por mis propios ojos. - Tenía la mirada clavada en el fuego -. Pero contaba con otros recursos. Los mercaderes me traían libros extraños y maravillosos de muchos lugares. De Egipto, de Tierra Santa, de las grandes ciudadades de Occidente. Gracias a ellos me familiaricé con las ciencias ocultas de la antigüedad. Como sabía que no podía aspirar a un paraíso celestial - de nuevo el tono desapasionado -, me convertí en historiador con el fin de conservar mi propia historia eternamente.

Guardó silencio un rato, pero yo tenía miedo de hacer más preguntas. Por fin pareció animarse, y dio unos golpecitos en el brazo de su butaca.

- Ése fue el principio de mi biblioteca.
[...]

Elisabeth Kostova: "La historiadora", págs. 626 - 629. Umbriel. 2005


Estatuilla de la colección Despuig expuesta en Bellver

El 24 de octubre se celebra el Día de la Biblioteca. En el 2006 lo celebré con el poema de Josep Lluis Aguiló: Tarda a la biblioteca. En el 2007, con Carlos Ruiz Zafón y su cementerio de los libros olvidados de La sombra del viento y este año con la Biblioteca de Drácula recogido en "La historiadora" de Elisabeth Kostova.

Es un día que nos recuerda la importancia de las bibliotecas y archivos para una sociedad. También es un día para agradecer a cuantos trabajan en esas dependencias su labor y esfuerzos, lo cual realizo en estas líneas.

También sería un día para meditar sobre la utilización que los ciudadanos realizamos de las bibliotecas y archivos. Creo que no son las arpas cubiertas de polvo olvidadas en el ángulo oscuro del salón. No, en absoluto; somos muchos los ciudadanos que a ellas acudimos y hay días en que se llenan a tope. Pero también debiéramos aprender todos los ciudadanos a descubrirlas mucho más pues guardan en ellas tesoros que debiéramos aprovechar.

Erica multiflora en Bellver

fabian | 27 Octubre, 2008 17:04

Desde hace dos semanas, al pasar cerca de algún pinar, ya sea por Pollença o por Can Picafort, he visto florecida esta preciosa planta. Así que hoy me he preguntado dónde podría encontrarla en Palma. Dos opciones se me han ocurrido: en La Ribera o en el bosque de Bellver. Así que a primera hora de la mañana he cogido el autobús hasta Son Dureta y luego paseando he pasado por sa Teulera y he entrado en Bellver.

brezo
Brezo o bruguera, xiprell en Bellver

Quería complementar las fotografías con alguna información sobre el medio en que esta planta crece. He buscado entre los hábitas que presenta XarxaNatura a les illes Balears y de la lista no sé bien cuál habría que elegir, ¿quizás Brezales oromediterráneos endémicos con aliaga? No sé, en este tipo de hábitat se encuentra la Erica multiflora de la que el Herbario Virtual del Mediterráneo Occidental me indica que "Este brezo es un componente frecuentísimo en nuestros pinares. Sus flores rosadas, todas agrupadas en la parte final de las ramas y que se abren en otoño, la identifican con seguridad".

Erica multiflora
Erica multiflora, flores

Quien tenga la suerte de dar un paseo por Bellver en otoño o en primavera podrá observar toda una variedad de pequeñas plantas que decoran el sustrato y que forman parte de la garriga. La mayor parte de las hierbas tienen un ciclo vital muy corto: nacen en invierno y desaparecen en verano. Sus raíces, pequeñas, no alcanzan los niveles profundos del suelo, los únicos que en época cálida mantienen cierta humedad. Por tanto, no pueden resistir la larga sequía estival. El mundo mediterráneo es, sobre todo, un reino de plantas leñosas. Las formaciones herbáceas son escasas en el paisaje pero tienen mucha importancia a la hora de retener la tierra entre sus raíces e impedir que se pierda por erosión [...]

Como se ha dicho, la garriga es una comunidad eminentemente arbustiva, y por tanto serán estos los vegetales que predominarán en Bellver. De entre estos, podemos destacar el acebuche (Olea europea). También destaca el lentisco (Pistacia lentiscus), antiguamente utilizado para hacer carbón y para extraer una esencia ya en tiempos de los faraones, y que tiene un fruto muy apreciado por los pájaros. El aladierno tiene las hojas de color verde intenso con el margen traslúcido. El labiérnago blanco pertenece a la misma familia que el acebuche y hace un fruto similar a una aceituna pequeña.

Erica multiflora
Erica multiflora en Bellver

El brezo (Erica multiflora) presenta las hojas pequeñas en forma de aguja y flores rosadas que aparecen en otoño. La estepa blanca (Cistus albidus) tiene las hojas grises y la flor grande y rosa mientras que la estepa negra (Cistus monspeliensis) tiene las hojas verdes y las flores más pequeñas y blancas. La albaida (Anthyllis cytisoides) también tiene las hojas grisáceas y un poco peludas. Tiene las flores amarillas y es uno de los arbustos más abundantes de Bellver.

[...]

Cambessèdes: (II) Bellver: vegetación y paisaje

Y el artículo de Cambessèdes continúa indicándonos la vegetación que podemos hallar en el bosque de Bellver; artículo que se presenta en dos partes: (I) Bellver: biotopo y el anteriormente mencionado.

Brezo, bruguera, xiprell
Xiprell; brezo o bruguera, en los pinares de la carretera a Pollença

Es maravilloso poder leer esos artículos y tomar una relación de plantas de Bellver o de otros pinares cercanos y acercarse una mañana a descubrirlas. Las fotografías, como las de Elles floreixen del Jardín Botánico de Sóller o las de japobo en Musgus blog también pueden orientarnos.

Y es que, orillando a los especialistas que buscan y muestran las raras orquídeas, yo necesito más a quien me muestra la flor más corriente, las más usuales en un hábitat o ecosistema, para intentar poco a poco conocerlo y entenderlo.

El otoño, buena época para recorrer los bosques. Y Bellver está muy cerca.

Incoación BIC de Orient - Bunyola (Mallorca)

fabian | 27 Octubre, 2008 10:15

Acuerdo de la Comisión Insular de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Patrimonio Histórico, de fecha 15 de septiembre de 2008, de incoación del expediente de declaración como Bien de Interés Cultural, con categoría de conjunto histórico, a favor de Orient (Bunyola)

Fuente: BOIB núm. 151
Fecha publicación: 25/10/2008

Declaración BIC
(04/03/2010)

Nota: Como el anexo del acuerdo es largo, sólo recojo los dos primeros puntos que informan sobre el bien y su estado de conservación.

 (Segueix)

Premios Príncipe de Asturias 2008

fabian | 24 Octubre, 2008 18:54

Siempre me emocionan los Premios Príncipe de Asturias. Los tres discursos de este año, en cierta manera han incidido en elementos comunes.

Primero ha sido la escritora Margaret Atwood, nativa y residente en un país donde hay más de cincuenta lenguas y quien ha presentado la literatura como "un arte del tiempo. Y, a través de esas historias, nos conocemos a nosotros mismos y a los demás".

Tzvetan Todorov ha leído un discurso corto pero importante: "el extranjero no sólo es el otro, nosotros mismos lo fuimos o lo seremos, ayer o mañana, al albur de un destino incierto":

[...] A todas esas razones que motivan los desplazamientos de las poblaciones se han sumado, desde hace algunos años, los efectos del calentamiento climático, de las sequías y de los ciclones que este conlleva. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, por cada centímetro de elevación del nivel de los océanos, habrá un millón de desplazados en el mundo. El siglo XXI se presenta como aquel en el que numerosos hombres y mujeres deberán abandonar su país de origen y adoptar, provisional o permanentemente, el estatus de extranjero.

Todos los países establecen diferencias entre sus ciudadanos y aquellos que no lo son, es decir, justamente, los extranjeros. [...] Las leyes, por otra parte, no lo dicen todo: en el marco que definen, caben los miles de actos y gestos cotidianos que determinan el sabor que va a tener la existencia. Los habitantes de un país siempre tratarán a sus allegados con más atención y amor que a los desconocidos. Sin embargo, estos no dejan de ser hombres y mujeres como los demás. Les alientan las mismas ambiciones y padecen las mismas carencias; sólo que, en mayor medida que los primeros, son presa del desamparo y nos lanzan llamadas de auxilio. Esto nos atañe a todos, porque el extranjero no sólo es el otro, nosotros mismos lo fuimos o lo seremos, ayer o mañana, al albur de un destino incierto: cada uno de nosotros es un extranjero en potencia.

[...] Ser civilizado no significa haber cursado estudios superiores o haber leído muchos libros, o poseer una gran sabiduría: todos sabemos que ciertos individuos de esas características fueron capaces de cometer actos de absoluta perfecta barbarie. Ser civilizado significa ser capaz de reconocer plenamente la humanidad de los otros, aunque tengan rostros y hábitos distintos a los nuestros; saber ponerse en su lugar y mirarnos a nosotros mismos como desde fuera.

Tzvetan Todorov: Discurso Premios Príncipe de Asturias (2008)

Ingrid Betancourt ha puesto un elemento no únicamente emotivo, más que al relatar momentos de sus vivencias en el cautiverio, al agradecer a unos vecinos suyos, desconocidos y anónimos, que superaron la indiferencia para elevar la voz indicando la existencia de un secuestro.

[...] El año pasado, en esta misma ceremonia, se oyeron las voces de las víctimas del Holocausto. Quienes estaban aquí, asistieron al doloroso cuestionamiento que ellos les hacían a sus propios vecinos, aquéllos que los miraron en silencio partir hacia el infierno y que no hicieron nada.

¿Qué hubiéramos hecho nosotros? ¿Hubiésemos hecho como la mayoría, tratando de encontrar justificaciones a la infamia, para poder dormir en la tranquilidad de nuestra indiferencia? Todos queremos pensar que no. Todos quisiéramos vernos retratados del lado de los héroes anónimos que se jugaron la vida por salvar la de ese hombre, la de ese niño que sufrió.

Quiero contarles de esos vecinos míos, que nunca nos conocieron, pero que se movilizaron en el mundo entero para exigir nuestra liberación. Personas que podían quedarse en sus casas encerradas en sus propias preocupaciones, personas que no tenían, salvo su voz, ningún medio para ayudarnos. Ellos no tenían fortunas, ni tampoco poder, y mucho menos influencia. Sólo tenían el insoportable peso de dolor nuestro.

Estos vecinos nuestros rompieron el círculo vicioso de la indiferencia, y se pararon en la misma acera de los pocos, que hace años, no aceptaron el Holocausto. Lo que vino después, ya el mundo lo conoce: una red de seres humanos encontrándose en su barrio, su ciudad, su país, uniéndose con marchas, camisetas y banderines para salvarnos del olvido.

Ingrid Betancourt: Discurso Premios Príncipe de Asturias (2008)

Lenguas (así en plural y en Palma) en todo el mundo que necesitan historias para que sus hablantes se conozcan a sí mismos. Pongamos aquí el gentilicio de cualquier región del mundo y forasteros o extranjeros - términos atribuibles no sólo a quienes tienen distinto origen geográfico, sino también distintas lenguas, distintas culturas, distintas ideologías - que necesitamos reconocer con amplitud la humanidad del "otro" y vernos a nosotros mismos como extranjeros. Y, ante tanto problema humano, superar la indiferencia y luchar contra ese silencio que la comodidad y la indiferencia encierran.

El Contramuelle del puerto de Palma

fabian | 23 Octubre, 2008 19:25

He ido esta mañana al muelle de los pescadores. Bueno, no estoy seguro de su nombre pues lo he oído con nombres diversos, ya el muelle de San Pedro, el del Club Náutico o - creo que es el oficial - Contramuelle. Al final está el Club Náutico que celebra los 60 años de existencia con una gran pancarta "1948 - 2008"; poco antes y en el otro lado está el edificio de "teñidor de redes", llamativo por sus arcos ojivales y, junto a él los "Astilleros Mallorca". Una pequeña placita los separa de la "Lonja del Pescado" y, frente a ella, la capilla de San Telmo y las antiguas instalaciones del Club Náutico de Pescadores.

Contramuelle
El contramuelle en el Googlemaps

Se me ha ocurrido hacer un corto viaje en el tiempo sobre este contramuelle. Para ello necesitaré poner varias imágenes de planos antiguos, al tiempo que añadiré algunos datos sobre las principales instalaciones que contiene, aunque no tengo a mano ninguna información sobre los "Astilleros Mallorca".

Primero diré que arriba de la imagen anterior está la desembocadura de la Riera. Antiguamente se consideraba un problema para el pequeño puerto de Palma pues los barros que llegaban al mar hacían disminuir la profundidad del puerto.

Aparecerá, a hablar de toda la zona portuaria central el nombre de Emilio Pou Bonet (1830 - 1888) - nombre importante en la historia de los puertos de Palma e Ibiza, así como de la mayoría de los faros de las islas que fueron proyecto suyo - pues proyectó en 1871 una ampliación general de toda esta zona.

En la parte inferior de la imagen está el primer espigón del puerto. Allí terminaba el puerto de Palma y se encontraba una ermita llamada de Santa Bárbara. Es decir, el puerto llamado "Viejo" de Palma era esta pequeña lámina de agua, insuficiente durante siglos para dar cabida y protección a las naves. En la mayoría de los cuadros antiguos, ya desde el Sant Jordi de Niçart, aparecen muchas embarcaciones fondeadas en la bahía al no poder este Muelle Viejo albergarlas. Pero veamos algunas imágenes y observemos tanto el puerto de Palma como el Contramuelle.

 (Segueix)

Casuarinas en Palma

fabian | 22 Octubre, 2008 16:12

Durante la mayor parte de mi vida las he considerado pinos, quizás un poco raros, aunque ni eso. Esto de observar los árboles y las plantas sólo lo hago desde que me he jubilado.

Casuarina
Casuarina, fotografía realizada en marzo

Dice la Wikipedia: "Parece una conífera por el follaje, pero no lo es. Sus hojas son finas, similares a las acículas de los pinos pero se diferencian de éstos al estar tabicadas en septos". No entiendo sus palabras, salvo que parecen pinos pero no lo son. Busco más información. En el Herbario virtual del Mediterráneo encuentro unas palabras más claras: "Su aspecto de lejos se puede confundir con el pino. Las aparentes hojas aciculares que a simple vista se ven son realmente pequeñas ramas que asumen el papel de hojas en cuanto a la fotosíntesis. Las verdaderas hojas son pequeñas escamas (6-8) dispuestas en los nudos de estas pequeñas ramas, necesitando una lupa para ser observadas".

casuarinas
Casuarinas en sa Feixina

Si no lo entiendo mal, lo que en un pino es una hoja en forma de aguja, en estos árboles es una rama. Bueno ..., me vale como explicación.

En webdeptos leo lo siguiente: "Periodo de polinización.- El polen de Casuarina se detecta en la atmósfera de Málaga fundamentalmente durante Octubre y principios de Noviembre, apareciendo de forma muy esporádica desde mediados de Septiembre hasta Febrero. Las mayores concentraciones siempre se detectaron en Octubre. La máxima concentración media diaria se registró el día 13 de Octubre de 1997, con 518 granos/m3". O sea que si el polen se detecta en octubre, la Casuarina florece en este mes y no en abril como los pinos.

casuarina florida
Casuarina florida

Las Casuarinas reciben también el nombre de "pino australiano" por su procedencia, pero no son pinos ni siquiera son coníferas. También reciben el nombre de "árbol de la tristeza". Pienso que quizás sea porque en esta época del año, el otoño, aparecen con tonos marrones. Sus ramas pequeñas (que son parecidas a las hojas de los pinos) muestran sus flores masculinas que caen al suelo. Ayer las vi, tanto en sa Feixina como en las escaleras del Mirador o en la terraza donde está la escultura Maternidad de Màrius Vives. Esas flores masculinas o esas ramitas cortas, un poco más alargadas que las hojas de los pinos, quizás sean el origen del nombre "árbol de la tristeza".

Casuarina
Frutos de la Casuarina

También ya he visto alguna Casuarina con frutos. No son piñas, sino globosos de pequeño diámetro.

En Palma hay muchas Causuarinas. Se utilizan mucho en jardinería porque crecen rápido, se adaptan a muchos suelos e incluso a la salitre de la mar. Pese a todo no las reconocemos y las consideramos como pinos. En muchos lugares de Palma hay pinos y Casuarinas mezclados, como a D'Alt Murada, en la plaza de la Puerta de Santa Catalina, en la acera que va a Es Baluard; en sa Feixina y en otras plazas, calles y parques de Palma.

Exposición 'La fe i la mar' en el diocesano

fabian | 21 Octubre, 2008 15:07

cartel

Probablemente las voces lleguen del fondo de los tiempos, aunque sólo unas pocas del XIX han llegado hasta nosotros. Además, la palabra se hace síntesis casi inexistente:

"Salvado de una tormenta". Podría ser el resumen de una historia que no nos cuentan. Pero tras ellas se adivina un pescador o un marino que acude a la iglesia y ofrece un cirio o quizás un ancla o una red o un dibujo. Y tras esa donación hay un acto de agradecimiento y algo más. ¿Conoces la fuerza del mar en plena tormenta? En esas pocas palabras de agradecimiento están presentes la fuerza gigantesca de la naturaleza y la fragilidad humana. "Salvado de una tormenta". Salvado... ¿por quién? Y aquí entra en juego una fe antigua, y las palabras se refieren o a la Virgen del Carmen, patrona del mar, o a San Pedro, patrón de los pescadores, o a San Telmo o a esa imagen del Crucificado que se alza sobre una pequeña colina de la ciudad en el antiguo hospital y que recibe el nombre de La Sangre.

exvoto
Exvoto de la corbeta "Matilde". Anónimo. 1881. Procedencia: La Sangre (fragmento)

A veces el agradecimiento se concreta en una pintura: "Exvoto de la pollancra goleta Catalina en medio de una tormenta", acuarela de José Pineda, 1869, en La Sangre; "Exvoto del Elvira", acuarela de R. Pou, 1880, en La Sangre ... de la pollancra goleta Juanita", 1881; "de la corbeta Matilde", anónimo 1868. Y ya sean óleos o acuarelas, muestra olas embravecidas y una embarcación azotada. También, en la parte superior del cuadro, la imagen de la Virgen o de algún santo.

En alguna ocasión la historia es distinta, como el "Exvoto del vapor Cua - ta - tir", anónimo, debido a que el tripulante cayó al fondo de la bodega sin hacerse ningún daño. La historia de una botella encontrada en Formentera en la que un hombre se despide de sus hijos y de su mujer y acaba pidiendo que si alguien encuentra esa botella envíe su despedida a Cannes. O la historia de Juan Mut, que en febrero de 17?98, al venir de Barcelona, se encuentra con una balandra inglesa que, quizás por haberlo pedido a Santa Catalina Thomás, no les atacó.

exvoto
Exvoto de D. Juan Mut, óleo anónimo sobre tela, 1798

La exposición La fe i la mar, recogida en unas salas del Museo Diocesano, cuenta historias antiguas que, aunque sólo nos hayan llegado algunas del siglo XIX, posiblemente puedan remontarse a la lejanía de los tiempos:

En conjunt, l’exposició mostra com, des de temps immemorial, l’home s’ha sotmès a la força de la mar com a medi natural dominant d’un planeta on l’aigua és més abundant que la terra. A Mallorca, la relació entre la fe cristiana i la mar s’ha manifestat de manera intensa, sobretot entre els col•lectius professionals vinculats a aquest medi, a través dels exvots, la devoció a sant Pere o a sant Elm, les processons de la Mare de Déu del Carme, la tradició de beneir les barques...

És a través d’aquestes devocions, creences i costums religiosos que els mariners i pescadors de totes les èpoques han ofert el seu agraïment i respecte davant el poder de la mar, que tant els dóna i els pren.

Tormentas, naufragios, accidentes, salvamentos, veleros misteriosamente abandonados, pestes, enfermedades, ataques ... Muchas son las historias que nos cuenta esta bonita exposición de "La fe y la mar". Al salir del museo, un puerto casi desconocido y una mar cada vez más lejana me saludan.

Flores del otoño: olivardas

fabian | 20 Octubre, 2008 15:55

Semana del paisaje (20 a 25 octubre)

Consell de Mallorca

Las cunetas se han vestido de amarillo. El paso rápido del coche no permite observar la flor, así que Margarita para el coche y yo saco la cámara del bolsillo.

cuneta
Flores de las cunetas

"¿Qué flor es?", le pregunto a Margarita. Y Margarita, igual que yo, no sabe. Margarita ya no se extraña de que le haga estas preguntas. Y sabe que a continuación puede continuar una queja sobre la ignorancia o una protesta contra la falta de información o una alabanza hacia las flores de las cunetas que ora se visten de amarillo ora del rojo de las amapolas.

Son Serra junto al mar
La floración otoñal se extiende por toda la isla, desde el campo hasta la orilla del mar

Luego llegan las horas pesadas junto al ordenador. Voy pasando una a una las plantas que el Herbario Virtual del Mediterráneo Occidental tiene en un listado larguísimo en el hábitat Campos de cultivo. Bordes de caminos, lugares alterados. Cansa buscar tanto y a uno le gustaría que hubiera en este hábitat algunas subclasificaciones y se le ocurre que podrían ser otoñales y primaverales o también por el color de la flor. Paso páginas. Podría ser la Calendula arvensis, también llamada "maravilla": "La maravilla silvestre es muy frecuente en los campos de secano de las Islas, en otoño podemos encontrar campos cubiertos de color naranja a causa de las flores de esta planta. No hay ninguna otra especie con flores de este color en esta época del año". La mención al color naranja me hace dudar.

Quizás sea el Chrysanthemum coronarium: "Seguramente es la "mala hierba" más abundante en nuestros campos. Llega a formar comunidades monoespecíficas en campos abandonados y lugares un poco alterados. Sus inflorescencias son muy características: el disco central de color amarillo, las lígulas también amarillas o parcialmente de color crema", pero las hojas son muy diferentes. Agradezco en estos momentos tener presente la fotografía con la forma de las hojas, sin ella estaría perdido.

Olivarda

Posiblemente sea la Dittrichia viscosa, llamada "Olivarda" en las dos lenguas. "La olivarda es un pequeño arbusto cubierto de flores amarillas en otoño. Se trata de una especie colonizadora de campos abandonados, márgenes de caminos y zonas alteradas. Esta planta desprende un olor particular que algunas personas consideran desagradable". No la olí, pero las fotografías coinciden. Muestra también una fotografía del fruto cubierto de pelillos blancos. En "El medi natural del Bages", con el nombre de Inula viscosa, leo que la Olivarda, "mata leñosa y olorosa de distribución mediterránea", "En septiembre, puntual, florece de forma espectacular mostrando numerosos capítulos de flores amarillas, liguladas las del exterior y tubulosas las del centro del capítulo. En esta época del año, los solares pocos años atrás removidos pueden aparecer como un monocultivo de olivarda de un amarillo chillón. La floración de la olivarda se alarga durante octubre o hasta primeros de noviembre. Las hojas son amplexicaules, es decir, no tienen pecíolo y abrazan directamente el tallo, de forma lanceolada con el margen irregularmente serrado y de tacto pegajoso. En invierno muere la parte alta de sus tallos, que se mantiene seca mucho tiempo, y caen gran parte de sus hojas, por lo cual se considera una mata semicaducifolia".

Bueno, no puedo estar seguro de que haya acertado con su nombre, pero muchas carreteras de la isla, desde el mar hasta los prados, aparecen estos días vestidas de amarillo.

Lantana montevidensis en el Jonquet

fabian | 17 Octubre, 2008 17:42

Ayer recibí un comentario de Ana, buena conocedora de las plantas. Ambos nos interesamos por una de las cortinas vegetales que cuelgan en el Jonquet.

Jonquet
Cortinas vegetales en el Jonquet

En el Jonquet podemos ver varias cortinas vegetales. Unas dan al paseo de Santo Domingo. Allí hay la Ipomedea indica, llamada "campanetes de jardí" o "Maravillas"; también hay cortinas de bignonias o Tecoma capensis. Pero en la zona más próxima a la esquina con la Avenida Argentina - la de la fotografía - en la parte alta hay Podranea ricasolana, llamada también bignonia rosa y presente en las pérgolas de muchos parques.

Jonquet

Sin embargo, faltaba esta primera cortina de pequeñas flores blancas. Y tanto Ana como yo estábamos interesados por conocer qué tipo de planta es. Así que ayer me dice Ana:
"Hola Fabián! Ya tengo el nombre de la planta! La de flores blancas; hoy he pasado por allí y a pesar que de iba con prisas me he subido para ver la planta de cerca y enseguida he pensado en Lantana montevidensis, variedad alba, supongo... Es una variación de la Lantana camara, pero rastrera, la camara es tipo arbusto, la que conocemos comúnmente como 'banderita española'. Y bueno, que enseguida he pensado en pasar por aquí a decirte el nombre porque tú también andabas con la misma intriga. También podría ser que andase equivocada, todo es posible! Si no es esta, ya seguiremos investigando... Saludos!"

Las lantanas, las conocemos como arbustos. Hay en casi todos los parques de Palma y con diversos colores, ya amarillos como en s'Hort del Rei, ya la del Parc de la Mar y otras. Leo en la Wiquipedia que en Venezuela la llaman "cariaquitos" y que hay más de 160 especies, todas provenientes del continente americano. En el jardín botánico de Sóller hay varias de estas especies, entre ellas la Lantana montevidensis que Infojardín llama "lantana rastrera, tendida o Lantana sellowiana, así como montevidensis"

lantana
Lantana montevidensis del Jonquet

No hay mucha información sobre ella en Internet. Como lantana, indican que se adapta muy bien a las zonas templadas y que se utilizan mucho en jardinería porque están floridas durante casi todo el año.

Gracias, Ana.

Cañas - Arundo donax

fabian | 16 Octubre, 2008 17:45

Ayer en el parque de Son Parera me quedé con una duda que el joven trabajador del jardín no me supo solucionar. Eran unos arbolitos plantados en un lateral del parque. Yo sospechaba que eran Lagunaria patersonii, pero no estaba seguro. Así que esta mañana he ido a Sagrera a observarlas.

lagunaria frutos de la lagunaria
Lagunaria y cañas al fondo / frutos de la lagunaria

Primero he recorrido Sa Feixina, luego Sagrera y s'Hort del Rei. Me centraré sólo en Sa Feixina, me ha preocupado todo el día, pero no utilizaré muchas palabras. Tanto en Sa Feixina como en el parque de Ses Sorts o en s'Hort del Rei o en los jardines de Santo Domingo observaba en meses pasados que había, a primeras horas de la mañana, alguna persona durmiendo bajo los arbustos y algunos hatillos semiescondidos. La pobreza - más bien miseria - no es sólo de ahora, pero cada vez hay más personas y más hatillos. Es preocupante, hay muchas personas sin hogar y los organismos, Cáritas y otros, que procuran dar un plato y un lecho a quienes lo necesiten, ya no dan abasto. No sé qué pasará, pero la situación es más que preocupante. Yo creo que la necesidad y la pobreza procuran no dejarse ver, se intenta esconder, pero ya es imposible, rebasa ya los rincones de la ciudad.

Las cañas

Son Parera y sa Feixina tienen ambos un torrente cercano. Las aguas - no procedentes directamente de las lluvias, sino artificiosamente introducidas - corren sobre un fondo cimentado. El torrente de sa Riera tiene laterales ajardinados, no así el Torrent Gros, totalmente encajonado en cemento. El parque de Son Parera que se extiende un trozo a ambos lados del torrente y con puentes que lo atraviesan, tiene un grupo de cañas - las que muestro en la fotografía, pero es como si estuvieran en mitad del campo.

cañas
En Sa Feixina

En el ajardinamiento de sa Riera, bajo el puente que comunica sa Feixina con Sagrera también sólo hay un grupo de cañas que se inclinan levemente sobre el cauce y se reflejan en el agua del torrente. Ambos grupos de cañas están floridos y las de sa Feixina muestran un leve color violeta.

Arundo donax
Cañas floridas

En el Herbario Virtual busco "caña" y bajo el nombre Arundo donax leo que provienen de China y Japón, que se encuentra cultivada o naturalizada en lugares de suelo húmedo, rieras y bordes de campos y caminos y que florece en otoño.

Un paseo por el parque Son Parera de Palma

fabian | 15 Octubre, 2008 15:53

Tras el desayuno saco el mapa. Busco en él el lugar, una mancha verde situada junto a un torrente llamado Torrent Gros, cercano al mar. Un rectángulo con letra gruesa tapa el verde pálido del parque: "sa Gruta". Línea 15.

mapa
Plano de situación

Calima, cielo cenizo. El mar a veces se hace visible desde el autobús. Entre el polvo blanco del aire un velero se hace presente. Es el Atlantis, bergantín de tres palos de bandera holandesa situado frente al Portixol. Construído en Hamburgo en 1905 con el nombre de "Elbe 2" como buque faro, misión que cumplió durante setenta años en el estuario del río Elba. En los años 80, reconstruído como bergantín con el nombre de "Atlantis", realiza cruceros turísticos, ya por el norte de Europa o por el Mediterráneo.

bergantín
El bergantín Atlantis, fondeado frente al Portixol

Parada de "La Gruta" y bajo en la siguiente tras haber cruzado un pequeño puente sobre el torrente Gros. Diré que cuatro son los elementos llamativos de este parque que en junio estaba cerrado al público y que fue considerado como parque clandestino. Pues uno de sus elementos es el torrente que discurre por una zona del parque y que tiene varios puentes para poder cruzarlo. Otro elemento será común al torrente: el mar al final. El parque acaba casi junto al paseo que recorre el litoral.

torrente
El Torrent Gros. Al fondo uno de los puentes del parque

¿Más? Terreno plano, amplio, posiblemente uno de los parques de mayor extensión de Palma. Zona turística tras el torrente, de edificios de varias plantas con terrazas que parecen de estilo colonial. Entre los edificios llama la atención uno de colorido azul. Vegetación poco variada en la que, en su parte baja predominan los tamariscos que van adquiriendo en esta época hermosos colores otoñales. Más arriba, algunas higueras, muy sueltas, con amplios espacios a su alrededor; luego pinos, olmos, melias. Poca vegetación baja, algunos romeros. Bien servido de bancos y caminos, quizás falte alguna papelera. Dos zonas de juegos infantiles.

puentes
Puentes del parque

Al fondo, en la zona opuesta al mar, otro elemento siempre visible por su altura. Una alta chimenea. Desconozco cuál es y su historia, pero aunque esté fuera del parque, más allá de la carretera, en todo momento es visible. Por eso lo considero como uno de sus cuatro elementos. Me hubiera gustado encontrar en el recinto alguna información sobre elemento tan llamativo. Quizás algún día exista alguna información sobre los parques de esta ciudad y también sobre los elementos que desde ellos son visibles.

parque
Aunque lejana, la chimenea industrial siempre es visible desde el parque

El cuarto elemento está en el lateral opuesto al torrente. Es un molino de base octogonal y aspas pequeñas. Figura algo panzuda pues su base es muy voluminosa. Junto a él, el Casal del barri de Son Parera. De aquí proviene el nombre del parque, nombre que, creo, no es oficial aún puesto que el parque es muy reciente. Cercanas a estos dos edificios es donde se encuentran unas higueras y una morera de tronco añoso, árbol que contrasta con los recientes arbolitos del parque.

molino
Molino y casal del barri de Son Parera

Recorro el parque pues quiero llegar al mar y fotografiar al bergantín. Salgo y un paseo junto a la playa recorre la costa. Hay mucha gente, el carril de bicicletas es aquí muy utilizado. La calima apenas permite divisar la lejanía y la luz es fuerte y difusa. Unos obreros trabajan cerca del torrente y dos líneas de rocas se adentran en la mar señalando la desembocadura.

paseo
Paseo con tamariscos. Al fondo, lejana, la catedral

Cruzo de nuevo el parque, casi solitario. La chimenea siempre al fondo, se levanta sobre los árboles de la zona opuesta al mar. Espacios amplios. Unos pocos romeros.

parque Son Parera

Un joven retira con un aspirador unas hojas secas. Le pregunto por el nombre de un arbolito que me ha llamado la atención. Ambos compartimos la ignorancia. "Sólo realizamos las tareas de mantenimiento", me dice, "plantamos lo que nos indican, podamos, limpiamos ..."

parque

Antes de salir encuentro una flor. El parque es extenso, poca cosa original. No parece que los arquitectos tengan mucha imaginación en relación a los parques, pocos rincones si hay alguno. Vaya, lo normal en Palma, copia de copias. No sé si el agua del torrente se hubiera podido utilizar para la jardinería y se le hubiera podido dar algún trazado ajardinado. Muy joven aún. Los parques necesitan unos años para tomar solera y que la vegetación crezca. Su situación junto al mar y el torrente - sólo unas pocas cañas - limitan sus posibilidades, pero no está mal aunque tampoco es nada original. Los puentes están bien, la misteriosa chimenea le ofrece cierto encanto, el paseo se hace agradable y puedes compaginarlo con el del mar; está bien amueblado y algún banco a la sombra se puede encontrar. Quizás falten otros elementos que rompan un poco la horizontalidad. Me ha parecido agradable. Quizás vuelva en primavera.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar