Alta mar

Contacto

Estoy harto de Picasso

fabian | 28 Desembre, 2007 11:32

Las mañanas son templadas y agradables; notas incluso a través de la ropa un calorcillo suave del sol y la luz es nítida y atemperada. Son las calmas de diciembre y enero que, tras los temporales del otoño y previas a los próximos fríos, vientos y lluvias de febrero, invitan al paseo y a sentarse acariciados por el sol.

Margarita, ahora de vacaciones, y yo damos una vuelta y nos acercamos a contemplar los semblantes tristes y preocupados de los "burgueses de Calais".

Jean d'Aire
Jean d'Aire (desnudo), uno de los seis burgueses de Calais

Encuentro que esta vez la información dada en el panel informativo no está bien: sólo en una lengua (las solía dar en cuatro lenguas) y más que información sobre las obras expuestas es esta vez propaganda sobre la entidad financiadora. Lo exigible es que la información esté en las dos lenguas oficiales y, si es posible, en más. Así que la información, mal; pero muy mal; suspenso y además bajo.

Sorprende, una vez buscada información sobre esta obra de August Rodin, que haya figuras desnudas puesto que en la obra definitiva no existen. La placa de cada figura, en las desnudas, nos indica que son bocetos. Y así, en las figuras expuestas en Palma, hay una repetida en su versión vestida y en su versión desnudo.

Pero no quería hoy recoger la historia que cuentan estas figuras de Rodín a la que dedicaré cuando tenga subidas todas las imágenes una anotación. Fuimos a continuación al Gran Hotel donde se expone una colección de pintura titulada Entre Picasso y Dubuffet. La Colección Jean Planque, aquí sí la información es buena, interesante y en varias lenguas.

Eustache de Saint Pierre
Eustache de Saint Pierre, de los "Burgueses de Calais"

La colección de cuadros que consiguió Jean Planque es espléndida. A mí tan alta densidad de cuadros interesantes me marea y me llega a cansar. Me interesaron mucho algunas opiniones del coleccionista, quien dice que para adquirir una obra buscaba que ésta fuera una meditada, que fuera sencilla en el sentido de que no utilizara grandes artificios para llamar la atención, que aceptara que un lienzo es una obra en dos dimensiones y no en tres.

Margarita y yo recorrimos las salas de la primera planta en la que está la colección. Vimos cuadros de Monet, Degas, Van Gogh, Picasso ... Luego ya no subimos a la segunda planta. Al salir pensé que ya estaba harto de Picasso, refiriéndome a esas angulosas mujeres que pintó con amplios trazos negros. Fue una sensación súbita de hartazgo ante toda una pintura excesivamente valorada en términos monetarios y también en términos de adoración pictórica; becerro más que de oro, dorado; arca de grandes finanzas.

Al salir, el aire fresco de la calle, las hojas caídas de los plátanos de sombra y la espontaneidad de la gente en la calle me hizo revivir y pensar que había estado en un lugar espeso donde la pintura, no sé si más negocio que arte, se idolatraba en desmesura; pintura que nunca se encontraría en la calle.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar