Alta mar

Contacto

En la memoria se pierde como pompa de jabón al viento

fabian | 28 Abril, 2006 19:26

Buscar y elegir una fotografía ... ¡Humm!, un soleado sábado de marzo fotografié junto a la playa a dos personas leyendo. ¿Por qué? Pues siempre me ha gustado ver a una persona cuyo cuerpo, incluído cerebro, está en ese lugar, junto al libro. Sin embargo, realmente su persona está más bien en algún lugar del interior de una de las páginas. Es como un juego mágico: vemos un cuerpo que sostiene un libro, pero la persona está cuando lee en el interior del libro. Es siempre una imagen engañosa.

Otro engaño, éste más simple, es que hoy llueve "mi lluvia de abril, mi avaricia" cantaba el Poema de amor de Serrat dejándonos palabras relacionadas con el mundo rural en que la lluvia de abril iba muy bien para llenar los graneros en junio. En este caso las palabras rememoran tiempos pasados y se convierten en incomprensibles sin las referencias adecuadas. Hay otras referidas a las lluvias otoñales "llueve, llueve, sobre los pardos tejados" pero que son válidas también para las de hoy.

lector
La vista engaña: el lector está dentro del libro y no fuera

Bien, pues la tarde se ha presentado relajada como corresponde a la víspera de un fin de semana largo. La lluvia suaviza las tensiones y un dolce farniente se apodera de mí. Conviene, sin esfuerzo, poco a poco, buscar palabras que entretengan la mente, así que en el Google escribo la palabra "lluvia" y son tantos los enlaces que salen que al poco rato me aburro de ver repetida insistentemente la letra de una canción. Decido añadir un nombre propio: "Las nubes iban pasando / sobre el campo juvenil... / Yo vi en las hojas temblando / las frescas lluvias de abril". Sí, te recuerdo: "Hoy, en mitad de la vida, me he parado a meditar" ..., pero el final no me satisface. Continúo la lectura: "-¿Eres la sed o el agua en mi camino? / Dime, virgen esquiva y compañera". ¡Ah, éste no lo conocía! Siempre me gustan estas paradojas: ¿la sed o el agua en mi camino?

Es siempre la sabiduría incrédula de Machado: "Las más hondas palabras / del sabio nos enseñan, / lo que el silbar del viento cuando sopla, / o el sonar de las aguas cuando ruedan". Aprender del viento y del agua vale más que de las palabras del sabio que enseña ... Cuidado con las palabras que ocultan más que lo que muestran.

¡Caramba!, la desconocía totalmente: ¡ Y es preciosa! Una bella tarde de lluvia, el sol sale y quedan bellísimas imágenes: limonar florido, cipreses, el huerto húmedo ... y ¡ella! (- ¿quién?) con el pelo mojado (- ¿quién, Leonor?, pero ...). "Desperté", nos dice Machado (... pero, ¿no estaba muerta Leonor?). Esa lluvia, ese prado verde, ese cabello mojado son los "mágicos cristales del sueño" (- ¿Dónde estaba Leonor: en la realidad o en el sueño?). Pompa de jabón que se perdía al viento como en la memoria se perdía el sueño.

Desgarrada la nube ; el arco iris
brillando ya en el cielo,
y en un fanal de lluvia
y sol el campo envuelto.

Desperté. ¿ Quién enturbia
los mágicos cristales de mi sueño?
Mi corazón latía
atónito y disperso.
...¡El limonar florido,
el cipresal del huerto,
el prado verde, el sol, el agua, el iris...,
¡el agua en tus cabellos!...

Y todo en la memoria se perdía
como una pompa de jabón al viento.

Antonio Machado: Desgarrada la nube

¡Qué extraños son la memoria, el sueño y el canto! Así como el lector se esconde entre las hojas del libro, yo no sé dónde se esconde la realidad: entre la memoria o el sueño. Posiblemente en ninguno de ellos; lo más seguro es que se perdiera como la pompa de jabón al viento. Queda el canto, el lamento. ¿Qué nos dice Machado sobre el canto?

Y te enviaré mi canción:
«Se canta lo que se pierde»,
con un papagayo verde
que la diga en tu balcón.

Nota: Antonio Machado era profesor en un instituto; se enamoró de una alumna, Leonor, con la que se casó cuando ésta llegó a la mayoría de edad. A los pocos meses de la boda, Leonor murió y, sin nombrarla, aparece en muchos poemas del poeta como una ausencia, un sueño.

Tip: Añadir algo nuevo

fabian | 27 Abril, 2006 17:32

Esta bitácora supera desde hace pocas fechas los 500 artículos. De las varias preocupaciones que me presenta voy a tratar dos: Uno es un tip (consejo) del que ya hace tiempo hablé en Los tips para un buen post. Su enunciado era éste: Cree valor, aporte algo nuevo. Es una idea que siempre, al escribir, he tenido presente: intentar añadir algo que no esté. Es difícil y, como toda expresión, puede entenderse de muchas maneras diferentes. El segundo tema de preocupación está relacionado con la recuperación de la información. En un artículo como el de hoy yo puedo hablar de varios temas diferentes que englobo bajo un mismo título, así que éste no es suficiente para recuperar la información. Muchas veces, para poder hallar la URL de un artículo anterior, utilizo el buscador de la bitácora, que es una de las herramientas importantes e imprescindibles. Pero ¿dónde encontrar aquella fotografía de aquella carota sin nombre que un día puse? Éste es uno de los problemas.

carota o grutesco
Carota o grutesco en la calle de San Felio

La tabla gótica de Santa Maria de Inca. 1373

Leo en varios periódicos de la isla - de estos que esconden las URL de sus noticias - que hoy se presenta un libro: La Cristiandat medieval inquera. Joan Daurer y la tabla gótica de Santa Maria de Inca. 1373 escrito por Bartomeu Martínez.

tabla de Daurer, Virgen de Teotokos

La obra se basa en la tabla de Daurer que todavía se conserva en la capilla del bautismo de Santa Maria la Major y que fue titulada por el pintor como «Vírgen de Teotokos», que traducido del bizantino significa «Vírgen en Majestad con su hijo en brazos». «Esta tabla, que originalmente era la parte central de un retablo, es la más importante de la Edad Media que se conserva en Mallorca por el hecho insólito de estar firmada e incluir además la fecha de su ejecución, el año 1373», explica Martínez.

El libro, con una gran cantidad de imágenes detalladas, gráficos y cronologías, estudia la sociología de la época a través de esta pintura gótica. «Daurer fue un pintor de origen italiano que importó detalles pictóricos propios del Renacimiento. Este hecho se plasma perfectamente en la tabla que conservamos en Inca, que incluye anécdotas avanzadas a su época como el hecho de que la Vírgen lleve un canario en la mano o esté adornada con joyas», añade.

Marta Medrano en Última Hora Digital de 27 de abril de 2006

Ver también: Análisis de la pintura gótica en Palma

No conozco esta tabla aunque ya había oído hablar de ella; la historia me interesa y ¿dónde guardar memoria de ella sino en la bitácora personal? Pero me interesaría una imagen de la tabla, así que, venga, a buscarla por Internet. Visito algunas webs de Inca y, pese a que se habla de ella, no muestran ninguna imagen (¿por qué no la ha puesto la web del Ayuntamiento? Sigo buscando y, ¡la encuentro en la web del IES de Inca! ¡Magnífico por ellos, han sabido añadir algo en la Red, han creado valor!

Sigo buscando y la tabla no la encuentro en ningún otro site. ¿Cómo no coger la imagen de la tabla y unirla a la información periodística? ¿Puede considerarse esta acción nimia "añadir valor", "poner algo nuevo"? No lo sé, pero yo lo hago y con ello me siento algo más satisfecho.

Siempre que puedo, antes de poner un artículo o trabajo en la Red, realizo alguna búsqueda sobre el tema. Me doy cuenta de que es mucha la información, ya textual ya imágenes, que falta. A veces la información sobre un tema u objeto se halla muy diseminada en distintas fuentes y se hace conveniente reunirlas. Pienso que "crear valor", "añadir algo nuevo" tiene muchos significados, abarca varios tipos de acciones y que es hermoso encontrar centros educativos (y también particulares) que, en sus posibilidades, añaden algo que puede ser localizado, encontrado posteriormente.

No sé si yo consigo algo, pero lo intento y, de verdad, me gustaría lograrlo.

El tiempo del camino

fabian | 26 Abril, 2006 18:22

Siempre he pensado que el tiempo dedicado al camino era tiempo perdido. Cuántas veces me hubiera gustado poder trasladarme con el pensamiento sin tener que dedicar tanto tiempo y esfuerzo al traslado. Pensaba en este tema mientras, hace pocos minutos, regresábamos de una visita al dentista, tras haber tenido hoy una larga y fatigosa jornada de trabajo. Pero el hecho está en que en ese tiempo dedicado al camino ocurren cosas, muchas. Así muchas mañanas, mientras recorro el camino que me lleva al trabajo, amanece sobre la isla y la ciudad. Recorro calles y plazas iluminadas por farolas y a medida que voy llegando al trabajo la luz solar, hermosa y limpia, blanca y suave, ilumina mis últimos pasos. Triste es que mi pensamiento y mi mirada no siempre se dan cuenta del fenómeno, atareadas en otras atenciones.

escaparate
Un escaparate en el camino

En el camino, el escaparate de un anticuario llama mi atención. ¡Qué difícil y de resultados insospechados es pulsar el disparador de una cámara ante un cristal. Los reflejos siempre ocultan y, a la vez, desvelan elementos como en un juego de abanico. Al enfocar no soy consciente, mi atención no está centrada en ello, de esas figuras - una conocida escultura, unos cuerpos humanos - que, por estar a mi espalda, desvelan los reflejos y de lo que a la vez ocultan. Mi intención estaba, más que en fotografiar esa Virgen, guardar la imagen de esas esculturas hechas de conchas y copiñas que se guardan bajo una campana de cristal. En la isla era tradición formar esas flores anacaradas y juntarlas como en un ramo que se protegía del polvo y de manos indiscretas y juguetonas bajo una campana. Se ponían como adorno sobre algún mueble - canterano o mesa -. En casa tenemos dos que les regalaron en su boda a los padres de Margarita, allá por los años treinta. Luego estas artesanías desparecieron.

Los tiempos también hicieron desaparecer esas agrupaciones musicales llamadas "de pulso y púa" (algunos las llaman "y pectro", ya que así puede llamarse también al pequeño objeto con que se hacen vibrar las dobles cuerdas de las bandurrias y laúdes). Hoy es difícil encontrar aún este tipo de agrupación en que la base la forman los sonidos de las guitarras (pulso) mientras que la melodía la llevan los instrumentos de púa. También resulta difícil encontrar alguna grabación.

Pero conviene que no añada más tiempo en la realización de este escrito - tiempo del camino - pues conviene llegar al destino a tiempo. No sé si se ha escrito mucho sobre el camino. En Español tenemos a Machado, también a algunos gallegos (¿Julio Camba?). En Inglés está la expresión "on the road" que no sé si abarca todo un género de películas y novelas e incluso, no estoy seguro, una generación de escritores.

Escribo en el Google "en el camino" con la esperanza de encontrar algún poema. No. He encontrado otro tipo de texto que me sirve. Habla de los dioses antíguos: Júpiter, Mercurio ... En esas antiguas mitologías también ocurrían acontecimientos en los caminos.

Tácita Muta es el nombre que escogimos y, al mismo tiempo, el símbolo con el que nos identificamos: el derecho femenino a la palabra. Narra Ovidio en los Fasti (II, 583-616) que la ninfa Lara avisó a su hermana Yuturna de las intenciones lascivas de Júpiter y también se lo hizo saber a Juno, la esposa del todopoderoso. Enfadado, Júpiter, le hizo arrancar la lengua, condenándola así al silencio eterno, y la envió a los Manes, el lugar de los silenciados, guiada por Mercurio. De camino a los infiernos, Lara, ahora ya Tácita Muta, sufrió por segunda vez la violencia contra su cuerpo al ser violada por el dios del comercio y de los viajeros; de esta unión brutal nacieron los gemelos Lares que, en la interpretación del mito patriarcal, ¡oh paradoja! son los protectores del ámbito doméstico. Lara transgredió el orden establecido al hacer uso del derecho masculino a la palabra y por esta razón fue castigada. Nosotras, como grupo, queremos proporcionar voz a Tàcita al crear un espacio donde expresarnos, tanto en la disensión como en el consenso.

Tácita Muta: ¿Quiénes somos?

La historia de Lara, convertida en Tácita Muta, violada en el camino y que da lugar a los dioses de los hogares. El camino y el hogar se relacionan de manera extraña. Me ha gustado este texto que desconocía.

Días de viento

fabian | 25 Abril, 2006 18:17

El viento brama sobre la isla y en la ciudad oigo sus roncos golpes. Con la cristalera abierta, se introduce por las persianas y me deja sobre la mesa del ordenador granos de polvo y arenas que noto al deslizar el ratón. Su sonido me acerca al recuerdo otra isla muy lejana donde Neruda, además de coleccionar mascarones de proa, recitaba: "El viento es un caballo: / óyelo cómo corre / por el mar, por el cielo. / Quiere llevarme: escucha / cómo recorre el mundo / para llevarme lejos. [...] (El viento en la isla). La isla, allá en el Pacífico, se llama La Isla Negra y está abierta a todos los embates del viento, como ésta del Mediterráneo, que dibujan en los mapas con una rosa de los vientos, estrella de ocho puntas.

mascarón
Mascarones coleccionados por Pablo Neruda en su isla Negra

Mascarones de proa coleccionaba Neruda en su casa de la Isla Negra. Mascarones con forma de mujer, efigies del océano perdido ... El viento que recorre el mundo, óyelo como corre. Lejos le llevó a Pablo Neruda.

A mí no. Me resguardo en esta ciudad que huele a mar. Ciudad vieja y nueva. En la ciudad vieja me obervan caras extrañas. No son mascarones de viajeros veleros, son caras de piedra que, desde fachadas nunca bien miradas me observan con sus rasgos acentuados. ¿Son fantasmas, dioses que algo nos quieren decir a los humanos? Sobre la corona del escudo de la ciudad un ser extraño, ¿murciélago?, alarga sus extremidades parecidas a alas y parece gritar con el viento. Sobre él, un dios impertérrito nos observa, mientras que bajo la corona, quizás un antiguo monstruo de los malos sueños ríe rodeado de las sonrisas angelicales. Seres que están junto a nosotros y que no vemos hasta que, como el viento, braman sobre la ciudad.

escudo
Uno de los escudos de la ciudad en la fachada del Ayuntamiento

A veces pienso en estos seres que, desde la piedra nos acompañan. Sus pisadas son tan leves que no nos damos cuenta de su presencia, duendes, misterios que hablan del tiempo, de la memoria perdida, de la vejez y del futuro.

Mai no sabrà la jovenesa
dins l'ardor extrema del seu foc
la gran delícia incompresa
de fer-se vell poc a poc.

La veu, abans garlaire i vana,
es va endolcint d'un so aflautat,
s'acurça amb ritme de pavana
el pas ardit i confiat.

El món, a força de fregar-hi,
perd mica a mica els caires vius,
i el gest es torna estatuari
i els pensaments meditatius.

Minva el seu brill la llambregada,
de tant guaitar horitzons mesquins,
i es fa profunda la mirada
tant com s'enfonsa ànima endins.

Nunca sabrá la juventud
en el ardor extremo de su fuego
la gran delicia incomprendida
de hacerse viejo poco a poco.

La voz, antes charlante y vana
va endulciéndose con tono aflautado;
se acorta con ritmo de pavana
el paso decidido y confiado.

El mundo, de tanto rozarlo,
pierde poco a poco sua aristas,
y el gesto se vuelve estatuario
y los pensamientos meditativos.

Minvan los brillos de los rayos,
de tanto mirar horizontes mezquinos
y la mirada profundiza
cuando se hunde bajo el alma.

Guillem Colom: Mai no sabrà la jovenesa (traducción libre)

El viento y su bramido, espíritus fantasmales de las viejas piedras ciudadanas, mascarones de los barcos ... antiguos, viejos que aún nos cuentan historias nuevas. Conviene hundir la mirada, alejándola de este horizonte mezquino que nos ciega y escuchar, quizás por vez primera, las historias de las viejas piedras del alma ciudadana para descubrirnos a nosotros mismos, ya cansados, paso lento, envejeciendo poco a poco, atendiendo entre los bramidos del viento.

El tornillo que no funcionaba bien: Dmitri Shostakovich

fabian | 24 Abril, 2006 16:40

Música de ballet. Multitud de fragmentos de corta duración - uno o dos minutos - conforman una larga obra de más de dos horas de duración. ¿Su título? Diré primero que esta obra, pese a tener más de cincuenta años de existencia, sólo se ha interpretado dos veces. En su estreno en Leningrado como ballet y ahora sólo para ser grabada. ¿Su título? Pues como es prácticamente desconocida, se traduce como "El tornillo", aunque también "El perno". La historia trata de una gran fábrica que funciona bien, pero en un momento determinado falla. ¿Qué ocurre? Hay un tornillo que yerra. Localizar el tornillo que falla y reemplazarlo por otro es la cuestión. Lo difícil es cuando ese tornillo adquiere rasgos humanos. ¿Qué hacer en esa sociedad - fábrica cuando uno de sus integrantes dificulta su marcha? ¿Reemplazarlo sin consideraciones o dejar que la fábrica - sociedad no cumpla su cometido?

Bien, pero ahora no voy a plantearme tan serias cuestiones éticas y sociales sino a intentar expresar alguna consideración sobre su autor y su circunstancia. Antes diré que el sábado fuimos a Muro, a unos 40 km. de Palma. Yo buscaba un antiguo convento llamado de Santa Anna, pero había feria y era difícil recorrerla. Hice unas fotos de esta pequeña Capilla de La Sang donde guardan un Cristo y otros elementos de las procesiones. Es pequeña y bonita. En su interior hay una placa que dice, traducido de manera libre: "Esta iglesia edificada por encargo testamentario del sacerdote (prevere) Jaume Mollet en el año del Señor 1370, fue durante siglos lugar de reunión del Concell Comunal de la Vila de Muro. + Reconstruida y dignificada, fue nuevamente bendecida en 1970". Mantiene a su alrededor un pequeño jardincillo que la separa de las casas vecinas.

La Sang en Muro

Todo Europa fue un lugar difícil para Dmitri y sus coetáneos. Su música me va llegando con lentitud: un año alguna de sus quince sinfonías, un par de sus también quince cuartetos de cuerda ... Por su época: 1906 - 1975, su obra debiera ser de esa clase de la que no consigo llegar a escuchar totalmente una obra entera; sin embargo ... algún fragmento de sus obras me encanta y me parece dulce con cierto regusto mahleriano, pero de suma originalidad, con una cuidada intencionalidad tímbrica. ¿He dicho ya que nació en 1906? Por esto celebramos el centenario de su nacimiento. Además su creación musical se vio seriamente amenazada e impedida por el totalitarismo ruso. Cayó dos veces en desgracia puesto que su música debía agradar al Régimen quien se adueñó vilmente del gusto de la gente.

[...] podemos ver que el compositor estableció, consciente o inconscientemente, una férrea distinción entre los géneros considerados mayores (sinfonías, conciertos etc) y los géneros menores (música de cámara, obras para instrumento a solo, lieder). De este modo, las obras mayores, cuya representación estaba controlada por el poder soviético, siempre trataban de adherirse a las directrices del partido. En cambio, en las obras menores, Shostakovich podía permitirse un mayor grado de libertad.

De esta forma su música de cámara es mucho más interesante y original que su música sinfónica, e incorpora elementos incluso de la vanguardia de los años 60. Lo único que cabe es lamentarse, porque de quince sinfonías del autor, apenas hay cuatro o cinco que nos trasmitan su verdadera voz, en muchos casos, sólo en fragmentos.

Shostakovich quebrantó en muy pocas ocasiones su propia norma, adoptada fundamentalmente como principio de superviviencia, ya que contradecir los principios socialistas podía poner en peligro no sólo su carrera, sino su propia vida. Conseguir este equilibrio le costó años de experiencia, ya que, por dos veces en las que se atrevió a incluir en sus obras principios levemente serialistas y atonales, el autor fue calificado de compositor "formalista" y "occidentalista", términos que implicaban la máxima denostación posible, y le condujeron a una situación desesperada. El compositor llegó a perder su trabajo y a necesitar que amigos suyos, influyentes en la cúpula del poder soviético, tratasen de disculparle.

Elisa Rapado: Un acercamiento a los planteamientos estéticos de Dmitri Shostakovich (1906-1975) a través de dos definiciones del término "Música"

"Érase un tornillo que no funcionaba bien en la fábrica", es como un cuento infantil trasmitido por esa melodía que comienza con las flautas y se traslada a la cuerda. Suspiros, suspiros oigo a través de ellas.

Con el lánguido vals me acerco a la wikipedia:

En 1936 terminó la dicha para Shostakovich. Este año comenzó con una serie de ataques hacia él en Pravda, con un artículo famoso y particular llamado Caos en vez de Música. La campaña fue iniciada por Stalin, quien condenó a Macbeth como formalista; consecuentemente, sus presentaciones comenzaron a disminuir y sus ingresos cayeron en casi tres cuartos. Su Cuarta sinfonía encontró algunas presentaciones, pero el clima político hizo que éstas fueran imposibles. No volvió a ser presentada sino hasta 1961, pero Shostakovich nunca repudió su trabajo: la siguió designando como su cuarta sinfonía.

Más aún, 1936 marcó el comienzo de las grandes purgas, en las cuales muchos de los amigos del compositor fueron enviados a prisión o asesinados. Su único consuelo en este periodo fue el nacimiento de su hija Galina en 1936; su hijo Maxim nació dos años después.

Wikipedia: Dmitri Shostakovich

No os enfadéis si añado que el lugar donde vivía Shostakovich era el modelo ejemplar para una naciente República algo lejana.

En la biblioteca con Joan Alcover i Maspons

fabian | 21 Abril, 2006 16:03

El nombre de Joan Alcover (1854 - 1926) (biografía en castellano y en catalán) es muy conocido en la isla por haber sido el autor de La Balanguera, que se declaró como himno de la isla. En la Red podemos encontrar algunos de sus poemas en Catalán (Magisteri Teatre, L'Il·lustració poètica), aunque es más difícil encontrar alguno de sus poemas en castellano.

Ya tenía ganas de volver a la biblioteca y dedicar unas pocas horas a la lectura; así que hoy, mañana nublada, al llegar a ella he consultado el catálogo de obras que tenían sobre este autor y he elegido un libro titulado Poesías editado en Palma en 1892 por la Librería de J. Tous. Al traérmelo el bibliotecario, he observado que bajo unas tapas de color rojo encendido se encontraban algo más de 150 amarillentas páginas, de las cuales 134 tienen poesías en Castellano y 30 en Catalán. Un sello indica que este ejemplar, bien cuidado, pertenecía a la Biblioteca de D. Juan Rosselló de Son Forteza de Alaró a quien el autor firma una dedicatoria.

En flores de Abril anida el fruto del porvenir

La flor del granado

Un doncel enamorado,
para tributo de amor,
iba a arrancar una flor,
la roja flor del granado.
En su cáliz coronado,
suspiró una voz arcana:
"Coge la rosa galana,
coge el clavel encendido;
mas no la flor que ha nacido
para ser fruto mañana".
Pensemos, al sonreír
el Abril de nuestra vida,
que en flores de Abril anida
el fruto del porvenir.

Hojas al viento

Prefiero al hondo mar, la fuentecilla;
al claro cielo, tu pupila azul;
al astro, la luciérnaga que brilla;
al genio audaz, la tímida virtud.
Al soberbio laurel, la fresca rosa;
al águila real, el ruiseñor;
a la inmortalidad, la misteriosa
delicia del amor.

Joan Alcover

Un paseo por la Catedral de Palma

Encuentro en este libro algunos poemas dedicados a zonas de Mallorca o de Palma. Son poemas largos, que ocupan varias páginas. Así hay uno titulado "En la gruta de Artá" y otros dos relacionados con la Seo, la Catedral de Palma. Uno de ellos se titula "El Sepulcro" y habla de la tumba de Jaume II. Me interesa y gusta conocer poemas relacionados con los parajes o monumentos que veo.

La Seo [Catedral de Palma]

Como David, armado
con la fe de su Dios, el pueblo íbero
en amor inflamado
al dogma verdadero,
la frente holló del árabe guerrero.

Aquel ardor, el mismo
ardor que daba al pecho resistencia
y al ánimo heroísmo,
con la divina esencia
del arte fecundó su inteligencia.

Y en moles de granito
esculpiendo sus cánticos triunfales,
al éter infinito
sus torres ideales
alzaron las sublimes catedrales.

Coronas eminentes
de las viejas metrópolis de España
que coronó sus frentes,
hazaña tras hazaña,
al sacudir la servidumbre extraña;

en ellas sueña al atrio
llegar del cielo, el ánima sedienta,
y oir que el genio patrio
la crónica sangrienta
de Covadonga hasta Granada cuenta.

La aragonesa flota
sus velas amainaba, y ya su gente
con la primer derrota
de la morisma ardiente,
ganaba la ribera de Occidente.

Ciñó la ciudad fuerte,
como una sierpe de oro, con sus mallas;
desolación y muerte
llenaron sus murallas,
al sangriento fragor de las batallas.

Llora su triste ocaso
el árabe, al huir de las riberas,
señalando su paso
con nocturnas hogueras,
sobre las apartadas cordilleras.

Brilló su roja lumbre,
a cada nueva liza, más lejana;
bajó la muchedumbre
a la mar africana;
reinó la paz... Mallorca era cristiana.

Tornó a su nido el ave,
reverdeció la hollada mies, al viento;
nube de olor suave
se alzó del campamento,
a la sagrada ceremonia atento.

Y el rey, cual si plantara
de un árbol santo la semilla pura,
del templo que soñara
en hora de amargura,
la primera piedra colocó en la altura.

Seis siglos ha ... Con vuelo
sublime y temerario se levanta,
entre la mar y el cielo,
su mole sacrosanta
a cuyo pie la ola se quebranta.

Del alma, fiel emblema,
que en místicos ensueños embebida,
a la región suprema
se eleva, combatida
por el rumor del golfo de la vida.

A guisa de alto monte,
vaciado por un pueblo de gigantes,
en límpido horizonte,
estribos y arbotantes
dibujan sus hileras arrogantes.

Como haz de pensamientos,
libres del yugo de la carne impura,
entre los cuatro vientos,
elevan su figura
sus torres de ideal arquitectura.

Y lleno de misterio,
página a un tiempo gótica y moruna,
que aquel dorado imperio
de la menguante luna
enlaza con el fin de su fortuna,

el campanario ostenta,
como gallarda torre de homenaje,
su mole corpulenta,
su corona de encaje,
su esbelto y agrupado ventanaje.

Miradla ... Misteriosa
como la augusta religión, descuella;
y plácida reposa
al pie de la ciudad bella,
como al amor y patrocinio de ella.

Seis siglos ha que cuando
al triple anuncio de la gran campana
que lento va sonando,
la hostia cotidiana
se eleva, como el sol de la mañana,

y el rosetón calado,
que de matices y de sol rebosa,
del incienso sagrado
la onda vagarosa
enciende y baña de amaranto y rosa;

de su labor descansa
campo y ciudad, todo rumor decrece,
y en la serena y mansa
atmósfera parece
que aquel aroma místico se mece;

deje a merced del agua
flotar su remo el pescador sencillo,
suspéndese en la fragua
el golpe de martillo,
y en la pradera el son del caramillo;

y cuanto se domina
desde lo alto del templo giganteo,
hasta que el son termina
del bronce de la Seo,
es una sola voz que dice: ¡Creo!

Mas no, que indiferente,
alguno sella el labio empedernido,
y en su orgullosa frente
rebota aquel sonido,
sin despertar un eco ni un latido ...

¿En dónde, si vacío
de amor y de esperanza un día llora,
en dónde, si el hastío
su corazón devora,
una luz hallará consoladora?

Viajero, por la puerta
del Mirador, tu paso al templo guía ...
Al horizonte abierta
de la gentil bahía,
el ánimo suspende y extasía;

y ya retumbe el trueno
y arroje el aguacero sus raudales,
ya en su profundo seno
de líquidos cristales,
refleje el mar sus líneas ojivales.

¡Parece una voz tierna
que del misterio del amor nos habla,
una sonrisa eterna
de piedad inefable,
el himno de la vida perdurable!

Allí el afán espira
que en el cieno del mundo arraiga y medra.
Entra, viajero, y mira
la bóveda que arredra,
como anchuroso piélago de piedra;

y los troncos escuetos
que a la techumbre colosal, obscura,
se lanzan como abetos
de gigantesca altura
que hunden en mar de niebla su espesura.

Sobrecogido el pecho
de miedo y estupor, bajo el sagrado,
bajo el sublime techo,
caerás arrodillado,
sintiendo allí la voz que has olvidado.

(Al Sr.D. Teodoro Alcover, Deán)

A mí me ha gustado este poema; sobre todo cuando describe la Catedral (... se levanta, / entre la mar y el cielo, / su mole sacrosanta / a cuyo pie la ola se quebranta.; ... alto monte / vaciado por un pueblo de gigantes); también todo lo relacionado con los tañidos de las campanas o los sentimientos al cruzar la puerta del Mirador y el consuelo que proporciona su interior. Sus versos finales (... caerás arrodillado, / sintiendo allí la voz que has olvidado.). ¡Ojalá hubiera poemas para los principales edificios y acontecimientos de Palma. La ciudad vista por la literatura es un tema interesante. Y Palma tiene bastante literatura en varias lenguas.

Joan Alcover tiene un auca en la Red. En esta misma bitácora, Alta mar, podéis encontrar en La Serra, escultura dedicada a este escritor, un fragmento del poema con ese título. En la bitácora de Miró Llull: Anotacions més o manco imprtinents también hay un poema. Y, en estos días, debido a la desaparición de la placa que la Ciudad puso en su casa natal, también se ha hablado de él en los periódicos.

Última visita al Castillo

fabian | 20 Abril, 2006 16:56

Hay dos momentos en la vida profesional de un profesor en que tiene que subir al Castillo: cuando comienza y cuando acaba. Cuando comienza lo hace como un niño pequeño, a cuatro patas: desconoce los funcionamientos, los ritos y las costumbres; se pierde por los entresijos de los inacabables pasillos del Castillo y, frecuentemente, pierde también su paciencia. Cuando acaba su carrera profesional, asciende las cuestas a tres patas, como cuenta el enigma de la esfinge. Pero ahora ya conoce los vericuetos y las formas y su paciencia, endurecida ante reveses más duros, no se altera. Hoy, posiblemente por última vez en mi vida profesional, he ascendido al Castillo.

el Castillo
El extraño edificio del Castillo

El edificio actual del Castillo es extraño: sobre su plana y blanquecina fachada se abre una rojiza bocana en la que corren dos escaleras automáticas; cristaleras conforman el paladar de esta amplia boca sostenida por dos largas columnas a modo de colmillos. Subidas las escaleras se entra en un oscuro vestíbulo. Frente a la puerta de entrada otra gran cristalera cierra un patio interior en las que se encuentran amplias claraboyas junto con pequeños pasillos utilizados como parterres. En los laterales, entre formas geométricas, se encuentran grandes superficies verticales que guardan los aparatos del aire acondicionado. Sobresalen esas cajitas transparentes que, cual cápsulas, elevan y bajan a las pocas personas que en ellas caben.

Pese a todos los cristales que dan al vestíbulo, éste es oscuro y un conserje apoltronado en su silla te indica el piso al que tienes que subir al demandárselo. Dos puertas de ascensores están junto a la puerta y, al entrar en alguno de ellos, la fuerte luz del exterior te ciega nuevamente. La botonera de estas cápsulas no señalan el cero sino varios pisos hacia arriba (números positivos) y otros tantos hacia abajo (números negativos). Marco el dos, contiguo a la planta en que estaba.

patio interior ascensores externos

¿Tiene escaleras internas este Castillo? ¿Cómo pueden utilizarlo los que van en carritos: bebés, niños pequeños, impedidos? No lo sé, apenas conozco este estraño edificio. Tras abrirse la puerta de la cápsula - siempre externa al edificio -, un largo pasillo me espera. Tras recorrerlo entro en lo que originalmente sería una enorme superficie sin más paredes que las externas. Me oriento gracias a algunos carteles estratégicamente situados. Intento alzar la vista por encima de montones de cajas contenedoras de folios que forman paneles que separan las mesas de escritorio de quienes aquí trabajan. Unos estrechos y largos pasillos entre las pilas de cajas me conducen hasta uno de estos islotes abiertos donde se abren varios de los paneles formados por las cajas. "Verdaderamente estoy en el corazón del Castillo", pienso, a la vez que - la experiencia me ha enseñado - me dirijo a gritos y de forma decidida a una de las cabizbajas cabezas de ojos hundidos sobre los papelotes para que me atienda, lo cual hace amablemente.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

El Castillo es una obra de Kafka en la que K. es un agrimensor que abandona su hogar y familia para trabajar en un pueblo adscrito a un castillo. Cuando llegue a su destino, el pueblo le manifiesta que su trabajo no es necesario. K. intentará sin éxito comunicarse con la administración que lo ha contratado, residente en el castillo.

Franz Kafka despliega en "El Castillo" sus constantes temáticas de frustración individual en una colectividad desidiosa y destructiva, envueltas en su característica atmósfera surreal y absurda.

Fuente

Google Académico: el Google escolar en Español

fabian | 20 Abril, 2006 08:58

Era conocido hasta ahora el Google Scholar. Al pasarlo al Español se ha convertido en el Google Académico.

Google Académico

Acerca de Google Académico

¿Qué es Google Académico?
Google Académico te permite buscar bibliografía especializada de una manera sencilla. Desde un solo sitio podrás realizar búsquedas en un gran número disciplinas y fuentes como, por ejemplo, estudios revisados por especialistas, tesis, libros, resúmenes y artículos de fuentes como editoriales académicas, sociedades profesionales, depósitos de impresiones preliminares, universidades y otras organizaciones académicas. Google Académico te ayuda a encontrar el material más relevante dentro del mundo de la investigación académica.

Características de Google Académico

  • Buscar en diversas fuentes desde un solo sitio
  • Encontrar documentos académicos, resúmenes y citas
  • Localizar documentos académicos completos a través de tu biblioteca o en la red
  • Obtener información acerca de documentos académicos clave en un campo de investigación

Fuente: Acerca de Google Académico

Joan Miró y el Google

fabian | 20 Abril, 2006 08:45

google

Hoy Google aparece con un logo dedicado a Joan Miró.

En el centenario de la muerte de Pere d'Alcàntara Penya

fabian | 19 Abril, 2006 15:15

Hace muy pocos días, el 15 de abril, se cumplió el centenario de la muerte de Pere d'Alcàntara Penya (1823 - 1906). Hombre que no sólo fue escritor, sino también arquitecto y que tuvo varias aficiones. Mis "ayes lastimeros" de hoy no son debidos a su muerte sino a la forma como este centenario ha pasado desapercibido en Palma y en la Internet realizada por mallorquines. Sólo he encontrado alguna referencia a tal acontecimiento en algún artículo de prensa.

Pere d'Alcàntara Penya

«Pere d'Alcàntara Penya moria a casa seva -carrer de Moliners- a Ciutat el 15 d'abril de 1906». Aquesta és una de les dades que l'editor Miquel Font inclou en el llibre Pere d'Alcàntara Penya (1823-1906). Vida i obra que avui es presenta al Centre de Cultura Sa Nostra a càrrec de l'escriptor i periodista Miquel Ferrà i Martorell.

Després de cent anys de la seva mort, la figura de l'advocat, escriptor, pintor, arquitecte i enginyer encara és desconeguda pel gran públic, tot i que textos seus, com ara La Colcada, s'han popularitzat fins al punt de perdre's la referència a la seva autoria.

[...] En endinsar-se en la figura, Miquel Font es trobà amb un personatge curiós i apassionant, amb una persona que era molts de personatges en un, amb un home que, tot i les desgràcies personals, va tenir una capacitat gairebé il·limitada pel treball i per assedegar la seva curiositat per moltes de ciències, ja que a la vessant literària (la més coneguda) s'hi ha d'afegir que és autor d'una considerable obra arquitectònica tant civil, militar com religiosa o que tenia la mà trencada per aixecar mapes i que, amb un telescopi construït per ell mateix, enviava molta informació a la societat astronòmica parisenca.

Diari de Balears Digital: M.T.F. L'editor Miquel Font s'apropa a la vida i obra de Pere d'Alcàntara Penya

He buscado con el Google qué había en Internet sobre él. Me he encontrado con pocas páginas: la ya enlazada de la UIB sobre los Movimientos literarios. La de Magisteri Teatre con el Redoble i marxa dels tamborers de la Sala. En las Noticias del Àrea de Normalització Lingüística de l'Ajuntament d'Alcúdia, un par de artículos tomados del Diari de Balears y, dejando aparte un par de páginas de las que hablaré a continuación, una reseña en la Viquipèdia a la que no he podido entrar (temporalmente bloqueada) pero a la que accedido a través de la "caché" del Google.


Lectura de La Colcada de Pere d'Alcàntara Penya (31 diciembre 2005)

En septiembre del 2005 publiqué en la bitácora del instituto el poema La Colcada que se lee todos los 31 de diciembre en la Plaza de Cort de Palma. También, aunque ya en esta bitácora, la escultura dedicada a este autor. Posteriormente he ido añadiendo algunos poemas suyos que he ido encontrando en algún libro o revista, como el de los molinos o el de Sa processó des Dijous Sant. Las dos páginas dedicadas al poema y a la escultura están enlazadas desde la Viquipèdia y aparecen también entre los primeros enlaces del Google al buscar sobre este autor. Este descubrimiento, sin embargo, no me ha alegrado en absoluto.

No entiendo que desde Mallorca no se utilice la web para celebrar a sus poetas. Veo institutos y centros educativos que publican "pdf" con poemas y escritos de autores y me pregunto cómo es posible que en el centenario de la muerte de un autor popular no estén las webs mallorquinas con algún poema suyo, con su biografía, con sus trabajos arquitectónicos ... No entiendo que las instituciones públicas, Ayuntamiento, Consell, Govern, UIB, Colegio de Arquitectos, etc. no hayan celebrado en la Red este aniversario.

No lo entiendo.

Los balcones de Palma, artículo de Joan Riera en el Diario de Mallorca

fabian | 19 Abril, 2006 08:45

Es una lástima que el Diario de Mallorca oculte las URL de los artículos que publica. No sólo impide enlazarlos sino que, para referirse a ellos, hay que copiarlos ya que desaparecen en menos de 24 horas. Así, por ejemplo hoy, en que me refiero a un artículo concreto y que bastaría enlazarlo, ¿qué puedo hacer sino transcribirlo por completo?

Joan Riera escribe sobre la ciudad de Palma. Sigo sus artículos con interés pues nos explica la ciudad, tema interesante del que conviene conocer su realidad, su historia, la lieratura que hay sobre ella, etc. Hoy publica un artículo sobre los balcones y miradores que no sólo me ha gustado sino que quisiera guardar. Siento no poderlo enlazar.

El misterio de los balcones

La Torreta, por Joan Riera

Palma es ciudad de balcones. Pocos arquitectos han osado diseñar fachadas en la capital mallorquina sin incorporar este elemento que salta desde la ventana hacia la calle. Los hay diminutos, que apenas sobresalen un palmo. Otros podrían dar cabida a todo un regimiento. Los hay tallados en piedra y otros han sido forjados en hierro. Los barrocos pueden recurrir al apoyo de robustas ménsulas de marés -como en el caso de Can Berga-, o a barandillas férreas de imposibles adornos de mitológicos grifos y escudos de armas -como en Can Despuig-, o a sobrias protecciones de madera -como en Can Formiguera-. El modernismo optó por las flores en combinaciones de hierro y piedra -como en el Gran Hotel-. El siglo XX simplificó las líneas e introdujo nuevos materiales como el aluminio o el vidrio. A veces protegen a los moradores de la casa de las inclemencias del tiempo con galerías de madera y vidrio. Unos pocos se cubren con cortinas de esparto o hilo de las agresiones del calor, aunque el toldo enrollable ya es parte ineludible de la fachada.

calle Sindicato

Desde la edad media hasta nuestros días los balcones palmesanos ofrecen una gran variedad de formas y estilos. Sin embargo, hay algo que les es común por encima de épocas, dimensiones o decoraciones. Un misterio que nunca he logrado descifrar: están casi siempre vacíos. Se supone que son espacios para abandonar las salas cerradas del hogar humilde o del palacio noble para disfrutar del aire libre y del cielo abierto. El balcón está hecho para que sus ocupantes vean y sean vistos. Para contemplar el ir y venir ciudadano de paseantes y caballerizas, en el pasado, y de paseantes y coches, en nuestros días. Sin embargo, nadie se asoma a ellos. Los balcones de Palma sólo están ocupados, en el mejor de los casos, por flores y plantas -como unos bellos geranios en Born o la exuberante vegetación de la calle de la Boteria-. Los palmesanos los rehuyen. Tal vez porque el carácter del mallorquín tiende hacia la instrospección y se aleja del exhibicionismo. Protege su intimidad y su estilo de vida tras los gruesos muros de la ciudad antigua. Es introvertido. Los lujos, las desgracias y los festejos se viven de puertas hacia adentro. El balcón sólo puede ser, en estas circunstancias, un mero adorno de la fachada sin una función real.

Artículo publicado en el Diario de Mallorca del día 19 de abril de 2006

Los lenguajes del discurso

fabian | 18 Abril, 2006 17:51

Yo ya estoy para jubilarme y ya no quiero preocuparme mucho por la educación escolar. Es una manera de lavarme las manos en una temática que nos concierne a todos. Pero quisiera trazar hoy un acercamiento a un asunto que me preocupó hace pocos años y está basado en las necesidades que observamos en cuanto al uso de las tecnologías y, también, de las formas comunicativas y expresivas que éstas nos están exigiendo. El uso de la tecnología, en su más amplia variedad, es totalmente necesario, y el esfuerzo que los tecnólogos hacen para que los consumidores sepamos utilizar los cacharritos es admirable. Los móviles, los reproductores de mp3, así como toda la parafernalia de electrodomésticos, han sabido presentarnos usos complejos mediante menús basados en iconos -fáciles de comprender en general-. El conocimiento, comprensión y manipulación de esta multitud de botones representadas sus funciones mediante iconos ha sido un acierto admirable para la utilización de toda la tecnología y es el primer peldaño de la relación humano - robot (aparato).

fotógrafo
En el escaparate de un anticuario

En otro apartado nos encontramos con la comunicación entre humanos a través de la tecnología. Y aquí se nos presenta una amplia variedad ya que podemos considerar la comunicación individuo - individuo o, naciente aún hoy, individuo - grupo. En ambas tiene importancia vital la palabra, el discurso, ya oral o escrito. Pero también toman importancia otros elementos varios que se entrelazan con la palabra en el discurso.

Por ejemplo, en la utilización de la palabra oral, el tono de voz, el volumen, la continuidad y la presencia - ausencia de ruidos sonoros son parte integrante también del discurso y de la conversación a distancia; mientras que, en presencia, la figura, la expresión facial y corporal se suman.

¿Cuáles son los medios actuales que posibilitan la comunicación individuo - grupo amplio? Yo creí - y sigo creyendo - que un medio importante y que cada día lo será más, será la web y, en especial, por la facilidad de su manejo, las bitácoras, y otros medios afines - foros -. Y, en ellas, el discurso no lo realiza sólo la palabra. El "hombre formado" actual ha de saber utilizar estos medios usando la multiplicidad de lenguajes que permiten y, entre ellos, siendo la palabra importante no es el único

Una forma de evaluación de las necesidades ya actuales y probablemente futuras sería el análisis de qué lenguajes utilizamos para nuestros discursos. Y, también, la valoración de qué es lo que nos resulta más difícil en nuestras expresiones y comunicaciones. La observación de bitácoras y de las dificultades que expresan los "bitacoreros" podría dar lugar al trazado de unas líneas de acción para la educación de la comunicación y de la expresión, tomadas éstas como acción global.

Hace años leí un libro que consideré importante. Se titulaba "La comunicación total" y postulaba la idea de que no podemos considerar como elementos independientes el discurso de la palabra oral del gestual y postural, así como la palabra escrita de su presencia física: caligrafía, diseño de la página, imágenes, rotulación de títulos, etc. La comunicación es un todo integrado y, en la escuela, debiera ser tratada de manera integral ...

Aquel libro me hizo comprender que, como profesor de lengua, debía también cuidar los lenguajes que acompañan al de la palabra en cualquier discurso. Y, hoy día, el diseño - colores, organización, etc. - de las webs y bitácoras, así como imágenes y otros elementos, requieren conocimientos especiales (CSS, HTML) que son también lenguajes.

Tesis doctorales

fabian | 17 Abril, 2006 16:41

En Libro de Notas encuentro la siguiente entrada:

"Tesis en red - contiene, en formato digital, las tesis doctorales leídas en las universidades de Catalunya y de otras comunidades autónomas. Permite la consulta remota a través de Internet del texto completo de las tesis, así como realizar búsquedas por autor, título, tema ... -"

Entre varias universidades también se encuentra la UIB con el correspondiente listado de tesis.

Paseando entre molinos

fabian | 17 Abril, 2006 11:23

mallorcawindmills

Hay en Internet una página fantástica sobre los molinos de Mallorca: Los molinos de viento de Mallorca que yo creía que ya había expuesto en alguna de las bitácoras. Al ver que no lo había hecho, preferí esperar unos días hasta obtener algunas fotos de los molinos. Así que hoy, con la mañana nublada, Margarita y yo nos hemos acercado a dos zonas próximas de Palma en las que hay antiguos molinos harineros, restaurados en los últimos años, la zona de la calle Industria y "es Jonquet", zona - esta última - en la que pocas veces me había introducido por su dédalo de callejones y cuya restauración se está realizando quedando un bello balcón a la bahía.

es Jonquet
Montaje fotográfico de Es Jonquet

plano
Plano des Jonquet

El tema de los molinos está bastante tratado en Internet. En la web citada hay fotos de casi todos los molinos de la isla y, en caso que conocieras alguno que no esté, envía su foto y localización, ya que así lo han hecho varias personas que han colaborado en esta iniciativa que, en agosto del año 2000, propició Philip Graves. Es una web muy completa que vale la pena visitar poco a poco.

Pero en Internet hay también otras iniciativas muy interesantes sobre este tema. Así, Dinámica Educativa del Ayuntamiento de Palma presenta las actividades relacionadas conConèixer el molí d'en Garleta, en el que ofrece varios materiales entre los que se encuentra este pdf que es realmente interesante y del que he extraído las imágenes anteriores.

molinos de es Jonquet molinos Industria

Trenta torres altes
volten la Ciutat
amb antenes grosses
i embuts capgirats.

Grans manades donen
quan entra l'embat
sense cap "Quijote"
que les gos matar.

Molins per les síquies,
molins dins Ciutat,
molins dalt les penyes,
molins prop del mar,
molins per les viles,
molins en el Prat,
i per dins les cases
molinets de sang.

I ara farineres
Prop de S' Arraval,
I altres dins les viles
més grosses del Pla

Poema de Pere d'Alcàntara Penya

Creía que encontraría algún documento oficial - declaración de BIC o algo así - relacionado con los molinos, pero aunque el Consell de Mallorca tiene unas páginas dedicadas a ellos, no he encontrado ninguna declaración oficial.

Un reguero de amarillas margaritas

fabian | 15 Abril, 2006 16:27

Tras las festividades de estos días pasados, aparece este sábado como islote en una ruta aún no acabada. El cielo - y el ánimo - se han vestido de gris ceniza: la muerte de una compañera de estudios y de trabajo nos ha golpeado y el aire se llena de preguntas sin respuestas; preguntas más que ante la muerte, ante el dolor. Comenta en la prensa hoy un médico que todos tenemos miedo, pero no a la muerte sino a la forma de morir y su afirmación me parece válida. En los seres queridos queda una gran desolación ante la que no encuentro palabras que puedan mitigarla. Silencio y recuerdo.


En La Misericordia, casetas con libros

Al pasar por La Misericordia encontramos varias casetas con ¿libros usados?, no creo que ésta sea la expresión correcta. Hojeo uno sobre los balcones de Palma con muchas fotografías: ¡qué bonitos los balcones y cuántos mundos encierran! A veces me paro a observar alguno y pienso que estaría bien una serie de fotografías sobre ellos, pero nunca me he animado a hacerla. No son libros antiguos tampoco. Margarita compra unos recortables de casas, ¡qué bonitas con sus chimeneas y sus macetas en las ventanas! Yo también desearía una casita junto al mar; sueño inocente que nunca se cumplirá. Es algo así como querer la paz y la felicidad y que ningún ser vivo pase penuria ... Vida color de rosa.

De tanto caérseme, rompí la radio mp3 con auriculares. No me he atrevido a comprar una en Palma pues una que probé guardaba un archivo WAV que no podía abrir con Audacity, por lo que he encargado otra igual a la que tenía por Internet que confío me llegue después de fiestas. Me es necesario poder modificar (recortar) los archivos, además me gusta que sea de doble onda y no de una sola (stereomix).

Así que el día es triste aunque tranquilo; aún no me siento en vacaciones. Oigo por la radio la banda sonora de "Memorias de una Geisha". A primera vuelta, parece interesante. Necesitaría escucharla varias veces para poder conocerla. En fin, ¿cómo titular este escrito anodino y esta sensación de cotidianidad? Es como el agua que corre en el río o la brisa o la ola que llega a la playa.

Iba tocando mi flauta
a lo largo de la orilla;
y la orilla era un reguero
de amarillas margaritas.

El campo cristaleaba
tras el temblor de la brisa;
para escucharme mejor
el agua se detenía.

Notas van y notas vienen,
la tarde fragante y lírica
iba, a compás de mi música,
dorando sus fantasías,

y a mi alrededor volaba,
en el agua y en la brisa,
un enjambre doble de
mariposas amarillas.

La ladera era de miel,
de oro encendido la viña,
de oro vago el raso leve
del jaral de flores níveas;

allá donde el claro arroyo
da en el río, se entreabría
un ocaso de esplendores
sobre el agua vespertina...

Mi flauta con sol lloraba
a lo largo de la orilla;
atrás quedaba un reguero
de amarillas margaritas...

Juan Ramón Jiménez

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar